23 agosto 2009

Reflexiones insustanciales de agosto: Morir con las bragas puestas

Cualquiera con una experiencia chatera como la mía, habría tirado la toalla en dos sesiones. Pero, cabezota de mí, los intentos frustrados de encontrar a una chica fantástica en un chat, lejos de hacerme desistir casi me obsesionaron con encontrar la aguja en el pajar.

A partir de la hora bruja, con la niña ya durmiendo, me dedicaba a otras cosas en el ordenador mientras dejaba el chat en segundo plano. De vez en cuando daba un vistazo y ya había un buen puñado de Holas, en rosa, en azul, en cursiva, en negrita. Tenía que ser un hola que me diera “punto”. Y llegó: ¡Siiiiiiiiii! No tenía nada de particular, pero presentía que ése era MI HOLA.

Empecé a hablar con ella. Ningún test, lo que ya era un buen comienzo. Después de media hora sin saber con quién estaba hablando ni tener ningún deseo de saberlo y sin parar de intercambiar líneas de palabras con sentido (ese sentido sinsentido que te hace brotar de dentro una especie de música como de lluvia de estrellas), decidí que esa noche merecía ser LA del chupito de ron (una vez al mes o cada dos me regalo un chupito de Havana Club sin nada).

Le pedí un minuto para ir a beber (no le conté lo del ron por si era abstemia, que la cosa pintaba bien como para causarle la más mínima decepción). ¡Qué lejano me pareció el salón! En lugar del Havana encontré un ron miel sin abrir que me habían regalado unos días antes y me dije “hoy cambio a dulce”. Volví corriendo con la botella y se me había olvidado el vasito. “Bah, a gañote, calculo un chupito a sorbos y listo”.

Mucho tiempo después, o yo qué sé cuánto, envueltas en nuestras palabras, sorbito a sorbito (ni me daba cuenta de que estaba bebiendo), entramos en otra dimensión. Por lo menos yo. Una dimensión placentera y sensual que de buenas a primera se transformó en unas imparables ganas de vomitar. Diossssssssssssssssss, miré la botella y estaba por la mitad.

No me despedí de la desconocida, porque a ver quién tenía cuerpo para despedidas. Apagué el ordenador a las bravas con el botón y me fui corriendo a la terraza a que me diera el aire, pero qué aire ni que . Sin hábito de beber y con media botella de ron dulce en el estómago, lo que me estaba es muriendo a cachos.

Bajé las escaleras, como pude, hasta el baño. “Una ducha fría. Eso me sentará bien”. Sentía el agua fría en mi cabeza pero no me mejoré ni un poquito siquiera. De pronto me acordé de una vieja noticia “A Carmina Ordóñez la encuentran muerta y desnuda en la bañera”. “¡Ah no, muerta vale, desnuda también, pero las dos cosas a la vez ni hablar... y encima borracha!”. Salí de la bañera dando trompicones y, sin secarme, fui a la mesita de noche a buscar unas bragas. Mojada y con bragas me tendí en la cama a morirme decente. ¡Morir vale, pero con las bragas puestas! Me desperté a la mañana siguiente resacosa pero viva.

De la chica fantástica nunca más se supo. No me acordaba de su nick.

19 comentarios:

  1. Vamos, que lo tuyo y los chat es de juzgado de guardia.

    ResponderEliminar
  2. jajajjaja... casi me muero de la risa!!!Lo de las bragas es impagable! Antes muerta que sencilla...jajjajajaj

    ResponderEliminar
  3. jejeje... pero Candela! con lo bien que se duerme desnudita (y sobria) jajaja

    ResponderEliminar
  4. en la cama, desnuda, mojada, sin bragas, y borracha... anda que si te ve la otra chatera, jajaja.

    me gusta leerte.

    ResponderEliminar
  5. Jajajajajaja.... te imaginaba... jajajajajajjaja.... esto del chat incita a la bebida y perversión..... ¡qué bueno!!! y para colmo la pierdes la pista....
    La próxima vez (si es que la hay) a base de Nestea que es muy sano...

    Un besote!

    ResponderEliminar
  6. JAJAJAJAJA, qué bueno, qué imagen, maja, como para haber tenido webcam, ajjajajajaaaa.

    ResponderEliminar
  7. Alson, es que como se me meta algo en la cabeza soy una agonías. Pero definitivamente el chat no fue lo mío.

    Maikix, acabo de cambiarle el título al post, jajajaja, me gustó más "morir con las bragas puestas".

    Lena, ahí está la cosa, que yo duermo siempre desnudita y sobria, pero para morirme que me pongan las bragas!!

    lebasi, fíjate yo que le oculté que me iba a tomar un chupito para que no se escandalizara...

    alma máter, dudo muuuucho que haya otra ocasión futura. A mí los vicios me dan a rachas, el del chat no llegó a un mes. Quitando que al final (sobria) hallé nada más y nada menos que a mi Pepa, los chats son por lo general un aburrimiento.

    ResponderEliminar
  8. Marcela, te has cruzado en mi camino y no te he visto jajajaja. Menos mal, menos mal que no habíamos llegado al momento de la webcam!!!

    ResponderEliminar
  9. Mucho mejor este título... dónde vas a parar...!
    El post me ha hecho recordar una vez, el primer año que daba clases, en Igualada, al finalizar el curso un compañero se ofreció a acompañarme a Barcelona (yo no tenía coche entonces). A medio camino paramos a tomar algo (me invitó a cava), yo no estaba acostumbrada a beber mucho, por no decir nada. Al cabo de no sé cuántas copas me fui al lavabo sintiéndome mal... Tenía la regla, me entró vomitera, descomposición... Se ve que tardaba mucho y vino a buscarme al lavabo por si me pasaba algo... me encontró allí con el támpax, los pantalones y las bragas abajo, vomitando... ahí SÍ que me moría de verdad... de vergüenza... La verdad es que se portó como un caballero e hizo como si no viera nada.

    ResponderEliminar
  10. jajajajaja maikix, qué pinta, pobrecita jajajajajajaja. No sé lo que es peor, que te pille sola o que haya alguien para echar una mano o llevarte al hospital. Lo que yo agradecí ese día haber estado sola (con la niña dormida, que es lo mismo).

    ResponderEliminar
  11. juas juas juas

    Al menos con bragas jejjejejeje di que sí,una muerte más decente, pero que mucho más.

    me parto, me parto....

    ResponderEliminar
  12. Lo tuyo con el chat es como para una película, menos mal que con final feliz, espero que nos cuentas también cuando coniciste a tu Pepa. A mi me encantan las historias acerca de cómo se conocen las parejas. Puro interés antropológico...

    ResponderEliminar
  13. Ah, Candela, bien me he reído con la historia... imaginándote piripi con media botella de ron-miel. Me hago cargo también del desconcierto de tu interlocutora que no habrá entendido nada de lo que ha pasado y que se queda hablando sola sin remedio... Definitivamente no creo que fuera tu 'hola' Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Joder , para una buena que encuentras...
    Me hizo reir mucho el relato, muy bueno!

    ResponderEliminar
  15. Jajaja... pa' morirse de risa (el toque Carmina Ordóñez, lo más...).

    Me ha encantao!

    ResponderEliminar
  16. Me has hecho reír, de verdad.
    Quien busca, encuentra: Eso dijo, creo, San Mateo, un día de esos que tuvo luminoso.
    La verdad es que de los profetas me fío poco, pero en este caso debo reconocer que llevaba razón; ahora bien, a veces de tanto buscar uno termina viendo bonito lo que no es. Sé que ese no debió ser tu caso, que por algo liquidaste media botella de ron.
    Te cuento todo esto porque a mí me pasó lo mismo, aunque con orujo blanco y una fuerte amistad que hoy sigue en forma de viajes y largos correos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. ¡Ay, Candela, ay, Candela! Qué risa, por Dios, con esas conversaciones chateras que me había perdido en su día y que he recuperado en esta lectura.
    Tal que lo mismo me pregunté yo, allá por el año 2005, cuando dejé, definitivamente, el mundo del chat, después de haber pasado por una crisis profunda que me alejó de él del 2003 al mismísimo 2005: ¿Dónde está la gente "normal"? Porque, vamos, si estaba yo (siempre en segundo plano, el chat), que soy de lo más normaluca, por qué no podía encontrarme a alguien similar, o parecida. Pues no. De lo cual deduje que yo no era tan normaluca como me lo parecía, ya que me encontraba con emejantes especímenes, y me quité, del chat. Fue cuando abrí mi blog. Que no ligaré gracias a él pero por lo menos me paso unos ratucos bien agradables y conozco gente muy, pero que muy interesante a la par que agradable, cariñosa, divertida, culta, educada y normal. Tan normal como yo.

    ResponderEliminar
  18. Lo que he llegado a reirme¡¡ Por favor... que muerta tan limpia y "aseá" ibas a ser y con bragas, no faltaba más...

    Besotes

    ResponderEliminar
  19. jajajaaaaaaaaaa, lo lei de prisa y corriendo el otro día y he vueltoo a leermelo para reirme otra vez, jajajajaaaaaaaaaaaa

    qué bueno que acabaste bailando un waltz :)

    ResponderEliminar