05 agosto 2009

La piel privada



Van y prohíben las playas nudistas en Cádiz. ¿Quiénes? Pues quiénes van a ser, los de siempre. Todo por la causa, claro: 'En defensa de la familia'. Leí hoy la noticia

¡Lo que pueden unir a la familia la poliamida, el infitex, el elastán, el poliéster y el teflón!

En la cama ¿usarán todavía las sábanas esas con agujero recamado para atinar sin mirar, ver ni tocar?

Nuestra intimidad es privada, nuestra piel es pública. Ambas son libres.

19 comentarios:

  1. Pues aquí te diré en un municipio, Telde, un concejal del PP intentó prohibir el top less y tuvieron que retirar la propuesta rapiditos por carcas que hasta su gente se le tiró encima... Aquí en el sur son todas nudistas y muy gays.. saludos

    ResponderEliminar
  2. pues a la alcaldesa le recetaría yo un bañito en topless, que yo lo hice después de los cuarenta y me arrepentí de no hacerlo antes, vaya experiencia liberadora tu...

    ResponderEliminar
  3. Ýo creo que es que ya no saben que prohibir.. que ahora les da por eso.... Tendríamos que decir bien alto PROHIBIDO PROHIBIR que ya está bien.. pues señor o señora usted no vaya a ver pinganillos si no le gusta, pero deje que la gente haga lo que quiera!!!!

    Debe ser el sol que derrite los "cerebelos".

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  4. yo chicas no lo puedo entender nosotras siempre vamos a las playas nudistas y nos gusta aunque muchas veces tienes al pesado de turno al lado mirandote, pero lo que mas me gusto es hace dos años fuimos a una calita donde para llegar dejabas el coche y bajabas un microbus o andando abajo habia gente tanto desnuda como vestida y todos conviviamos tanto en hamacas com en la arena, y disfrutamos mucho porque realmente es como deberia ser cada uno que fuera como quisiera sin molestar al vecino, besos.

    ResponderEliminar
  5. Es el colmo, vamos para atrás como los cangrejos. Yo me he bañado en las calitas de Cadiz en bolas hace muchos años (eso si, de noche, que de dia no se podía), pero no lo entiendo de verdad, no perjudica a nadie que dejen alguna cala para nudistas, pero en fin, insisto que vamos hacia atrás. Un beso

    ResponderEliminar
  6. siempre lo mismo, porque no tratamos de defender la libertad a ver que resulta?

    ResponderEliminar
  7. Yo he veraneado muchos años en Menorca, isla de la que me confieso enamorada, y una de las cosas que más me gusta, es que no hay playas nudistas y playas no nudistas, sino que en todas (o la mayoría) convive todo el mundo, vestido o no, según le dé la gana. Como debería ser en todas partes!

    ResponderEliminar
  8. La oí por la TV, esta noticia. En fin, que te hagas a la idea de que suele estar todo prohibido. Eso es España.

    ResponderEliminar
  9. preciosísima la última frase de tu post! la suscribo enterita, jajaja

    Abracitos salinos, libres y desnudos

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué miedo nos da la libertad ajena!
    (cuanto más la propia)

    ResponderEliminar
  11. maaaaadremia, estos de la famlia, que mal dan!!!!
    si en cadiz va en pelotas todo el mundo, anda qeu no van a tener trabajo... jajajajajaja

    ResponderEliminar
  12. Qué aburrimiento con el prohibir... Menos mal que vivimos "en libertad"...

    ResponderEliminar
  13. Pues sí, cada vez nos prohíben más cosas por la SALUD, por la FAMILIA, por la INTEGRIDAD... mientras que se miran demasiado de soslayo cosas mucho más importantes como el respeto a nuestra casa grande, que es la Tierra y su contenido. O como el respeto a la libertad de amar.

    ¡Tanto prohibir, joder!

    ResponderEliminar
  14. Bueno, a mí hay cosas que me parece bien que no estén permitidas (llamémosle "prhibidas"). Me parece muy bien que se prohíba hacer ruido en las horas en las que la gente se supone que está durmiendo, por ejemplo (aunque luego algunos se pasen la orden por el forro de los cataplines), como me parece muy bien que haya ordenanzas contra las motos de mierda que no te dejan descansar o las obras en días en los que no se puede hacer obras. Una cosa es prohibir de forma estúpida porque algo ofende tu sensibilidad (pues ajo y agua) y otra es regular. En este caso, nos encontramos ante el primer caso. En otros, qué queréis que os diga, "libertad" no es sinónimo de "pues yo voy a hacer lo que me salga de los cojones". Que ya lo decía Aristóteles, y somos un ser social.

    ResponderEliminar
  15. Perdón: "y otra es regular la convivencia entre las personas". No hago más que leer opiniones de gente escandalizada porque ahora "todo está prohibido en España". Pues no, lamentablemente no todo lo que debería estar prohibido lo está. Se sigue siendo excesivamente permisivo con temas como el ruido (que ni las propias administraciones respetan, muchos menos los motoristas desaprensivos y los conductores en general), etc. etc. Cuando a los españoles no les sale del forro de los mismísimos obedecer unas mínimas reglas de convivencia, lamentablemente la prohibición y el multazo es la única forma de convencerles de que hay cosas que no, no se pueden hacer.

    Y esto no tiene nada que ver con Teófila y sus amiguitos.

    ResponderEliminar
  16. Eso que dices también es cierto: el tema de regular la convivencia y el respeto a otras personas. No debería ser necesario regularlo por leyes. La sociedad que más leyes y reglas tiene no es la más respetuosa ni la más civilizada, más bien un exceso de reglamentación apunta a sociedades que olvidan lo básico en la convivencia.

    Y luego, la palabra prohibir genera un instinto de transgresión. No es lo mismo un cartel que diga: "Por favor, tira los papeles a la papelera" que "Prohibido tirar los papeles al suelo". En el segundo cartel se apunta a la POSIBILIDAD de tirarlos al suelo.

    Pero es que ahora se prohíben demasiadas cosas que son incluso personales, privadas, que no molestan ni maleducan a nadie. Prohibiciones que "te protegen de ti".

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué hartazgo con las prohibiciones!
    Por cierto, en cuanto a la defensa de la familia, qué cansada me tienen - como si la "sagrada institución" estuviera siempre en peligro.
    Los nórdicos generalmente, van en bolas todo el verano, pero sólo en familia o con los amigos más íntimos. No se desnudan en las playas públicas.
    Siempre me pareció curiosa la diferencia - los latinos tendemos a despelotarnos en sitios anónimos, donde no nos conocen,, más que en la casa de veraneo con nuestros suegros, padres, etc.

    ResponderEliminar