12 agosto 2009

La vida en una campana de Gauss I

No descubro nada nuevo, es sólo una reflexión sobre una trayectoria vital normal, que no se vea afectada por una grave enfermedad o por una muerte prematura.

Infancia y vejez, nacimiento y muerte: Parecen iguales. Pero ¿cuáles son las diferencias?




Naces.

Necesitas ayuda para todo. Sin ella no podrías sobrevivir.

Aprendes a caminar.

Cada día aprendes nuevas palabras y vas descubriendo el mundo.

Empiezas a tener autonomía cada vez para más cosas.

Te vuelves rebelde. No admites que nadie organice tu vida.

Eres independiente. Gozas de total autonomía en tus decisiones vitales.

Llegas al máximo de tu físico y tu mente.

Eres independiente. Gozas de autonomía en tus decisiones vitales.

Te vuelves rebelde. No admites que nadie organice tu vida.

Dejas de tener autonomía cada vez para más cosas.

Cada día olvidas nuevas palabras y muchas cosas que aprendiste.

Te cuesta caminar.

Necesitas ayuda para todo. Sin ella no podrías sobrevivir.

Mueres.

12 comentarios:

  1. Buff!! qué bajón más tonto me ha "dao"....

    ResponderEliminar
  2. esto... ¿podríamos ahorrarnos las verdades apabullantes por lo menos hasta la semana próxima? jajaja

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡No, no, Alma Máter!!! No lo pensé par provocar bajones, sino porque pensaba en las personas mayores y en lo poco que hoy día se las cuida y mima. Creo -ahora por lo menos- que si un día he de cuidar a mi padre o mi madre, lo haré como si fueran bebés.

    ResponderEliminar
  4. jeje, Pena Mexicana. Solapamos nuestros comentarios. No lo hice ni lo siento de manera negativa, sólo es una reflexión que intento ejercer de forma positiva.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Oye, guapita...¿Tú no estabas escribiendo un libro?
    Besitosssss

    ResponderEliminar
  6. Ya he pasado el máximo de la curva de Gauss, creo que me voy a por un mojito.

    ResponderEliminar
  7. Y ande ando??? me da que voy bajando (sin recochineo eh?) al menos no estoy en la fase rebelde jejejjeje.

    ResponderEliminar
  8. Pepa: ya voyyyyyyy! jo

    Dintel: Por empatía... prepárame uno, please!!

    mam: Yo te veo subiendo, pero claro, no me hagas mucho caso que yo voy bajando como Dintel.

    Mirando los modelos creo que soy del tipo morado: maduración temprada y por lo tanto caída temprana (pero lenta, jajaja).

    ResponderEliminar
  9. yo voto por seguir siempre hacia arriba y cuando empiece a bajar estar con mis amigas del alma, con todas las mujeres que sé que me cuidarán igual que yo las cuidaré a ellas y cuando ya no pueda valerme por mí misma, que pueda hacer algo para no morir humillada.

    ResponderEliminar
  10. Has escrito de forma genial, algo que yo pienso desde que trabajo con personas mayores.
    Yo lo veo con mucho cariño, y no me da bajon en absoluto.

    Estoy contigo, cuando son mayores de alguna manera vuelven a ser niños, y como a tales hay que cuidarlos y mimarlos.

    Bravo! POst genial

    Besos

    ResponderEliminar
  11. yo estoy por anunciar desde ya los planes de marcela de crear un retiro lesbico que nos mole a todas: por lo menos podremos poner la l-word en el comedor y no los bodrios que ven los ancianos heterosexuales

    ResponderEliminar