31 agosto 2009

Pelota roja



Era tu único bien
Rojo brillante
Ropa prestada
Se notaba…
Pelo de trasquilón.
Mirada asustada.

Niño casi sin palabras
Necesito atinar
Te descubro en la mirada
Intento interpretarte
En tus recelos y desasosiegos
Tenemos que lograrlo

Niño
Mi niño casi crecido
Cachivaches te doy
Coche, tren, bicicleta
Rompecabezas, avión

Si lo sé, qué tonta soy

Colores y papel.
Ceras, tizas, lapiceros, rotuladores…
En el suelo

Desparramados
Muchos
Y muy grandes

Entonces…
Ya…
Sí…
Supiste expresarlo
Casi sin palabras…
Salieron todas tus palabras.


Escrito por Gata

Nadie sabe que cambio tras cambio, cajón tras cajón, entre las pocas cosas que salvó para la memoria, guarda algunos dibujos infantiles, algunos cómics, algunas fotos en sepia, algunas viejas poesías... Cosas viejas, viejos recuerdos que 'a nadie importan sino a ella'.

Nadie sabe que ella escribía poesías, porque 'no sé expresarme'. Sin embargo hoy empezó a leerme Pelota roja y no pudo terminar. Su voz de aguardiente de lágrima hacía ininteligibles sus palabras y a mí se me erizó el vello al oírla.

Llegó roto a su vida, con una pelota roja y unas ropas prestadas. Su niño, ahora un hombre, que aprendió a expresarse dibujando.

Me lo ha regalado y quiero leerle a quien me escuche esas palabras suyas de entonces, de madre reciente de un niño que antes no fue suyo, que no había sido de nadie sino de la calle y el viento. Sus palabras de miedo y esperanza.

Qué pena no poder escribir también su voz al leérmelo.

Gracias, gata, por dejarme contarlo.

10 comentarios:

  1. :-) Yo me he imaginado una voz grave y tierna.

    ResponderEliminar
  2. Precioso, ¡qué ternura! vaya suerte de los dos :)

    ResponderEliminar
  3. Se puede percibir tu gran sensibilidad a través de este maravilloso post. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Es muy bonito, emociona.

    He sentido a Gata leyéndolo. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Precioso, Candela. Juro que consigues transmitir la voz de Gata.

    ResponderEliminar
  6. Todo lo contario, gracias a ti, por publicarlo y por saberlo explicar tan bien, seguro que nunca hubiera visto la luz este momento tan íntimo.

    Muaksssssssss¡¡

    ResponderEliminar