13 septiembre 2009

Casarse


La parejas se enamoran, pasan un noviazgo más corto o más largo, preparan su boda, se casan, preparan su divorcio y se divorcian.

Dintel contaba hoy una escena que me ha hecho recordar otras parecidas. En concreto una de dos chicas, celebrada con toda clase de lujo y boato, un dineral el que invirtieron en el "unidas para siempre" y en el viaje de luna de miel. Después de la luna de miel siguieron como antes, cada una en su casa, cada una con sus ligues hasta el divorcio.

Historias así me decepcionan. Hablar de amor para siempre es casi una utopía. El "casi" es porque tengo constancia de parejas que sí se quieren, respetan y desean durante toda una vida. Ya pocas veces nos atrevemos a creer que nuestra pareja será para siempre. Hemos vivido en carne propia que muchas veces un amor que se intuía inquebrantable se enfría pasado un tiempo por una u otra parte o por las dos. Aún así lo que se intuye para siempre suele durar más que lo que ya a priori intuimos como un "mientras dure". Ese "mientras dure" suena ya a preparativos de divorcio.

Este fin de semana se han casado Hester y su chica. No conozco de ellas más de lo que está escrito en La letra escarlata, pero tiene muy buena pinta: Hester escribe y siente el "para siempre". Nos habla de una celebración sencilla y entrañable. Las bodas con limusinas, caballos blancos y otras explosiones de lujo me hacen arrugar la nariz. Historias como la que cuenta Hester me animan y sueño con que pasen los años y sigan sintiendo lo mismo, porque mi escepticismo ya a día de hoy necesita ver para creer.

Siempre dije que yo, con casarme aquella vez, ya había cumplido con el matrimonio. Si separarse es duro aunque seas tú quien tomó la decisión, es más soportable cuando te evitas los trámites y firmas de un divorcio. Además esas bodas colosales que celebran parejas del "mientras dure" me suenan a jugar a casitas. Se implica a muchísima gente para que presencie tanto alarde de amor, para que poco después sean testigos también de un vacío que ya estaba ahí antes de casarse. Es como que se siente tan débil en el concepto de pareja que de cara a la galería hace falta emperifollarlo de efectos especiales.

Es curioso pensar que con este preámbulo mi chica y yo estemos preparando nuestra boda. Mi edad -creo que la edad influye- piensa y siente el "para siempre", si es con ella. Con ella es posible, porque no se la puede dejar de querer. Ella, mucho más joven, cree más en el "mientras dure", aunque nos imagina abueletas que aún caminan de la mano.

Será cuando estos dos libros estén terminados, quizás para la próxima primavera. Queremos una celebración sencilla y tranquila, con las personas indispensables, las que estuvieron a nuestro lado desde siempre o desde casi siempre. Espero que dure un múltiplo de 7 tan largo como lo que me quede de vida. (Será por puro azar, pero mis relaciones siempre han durado un múltiplo de 7 años).

P.D.: Detesto asistir a los rituales y festejos de bodas, propias y ajenas. Por mi parte podría quedarse en un acto íntimo (de 2). Sólo he ido en mi vida a las bodas estrictamente insoslayables. En la última a la que asistí como invitada, la entrada al teatro me costó 2.000 euros, sin hablar de lo que me costó la salida. Del hecho en sí de casarse, veámoslo como una cierta ventaja social y en nuestro caso además como un acto reivindicativo.

16 comentarios:

  1. Yo soy testigo de vuestro amor y presiento que llegareis a ser abuelas y aún ireis cogidas de las manos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué hago? ¿Me como a besos a esta Mayita de mi alma?

    ResponderEliminar
  3. Después del comentario de vuestra hija... ¡no se puede decir nada más! (Bueno sí, que espere un poco para haceros abuelas...)

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchas felicidades! Es bonito ver cómo hay parejas que se quieren y apuestan por una vida en común. Ayer mismo estuve en una boda, en una de esas pocas que nombras en las que las dos personas piensan en un "para siempre". Besotes!

    ResponderEliminar
  5. Bueno... después de leer tu entrada y el comentario de tu hija, está claro que ¡¡lo vuestro es para siempre!!! ... sin duda.

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
  6. Como he dicho muchas veces: yo no voy a bodas. Fui a la mía, y porque me obligaron y no se podía hacer lo del "click´n marry", que me parece una idea estupenda que por cierto creo que querían poner en marcha en Brasil. Yo no creo en ningún para siempre que valga; creo en la absoluta provisionalidad de las cosas, provisionalidad que, por cierto, puede ser eterna :-) Te quiero mucho... de momento. Mañana ya se verá. Y viceversa.

    Esto nos ha llevado a que muchas amigas no entiendan nuestra postura: que si no nos comprometemos de verdad con la otra persona, que si es inseguro, que si que si que si. Que si nada: yo vivo hoy la vida que tengo hoy. Mañana no sé lo que me va a pasar. Y desde luego no voy a permitir que ningún mañana hipotético me haga disfrutar ni un ápice menos de lo que tengo ahora, que es real y se puede tocar.

    Eso sí: con ella, aspiro a la provisionalidad duradera hasta que la muerte nos separe, y tal.

    Y por cierto: yo me casé por necesidades burocráticas inmigratorias, léase "por papeles". No sé qué patatas tiene que ver el matrimonio con el amor.

    Dicho esto: yo aplaudiré el día de vuestra boda :-) Es que soy muy sentimental.

    ResponderEliminar
  7. Que sí, cometela a besos, que es pa comersela.

    Con lo que os quereis yo estoy convencida de que lo vuestro es para siempre, ( aunque te suene "raro" yo si creo en el amor y en el para siempre, en las bodas no)


    Mil besos para las tres

    ResponderEliminar
  8. pues nada, que lo disfrutéis y que os salga bien, os deseo suerte. Se me nota demasiado que detesto las bodas y que no creo en las uniones por contrato (además abogo por el fin oficial de la monogamia).

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que hay momentos en la vida que uno debe de darles la solemnidad que tienen. Por eso cuando dos personas deciden líbremente unir sus vidas para siempre, me parece bien celebrar una ceremonia en la que se simbolice la entrada en otro estado, el cambio que supone 'vivir a dos', la declaración del amor de uno por el otro... de tal manera que los que nos han acompañado a lo largo del camino y nos han traído a la nueva situación, puedan celebrarlo con nosotros... y entre los dos en cuestión, la declaración pública de lo que sentimos mútuamente... Hay bodas y bodas, pero una boda sentida y de verdad creo que es algo muy bonito. En los momentos difíciles, que vendrán, resulta reconfortante mirar la felicidad que derrochábamos en aquel maravilloso día. Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Antes de casarme, yo no era partidaria de la firma en el papelito. Ahora, despues de dos anios, he aprendido que el matrimonio lo hacen las personas. Yo no me imagino casada con nadie mas que con mi companiera, con la que espero llegar a viejitititita (despues de todo, no me falta tanto jeje). Por todo esto, espero y deseo para tu companiera y para ti toda la felicidad y plenitud del mundo, que sea justamente como se merecen y que tengas las ganas y las energias para seguir compartiendolo con quienes te leemos.
    P.D. Perdon, este teclado no tiene ni tildes, ni enies, ni dieresis, ni ninguno de esos signos que usamos en castellano... lo siento

    ResponderEliminar
  11. Aunque estoy con Marcela... Creo que hay casos y cosas, en el tuyo, ya lo ha dicho "tu" Mayita.

    ResponderEliminar
  12. Siempre pensé que las bodas son una apuesta optimista que tiene sentido cuando se hace desde una relación en la que una está bien con la persona que quiere.Cuando te despiertas cada día agradeciéndole a la vida la/el compañero de viaje que tienes a tu lado. Está claro que si Mayita os imagina cogidas de la mano, es que vuestra relación durará por lo menos 70 años más. (múltiplo de 7 y no pongo más porque tampoco hay que pasarse).
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. En cualquier caso y tomando como referencia la historia original... ¿y? No sabemos ni por qué se casan, ni qué concepción tienen ambas personas de su relación ni mucho menos del matrimonio, etc. etc. etc. A mí desde luego no me parece nada "escandaloso", como tampoco me parece que suponga ninguna falta de compromiso (¿sabemos acaso a qué compromiso previo habían llegado esas dos personas en la intimidad de sus vidas, lejos de miradas ajenas?). Las relaciones entre las personas son muy complicadas; lo ingenuo, me parece a mí, es pretender que todas las relaciones son o tienen que ser como las propias para merecer tal calificativo. Y desde luego sobre la "fidelidad" habría mucho que hablar.

    ResponderEliminar
  14. Hablemos de la fidelidad, y por qué no, de la lealtad. Desde luego es un tema que me habeis suscitado con vuestros comentarios y es muy interesante. ¿Alguien abre el tema? ¿Lo abro yo?

    ResponderEliminar
  15. Ábrelo, ábrelo.

    Pandora, más que Pandora.

    ResponderEliminar
  16. jajjajaaaa, mira mi post sobre mis mutaciones!!! http://blogdefarala.blogspot.com/2008/12/y-con-cada-mutacin-las-ardillas.html

    pues yo os deseo toda la felicidad, y os digo que me parece muy bien que aposteis por el "para siempre" aunque tengais dudas de si es posible... como acto reivindicativo es muy efectivo, a nivel político (global) y privado (son muchos los familiares, amigos, concuñados, primos, que se ven implicados en el proceso de visibilización y que se dan cuenta de no son tan homófobos como creen cuando les invitan a una bolloboda, jajjaaaaaa

    bueno como seguiremos el proceso, las preparaciones y los nervios (a partir de la primavera que viene!!) me reservo mis
    tanti auguri!!!!!!
    para entonces ;)

    ResponderEliminar