21 agosto 2009

Leer y escribir como gimnasia pasiva

Este agosto está resultando un mes duro de trabajo y a la vuelta de la esquina están:

-Media hora diaria más de clases. Hace ¿cuánto? ¿30, 35 años que se extendió la jornada intensiva? Pues ese tiempo llevamos con el cuerpo acostumbrado a clases de 55 minutos, para rebañar la media horita del recreo. Ahora -como los maestros y profes trabajan poco y tal- volvemos a las clases de 60 minutos.

-7 días más de clase en el curso. Por los mismos loables motivos por los que se aumenta la duración de las clases.

Apenas leo. Los libros que voy comprando se apilan -medio leidos o picoteados- sobre mi mesita de noche en orden cronológico de compra. Me he dado cuenta de que son libros cuya lectura me exige una energía que no poseo. Pero necesito leer, como quien necesita mover los músculos a diario. Es tal vez que ahora sólo me puedo permitir la gimnasia pasiva.



En tiempos así necesito lectura que me lleve a mí y no yo a ella. Esa lectura que sientes que te engancha como un anzuelo que no duele y te transporta por el aire a donde te quiera llevar y tú te dejas.

En los recesos nocturnos del trabajo -cada dos o tres horas- escribir intrascendencias me aligera más que leer libros complejos, como si estuviese arrojando lastre (lastre intrascendente será pues) o como si me tomase unas cortas vacaciones fuera de mi estudio, en otro lugar o en otro tiempo.

6 comentarios:

  1. Hay momentos en que tus neuronas están tan concentradas en algo que todo esfuerzo intelectual extra tiene que ser mínimo, las lecturas y las pelis tienen que ser facilitas y ligeras, que no te introduzcan variables. Como tú dices, que te arrastren sin dolor y te transporten flotando.

    ResponderEliminar
  2. No se puede estar en todo y para todo, siempre hay algo que no podemos hacer y simplemente lo mejor es apartarlo hasta nueva ocasión donde se disfrutará por partida doble.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡es que no es sano que te hayas reservado agosto para trabajar!!

    deberías salir a dar paseos (claro que con esta caló...) para orear la mente (los paseos que te das por tu pasado y que cuenlgas en el cenicero de candela tb me encantan....)

    ResponderEliminar
  4. Gracias, chicas. Igual que le pasa a mi Mayita, me encanta que me escribais :)

    farala, lo que pasa es que tengo dos contratos firmados. Para noviembre he de haber terminado un libro y para febrero otro. Si no aprovecho ahora que estoy de vacaciones lo voy a tener crudísimo para llegar a la meta cuando empiecen las clases, los madrugones y todo eso que para qué te lo voy a contar a ti.

    Un puñao de besos

    ResponderEliminar
  5. HOla. Gracias por decirme si la fotografía que usaron en el articulo (persona leyendo con elementos que van al aire) está protegida por derechos de autor y en caso de ser así, por favor informarme con quién puedo hablar para hacer con ella la imagen de un seminario sobre lectura y escritura.
    Muchas gracias por sus reflexiones y ayuda.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Mónica. No sé si la imagen tiene derechos de autor (espero que no), es una de esas imágenes que encontré en Internet y en varios sitios, pero en ninguno ponía que estuviese protegida ni tampoco su origen.

    ResponderEliminar