31 agosto 2009

Pelota roja



Era tu único bien
Rojo brillante
Ropa prestada
Se notaba…
Pelo de trasquilón.
Mirada asustada.

Niño casi sin palabras
Necesito atinar
Te descubro en la mirada
Intento interpretarte
En tus recelos y desasosiegos
Tenemos que lograrlo

Niño
Mi niño casi crecido
Cachivaches te doy
Coche, tren, bicicleta
Rompecabezas, avión

Si lo sé, qué tonta soy

Colores y papel.
Ceras, tizas, lapiceros, rotuladores…
En el suelo

Desparramados
Muchos
Y muy grandes

Entonces…
Ya…
Sí…
Supiste expresarlo
Casi sin palabras…
Salieron todas tus palabras.


Escrito por Gata

Nadie sabe que cambio tras cambio, cajón tras cajón, entre las pocas cosas que salvó para la memoria, guarda algunos dibujos infantiles, algunos cómics, algunas fotos en sepia, algunas viejas poesías... Cosas viejas, viejos recuerdos que 'a nadie importan sino a ella'.

Nadie sabe que ella escribía poesías, porque 'no sé expresarme'. Sin embargo hoy empezó a leerme Pelota roja y no pudo terminar. Su voz de aguardiente de lágrima hacía ininteligibles sus palabras y a mí se me erizó el vello al oírla.

Llegó roto a su vida, con una pelota roja y unas ropas prestadas. Su niño, ahora un hombre, que aprendió a expresarse dibujando.

Me lo ha regalado y quiero leerle a quien me escuche esas palabras suyas de entonces, de madre reciente de un niño que antes no fue suyo, que no había sido de nadie sino de la calle y el viento. Sus palabras de miedo y esperanza.

Qué pena no poder escribir también su voz al leérmelo.

Gracias, gata, por dejarme contarlo.

30 agosto 2009

Soñé con 8 de vosotras

Por primera vez en agosto, en vez de trabajar he dormido toda la noche. El premio ha sido un sueño feliz, curioso e inquietante.

Salí sola a dar un paseo por la mañana muy temprano cuando el mundo apenas se estaba despertando. Eran otras calles pero las reconocí como mías.

Una churrera de las de antes me vendió una rueda de churros envueltos en papel de estraza. Seguí por una alameda solitaria, acercándome a una parada de autobuses. Eran pequeños y pintados de muchos colores. Si no fuera porque eran nuevos y brillantes habrían podido ser de Guatemala.

Alguien se me acercó por detrás y me tocó un hombro. Me volví y reconocí a Farala. Sin preguntarme qué hacía allí -como si fuera algo esperado o cotidiano- le di un abrazo muy fuerte y muy largo. Se volvió sonriendo y me mostró a un grupo de 7 mujeres que iban con ella. Me dijo, o solamente lo supe, que habíais venido a visitarme. En total erais 8 de mi lista de "Os leo". Nunca antes os había visto y me dijisteis que tenía que averiguar una a una vuestros nicks. Sin embargo una muy guapa y muy alta se me acercó sonriendo y me dijo: "Soy Unicornio". "¡Siiiiiiiii, te habría reconocido en cualquier parte!" -le dije. Era tan obvio (la obviedad de los sueños) que no tenía la menor duda de que fuese ella. (Que conste que en estado de vigilia nunca te he puesto cara).

Nos subimos todas en uno de aquellos autobuses de colores, que enseguida se puso en marcha. Solamente nosotras estábamos dentro, además de una mujer desconocida que lo conducía, que no tenía nada que ver con los blogs o con el guión del sueño.

Vosotras estabais sentadas en las primeras filas del lado derecho. Farala se había sentado en el transportín, como llaman al asiento que suele ocupar la guía de una excursión, el primero aunque el más estrecho e incómodo. Yo iba de pie en la parte izquierda. Estabais esperando a que os reconociera. Mentalmente me iba a leer vuestros blogs intentando conseguir alguna pista. No había prisa. Me habíais dicho que íbamos a pasar todo el día juntas, de excursión, divirtiéndonos.

De pronto una se levantó y me dijo: "Venga. Yo soy Asunta". Me emocioné. "¡Asunta!" (No. Se escribe Assumpta! -pensé). Nos dimos un abrazo como esos de las películas en que la cámara da vueltas sin parar alrededor. No me parecía posible que por fin hubiera podido conocer a Asunta. ¡Qué felicidad tan inmensa!

Me despierta una sarta de fuegos artificiales, casi estoy llorando de emoción: Las ocho estabais ahí conmigo. Pero:

- Nunca en mi vida he conocido a nadie con ese nombre ni con ese nick: ¿Quién será Asunta o Assumpta?
- ¿Quiénes érais las otras cinco?

28 agosto 2009

Cartujos

Corrían los años 50. La vida en aquel monasterio cartujo se desarrollaba en un entorno de pobreza, ayuno, falta de sueño y silencio. De otoño a primavera se unía un elemento más: el frío extremo, apenas arropado por el tosco hábito de algodón.

19:30: Irse a dormir.
23:30: Levantarse y rezar en la celda.
24:00: Maitines y laudes en la gélida capilla, seguido de laudes en la celda.
3:00: Acostarse.
6:00: Levantarse.

Hasta las 19:30 el día transcurría entre oraciones, misas, trabajo y estudio. Una sola comida al día, servida en el refectorio. Durante la comida el monje podía solamente decir una frase para reclamar algo para el que tenía al lado ("olvidaron servirle pan", "necesita más agua"...). El instinto de supervivencia estimulaba la imaginación. Un monje que encontró una cría muerta de ratón en su sopa, sin poder exigir nada para sí mismo consiguió que le cambiasen en plato cuando dijo "A mi hermano no le pusieron una cría de ratón en la sopa".

La comunicación estaba absolutamente vetada en base al voto de silencio. Un monje podía sin embargo saludar a otro si se cruzaba con él. El saludo y la respuesta debían ser los reglamentarios y evocaban la muerte:

-Morir habemos.
-Ya lo sabemos.


Incumplir alguna de las reglas era motivo de expulsión inmediata.

¿Qué ser humano podía resistir tanto frío, hambre, interrupciones del sueño e incomunicación? ¡Aquellas reglas no podían crear otra cosa que seres infelices! Algunos escapaban del convento al inicio del noviciado y no volvían la vista atrás. Entre todos los motivos de deserción el más frecuente era la prohibición de comunicarse.

Pasé unos días allí en calidad de invitado. Al llegar me preguntaron si quería hacer la comida al estilo cartujo y respondí "Sí pero tres veces al día".


Como invitado pudo hablar con un viejo monje, al que se le permitió ex profeso romper durante unos minutos su voto de silencio. Había sido un tipo adinerado, pendenciero, jugador, tramposo y mujeriego. Ya con cierta edad decidió purgar sus pecados ingresando en la orden a modo de penitencia. "Vine aquí para sufrir. Lo que no podía imaginar era que aquí estaba mi felicidad".

"Aunque la orden de los cartujos es la que tiene monjes más longevos, sé que me habría muerto de pena en un sitio como aquél".

Así nos lo contaba mi viejo amigo.

Hablábamos en aquel contexto de los prejuicios sobre lo bueno y lo malo y sobre el respeto a las decisiones que toman las personas por su propia felicidad.

Por mi parte, si tuviera que llevar una vida de cartuja, lo pasaría realmente mal en todos los apartados de su programa, pero si he de destacar lo peor y lo menos malo: Lo más insufrible sería el frío. Lo menos el silencio.

SPAM para 'mi virilidad'

Pensaba hablar de la felicidad,
pero se me ha cruzado mi SPAM cotidiano
y acabo hablando de virilidad.


Navegando por Internet y sobre todo dentro de las redes sociales dejas un rastro fácil para los cazadores de información. Crees que no eres tan importante como para que alguien se interese por tus gustos, aficiones, manías y miedos. Craso error. Con dinero puedes comprar de todo, lo poco y lo mucho, hasta amor, brevajes para el miedo, medicinas y sueños.

Así que si en la gran red buscas o anuncias casas a poco te llegará SPAM de inmobiliarias. Si muestras interés por las películas, ofertas de DVD's o de festivales de cine.

Lo que no entiendo es POR QUÉ motivo en mi correo más privado recibo CADA DÍA remedios para 'mi virilidad' y 'mi miembro viril'. El de hoy me cuenta ASÍ las ventajas de tomar Vi.

- Sexo es mas satisfactorio que nunca. El estres y la tension han desaparecido. Ella ya no se amarga, ya no me temo que tendre que denegar su peticion. Esto es una sensacion fisica estupenda despues de que sigue el sentimiento profundo (?).

- Lo mejor de Vi es una confianza de que puedes "volar en piloto automatico", llegar relajado y sin problemas hasta la esencia, que el miembro consigue mantenerse levantado incluso si los niños golpean a la puerta del dormitorio, ladra el perro, se desliza su condón. Toma de Vi puede hacerse tambien un regalo grande a su pareja, en el caso de tomar Vi conscientemente (?). Solamente un consejo: no tiene que decir a ella que estas tomando Vi: autoapreciacion femenina es tan vulnerable como la nuestra propia.

El único consejo es que no se lo cuentes a ella... ponte el piloto automático y haz el análisis de costes de la pasada temporada sin miedo a que se te baje el pirulí. Que entran los niños o se desliza el condón, tú sigue follando mientras preparas la reunión de mañana... o sal a regañar a los niños sin 'perder tono muscular'.

Un reclamo es un reclamo. Se ofrece lo que se demanda.
Por sacar una conclusión positiva ¡qué bonitas somos las mujeres! Hasta el Lesbian Bed Death resulta más honesto.

¡A sacarle punta!

27 agosto 2009

Reencuentro

La vida a veces nos trae amigos que se salen de lo común de los amigos y amigas que solemos tener. Es el caso de I., un hombre de 84 años que ni por su edad ni por su profesión (si ser cura es una profesión) habría sido candidato a mi amistad (ni por supuesto yo a la suya).

I vino casi de la mano de Mayita. En Guatemala, cuando fui a buscarla, alguien que le había perdido el rastro 30 años antes me habló de él y me dio el encargo de encontrarlo. Lo encontré unos meses después. Para curarlo en salud, al rato de conocernos le dije "Ésta es mi novia, soy divorciada, no me gusta la Iglesia y no digo que soy atea porque si malamente puedo entender la ley de la relatividad ¿cómo puedo afirmar o negar algo tan indemostrable? Así que lo dejo en agnóstica". Me sonrió y me dijo que no suele medir a las personas por esos raseros. Forjamos una buena amistad, cotidiana y profunda. Me ha visto guapa y muy fea y no hablo de lo físico. Vivió cercano a mí el final de aquella relación y el principio y desarrollo de otra muy desagradable de la que ya no vio el final. Nunca me ha sermoneado ni me ha intentado llevar 'por el buen camino'.

Cuando cambié de casa y de todo, también cambié números de teléfono fijo y móvil. Me perdió el rastro y no hice por llamarlo en todos estos años (al principio no me apetecía llamar a nadie y luego me daba miedo de que se hubiera muerto). Lo hice días atrás y noté en él una alegría inmensa. Me había estado buscando. Le conté lo de mis cambios y le pedí que viniese a verme, a conocer la casa, a presentarle a mi chica y a re-conocer a Mayita.

Me dio uno de esos abrazos enormes que saben a sinceros (yo no he aprendido a abrazar tan bien a mis amigos varones). Pasó la velada con nosotras tres, cenando en la terraza y hablando de mil cosas. Es un placer escuchar a una persona con una cultura tan inmensa, que ha vivido tanto tiempo y tantas cosas. También lo es su atento oído. Uno de los temas de conversación, que salió a cuento de otra cosa, fue las formas tan distintas que tenemos unas personas u otras de encontrar la felicidad. Al fin y al cabo para él el buen camino es saber ser feliz y contagiarlo si cabe. De ahí su respeto a todas las líneas posibles que se pueda trazar una persona en su vida para sentirse bien consigo misma, hasta las que nos resulten chocantes (hablamos de rarezas que no de maldades).

(La próxima vez creo que hablaré de ese tema de la felicidad, porque hoy se agotó mi tiempo de blog).

25 agosto 2009

¿Qué clase de bicho es?

No es un insecto
pero la llaman
mosca cojonera.

No es una urraca
pero si tienes algo que brilla
te lo trinca y sale volando.

No es una hiena
pero ríe mucho y sin ganas
y siempre ataca en grupo

No es una serpiente hocico de cerdo,
pero cuando se cree en peligro
se finge moribunda.

No es el H1N1
pero con las defensas bajas
puede ser letal
y no hay vacuna.






- Funny video clips are a click away


Su mundo está básicamente constituido por:

a) Personas que creía buenas y la han defraudado, le hacen la vida imposible y le causan terribles traumas y enfermedades físicas y psicológicas. Monstruos peligrosos para el mundo a los que hay que destruir.

b) Personas buenas que la creen y que 'por justicia' están dispuestas a merendarse a los 'malos' del grupo a), que ella les sirve en bandeja.


Siempre ingresas por el grupo b). Pocos consiguen trienios en el grupo.
Siempre, indefectiblemente, te acaba mandando al grupo a). Ahí te jubilas.
Casi consigo un trienio en el b). Me faltaron cuatro meses.

Los del grupo b) se van renovando. El número se mantiene.
Los del grupo a) se van acumulando. El número aumenta.

No es difícil entender por qué no se atreve a ir sola por el mundo ¡con tanto monstruo suelto!


Buuuuuuuuuuuuuuuuu

23 agosto 2009

Reflexiones insustanciales de agosto: Morir con las bragas puestas

Cualquiera con una experiencia chatera como la mía, habría tirado la toalla en dos sesiones. Pero, cabezota de mí, los intentos frustrados de encontrar a una chica fantástica en un chat, lejos de hacerme desistir casi me obsesionaron con encontrar la aguja en el pajar.

A partir de la hora bruja, con la niña ya durmiendo, me dedicaba a otras cosas en el ordenador mientras dejaba el chat en segundo plano. De vez en cuando daba un vistazo y ya había un buen puñado de Holas, en rosa, en azul, en cursiva, en negrita. Tenía que ser un hola que me diera “punto”. Y llegó: ¡Siiiiiiiiii! No tenía nada de particular, pero presentía que ése era MI HOLA.

Empecé a hablar con ella. Ningún test, lo que ya era un buen comienzo. Después de media hora sin saber con quién estaba hablando ni tener ningún deseo de saberlo y sin parar de intercambiar líneas de palabras con sentido (ese sentido sinsentido que te hace brotar de dentro una especie de música como de lluvia de estrellas), decidí que esa noche merecía ser LA del chupito de ron (una vez al mes o cada dos me regalo un chupito de Havana Club sin nada).

Le pedí un minuto para ir a beber (no le conté lo del ron por si era abstemia, que la cosa pintaba bien como para causarle la más mínima decepción). ¡Qué lejano me pareció el salón! En lugar del Havana encontré un ron miel sin abrir que me habían regalado unos días antes y me dije “hoy cambio a dulce”. Volví corriendo con la botella y se me había olvidado el vasito. “Bah, a gañote, calculo un chupito a sorbos y listo”.

Mucho tiempo después, o yo qué sé cuánto, envueltas en nuestras palabras, sorbito a sorbito (ni me daba cuenta de que estaba bebiendo), entramos en otra dimensión. Por lo menos yo. Una dimensión placentera y sensual que de buenas a primera se transformó en unas imparables ganas de vomitar. Diossssssssssssssssss, miré la botella y estaba por la mitad.

No me despedí de la desconocida, porque a ver quién tenía cuerpo para despedidas. Apagué el ordenador a las bravas con el botón y me fui corriendo a la terraza a que me diera el aire, pero qué aire ni que . Sin hábito de beber y con media botella de ron dulce en el estómago, lo que me estaba es muriendo a cachos.

Bajé las escaleras, como pude, hasta el baño. “Una ducha fría. Eso me sentará bien”. Sentía el agua fría en mi cabeza pero no me mejoré ni un poquito siquiera. De pronto me acordé de una vieja noticia “A Carmina Ordóñez la encuentran muerta y desnuda en la bañera”. “¡Ah no, muerta vale, desnuda también, pero las dos cosas a la vez ni hablar... y encima borracha!”. Salí de la bañera dando trompicones y, sin secarme, fui a la mesita de noche a buscar unas bragas. Mojada y con bragas me tendí en la cama a morirme decente. ¡Morir vale, pero con las bragas puestas! Me desperté a la mañana siguiente resacosa pero viva.

De la chica fantástica nunca más se supo. No me acordaba de su nick.

22 agosto 2009

De cómo las casas se impregnan del espíritu de quienes las habitan

Después de siete años de relación de vacas tan flacas que me intoxiqué con su mala leche, hacía siete días que había dejado su país y se había mudado a casa 'para siempre' (no creo en el para siempre, pero hace bonito). Al siguiente salí a trabajar y cuando regresé ya no estaba. Desapareció sin más, sin dejar ni una nota escrita. Nunca más se supo.

Para entonces ya tenía aprendido que los duelos pasan. Esa lección me la había tenido que estudiar un puñado de veces. ¿Cuánto duró entonces el duelo por la pérdida? Unos minutos. El tiempo que tardé en recuperarme de la sorpresa y darme cuenta de lo que me había quitado de encima.

Sin embargo notaba que algo seguía sin ajustarse. No era yo, ni los gatos, ni el perro, ni mis hijas. Era la casa en sí la que no se había recuperado. Supe que no hace falta que alguien se muera para que deje su alma esparcida por los sitios donde vivió. La suya era fea y había dejado impregnado de fealdad mi espacio vital.

Una semana después de darme cuenta de que mi casa no sonreía ni tenía intención de hacerlo nunca más, me deshice de ella. Regalé y tiré todos los muebles, sábanas, toallas, cortinas, colchones... Me deshice de todo excepto de mis ordenadores, mis cuadros y mi música. Miré mis libros, que ocupaban toda una habitación y me acordé de Carvalho, que iba usando los libros absurdos para encender la chimenea. Hice una selección de los que nunca habría querido desprenderme, regalé los demás. Mi biblioteca se redujo a la mitad.

Tampoco tiré sus fotos. Esas siguen guardadas. Nunca tiro una fotografía de alguien que me hizo daño, no sea que la memoria me falle y olvide. Ciertas cosas no se deben olvidar, no por un afán victimista ni nostálgico sino de utilidad. Quizás sea por aquello de que quien olvida su historia está condenado a repetirla. Tirar p'alante sin tener que enterrar trozos de la propia memoria es cuestión de ovarios.

Me fui a otra casa, con otros muebles, otras sábanas y otra piel. Mi casa huele bien, quien duerme aquí nunca padece insomnio. Pedí a quienes me conocían desde siempre que me hicieran un croquis del camino y señalaran el punto en el que me había perdido, porque ya lo único que me faltaba por hacer era ir a recogerme, lavarme, coserme y plancharme. Hecho eso acabó de dibujarse un amplísimo horizonte delante de mis ojos.

Unos años después ella apareció despacio por el noreste. Fue verla de lejos y la casa abrió todas sus sonrisas de par en par y así sigue, tan contenta.

21 agosto 2009

Leer y escribir como gimnasia pasiva

Este agosto está resultando un mes duro de trabajo y a la vuelta de la esquina están:

-Media hora diaria más de clases. Hace ¿cuánto? ¿30, 35 años que se extendió la jornada intensiva? Pues ese tiempo llevamos con el cuerpo acostumbrado a clases de 55 minutos, para rebañar la media horita del recreo. Ahora -como los maestros y profes trabajan poco y tal- volvemos a las clases de 60 minutos.

-7 días más de clase en el curso. Por los mismos loables motivos por los que se aumenta la duración de las clases.

Apenas leo. Los libros que voy comprando se apilan -medio leidos o picoteados- sobre mi mesita de noche en orden cronológico de compra. Me he dado cuenta de que son libros cuya lectura me exige una energía que no poseo. Pero necesito leer, como quien necesita mover los músculos a diario. Es tal vez que ahora sólo me puedo permitir la gimnasia pasiva.



En tiempos así necesito lectura que me lleve a mí y no yo a ella. Esa lectura que sientes que te engancha como un anzuelo que no duele y te transporta por el aire a donde te quiera llevar y tú te dejas.

En los recesos nocturnos del trabajo -cada dos o tres horas- escribir intrascendencias me aligera más que leer libros complejos, como si estuviese arrojando lastre (lastre intrascendente será pues) o como si me tomase unas cortas vacaciones fuera de mi estudio, en otro lugar o en otro tiempo.

19 agosto 2009

Un apunte olvidado: No encontré a Villanelle

Antes de salir de vacaciones leí en El País que por primera vez una mujer había aprobado en Venecia las pruebas para gondoliere.

Llegué allí decidida a encontrarla, y hallar de algún modo en ella a la Villanelle de Winterson.

Le pregunté a un gondoliere.

- Ahhh, sí, ya. Bah, todavía sólo ha aprobado el primer examen. Le queda un año de clases, un examen conduciendo la góndola desde la proa -eso está tirao- y luego el examen desde atrás, como tiene que hacer un gondoliere de verdad. No creo que lo consiga, por mucho padre gondoliere que tenga. Además, esto es una estupidez, una manera de romper siglos de tradición, pero... la vida es así, ahora las mujeres reclaman cosas que son de hombres y los gobiernos acceden, ¡qué le vamos a hacer!

Un pequeño reportaje sobre la veneciana Giorgia Boscolo, la futura gondoliere de 25 años.



Después de haber escrito esta entrada ayer, he pensado que a quienes no comprendais bien el italiano os podría interesar saber lo que se dice en el vídeo. Lo he traducido y aquí lo dejo:

Comentarista: Giorgia Boscolo tiene 25 años y es madre de dos niños. Es veneciana y ahora muy popular en la ciudad. Ha roto con nueve siglos de dominio masculino sobre la típica barca veneciana y está a punto de convertirse en la primera mujer gondolera. Ha superado el examen práctico. Ahora la espera la escuela. Dentro de un año, también ella -como su padre y sus compañeros varones- surcará los canales de la laguna, camiseta de rayas, pantalón negro.

Giorgia: No ha habido jamás en la historia una mujer por lo que me siento un poco responsable de esto. Es un sueño que tengo desde pequeña por lo que he querido continuar. Tras haber suspendido dos exámenes, el tercero ha ido bien.

Comentarista: Tu padre es gondolero ¿qué dice al respecto?

Giorgia: Mi papá se habría opuesto a la entrada de las mujeres en la categoría.

Comentarista: Un mundo masculino desde los orígenes. Son 400 los gondoleros de Venecia habilitados, que no ven con buenos ojos la llegada a popa del “gentil sexo”.
Ella va hacia delante por su camino. En Venecia, antes que Giorgia lo había intentado sin éxito Alexandra Hai
, alemana-americana. A esta rubia veneciana le quedará el mérito de haber roto el tabú.

18 agosto 2009

Reflexiones insustanciales de agosto (III)

Seguimos con el chat.
Donde se ponga el riguroso directo face to face...






Llamadas salientes. Lo que yo te diga. Si empiezo yo no funciona. Mis llamadas salientes tenían dos tipos de respuesta:

- Disculpa, estoy ocupada
- Oídos sordos

Lo siguiente es una muestra reducida de las llamadas entrantes. Todo parecido de los nicks con la realidad es pura coincidencia, menos Artemisia.


Yo48: Sirve para cualquier nick que usase yo, que fueron varios
en esos cuantos días.

Clic=
cierre de ventana



De éstas un puñao

Tebusco: Hola, ¿ocupada?
Yo48: Hola, Tebusco. No. No estoy ocupada


(nunca más se supo. ¿Tal vez si hubiera estado ocupada?)


La kakera post-adolescente

Sensual50: Ktal?
Yo48: clic

Electra

Lira: Holaaaaaaa
Yo48: Hola, Lira
Lira: K edad tienes?
Yo48: Ya lo ves, 48 (ya me da mal rollo la k)
Lira: mmmmmmmmmmm
Yo48: ¿mmmm qué?
Lira: Que me dais morbo las tías mayores
Yo48: ¿Mayores? ¿Qué edad tienes tú?
Lira: 22 pero el amor no tiene edad!!!
Yo48: clic
…..
Lira: Tíaaaa
Lira: No me rayes!!
Yo48: clic
(Ignorar)


La directas

Mari43: Talla de sujetador?
Yo48: clic
(Ignorar)


Popi: Te apetece masturbarte ????
Yo48: Pos no
Popi: Vale perdona chao!!
Yo48: No hay de qué. Clic

La indirecta

Indirecta45: Hola, ¿molesto?
Yo48: Hola. No molestas...
(15 minutos de charla-test: edad, ciudad, estatura, ADN... Comentarios "profundos" sobre vidas y milagros)
Indirecta45: ¿Qué llevas puesto?
Yo48: Una bata de guatiné, que a estas horas refresca.
Indirecta45: Jo, tía, podías mentirme.
Yo48: Me voy a la cama
Indirecta48: ¿Conmigo?
Yo48: Clic


La cultureta feministoide. Casualidad que yo estaba haciendo un trabajo sobre pintoras en la historia, entre ellas Artemisia Gentileschi.

Artemisia: Hola, ¿a qué te suena mi nombre?
Yo48: A planta medicinal y a diosa griega
Artemisia: Pues no.
Yo48: ¿A la Gentileschi?
Artemisia: ¡Claro, ahora que has mirado en Google, no te jode! Clic
Yo48: Chula!
Artemisia: clic


La desesperada

Encuentrame: Hola
Yo48: Hola
Encuentrame: ¿Tienes 48? Yo 46
Yo48: Sí, tengo 48
Encuentrame: ¿Tienes pareja?
Yo48: No, ¿y tú?
Encuéntrame: Sí, pero estamos rompiendo.
Yo48: (Vaya pordió... No seré descortés) ¿Vaya putada, no?
Encuentrame: Si yo te contara. ¿Tienes prisa?
Yo48: No. Tengo todo el tiempo del mundo (para que te desahogues en segundo plano)
...
Media hora más tarde ves que la ventana tiene 1 km.
Yo48: Se pasa mal, sí (no me lee).
...Sigue y sigue...
Yo48: Tengo que dejarte, Encuentrame. Buenas noches.
....
Encuentrame: Buenas noches y gracias por escucharme.
Yo48: De nada, que te sea leve. Clic


Una con pedigrí

Rabiosa: Hola, ¿eres lesbiana?
Yo48: Sí
Rabiosa: ¿De siempre?
Yo48: Se es algo desde que lo sabes o lo sientes, ¿no?
Rabiosa: ¡Ale, otra!
Yo48: Einggg?
Rabiosa: Que estoy hasta el moño de las que vais de lesbianas.
Yo48: ¿Qué coño es eso de ir de lesbianas?
Rabiosa: O eres lesbiana o no eres, no valen las medias tintas. Se nace lesbiana. A las otras lo que os pasa es que habeis tenido malos rollos con los tios y bla bla, reblá... Lo que buscais es perrito que os ladre y bla bla rebla... teoría queer... bla bla... Simone de Beauvoir... bla bla... rebla y rebla.
Yo48: Vete a la mierda. Clic
Rabiosa: Vete tú, imbécil.
Yo48: Clic

El infiltrado

Fina41: Hola, ¿eres lesbiana?
Yo48: Sin pedigrí
Fina41: Guarras, que sois todas unas guarras.
Yo48: Clic


Descorazonador.

Estooooo... ¿buscaba yo pareja aquí?

A estas alturas me pregunto qué pinto yo en el puto chat. Lo cierro. Entro en crisis temporal. ¿En qué parte del chat está la gente normal. Lesromance, lesjovenes, lesgaitas... Las mismas están repes en todos los subchats.

17 agosto 2009

Reflexiones insustanciales de agosto (II)

(continuación... Hace dos años)

En período de vacaciones te lo pasas de rechupete. Te haces unas escapadas y unas quedadas que vuelves como los soles mismos. Como las lunas, mejor. O te enzurronas 20 días en tu casa porque te sale de los mismísimos adentros y no sales ni para tirar la basura, que para eso está el portero. Las compras por Internet y que vengan a verte. Te hinchas de leer, de ver películas, de dormir, de pintar, de escribir, o de lo que te quieras imaginar. O te entra la vena deportiva y coges la bici una tarde.

Una noche cualquiera de mediados de agosto cuando toquisqui está por ahí de vacaciones, que ya hace tiempo que no queda nadie ni para una urgencia… te entra la nostalgia por la ventana y vuelves a oír dentro de tu cerebro LAS dos peligrosas afirmaciones:

1. Sea como sea, tiene su aquello vivir en pareja. Te acuerdas de la ternura, la compañía, el compartir noches, amaneceres (aunque sea bostezando), viajes, lluvias de estrellas, sueños, deseos, morbo y proyectos…

2. Seguro que hay alguna que se zafa limpia de mi lista de “lo que no quiero…”. Aunque tenga que encontrarla en el Kilimanjaro.

Con la ciudad vacía, las cosas tan claras y sin hablar bantú, te tiras a lo fácil y te metes en el chat de Chueca, sección lesmaduras, que a esas alturas de la época vacacional estiva estará llena de… (te insertas el chip optimista) mozas “apañás” como tú, “solas por decisión” como tú y “buscando por si acaso” como tú…

Piensas “el primer filtro lo pone tu nick”, así que te devanas los sesos en busca de una o dos palabras que definan lo que eres, lo que quieres, lo que no quieres y tu edad.

Para seguir filtrando y que no te lleguen “privis” no deseados, miras la lista y pones en Ignorar:

a) A los tíos. ¿Qué harán aquí? Bueno, ya…

b) A las que tienen nombres tan lascivos e ingenuos que sólo pueden ser tíos. ¡Ja!

c) A las que tienen extensión numérica inferior a 40. Una fue suficiente.

d) A las que se llaman algo así como Casada_curiosa o Marido_de_viaje. ¡Fuera del armario!

e) A las que tienen nombres tan desalentadores como Aburrida o Buscando_a_Petronila. Qué muermo.


Te quedan las “públicas”, esas que charlan todas con todas en el general y que son las mismas que viste el año pasado, con el mismo tipo de cháchara, que no consigues cogerle el hilo antes de que desaparezca por la parte de arriba de la pantalla. Ni las ignoras ni las tienes en cuenta.

Pero ¡aún queda un puñado de nombres sugerentes!


(Continuará... quizás)

16 agosto 2009

Reflexiones insustanciales de agosto (I)


"Cuando nuestros sueños se han cumplido
es cuando comprendemos
la riqueza de nuestra imaginación
y la pobreza de la realidad"
Ninon de Lenclos

Hace dos años...

Vas teniendo experiencias y decepciones, tantas o más decepciones que experiencias. Te vas haciendo cada vez más exigente y empiezas a hacerte una lista de lo que no quieres. La lista se hace tan amplia que ya nadie podría encajar ahí. Con lo bien que estás sola, sin que te exijan un te quiero diez veces diarias, o te rechacen el segundo te quiero del mes porque de tanto oírlo suena a vacío, o te levanten a las 7 para intentar convencerte por enésima vez de lo hermoso que es el amanecer, o te llamen aguafiestas porque no te apetece estar ocho horas debajo de una sombrilla en la playa o cinco horas en un pub bebiendo coca-colas mientras el resto se emborracha y se seduce, cuando lo que harías sería meterla en la cama y enredarte con su cuerpo hasta el amanecer.

Que no, que no. ¿Cómo podría interesarme tener pareja? Haces el recuento de parejas estables e inestables que has tenido. Cuando pierdes la cuenta empiezas el recuento de todas esas cosas a las que renunciaste para que todo marchase bien (para darte cuenta de que sólo fue a peor), de las veces en que te desenamoraste por decepción y agotamiento; o de cuando caíste rendida a la insistencia de una seductora vampiresa que, tras varios meses de pasión, descubre que es hetero porque se lo ha dicho su psicoanalista. Haces recuento de los meses de angustia hasta poder olvidar, o de los meses de angustia hasta que consiguen olvidarte. Que no, que no. No vale la pena. Sana vida solitaria. Compartir sólo sexo, sexo perfecto, sexo puro, seducción, piel, olor, sabor, saliva, sudor, placer, placer, placer… y adiós.

(continuará... quizás)

15 agosto 2009

14 agosto 2009

Gracias

Os agradezco a todas los comentarios al anterior post. Ya deja el colegio mañana y creo que es lo mejor para él.

El día que lo acompañamos al médico, durante las tres horas que estuvo fuera del colegio, otro de aquellos bichos abrió su bolsa, le pintorreó unas fotos, le quitó un libro y garabateó cosas en sus papeles. Cuando mi sobrino se lo contó al director al otro lo expulsaron del colegio. Después no ha habido más incidentes, pero él ha pedido volver ya a casa y acabar de estudiar a solas lo que le queda.

Cosas como ésta las había leído en las noticias pero ni las había presenciado en mi trabajo ni le habían ocurrido a nadie cercano. Lo más cercano que he visto ha sido a menor escala, como la pandilla de tres o cuatro que la toman contra uno o una. Pero ¿tantos? Los cabecillas, que son los que tienen las ideas; los colaboradores -tontos- que les bailan el agua para sentirse importantes; los animadores, que no agreden pero aplauden, y los testigos mudos que observan y callan. Quizás estos últimos sean los más numerosos, pero a una persona acosada son los que más sentimientos de impotencia le crean. Están y no hablan, ni animan ni defienden. No se definen.

Siempre ha habido peleas de niños en las escuelas. Lo normal es de uno a uno. El varios contra uno ha sido siempre considerado de cobardes. Ahora parece ser que no. Creo que muchas cosas han cambiado y pienso que la clave está en la familia. Ahí está el problema y debería estar la solución. No en leyes más punitivas, ni en que se rebaje la edad penal, no.

Olvidé decir que los que no han sido expulsados, uno a uno y en público, han pedido disculpas por lo que hicieron o por lo que dejaron de hacer y que se sienten muy avergonzados de ello. Me imagino que los obligaron a disculparse. Ojalá hubiera salido de ellos.

Andamos tocadas. Más sobre tiranos


Mayita ha dicho lo que piensa pero no ha dicho por qué lo piensa. No le he preguntado pero estoy segura de que habla por algo que le ha ocurrido a mi sobrino -su único primo-, de su misma edad, y que supimos anteayer.

Antecedentes

Es un chaval guapote, buen deportista, alto, inteligente y mal estudiante. Diagnosticado de hiperactividad y déficit de atención. Siempre a la búsqueda de amistad, una amistad que difícilmente encuentra, porque hoy día "ciertas pistas" no se pueden dar. No muestres tu sensibilidad y sobre todo no muestres tu necesidad.

Ha terminado cuarto de ESO con cuatro suspensos para septiembre. En casa no estudia, se distrae y se escaquea. Aunque pase horas mirando los libros, su cabeza está en otras historias.

Así que sus padres se han decidido este verano por una medida drástica que han querido siempre evitar: llevarlo a un buen internado para pasar las vacaciones. Los planes de estudios eran los mejores: Clases, horas de estudio, una hora de actividad física, más estudio, comidas y dormir. Prohibidos móviles, MP3, Internet y recibir o hacer llamadas telefónicas salvo urgencias. Fines de semana con la familia si van superando los exámenes de las materias pendientes... Mi hermano y mi cuñada me consultaron antes de decidirse. Teníamos dudas porque el colegio es "muy" religioso y muy caro, pero ante la falta de otras alternativas, dado que era sólo para dos meses y en vista de que los planes de estudio y trabajo eran inmejorables, hicieron el esfuerzo económico y lo matricularon.

Lo que ha pasado

Ha podido salir todos los fines de semana porque sus profesores y el director dicen que está estudiando, que su comportamiento es intachable y las notas de sobresaliente.

En los fines de semana sus padres veían que se llevaba consigo en la bolsa todas sus pertenencias. ¿Por qué te lo traes todo? Por gusto -decía él como única respuesta.

Un día traía las zapatillas deportivas llenas de mermelada por dentro. Otro día un morado en un brazo. ¿Todo bien en el colegio? Sí, todo bien.

Pero la semana pasada algo hizo que el chaval hablase con sus padres. Desde el principio ha sido -cómo no- pasto de indeseables, de muchos indeseables, chicos de entre 16 y 18 años todos ellos, que son -como él- alumnos ocasionales del colegio, chavales que algunos aprobaron el curso pero están ahí aparcados por sus familias que ni vienen a verlos ni los reciben en los fines de semana, chavales sin problemas, con problemas, con familias modélicas o desestructuradas... de todo. Y todo varones.

El chico tiene una mancha de nacimiento en una mano. Un día veinte o treinta de sus compañeros aparecieron con una mancha igual pintada con rotulador en sus manos. Se pasaron el día burlándose (de broma) unos de otros, que qué asco de eso que tienes ahí, pues anda que tú, a mí no te acerques...

Durante las noches se despiertan por turnos para ir a golpear y patear la cama de mi sobrino, impidiéndole dormir en toda la noche.

Le echan mermelada y lo que pillan dentro de sus deportivas.

Mi cuñada le compró un bote de champú, otro de gel y un dentífrico. El fin de semana siguiente ya vino pidiendo que le compraran más porque "se le había terminado". Se terminó cuando se lo reventaron todo dentro de su bolsa, llenando toda su ropa y sus libros. Cada vez que llevaba repuesto de gel y demás, acababa de la misma manera.

Al levantarse una mañana encontró su polo reglamentario empapado y lleno literalmente de mierda, después de que lo hubieran metido en un retrete sucio.

La semana pasada concluyeron su obra. Durante un recreo unos cuarenta de esos indeseables hicieron un círculo y dejaron a mi sobrino en el interior. Por turnos o varios a la vez lo fueron empujando, pateando, dándole collejas, tirones de orejas, bajándole los pantalones y burlándose de él, que me contaba que no hacía nada para no provocarlos, que se quedaba en el centro del círculo dejándose hacer lo que quisieran, sin atreverse ni a gritar ni a llorar ni a pelear. Por último decidieron ver quién le apuntaba mejor para escupirle y qué escupitajo era más gordo y más feo. Y le escupieron hasta dejarlo asqueroso.

La proeza de esos cuarenta cobardes deshuevados fue descubierta por un vigilante a la media hora de comenzar y ahí terminó todo. El vigilante tomó nota de la situación y de los nombres de los presentes.

Fue a raíz de eso cuando decidió contárselo a sus padres. Han ido al colegio y se han enterado de que la realidad es tal cual el chaval se la ha dibujado, ratificado por el propio director a quien le dijeron que iban a denunciar a los adolescentes que habían hecho eso y al mismo colegio por no haber puesto medidas. El director les dijo que al colegio no se le puede denunciar (?), y que él se iba a encargar personalmente de que eso no volviese a ocurrir.

Amenazas

Desde que ocurrió ese episodio, tres o cuatro alumnos han sido expulsados del colegio, han sido los chivos expiatorios -culpables sí, pero no los únicos- que han querido usar de ejemplo para los demás culpables. Desde entonces no lo molestan, pero él no puede concentrarse estudiando en el aula cuando a su alrededor están todas esas caras. Uno de los agresores no expulsados lo ha pillado a solas y le ha hecho saber: "Ándate con cuidado con lo que dices, porque si tengo un solo problema, el día 28 cuando todos salgamos de aquí, vas a acordarte de mí el resto de tu vida".

Así están las cosas. Sus padres quieren llevárselo ya a casa sin esperar al final. No quieren denunciar, lo único que quieren es que termine esa historia. Saben que esos niñatos -es lo más leve que se me ocurre llamarlos- seguirán con su "educación" y un día serán unos adultos tiranos con dinero y buena posición.

Me decía mi sobrino

Anteayer fuimos (las tres) a recogerlo al colegio para llevarlo al médico. Un bajón de defensas le ha producido varias cosillas a la vez. Sus padres estaban fuera ese día y me pidieron que yo lo llevara.

Nos contó con muy pocas palabras lo ocurrido. Como si no quisiera abundar más. Lo noté extrañamente maduro. Me dijo: Tita, cuéntalo en tu blog o en tu web o donde sea, pero que la gente sepa lo que está pasando. Le dije: No puedo mencionar al colegio, no puedo dar nombres. Si no hay una denuncia pueden denunciarme a mí por "difamar". Y me contestó: Entonces mejor no lo hagas.

Pero lo estoy diciendo, sin nombres, sólo los hechos puros y duros.

13 agosto 2009

La vida en una campana de Gauss II

La comparación que escribí ayer entre la vida y una campana de Gauss o curva normal vino a cuento de una película que acababa de ver, una película que para nada me dejó indiferente, pues tocaba de manera notable cuestiones que muchas veces me han dejado perpleja, como por ejemplo el hecho de que algo ocurre siempre por una concatenación de acontecimientos: "Si la chica no hubiera olvidado la chaqueta y no hubiese vuelto a casa a recogerla, habría salido dos minutos antes y habría tomado otro taxi, que no se habría encontrado con un camión atravesado, que (...) y entonces otra chica no habría sufrido un accidente".

Cuando murió la hermana de mi madre en un accidente de tráfico hace ya muchos años repasé lo que me contaron que habían hecho ella y sus hijos antes de coger el coche para volver a casa después de pasar el fin de semana en el pueblo: recoger las cosas, llenar un bolso, despedirse de la vecina... Si no se hubieran entretenido con la vecina... Si se hubiesen entretenido algo más... Y al final deduces que simplemente había llegado su hora, quizás lo quieres creer así por conformarte, porque no hay modo de saber lo que tienes que acelerar o entretener para evitar una situación indeseable.

Pero no era ése el tema central la película. Supongo que quienes leáis esto la habréis visto o habréis leído su crítica, mala o buena. Se trata de "El extraño caso de Benjamin Button", un ensayo sobre la importancia de la vida, el aprendizaje, los afectos y la muerte, pero revirtiendo el proceso normal. Al fin y al cabo lo mismo da.

Veía la película y se me dibujaba la campana de Gauss. La cumbre de la curva era común a cualquier vida, los extremos opuestos y simétricos. El anciano y el niño, caprichosos e inconscientes, faltos de conocimientos, etc. etc.

Vi a mi tía recientemente fallecida a causa del Alzheimer, que progresivamente se fue haciendo niña, que cuando Mayita tenía 5 años jugaba con ella en la calle a pilla pilla, reía, saltaba y se comportaba como ella; que desaprendió a vestirse y a veces salía a la calle en pijama, igual que lo hacía por entonces mi hija, que poco a poco olvidó palabras y que al final solamente repetía su propio nombre y apellidos como una cantinela.

La respuesta a la pregunta que hacía en el post anterior, desde mi punto de vista, es que al anciano o a la anciana no se le perdona o no se le comprende. Sus actos son risibles, criticables o punibles. Se vuelve un estorbo, termina en una residencia a donde lo van a ver de tarde en tarde las personas que rodearon su vida. Se le priva de mimos y afectos, porque "no comprende" porque "no reconoce", porque molesta. Para mí esa es la gran diferencia. No importa morir de viejo si haces el camino hacia delante, o morir de bebé si lo hicieras hacia atrás. Lo que importa es que el bebé inspira ternura y sentimientos de protección. El otro no. Y de hecho al nacer Benjamin Button viejo y feo el primer impulso de su padre fue arrojarlo al río.

Y sí, como dice Farala aludiendo a Marcela, no estaría mal ir fundando un retiro lésbico, eso sí, estableciendo un compromiso de afectos, para que un día -muy lejano- se nos perdonen los olvidos y la inconsciencia porque a nuestro lado hay personas que nos quieren y nos miman como si fuéramos bebés.

12 agosto 2009

La vida en una campana de Gauss I

No descubro nada nuevo, es sólo una reflexión sobre una trayectoria vital normal, que no se vea afectada por una grave enfermedad o por una muerte prematura.

Infancia y vejez, nacimiento y muerte: Parecen iguales. Pero ¿cuáles son las diferencias?




Naces.

Necesitas ayuda para todo. Sin ella no podrías sobrevivir.

Aprendes a caminar.

Cada día aprendes nuevas palabras y vas descubriendo el mundo.

Empiezas a tener autonomía cada vez para más cosas.

Te vuelves rebelde. No admites que nadie organice tu vida.

Eres independiente. Gozas de total autonomía en tus decisiones vitales.

Llegas al máximo de tu físico y tu mente.

Eres independiente. Gozas de autonomía en tus decisiones vitales.

Te vuelves rebelde. No admites que nadie organice tu vida.

Dejas de tener autonomía cada vez para más cosas.

Cada día olvidas nuevas palabras y muchas cosas que aprendiste.

Te cuesta caminar.

Necesitas ayuda para todo. Sin ella no podrías sobrevivir.

Mueres.

11 agosto 2009

Se llama Lluna

Acabo de enterarme -seguro que ya lo sabe todo el mundo- de que ha nacido la primera niña española que ha sido gestada en el vientre de una de sus madres con un óvulo fecundado de la otra.

Fue en diciembre del año pasado cuando legalmente se dio vía libre a la donación de óvulos entre parejas de lesbianas, aunque nunca estuvo prohibida por la Ley de Reproducción Asistida, pero claro, al no estar consentida expresamente, a más de una pareja de mujeres les denegaron la posibilidad. Recuerdo que en su día, hace ya unos cuantos años, mi entonces pareja y yo quisimos intentarlo y dimos con un médico que no puso objeciones de ningún tipo después de leerse bien la ley, pero eso sí, nos dijo que el bebé sería legalmente de la que pariese. La otra no contaba. Menos mal que las cosas han cambiado a mejor.

En fin, parece ser que hay otros diez bebés en camino por este procedimiento y me alegra muchísimo que dos mujeres puedan compartir su maternidad de una manera tan bonita.

Enhorabuena a Vero y Mónica por su pequeña Lluna, nacida el pasado día 2 de agosto.

Tiranos


Un perro ha tenido que ser rescatado por orden judicial en un municipio de Oviedo. Su dueño lo estaba sometiendo a tremendas palizas desde hacía meses y ANADEL, una asociación en defensa de los animales, ha presentado varias denuncias contra él. El zopenco no ha dejado entrar a los de SEPRONA, orden judicial en mano, y han sido los bomberos los que han tenido que descolgarse desde una terraza para rescatar al pobre chucho que se encontraba famélico y sucio encerrado en un armario de la vivienda.

Difícil de entender es toda la violencia que los humanos ejercen sobre otros humanos, pero siempre se echa mano de amargas justificaciones: celos, envidia, venganza, locura…

Pero ¿qué celos, envidia o deseos de venganza puede sentirse contra un animal, que además si algo tiene es que es agradecidamente tierno y fiel? ¿Locura tal vez? Es mucho más que eso, porque ni ése es el único caso ni lo será mientras quede un solo espécimen de nosotros sobre la tierra. Porque no podemos olvidar que hablamos de seres humanos y que la maldad perversa solamente existe en esta especie.

Quien mata o viola a un niño o a una niña, quien destroza un árbol o un bosque, quien tortura a un animal de compañía, quien maltrata o asesina a un anciano o un mendigo o a cualquier ser indefenso y confiado ni siquiera tiene una triste justificación que ofrecerle al mundo, porque no la hay. Que estaba cabreado, que pasaba por un mal momento, que se le fue la olla, que lo maltrataron de pequeño (muy recurrido esto último para justificar actos injustificables)… todo eso es mierda que nos sirven en plato fino y que a veces nos tragamos.

Dice el refrán “si quieres conocer a fulanillo dale un carguillo”, y si quieres conocer a un tirano proporciónale algo que sienta que puede dominar. Tiranos, amargados, impotentes, incultos, sociópatas que en su fuero interno creen y sienten que cada vez que ejercen su tiranía sobre alguien les crece la hombría. Dije hombría porque aunque haya mujeres que cometen actos atroces contra la naturaleza y contra seres indefensos, en número y por goleada estos actos pertenecen al género masculino.

08 agosto 2009

Rompiendo cadenas (y actualizo post - en naranja)

Inicio este post con un vídeo de una actuación en directo de Tears for Fears, cantando Woman in Chains (mujer encadenada - el videoclip original tiene desactivada la inserción). ¡Cuántas veces la escuché con los ojos cerrados! Fue antes de que se rompieran las cadenas.


Lo del vídeo no tiene nada que ver con el post. Me vino a la memoria por una serie de recuerdos encadenados que empezaron con un premio que le ha sido otorgado doblemente a este blog por Isabel y por Pena Mexicana. Éste es el premio:




Actualizo esta parte, así que este texto es un post-post (dejémoslo en un post scriptum puesto en medio del scriptum).

Esto es porque después de haber escrito los nombres de los cielotes Isabel y Pena Mexicana como dadoras de este premio, he sabido que también
Tara me lo ha dado. Y no podía dejar esto así sin mencionar a Tara, que además tiene un blog muy lindo, empezado hace muy poco y que se llama El mundo desde mis ojos. Gracias, Tara y un beso muy grande para ti.

Es uno de esos premios en cadena que recibimos con la alegría que se siente cuando alguien ha pensado en ti y ha escrito tu nombre en el envoltorio. A esa alegría Bobi la llamaría egocentrismo.

Claro, quiero recoger el premio y lucirlo. Bobi lo llamaría vanidad.

Pero por otra parte puedo considerarlo un premio inmerecido y no colgarlo. Sé que Bobi lo llamaría desprecio.

Otra cosa que puede ocurrir es que te asusten las cadenas y decidas quedarte el premio pero no redireccionarlo. Sería calificado por Bobi como egoísmo.

Pero ¿a qué hacerte mala sangre, Candela?. Lo mejor es hacer lo que en conciencia creas que debes hacer. En este caso acepto gustosa el premio, lo agradezco de corazón a Isabel y a Pena Mexicana, lo muestro orgullosa en este post, no lo cuelgo en el lateral porque no puedo cumplir los requisitos de redistribución. Lo digo sabedora de que Bobi lo llamará individualismo.

Ya, ya, de Bobi hablaré otro día.

Gracias de nuevo, Isabel (Cosas de Ciudad) y Pena Mexicana (Sin prisa. Turismo interior), por acordaros de mí.

Una vez cerrado el post, una amiga blogger me pide que conteste a las preguntas. No lo hice porque me pareció incoherente con no redistribuir el premio, pero allá voy:

A. ¿POR QUÉ TE DECIDISTE A TENER UN BLOG? Porque siempre he necesitado escribir y a cuestas con el boli y el papel a todas partes. Aquí escribo, no se me pierde y esto tiene un extra importante: vuestros blogs y vuestros comentarios. Compartir enriquece.

B. ¿CUÁNTO HACE QUE LO TIENES? El primero desde septiembre de 2005. Lo dejé cuando me sirvió para el único fin que tenía: desahogo personal. En agosto de 2008 comencé el segundo, que como no actualizaba los feeds lo volqué en éste, que es el tercero, en noviembre de 2008.

C. ¿QUÉ SENTIMIENTOS TUVISTE A TRAVÉS DEL MISMO? Lo primero la satisfacción de contar mis reflexiones por escrito, un poco harta de que me inventasen palabras e intenciones. Lo segundo -cuando comenzaron los comentarios- esa sensación agradable de que hay otras mujeres que escriben sus experiencias y reflexiones desde una óptica parecida a la mía (qué gusto da encontrar iguales) o muy distinta (reaccionar de maneras diferentes a parecidos estímulos). Todo un aprendizaje y una sensación de formar parte de una comunidad de mujeres que nunca sospeché que fuese así de grande y de increíblemente interesante.

D. ¿COSECHASTE MUCHOS AMIGOS? No creé el blog con el afán de encontrar amigos o amigas, pero a veces sin esperarlo ocurre que se crean unas emociones y unos lazos, una simpatía por otras personas, que bien podría llamarse amistad, aunque nunca me atrevo a llamarlo de ese modo en este mundo virtual (por malas experiencias previas).

E. ¿QUE ES LA AMISTAD PARA TI? Afinidad, cariño, rodaje, tiempo (mucho), confianza, confidencia, lealtad...

F. ¿QUÉ TE GUSTARÍA DECIRLE A UNA AMIGA HOY? No le diría nada, le daría un abrazo fuerte. Hoy estoy abrazona.

G. ¿QUÉ ESPERAS DE UNA AMISTAD? Que siga siéndolo hasta la muerte y más. Que si termina sea porque las distancias la vayan enfriando, pero nunca por deslealtad o traición -que es la reina de las deslealtades-.

06 agosto 2009

Esa casa abrazada por un pino


Lo que se ve en la imagen es la parte exterior de una cueva de las muchas que hay en las comarcas de Guadix y Baza, en la provincia de Granada. Las más jóvenes superan los cien años. Muchas de ellas fueron construidas por los almohades.

Si hace 30 ó 40 años vivir en una cueva significaba pertenecer a la clase más pobre, hoy día puede ser todo un lujo. Se están recuperando y rehabilitando aquellas viejas cuevas para convertirlas en segunda vivienda y en muchos casos en la primera o hay quien las compra y las restaura con fines de turismo rural.

Ayer por la tarde dimos una vuelta por la zona y vimos muchas de esas cuevas restauradas, con sus chimeneas que brotan de la montaña y sus fachadas blancas. En la calle, en esos momentos había 38º. Al atravesar hacia dentro el umbral de la puerta se siente un cambio brusco hasta los 18º, que es la temperatura media que hay en el interior de estas viviendas. Da lo mismo que sea verano que invierno, hay que dormir con mantas o edredones.

Una de aquellas cuevas, de las que están aún sin rehabilitar, me llamó la atención porque tiene un pino encima. Y como se ve en la foto tiene una gran envergadura. Sin embargo las raíces no penetran en la casa. Literalmente la envuelven y luego caen a los lados y se mantienen en la superficie de la montaña majestuosas como brazos protectores para luego penetrar definitivamente en la tierra.


La misma casa-cueva de la primera foto desde otro ángulo

Si pudiese compraría esa cueva con pino abrazado. La restauraría con su pino encima. Temo que alguien la comprará y arrancará el árbol considerándolo un peligro, cuando la verdad es que supone un armazón protector de lo más bonito que nunca he visto.


Unas casas-cueva restauradas. Casi todas tienen una parte exterior con tejado y una parte interior, mucho mayor, excavada en la montaña en forma de habitaciones y galerías.

05 agosto 2009

La piel privada



Van y prohíben las playas nudistas en Cádiz. ¿Quiénes? Pues quiénes van a ser, los de siempre. Todo por la causa, claro: 'En defensa de la familia'. Leí hoy la noticia

¡Lo que pueden unir a la familia la poliamida, el infitex, el elastán, el poliéster y el teflón!

En la cama ¿usarán todavía las sábanas esas con agujero recamado para atinar sin mirar, ver ni tocar?

Nuestra intimidad es privada, nuestra piel es pública. Ambas son libres.

Un fotógrafo entrañable

Nadie lo conocía por su nombre sino por su apodo y la última vez que lo vi fue el día de mi primera comunión. Lo recuerdo bien porque aparece en una de las fotos que no disparó él. Estaba allí de pie, con gafas oscuras, mirando hacia los niños y niñas que por turnos iban comulgando.



Era un fotógrafo de calle, no de estudio. Andaba y andaba por el pueblo, por las aldeas cercanas y los cortijos con su cámara al cuello, por ferias y verbenas. Lo llamaba la pareja de enamorados que querían una foto de su primer baile, o le daban cita para bodas y comuniones. Si era la feria del pueblo llevaba un caballito de cartón para hacerles fotos a los niños.

Hace tres años, en mi última mudanza, descubrí que había perdido prácticamente todas mis fotos de infancia, que no eran muchas, y bastantes de mis padres de niños y jóvenes. Las mejores fotos que teníamos. Muchas las hizo aquel fotógrafo. Mi madre las guardaba como oro en paño pero yo se las pedí hace años con la promesa de llevarlas a escanear (no tenía ni ordenador por entonces). Seguramente las llevé a algún sitio y olvidé recogerlas, pero he recorrido todos los estudios fotográficos que se me podían ocurrir y solamente en uno guardaban viejas fotos olvidadas. Las miré todas durante horas pero las mías no estaban. Los demás me decían que a los cinco años tiran todo el material, incluidos los negativos de las fotos que hacen.

Me preguntaba dónde estaban los fotógrafos como los de las películas, que conservan los negativos de toda su vida profesional, desde años remotos.

Mi madre está enfadada por haber perdido todas aquellas fotos familiares, irrecuperables. Yo lo estoy conmigo misma, por despistada, por descuidada, o tal vez porque en mi afán de guardar bien guardadas las cosas importantes, las habré metido quién sabe dónde.

Hace unas semanas le pregunté a mi padre qué sabía ahora de aquel antiguo fotógrafo de a pie. Me dijo que seguramente habría muerto, que hacía muchos años que no sabía nada de él y que no tenía noción de que sus hijos hubieran continuado su profesión allá en el pueblo.

Pero hoy, en mi eterno afán de localizar aquellas fotos perdidas, puse su apodo y el nombre del pueblo en Internet y lo encontré en las páginas amarillas. ¡No era posible! ¿O sí?

Llamé al número que figuraba, me contestó un hombre y le pregunté si era familia de aquel fotógrafo con tal apodo. Me dijo que sí, que era su hijo. Entonces le conté lo que querría: localizar los negativos de aquellas viejas fotos que su padre hizo a mi familia. Me dijo que su padre, año por año fue conservando absolutamente todos los negativos de las fotos que hizo. Los tienen todos y los hijos están empezando a escanearlos y clasificarlos. Su padre vive aún. Tiene 80 años. Dentro de un año esperan tenerlo todo clasificado. Y entonces que vaya y busque lo que quiera. ¡Yujuuuuu!

02 agosto 2009

Esto me pasa por contar batallitas


El otro día, cuando mis vecinos se quejaron de que la gata entraba en su terraza, me hablaban todo el rato de usted. Les pregunté si era para marcar distancias y ella me contesta: "Es que usted es mayor". Como la conversación se desarrollaba en un contexto poco amable y ambos son cincuentones con nietos, lo tomé como una patada en to los morros rabieta sin sentido y les hice vudú mental no les respondí.

Hoy a la Candela chica la han invitado a participar como coautora en un blog para contar historias de abuelos. Lo contenta que me he puesto, hasta que mam me ha advertido que no es para que cuente historias de mis abuelos, sino mis historias de abuela…

La idea del blog es estupenda, hacer participar a las personas de la tercera edad para contar sus experiencias de la infancia y juventud. En la invitación dice entre otras cosas “gracias a personas como usted, que se atreven a utilizar los nuevos recursos, éstos que utilizan lo más jóvenes”…

He ido corriendo a poner visible el perfil de Candela chica, que no lo estaba.

A tono con lo que escribía Dintel, voy a recoger el alma del suelo. Luego vuelvo.