14 agosto 2009

Gracias

Os agradezco a todas los comentarios al anterior post. Ya deja el colegio mañana y creo que es lo mejor para él.

El día que lo acompañamos al médico, durante las tres horas que estuvo fuera del colegio, otro de aquellos bichos abrió su bolsa, le pintorreó unas fotos, le quitó un libro y garabateó cosas en sus papeles. Cuando mi sobrino se lo contó al director al otro lo expulsaron del colegio. Después no ha habido más incidentes, pero él ha pedido volver ya a casa y acabar de estudiar a solas lo que le queda.

Cosas como ésta las había leído en las noticias pero ni las había presenciado en mi trabajo ni le habían ocurrido a nadie cercano. Lo más cercano que he visto ha sido a menor escala, como la pandilla de tres o cuatro que la toman contra uno o una. Pero ¿tantos? Los cabecillas, que son los que tienen las ideas; los colaboradores -tontos- que les bailan el agua para sentirse importantes; los animadores, que no agreden pero aplauden, y los testigos mudos que observan y callan. Quizás estos últimos sean los más numerosos, pero a una persona acosada son los que más sentimientos de impotencia le crean. Están y no hablan, ni animan ni defienden. No se definen.

Siempre ha habido peleas de niños en las escuelas. Lo normal es de uno a uno. El varios contra uno ha sido siempre considerado de cobardes. Ahora parece ser que no. Creo que muchas cosas han cambiado y pienso que la clave está en la familia. Ahí está el problema y debería estar la solución. No en leyes más punitivas, ni en que se rebaje la edad penal, no.

Olvidé decir que los que no han sido expulsados, uno a uno y en público, han pedido disculpas por lo que hicieron o por lo que dejaron de hacer y que se sienten muy avergonzados de ello. Me imagino que los obligaron a disculparse. Ojalá hubiera salido de ellos.

15 comentarios:

  1. Yo le mando un abrazo muy fuerte. Los discursos mejor los dejo para otro día, que no me apetece dedicar energías a una pandilla de terroristas de mierda.

    ResponderEliminar
  2. en este tipo de casos, nunca es un cabrón que actúa sólo, son demasiado cobardes para eso, construyen sus identidades en grupo, desde la cobardía que da el sentirse respaldado. De todas formas, sigo indignada con ese colegio, si supiera el nombre, creo que hasta lo denunciaría yo. Pero claro, lo de EPC se venía venir, ya se ve el tipo de educación que quieren en sus zonas.

    ResponderEliminar
  3. Que espanto de sociedad estamos formando, el caso Jokin fue el extremo de acoso escolar. Desgraciadamente a tu sobrino este verano no le será posible olvidarlo, afortunadamente su entorno familiar le apoya emocionalmente y le comprende, pero ha tenido que pasar por una experiencia que su huella habrá dejado.
    De todas formas por qué no se puede denunciar al colegio, eso no lo entiendo, que sea complejo seguro, pero qué educación imparten cuando consienten que un grupo numeroso acosen a uno solo de sus alumnos, totalmente indefenso ante semejantes energúmenos.
    Primó para la dirección de un centro escolar la facturación, antes que su función primera, la adecuada convivencia basada en el respeto entre sus alumnos. Me lo pregunto. Que asco de colegio que lo permite.

    ResponderEliminar
  4. Siento mucho lo ocurrido, nadie debería tener que vivir algo así.

    ResponderEliminar
  5. ¡como me alegro de que deje el colegio!

    se que él en su angustia piensa que ojalá estuviera del lado de los otros, menos mal que no...

    y se que estareis deseando pasar página, y yo soy la primera que se me hace un mundo denunciar cualquier cosa, pero creo que (hasta por el chaval y su educación) (de hecho, el te pidio que lo denunciaras en tu blog) (la niña lo ha escrito en el suyo) sería importante denunciar: si no, les estamos diciendo a nuestros hijos que eso "son cosas que pasan", que "es normal". Y no lo es.
    un beso enorme a las tres, para que se lo paseis a tu sobrino
    pero claro, hay que meterse en lios legales y eso es un horror. as

    ResponderEliminar
  6. No pude leer el post anterior ( con este nuevo diseño no te permite leer los anteriores o yo soy muy torpe, prefería el diseño anterior que podías bajar y leer los anteriores) pero por lo qu dices entendí que hablabas de acoso escolar.. ay anoche soñé ya con la vuelta al cole.....una pesadilla ponía partes a diestro y siniestro, nadie me hacía caso, .. me imagino que temo la vuelta... tú sabes de eso.. un saludo

    ResponderEliminar
  7. Cuando te pasa algo denunciable, lo que quieres es pasar página, que te arropen los tuyos y olvidar, no remover la mierda y rogar que no vuelva a pasar...
    Sé que es difícil hacerlo y aconsejar es muy fácil.
    Pero creo que la única manera de avanzar en algo, de contribuir con un granito de arena a que estas cosas no se repitan es la denuncia.

    ResponderEliminar
  8. Candela me alegro que ya esté en casa y haya dejado ese colegio....
    La clave está en la familia, como tu dices, pero también es verdad que mucha culpa la tienen ciertos centros educativos, y más si son privados. Lo digo porque yo donde más barbaridades he escuchado de temas de éstos son en centros privados que va el papá con la pasta, y todo se tapa.. no se.... es complicado saber quien tiene toda la responsabilidad, pero lo que si que es verdad es que uno confía a su hijo a un Centro donde se pasa más tiempo que en casa...

    Lo importante es que ya está con vosotros, y ojalá no sigan pasando cosas como ésta.

    Un beso muy fuerte!

    ResponderEliminar
  9. Menos mal que ya no tendrá que volver a ese colegio tan "EDUCATIVO".

    Espero que pronto se le pase todo y siga siendo el primo tan cariñoso y bueno que es.

    Gracias, a todas, por los ánimos que le dais a mi primo.

    Besos, mami.

    ResponderEliminar
  10. A todas:
    Largo de contar. Acabo de hablar con mi hermano. El niño ha decidido quedarse hasta final de agosto. Parece que son muchos los que han sido expulsados. A mi sobrino le han dado habitación individual con llave junto a la de los profesores. Sólo uno de los implicados es alumno habitual del centro, los demás ocasionales incluso procedentes de centros de menores.Al que es alumno real del centro lo han llevado a un despacho en donde estaban mi hermano, mi cuñada y el director. Sus padres (los del tipo ese) han sido informados de lo ocurrido y se les ha puesto en conocimiento que ha cometido un delito y es posible que sea denunciado, como los otros cabecillas. El menor en cuestión, en solitario, es un mierda y un cagao(como era de esperar).

    Es mucho más largo de contar, pero he hablado con los tres y están contentos de cómo han ido las cosas, de cómo ha reaccionado la dirección del centro, de los contactos demostrados entre ésta y las familias de los perlas, de las medidas tomadas para proteger al niño y para castigar a los agresores.En especial de esa reunión en la que el moco ese se ha sentido humillado (yo lo habría mandado a la puta calle junto a los otros).

    Con respecto a lo que hablabais de denunciar sólo una vez tuve que hacerlo en la vida. No digo que me arrepienta, pero es un calvario que dura años y se incrusta en la propia vida como un gen más. De todos modos no sé lo que harán ellos. En cuestión de denuncias -y sobre todo a menores-, al final se tiene la sensación de siempre ganan, se crecen y aprenden a ser más cabrones todavía... No sé.

    ResponderEliminar
  11. Candela, guapa, ya sabes que me alegro. Qué injusto todo, pero que bien que vaya a favor, q se vea algo de justicia.

    besos

    ResponderEliminar
  12. Está claro Candela que lo más importante es tu sobrino. Que se sienta bien, que se olvide de lo ocurrido... si él ha decidido que quiere volver.... supongo que es importante respetar su decisión.

    Espero y os deseo que termine el mes contento, y que este episodio que ha tenido que vivir, se le olvide.

    El Centro.. en fin... pienso que el haber estado en la inopia mientras ocurria todo eso en su recinto, no dice mucho a su favor.

    Un beso fuerte y me alegro que todo vaya arreglándose.

    ResponderEliminar
  13. Estoy segura de que habréis hecho lo más conveniente.
    El chaval es muy valiente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, son sus padres los que deciden, yo sólo me he enfurecido y lo he contado (lo que sé). Bueno, y también me ha dolido. Se me ha exacerbado la ternura y la mala leche, la verdad.

    ResponderEliminar
  15. De todas formas, una buena lección: tiene claro cómo no quiere ser. De lo vivido no se puede volver atrás.

    ResponderEliminar