11 junio 2009

El misterioso atractivo de un faro

¿Nadie ha soñado alguna vez con pasar una noche en un faro?

Hace veintiún años tuve una novia intensa y efímera que quería que nos escapáramos del mundo y nos fuéramos a vivir a un faro. Sabía que me gustaban el mar, el silencio y la noche. Aunque nunca hasta entonces se me había ocurrido vivir o pernoctar en el interior de un faro, la idea me pareció tan atrayente que no la he olvidado desde entonces.

Mi cabeza en las nubes me decía sí, pero ganaron mis pies sobre la tierra. Ni siquiera tuve en consideración la propuesta ni me planteé qué requisitos había que cumplir para ser farera o huésped de farero, pero cuántas veces he imaginado estar rodeada de mar, viéndolo, escuchándolo y oliéndolo desde una estancia maciza de piedra de faro, con ventana o ventanuco, escribiendo, pensando, soñando o sin hacer nada más que estar, protegida por la piedra y hasta por el mar, por el que siento a la vez respeto, miedo y atracción.

Veintiún años después, en el mismo mes de aquel año, sin siquiera haberlo buscado jamás, estaré en un faro durante varias noches y varios días. Nunca le había contado a nadie ese sueño, ni siquiera a mi chica. Pero, como siempre, ella parece adivinar cualquier cosa que esconda mi cerebro. Habrá encontrado el viejo sueño y está a punto de hacerlo realidad.

11 comentarios:

  1. qué bonito que tu chica encuentre tus sueños y los haga realidad...
    PERO no puedes ir sin llevarte dos joyas en tu mochila/maleta
    la niña del faro de jeanette winterson (si lees ingles, lighthouse keeping)
    y por su puesto To the lighthouse (al faro) de la woolf!!
    ya nos contarás, a mi me impone bastantito!!

    ResponderEliminar
  2. tachán... y 10 minutos más tarde, ya he comprado los dos libros jajaja. No los conocía y leyendo la sinopsis + tu sugerencia me los tengo que llevar... Ya os contaré, pero todavía falta un poquito. Gracias!

    ResponderEliminar
  3. jajjaa, pues las dos autoras lesbis (las autoras tampoco te suenan??) y la winterson la continuación de woolf en el tiempo...

    ResponderEliminar
  4. Sí, mujer, hasta ahí llegué jajaja. De la Wolf he leído mucho y de Winterson solamente un libro que por más famoso que fue no me caló... Escrito en el cuerpo.

    ResponderEliminar
  5. ahhh vale!! oye Candela, tengo una encuesta en mi blog ¿te importaría pasarte y responder una preguntita? ¡gracias!

    ResponderEliminar
  6. Rápida cuando de libros se trata, ja ja. Además, a alguna le contaste el secreto de tu pasión por los faros ¿no te acuerdas?

    ResponderEliminar
  7. Que Rico! Nunca había pensado en ello, debe de ser maravilloso! Un beso bonita para ti y tu chica!

    ResponderEliminar
  8. Qué romántico post¡¡¡ ahora que lo describes así parece muy idílico sobre todo con una novia intensa y efímera..ja.ja. yo también leí escrito en el cuerpo y no me gusto nada aunque sea una icono para muchas lesbianas no me dice nada.. ja..jaa..buena sugerencia la de Wolf.. por otro lado, .. pásalo bien..besos

    ResponderEliminar
  9. AnARka, creo que se lo dije a medio mundo, jajaja, pero no me acordaba! (pero a mi chica no, afirmo).

    Mayela, ya contaré. Intentaré incluso hacer alguna incursión online si la tecnología lo permite.

    Ico, la idea me tiene fascinada. ¡Y menos mal que encuentro UNA, al menos UNA a la que no volvió loca Escrito en el Cuerpo. Me sentía alienígena, una vez más.

    Farala: Voté!

    ResponderEliminar
  10. Los dos libros se encuentran entre mis favoritos - y en cuanto a lo del faro, más de una vez he fantaseado con la idea de retirarme a vivir a algún faro sin más compañía que mis libros...

    ResponderEliminar
  11. ¡Eres tú!
    ¿Qué fue de aquella novia intensa y efímera?

    ResponderEliminar