17 julio 2009

Sólo me queda tiempo para ser feliz


Soy una mujer ocupada, como la gran mayoría de las mujeres durante los siglos de los siglos. Desde los 14 años tengo trabajo fijo, algo que hoy día es casi un lujo. Ya sé que era pequeña entonces pero también aquello me permitió estudiar y aprender. Todo es un aprendizaje al fin y al cabo, hasta lo peor de lo peor.

Lo peor que le pasa a mi vida cotidiana de ahora -y de antes- es madrugar. Estoy hecha para la noche. Las mañanas son para remolonear en la cama después de despertar motu propio. Pero en período laboral madrugo. El resto es trabajar en el insti, preparar la comida, preparar las clases, escribir, corregir, hacer cuatro cosas de casa, algunas compras, resolver problemas inesperados, responder a mis compromisos para conmigo, con la vida y con el mundo y dormir. Todo eso se puede hacer de manera divertida, o por lo menos amena si te instalas el chip apropiado.

La segunda cosa peor en orden de importancia es hacer las compras, pero si las hago cuando tengo hambre tienen "su aquello" de ir con la saliva en la boca degustando de antemano lo que compro, y de paso comprar fruslerías no del todo dietéticas como la Nutella o el chocolate que no compraría si estuviese harta de comer. Hay que ver qué diferencia de víveres entre comprar con hambre y comprar harta de comer. Lo que se ahorra si compras cuando ya has comido y lo que te cabreas después cuando no encuentras en la despensa nada suculento.

El resto del tiempo que no es de obligaciones más o menos satisfactorias es MI tiempo, para el que elijo qué hacer y cómo hacerlo. Entonces entran en acción mis libros, mis películas, mis juegos a cifras y letras, escribir en mi bloc y en mi blog, leer otros que me resulten interesantes, inteligentes, positivos y amenos, charlar contigo (eso vale también -pero menos- mientras cocinamos, limpiamos o compramos), los momentos íntimos -que pueden ser de pensamientos, de recuerdos, de sueños, solitarios o acompañados, de caricias, de silencios, de sensaciones-.

Los momentos de ocio, reposo y solaz son un tesoro que solamente se puede suele apreciar cuando son un bien escaso. No cabe ni es perdonable adulterarlos con toxinas propias ni ajenas, por lo que después de todas las obligaciones del día solamente me queda tiempo para ser feliz.

12 comentarios:

  1. Y qué mejor que disfrutar del tiempo libre en ser feliz. La mejor elección y la forma más provechosa de vivir.

    Qué sigais así de felices.

    besotes gordos y apretaos

    ResponderEliminar
  2. Procuro comprar con el estómago lleno. Siempre. Es un hábito que me enseñaron de peque.

    ResponderEliminar
  3. Se nota mucha paz en tu relato. Por eso me ha reavivado una duda, quizá tonta, pero duda: ¿la paz propicia el amor con el que vives, o es el amor lo que propicia la paz en la vida? :-**

    ResponderEliminar
  4. Esos momentos de ocio con uno mismo son los mejores.... se te ve muy relajada y segura..

    ResponderEliminar
  5. precioso post... dice mucho de ti. Mujer positiva, auténtica y felizona!!! se puede pedir más???

    ResponderEliminar
  6. Muy buena decisión, la de ser feliz. Ojalá mucha más gente la tomara, soy de la opinión de que nadie merece sufrir y menos por tonterías.
    Salud!

    ResponderEliminar
  7. Sabia decisión la de ignorar a aquellos que pretenden con sus actuaciones mermar cualquier grado de felicidad o paz íntima al que podamos llegar.

    Sin chuches a pedir de vicio no se puede estar...

    A seguir viajando, contando y disfrutando niñas¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. Se me ha olvidado, he ensayado otro truco, veremos cuanto dura, jajaja...

    Besicos resalas¡¡

    ResponderEliminar
  9. *mam: Ya sabes que cuando se está bien no cuesta tanto llevar a cabo con éxito el programa "ocio".

    *dintel: A mí no me lo enseñaron, pero ya voy aprendiéndolo.

    *Olga_C: Interesante tu pregunta que merece un post. Aquí en resumen te diría que lo uno lleva a lo otro y viceversa :)

    *Ico: Sí que lo estoy, aunque físicamente cansada y con agujetas.

    *Lena de mar: De jovencita era tan transcendental y dramática que siempre encontraba un buen motivo para sufrir (eso sí, en silencio). Tuve que cambiar el chip, jajajaja.

    *Pena mexicana: ESO ES, no sufrir por tonterías. La vida de por sí nos trae a veces cosas realmente graves. Sonriamos y crucemos los dedos para que lo malo de verdad se siga quedando fuera.

    *Gata: Lo de las chuches me lo he tenido que pensar, coñe, ¿será que no me quedan neuronas? Con la mala gente: distancias, como dice el vídeo que pusiste recientemente. Vade retrooooooo!

    ResponderEliminar
  10. pues qué guapo todo, qué razón tienes en que el tiempo libre y la felicidad no puede dejarse empañar por nada. A disfrutar de todo, que para eso son vacaciones, a dormiiiiiir.

    ResponderEliminar
  11. Felicidades por tu situación emocional, tan difícil de conseguir.
    Yo soy de la opinión que, de la misma manera que "dinero llama dinero", se da una conjunción de factores que, si estás bien, todo te sale mejor, y se retroalimenta: te salen bien las cosas, lo que te hace sentir mejor. Y viceversa: a perro flaco, todo le son pulgas.
    ;-)

    ResponderEliminar
  12. Porque el tiempo es para eso, para serlo feliz.
    (Y no es un contrasentido).

    ResponderEliminar