31 julio 2009

¿Qué veis en esta foto?


Navegando por Internet me encontré hace un año esta foto y la guardé. ¿Por qué? Porque en ella se puede leer una historia. Hay personajes principales y secundarios, hay miradas y gestos, hay palabras y silencios...

¿Qué piensa el de la gorra del centro de la imagen? ¿Y la mujer que está en el borde derecho? ¿Qué indica la mano derecha de la prisionera? ¿y el pecho henchido y los dientes apretados de la mujer de negro...? ¿ o aquél subido en alto que mira hacia su izquierda?

Desconozco si se trata de una película o de un hecho ocurrido y fotografiado (mejor, porque así puedo verla libre de prejuicios cinematográficos o históricos). Hace un año la mujer juzgada era yo misma. Hoy siguen conmoviéndome todos esos gestos.

23 comentarios:

  1. Soy muy mala para fabular, lo mío es más la descripción y la narración, sin embargo no quise quedarme sin decir que lo que me transmite esa fotografía es abrumador. No sé qué me agobia más: el desprecio que hay en algunas miradas, el abatimiento rabioso de la mujer prisionera o la fuerza que siento como negativa y que emana de la mujer de negro... ojalá que sea el fotograma de una película, aunque la vida en realidad muchas veces supera la ficción.

    ResponderEliminar
  2. El de la gorra es testigo obligado de algo que está cansado de ver (hace su trabajo), la mujer de negro, sonrie porque tiene la sarten por el mango (es una hipócrita), la mujer del borde derecho, observa resignada, y la presa, apreta los puños, y no está conforme con lo que le ofrecen, pero no hay otra cosa (se está pensando si soltar la mano contra la de negro). Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pues yo creo que representa una humillación pública...donde parece que hay gente que conoce el tema pero permanece callada. En fin, eso que tantas veces vemos o incluso padecemos en nuestra vida.

    ResponderEliminar
  4. Yo no lo puedo contar porque conozco la historia de la foto (es una clásico de la fotografía y es un documento histórico), pero dejo el autor por si alguien quiere buscar la historia detrás de la foto: Henri Cartier-Bresson.

    Bueno, mejor si no queréis conocer la historia no sigáis leyendo:

    La foto muestra a una mujer belga acusada de colaborar con la Gestapo tras el fin de la IIGM. Es una de las fotos más célebres de HCB. En este caso, y conociendo la historia, la denuncia pública es aparentemente lógica, aunque mirándola yo siempre me he preguntado cuántos de los que señalaban con el dedo no eran culpables de lo mismo... Me recuerda, en cierto sentido, a ese final tan escalofriante de "La lengua de las mariposas" cuando todos se reúnen para tirar piedras al camión que se lleva preso a la figura del maestro. ¿Cuántos de los que señalaban y tiraban piedras no eran "culpables" de lo mismo?

    ResponderEliminar
  5. Los PRE-juicios públicos...cargados de razones sinrazón.

    ResponderEliminar
  6. wuaw impresionante la foto e impresionante los comentarios que has provocado, gracias l'avendetta por la explicación. Me ha encantado Candela que digas que se puede "leer" la imagen: efectivamente tiene todos los elementos narratológicos... me aterra pensar que hace un año te sentiste así: ¡qué injusticia!

    ResponderEliminar
  7. Preferia la interpretación libre, aunuque la foto tampoco da pie a ninguna otra interpretación mas que la que es.
    L´Avendetta, gracias porque yo desconocia la foto.

    ResponderEliminar
  8. Quien ha sido acusado en público de cosas tan simples como vivir libremente sus sexualidad sabe lo que se siente en esos momentos....

    ResponderEliminar
  9. lo que más me puede alegrar es que actualmente ya no te sientas así, porque la foto me da hasta rabia.

    ResponderEliminar
  10. Qué interesantes comentarios de todas vosotras. En la imagen se reúne todo lo necesario para captar un acoso, como lo define Marina Parés. Están la figura del acosador (la dama de negro), del acosado y de los testigos mudos.

    Pero el centro de toda la escena, más allá del primer plano (el juez, el único con mesa) lo ocupan las dos mujeres. La de negro ya conocía de antes a la acusada y se la tenía jurada, probablemente por envidia o celos. Saca pecho, le pincha con la mano en el brazo, se siente el centro de todas las miradas -por fin- y se pavonea ante los testigos mudos como portadora de la verdad y la decencia que sabe no poseer... y sabedora de que la otra no cometió delito alguno.

    Gracias a L'Avendetta por su aportación. Llegué a imaginar que una escena tan "perfecta" sólo podía ser de una buena obra de cine.

    Farala y Marcela: Ya es historia, gracias.

    ResponderEliminar
  11. Increible conocer la historia de esta foto que ha contado L´Avendetta... Increible y terrible...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Os aporto algunos datos más extraídos de un librito publicado por Taschen que cuenta la historia detrás de cada foto. Dice lo siguiente:

    *************

    En el reverso de la fotografía clave con el número de archivo HCB45003 W00115%25C, encontramos escrito lo siguiente: "Dessau. Frontera entre las zonas amiercana y soviética. Campo de tránsito para antiguos prisioneros retenidos en la zona de Alemania oriental: prisioneros políticos, prisioneros de guerra, obra de mano esclava, personas desplazadas. Una joven belga y antigua informadora de la Gestapo es reconocida antes de que pueda ocultarse entre la multitud". (...) Desconocemos con exactitud en qué momento Cartier tomó la imagen (el propio fotógrafo no solía hablar de su trabajo), pero la fecha debe haber sidoi entre el 21 de abril y el 2 de julio de 1945, es decir: entre la ocupación americana de la ciudad y la llegada de los reemplazos rusos (...) Cartier-Bresson llevaba, en cualquier caso, su Leica equipada con un objetivo 50mm. Cabe deducir que se encontraba a unos 3 metros de los protagonistas: lo suficientemente cerca para captar el acontecimiento, pero también lo suficientemente lejos para obedecer su política de no interferir (...) En el momento de tomar la fotografía, Cartier-Bresson contaba con treinta y seis años de edad y contaba ya con una reputación internacional como fotógrafo, si bien ciertamente no habían alcanzado aún el estatus de culto que alcanzaría con la publicación de Images à la Sauvette. Entretanto, en EEUU Kirstein y Newhall estaban preparando una "retospectiva póstuma" para el fotógrafo, ya que presuponían que éste había muerto en el transurco de la guerra, asunción ésta que no era descabellada cuando se tiene en cuenta que Cartier-Bresson había sido un activo combatiente de la resistencia. Caputrado e internado por los alemanes en 1940, había conseguido escapar en su tercer intento de fuga tres años después. En este punto en 1945, Cartier-Bresson se encontraba trabajando con los americanos en una película para el Servicio de Información sobre la bienvenida de los prisioneros de guerra franceses. "Era una película hecha por prisioneros sobre prisioneros", recuerda Cartier-Bresson. "La escena se desarrolló delante de mis ojos al tiempo que mi acompañante cámara la estab afilmando. Yo tenía mi cámara fotográfica en la mano y apreté el disparador. La escena no estaba preparada. Curiosamente, esta imagen no aparece en la película".

    **********************

    La historia me resulta muy curiosa por varias cosas. La primera es el solapamiento entre cine y fotografía (de manera Candela que tu conexión cinematográfica no era nada descabellada); la segunda es que HCB en esta escena no era un espectador del todo neutral; me pregunto qué sentimientos albergaría él, que había sido prisionero del horror nazi, hacia las mujeres retratadas, tanto hacia la colaboradora como hacia la mujer que aparece llena de ira.

    En cualquier caso, la fuente es el libro de Hans-Michael Koetzle, Photo icons: the story behind the pictures (vol. 2) de Taschen, y a quien le interese, se venden por unos 5 o 6 eurillos.

    ResponderEliminar
  13. De modo que es la fotografía de una película... y que no aparece en la película.

    Me imagino lo que siente Cartier-Bresson hacia ambas mujeres.

    Es muy curioso que el año pasado, independientemente de la foto que copié, encontré y guardé un artículo de Javier Marías que habla de una foto (no es ésta) también referida a una colaboracionista nazi. Me gustaría encontrar esa otra foto. El enlace del artículo de Marías es:

    http://www.elpais.com/articulo/portada/Insultar/resguardo/elpepusoceps/20080413elpepspor_3/Tes

    El párrafo que refiere esa foto dice así:

    "es una fotografía francesa de 1945, en la que se ve a una mujer (que evidentemente había sido colaboracionista con los nazis, o acaso se había limitado a sobrevivir durante la ocupación de éstos convirtiéndose en amante de uno de ellos), en medio de una masa que la increpa y escarnece. La mujer lleva la cabeza rapada y las ropas desgarradas –era el primer castigo contra las que habían confraternizado con el invasor, lo hemos visto también en películas–, y hay que fijarse en las expresiones de los “virtuosos” para hacerse una idea de lo ruin y cruel que puede ser cualquier vecino cuando se siente ya a salvo, tiene ganas de revancha y se ve amparado por una masa."

    ResponderEliminar
  14. huy, voy a preguntar ahora mismo a mi Señora M. porque creo que ella tiene un libro en el que Marías comenta fotografías y podría estar ahí... hmmmm (es que su Marías es mucho Marías) ;-) Yo creía que era la misma foto, pero no :-)

    ResponderEliminar
  15. Ay y por cierto (plasta que soy), recuerdo que en la FNAC tienen un colección de docus sobre Cartier Bresson entre los que creo recordar que se encuentra esta película a la que él se refiere. Lo tengo pendiente como próxima adquisición, cuando le eche un ojo ya te diré.

    ResponderEliminar
  16. Es posible que se refiera a esta foto (que también es bastante escalofriante), porque se corresponde con la descripción que da Marías de una mujer vestida con harapos. Pero no sé quién es el autor...

    http://www.philosophyblog.com.au/images/shaved-woman1.jpg

    ResponderEliminar
  17. -Fotógrafo: Robert Capa -
    -Mujer rapada por haber tenido un bebé de un soldado alemán.
    -Chartres, 18 agosto 1944.


    Esa es la ficha de la foto que has puesto, también muy interesante, aunque no creo que sea la que refiere Marías.

    ResponderEliminar
  18. Ah... genial :-) Muchas gracias. Me da la impresión de que se trata de esta foto pero por alguna razón la confunde o mezcla con la de HCB... ¿no crees? Porque dice que hay mucha gente mirando pero que la mujer lleva harapos, así que no sé :-S

    ResponderEliminar
  19. L'Avendetta has estimulado mi curiosidad con tus comentarios. He conseguido un buen puñado de fotos de "femmes tondues".

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Juan Salvador Gaviota.


    Página 40 “Aprendía más cada día” No le afectó que la bandada lo exiliara ella cada vez aprendía más.



    El principito.


    "No se ve bién sino con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos"

    ResponderEliminar
  21. No sabes cuánto te agradezco esas frases. Bueno, sí lo sabes ;)

    ResponderEliminar
  22. Foto maravillosamente cargada de interrogantes.

    ResponderEliminar
  23. Interesantísimo el post y los comentarios y terrible me parece que en algún momento te hayas sentido juzgada y en una situación semejante.
    Al margen de que la mujer colaborara o no con los nazis - me recuerda a la escena del juicio de The Reader - ¿qué hace aflorar en los seres humanos esa cobardía - los que no estando conformes con lo que ven, se callan - y esa indecencia de patear aún más al humillado? ¿Por qué estas situaciones de escarnio público parecen brindar tanta satisfacción?

    ResponderEliminar