27 octubre 2009

Mi adulta desmemoria nominal y local

... de nombres, de lugares, de títulos.

Con 10 años una vecina de mi tía me dio un vaso y un dinero para ir a comprarle dos yemas al pastelero porque quería prepararle natillas a su niño. Fui corriendo a comprarlas antes de comer y "mientras comíamos" las metí en la alacena de mi abuela. Días después mi abuela me llamó. En la mano tenía un vaso con dos yemas arrugadas: "Niña, ¿tú has puesto esto aquí?". Cogí el vaso y salí pitando a casa de la vecina de mi tía. "Toma, tus yemas". Sin embargo a esa edad no se me olvidaba una persona ni algo relacionado con ella. Ni un título ni un lugar.

Ahora esas cosas no me pasan. No se me olvida algo que me encargan o que tengo que hacer. No anoto nada en la agenda, ni un examen, ni una reunión. O si lo anoto no lo miro, pero no lo olvido. No se me olvida el mensaje de un libro o una película. No olvido las emociones que me provoca una historia. Pero ¿quién me la contó? ¿quién la escribió? ¿cómo se titula?
En la calle no sé cuál
han puesto no sé qué santo,
por rezar yo no sé qué
te pagan yo no sé cuánto.

No olvido a las personas que pasaron por mi vida, el amor, la ternura, el miedo, la tristeza, el placer, la desesperación, el mensaje de un gesto. De ellos y ellas quedarán también sus nombres, pero ¿en qué ciudad, en qué país estaba aquella habitación donde pasó eso que no puedo olvidar?

¡Y la ropa! Cuántas veces me he puesto a temblar cuando alguna de mis hijas no ha vuelto a casa cuando la esperaba. Pensaba: Si tuviera que llamar a la policía ¿qué ropa llevaba? ¿Qué clase de madre soy que la he abrazado al salir y no me he fijado en su ropa?

Una vez me atracaron en el ascensor. Podía percibir el miedo de aquel chico que me puso la navaja en el estómago, su mirada, su "mono", su fragilidad y hasta el perdón que me estaba pidiendo sin palabras. Pero no supe describirle a la policía ni sus rasgos ni su ropa.

La memoria tiene un límite, como un disco duro. La mía es de baja capacidad. Puede ser que un mecanismo inconsciente decida por mí qué es esencial y qué es superfluo y, a falta de espacio, mande el sobrante a la papelera.

Tengo una gran memoria emocional y asociativa. De ella aprendo, me sustento y transmito lo que sé. Justo esa memoria que es más difícil o más inútil intentar compartir, a no ser que se comparta muy de cerca, piel con piel o alma con alma.


Yo admiro, envidio y me enamoro de la otra memoria, la que no tengo. Mis tres grandes amores tienen una excepcional memoria local y nominal. ¿Es verdad eso de que en pareja pretendemos encontrar lo común y sin embargo nos enamoramos de lo que envidiamos? ¿Cómo es tu memoria?



VÍDEO COMPLETO AQUÍ

25 octubre 2009

Abusando, que hay crisis


Cada día obtengo información directa de los abusos que se cometen en las empresas con el personal. Contratos cuyas cláusulas no se cumplen. Inspección del trabajo que informa de que "aquí lo único que hacemos es verificar la legalidad de la documentación", amenazas de las empresas a sus trabajadores y trabajadoras cuando reclaman cumplimiento del contrato "Si no te gusta, ahí tienes la puerta, la lista de parados es muy larga", sindicatos que como mucho se llevan las manos a la cabeza y consuelan al desesperado/a de turno.

Son esos negreros que lloran y piden subvenciones y ayudas para paliar la crisis cuando en sus empresas solamente ganan un poquito menos que antes, pero siguen obteniendo beneficios como para seguir costeando sus cochazos, primeras y segundas viviendas, yates, viajes, familias y amantes.

La última que he sabido:

Empresa A. 4 de la tarde. Empleada y jefe (dueño) son los únicos trabajadores presentes en ese momento. Salario empleada: 1000 euros. Lleva dos años en la empresa. Trabaja muchas horas extras que no cuentan. Aún así el jefe le dice que "alguna vez podría tener un detalle con la empresa y acudir al trabajo antes de su hora". (Comentario personal: la chica es una buena profesional y además una gran persona).

Jefe a empleada: "Manda un fax a bla bla", y se retira.

Empleada: Está trabajando con prisas para arreglar los mil asuntos que tiene encomendados. En un descuido, mientras usa las tijeras, zas, se da un buen corte en un dedo. La mesa y el suelo se llenan de sangre. Se presiona el dedo herido con pañuelos de papel y limpia la sangre.

El jefe sale y le dice que para cuándo ese fax. Ella le muestra el desaguisado. El jefe le ordena: "¡Haz el puñetero fax!" y se retira de nuevo.

11 de la noche. Empleada termina su trabajo y se va a urgencias. 3 puntos de sutura y una regañina por no haber acudido antes a curarse y ponerse la vacuna del tétanos.

23 octubre 2009

¿Por qué nos callamos?

Primero llegaron y entontecieron a las gentes.

Las enseñaron a no pensar, y para eso antes redujeron su vocabulario.

Las adormecieron con el soma del consumo y el reality-show.

Las hipnotizaron, las hicieron creer que eran importantes para "los Entes".

Durante muchos años les mostraron la jauja prometida. Los eslóganes eran "Tú puedes", "Tú lo vales".

Embrutecidas y narcotizadas adoraban a su Ente: "Alabado seas tú que me proteges".

Les distribuyeron miedo, euforia y esperanza en dosis justas.

Les explicaron que según las leyes de Darwin el ser superior sobrevive y el inferior merece ser sacrificado. Les enseñaron los nuevos conceptos de superioridad e inferioridad. Que la superioridad conlleva uno o varios de estos rasgos: agresividad, violencia, desprecio, ausencia de empatía, raza blanca, superficialidad, riqueza, heterosexualidad, machismo. En cada subgrupo de inferiores o superiores también se establecen jerarquías: siempre encontrarás a quien te haga sentir superior y te otorgue conciencia de clase.

Las dividieron para que perdieran fuerza.


Como corolario, lo más interesante, realista y preocupante que he visto y oído sobre la gripe A (gracias, Calvin). A cuadros y rayas me he quedado oyendo cada detalle y corroborándolo después en las fuentes que cita, o posteriormente en voz de la propia ministra de Sanidad, que ya habla de dos tipos de vacunas para dos grupos de población:



Primer vídeo de 5


O este otro, una entrevista a Jane Burgermeister

Primer vídeo de 6



Aunque no es el único tema que me parece preocupante. Tengo muchos más. Pero de todos el que más me preocupa es la manipulación de la que somos víctimas en ese y muchos otros frentes, nuestra mansedumbre y nuestra fe ciega en que somos seres protegidos, incluso "de nosotros mismos":

Usa el casco (o te castigo), ponte el cinturón de seguridad (o te castigo), no fumes (o te castigo), ponte la vacuna y muérete (o te castigo).

¿No es ya hora de una revolución de desobediencia civil?

¿Valemos el inverso de lo que les costamos?

22 octubre 2009

Dichos y refranes


"Ni pidas a quien pidió ni sirvas a quien sirvió".

"Cuanto más conozco a las personas más quiero a mi perro".



Acabo de llegar de una reunión de la comunidad y vengo descorazonada. Me he enterado de que no vivo en una urbanización sino en un "residencial".

Van a despedir al conserje, que hace un labor exquisita -con sus peros como todo el mundo- porque algunas y algunos lo tienen atravesado (quizás no se inclina lo suficiente a su paso). He escuchado a una tipa gritar: que lo echen, que lo echen, firmo donde sea. Y he observado que ya traían estudiados los subterfugios para que sea un despido procedente: le mandamos una amonestación por no limpiar bien. Al mes otra porque sigue sin limpiar bien. A la tercera ya lo largamos.

La nueva presi ya le prohibió hace unos meses arreglar los jardines, que los tenía preciosos, porque "eso lo tiene que hacer un profesional". Un profesional inexistente. Los rosales han languidecido y las malas hierbas afloran. Qué más da, si el jardín se va a quitar.

He oído que las mamás de los niños chillones han propuesto no sólo talar las mimosas, sino eliminar todas las zonas ajardinadas y la fuente para que los nenes tengan más espacio para dar por culo a los vecinos jugar y ellas poder ver la telenovela tranquilas ¡Por dios santo, que el edificio es colindante con dos parques, con un polideportivo y con campo abierto! (Un vecino ha hecho una pequeña parodia: "Es que al parque o al campo tienen que acompañar a sus hijos"). Como son mayoría las familias con tropecientos nenes, han ganado la votación, aunque va a revisarse en una próxima asamblea.

He hablado poco pero una se me ha tirado a la yugular (no de pasión).

En fin, observo a quienes hablan y vociferan, recuerdo con qué despotismo una de esas señoras humilló al conserje este verano porque había dejado una herramienta de jardín en la zona de la piscina, a grito pelao, delante de sus niños y de un puñado de vecinos (¿se correría de gusto demostrando su "superioridad"?). No puedo más que pensar en los dos refranes del principio. ¿Tenéis alguno sobre pobres venidos a menos (pobres)?


Habéis agregado estos otros en los comentarios:



"Hay gente tan pobre tan pobre que lo único que tiene es dinero". Ico

"Aunque somos todos del mismo barro, no es lo mismo bacín que jarro". Pena mexicana.

"No hay nada peor que un piojo resucitado" y "El mejor capataz siempre es el que fue peor minero". Marcela.

"A cada cerdo le llega su San Martín". Anastàsia.

17 octubre 2009

Reportaje: Cumpleaños de Lex

Esta tarde hemos ido a casa de L, mi ex, que para abreviar llamaré Lex (el nick que le acabo de inventar le viene que ni pintado). Nos ha obsequiado con comidas indias riquísimas que ella misma ha preparado para las siete personas -incluida ella- que hemos estado celebrando su cumpleaños.

Anticipo que aprendí a fumar con Lex cuando apenas era mi L, fumadora empedernida. Luego ella se pasó a la brigada antivicio de la que su máxima representante es A, una de sus amigas presentes en la reunión. Yo me quedé empantanada en el tabaco. Ahora siempre me dice "Pero si cuando te conocí no fumabassss".

Entre viandas y buenos vinos a M y a mí nos entraron ganas de fumar. M es la siguiente ex de Lex, después de mí. M y Lex son mis mejores amigas. En la casa de Lex no se puede fumar ni a solas, de modo que M y yo cogimos sendos taburetes de fumadoras y nos salimos a la terraza (para que luego digan que no somos respetuosas con los no fumadores).


Detalle de M. en el banquillo


Un cigarrillo nos llevó a otro, entre charlas entretenidas al fresquito de la noche (un frío de la leche).





Lex salió a ver qué tal estábamos. De p.m. estamos, muy fresquitas. Aparte el frío nos lo estábamos pasando muy bien, como siempre que M y yo nos encontramos.



Hasta que A, la presidenta honorífica de la brigada antivicio sentada en el sofá, con gesto de me-estoy-asfixiando se quejó "Ufff, llega el olor a humo hasta aquí" (y esto lo sé porque la topo Pepa me lo contó luego). Momento en que Lex procede a cerrar la única hoja de la puerta (ver imagen siguiente) que quedaba abierta y que hasta entonces nos dejaba ese hilo de ilusión de que podíamos compartir la fiesta aún siendo fumadoras.



Nos acabamos el segundo cigarrillo en nuestro ambiente íntimo terracil y ya medio arrebujadas al calor recíproco. Y luego volvimos al cálido y sano ambiente de la gente sana. Nos picaba un poco la garganta. Del tabaco.

Aunque todavía tengo helado el culo, Lex, te quiero muchísimo, FELICIDADES.

Fotografías: Mayita reportera espontánea, que siempre encuentra más divertida la zona "transgresión".

16 octubre 2009

García Lorca: queda misterio para rato

Memento

Cuando yo me muera,
enterradme con mi
guitarra
bajo la arena.

Cuando yo me muera,
entre los naranjos
y la hierbabuena.

Cuando yo me muera,
enterradme si queréis
en una veleta.

¡Cuando yo me muera!


Hoy por fin han comenzado en Alfacar los trabajos de especialistas sobre la zona donde se supone que se encuentran los restos de varios de aquellos condenados a muerte. En el coche que los portaba llevaban los picos y las palas para creyeran hasta el último momento que los llevaban al monte a trabajar. No hubo culpa, ni juicio ni abogado defensor. Ni tan siquiera consciencia de que su destino estaba acotado por una hora de vida, el tiempo necesario para llegar al lugar en donde fueron asesinados. Uno de ellos fue Federico García Lorca.

Después de que la Audiencia Nacional tuviese que traspasar a los juzgados provinciales el asunto de la Memoria histórica y de que el de Granada devolviese sin jugar la pelota caliente, después de que la familia de Lorca se haya negado por todas las vías y métodos imaginables a la excavación, ésta por fin encontró una vía factible: la arqueológica. Nadie ha podido argumentar en contra de la legalidad de este sistema, si bien la familia de Federico no desea que su cadáver (en caso de que estuviese allí, lo cual se duda) sea identificado y se oponen (o se reservan el derecho) a dar muestras de ADN que faciliten la identificación.



Las excavaciones se están iniciando en el máximo de los misterios. La población general no tendrá derecho a saber lo que hay, salvo cuando la Junta de Andalucía proporcione a los medios la información obtenida y debidamente filtrada. La zona está acordonada, sellada, "carpada" y los expertos del Instituto Andaluz de Geofísica, arqueólogos y demás han tenido que firmar un pacto de silencio.



Acotada la zona tras la información aportada por los georradares, una primera información indica que la tierra de una de las fosas fue removida poco tiempo después del enterramiento. De ahí que la teoría de que Lorca no está en Alfacar cobre vigencia.

Uno de los problemas que se vislumbraban era que, lo quisiesen o no los familiares de los enterrados, una vez excavadas las fosas los restos tendrían que ser trasladados a un cementerio y que la zona podría convertirse en breve en terreno de especuladores y urbanizaciones. Sin embargo este tema lo ha resuelto el ayuntamiento de Alfacar, que ha calificado el lugar como "apto para el enterramiento". Varias familias de aquellos ejecutados esperan para identificar sus restos.

Entretanto, sospecho que aún queda mucho para saber si Lorca está o no está en Alfacar. Gibson señala que por más secretos oficiales que se impongan, los españoles somos como somos y en poco tiempo el boca a boca irá informando a la población de lo que hay y de lo que no.

Las imágenes son del diario Ideal de Granada, el periódico que más información va aportando sobre este tema.

12 octubre 2009

El conformista: Un pequeño homenaje al olvidado anarquismo

Giorgio Gaber murió el 1 de enero de 2003 con 64 años. Se le conocía como señor G.

Fue cantautor, actor y dramaturgo. Inconformista y anarquista, aunque algunos prefirieron llamarlo "anárquico". Admirado por el premio Nobel de literatura Dario Fo.

A propósito de Dario Fo. "Desapareció" tras recibir el Nobel. ¿Pasó de moda? ¿Qué fue de Franca Rame? En el ochenta y tantos "dirigí" en el instituto uno de sus Ocho monólogos, concretamente Una mujer sola, que protagonizó una alumna. Fue todo un éxito. Eran los 8 monólogos de Dario Fo y Franca Rame (a ella se la omite en muchas alusiones al libro).

Volviendo al Señor G, entre su discografía he escogido para hoy El conformista



Traduzco.

Soy un hombre nuevo
tan nuevo que hace tiempo que ya no soy ni siquiera fascista
Soy sensible y altruista
orientalista
y en el pasado he sido un poco sesentaochista
desde hace poco, ambientalista
hace algunos años, en la euforia me he sentido un poco como todos
socialista.
Soy un hombre nuevo
Entiéndanme, lo digo en el sentido literal: soy progresista
al mismo tiempo liberal,
antirracista
Y soy muy bueno, soy animalista
Ya no soy asistencialista
Últimamente voy un poco contracorriente, soy federalista.

El conformista
es uno que suele estar del lado correcto
El conformista tiene todas las respuestas bien claras en su mente
Es un concentrado de opiniones
que tiene bajo el brazo dos o tres periódicos
Y cuando tiene ganas de pensar, piensa por así decirlo,
quizás como un buen oportunista
Se adapta sin darse cuenta y vive en su paraíso

El conformista
es un hombre que se mueve sin consistencia
El conformista se entrena para deslizarse en el mar de la mayoría
Es un animal tan común
que vive de palabras de conversación
De noche sueña y surgen los sueños de otros soñadores
De día explota su fiesta
que es estar en paz con el mundo
Y hacerse un largo flotando

El conformista
el conformista
Soy un hombre nuevo
y con las mujeres tengo una relación extraordinaria
soy feminista
Soy disponible y optimista
europeísta
No alzo nunca la voz
soy pacifista
Era marxista-leninista
Y poco después no sé por qué me he sentido
Católico comunista

El conformista
no se ha dado cuenta de que rebota mejor que un balón
El conformista es un aerostático evolucionado
que ha sido hinchado de información
Es el resultado de una especie
que vuela siempre a baja cuota en superficie
después roza el mundo con un dedo y se siente realizado
Vive y esto ya le basta
Y debo decir que ahora ya
se parece mucho a todos nosotros
El conformista
El conformista
Yo soy un hombre nuevo
tan nuevo que se se nota a simple vista que soy
el nuevo conformista.

11 octubre 2009

Historia de las programaciones didácticas


Año 1980. Empiezo mi andadura como profesora. La programación didáctica consistía en hacer una lista de las unidades que pensabas impartir a lo largo del curso. A mí no me parecía bien tanta simpleza y la amplié por mi cuenta a estos puntos:

1. Unidades
2. Temporización
3. Metodología
4. Material necesario
5. Evaluación
6. Recuperación



Todavía guardo alguna por ahí. Las escribía con estilográfica, tinta negra y mi mejor letra. Hacía copias y las entregaba en clase para que fuesen siguiendo la evolución y tuviesen claro cómo iba a evaluar y cómo podían recuperar. Las entendían bien incluso las madres que venían a verme.

Un día un pedagogo o algo así -que ya me gustaría saber quién fue el bendito para mandarlo a la mierda- (date por mandado si me lees), decidió que ya fueses especialista en educación física, en métodos contables o en geología, tenías que saberte aquella palabrería que a él le enseñaron en su carrera de pedagogo. Y si no, a ver con quiénes iban a fardar de conocer términos como "conceptudinales", "procedimentales", "actitudinales" si no con el sufrido y adaptable profesorado -espécimen de laboratorio-. (Yo me vengaría de ellos obligándoles a aprenderse toda la terminología especializada de nuestras respectivas carreras).

A los nuevos que iban entrando a la enseñanza, empezaron a enseñarles cómo programar y dividir las unidades didácticas en Conceptos, Procedimientos y Actitudes. Bueno, eso de que los enseñaron es un decir. Mejor decir "se lo soltaron". Cada año soy monitora de la fase práctica de un grupo del CAP y lo único invariable es que te supliquen que les des una programación modelo porque no entienden toda esa parafernalia, aparte de cagarse una vez en quien se la inventó y cien veces en quienes nos la impusieron.

Desde que se hizo obligatoria la programación en lenguaje gilipollense me las he arreglado para copiarla de otros que a su vez la copiaron de otros o de las que te regalan con los libros de texto. Juro que le he puesto toda mi capacidad de análisis y de fantasía para comprender cómo de toda esa verborrea se puede extraer algo inteligible a seres humanos con una cultura media, inclusive aficionados y expertos en resolver galimatías.

Año 2007. Elaboro para una editorial mi primer libro de texto con un sistema innovador (en libros de texto), sistema con el que llevaba funcionando bastantes años con resultados magníficos.



Problema: Terminada la redacción del libro, corregidas las primeras y las segundas maquetas el editor me avisa: "Ahora debe hacer la programación didáctica". Me arrepentí por momentos de haber escrito el libro. Dejé pasar un mes, el tiempo apremiaba.


Sale mi espíritu rebelde: "Nunca hagas nada en lo que no creas".


¿Para qué la rebeldía? Para comérsela con papas en estos casos.


Busqué a un amigo pedagogo, a una amiga maestra (estudian pedagogía en magisterio) y a una amiga psicóloga.


Les hice leer una programación cualquiera de las que las Administraciones dan por buenas y les pedí que me ayudasen.


Resultado: Tras un mes de escuchar consejos, sugerencias y palabras raras, y asumir que había que hacerlo así por ovarios, mi programación estuvo terminada. A todo esto les acabo preguntando: ¿Esto sirve para algo? Respuesta unánime: NO.



¿Entiendo la programación que hice? No


Amigas profesoras y maestras. ¿Creéis indispensable, necesaria o como mínimo útil para alguien la programación redactada en los términos que se nos exigen?



Lo pregunto porque he hecho búsquedas en Google poniendo cosas como

mierda programación didáctica
quién entiende una programación didáctica


y no hay nada, nada. Nadie ha escrito un miserable pero.

O es que todo el mundo las ve maravillosas y yo estoy en minoría (no sería extraño) o es que cada vez somos más borregas y borregos en los cuerpos de maestros y profesores. Si se trata de esto ¡Rebelión!



P.S. Imagino que no debo de ser la única que se encuentra con estos problemas. Y si no ¿por qué hay tantos sitios de ayuda en Internet como éste? Lo raro (para mí) es no encontrar ni una pequeña crítica.

10 octubre 2009

Normalización lesbiana

Normalizar: Ajustar varias cosas semejantes a un tipo o norma común.



En el futuro parece que se van a normalizar los conectores de todas las marcas de móviles a un tipo de cargador común a todos ¡por fin!



Fotograma de The Wall. "Sacrificamos vuestra individualidad para obtener un producto homogéneo".




Todas iguales


Todas iguales y diferenciables




¿La dejamos formar parte del puzzle? Encaja pero no es amarilla


ACLARACIÓN

Hay quien sostiene que, en pro de la visibilidad, debemos ajustarnos a determinados patrones físicos y estéticos.


¿Y tú qué piensas?

Empresas letales

Publica hoy El País la alarmante tasa de suicidios entre el personal de France Télécom, en donde se han producido 24 suicidios y 14 intentos de suicidio en tan solo un año y medio.

Las exigencias que los directivos de las empresas imponen a su personal son cada vez más disparatadas e imposibles de llevar a término. Lo que diga en el contrato no es relevante. Te contratan para 40 horas semanales, dos días libres en semana, vacaciones de un mes, dos pagas extras y 1000 euros netos de salario. Al final acabas haciendo 60 horas semanales, 1 día libre "cuando lo permitan las circunstancias", vacaciones si se puede, pagas extras reducidas y 1000 euros brutos de salario. Si te quejas escuchas un amable "la puerta está abierta y las listas del paro son muy largas".

Que nadie se alarme. Jefes y otros mandamases tienen la solución: Cursos para aprender a combatir el estrés, destinados al personal de la empresa.

¿Y por qué no cursos para directivos sobre cómo dejar de ser tiranos?

¿O unos cursos sobre cómo mandar al carajo a los creadores de inútiles y masacrantes planes de calidad?


Las empresas ya no tienen en cuenta la importancia que tiene para su funcionamiento la experiencia adquirida por su personal en varios años de trabajo. Prefieren fundir a sus empleados, echarlos o dejarlos escapar e ir renovando la plantilla con sangre nueva y experiencia nula. Y además piden abaratamiento de los despidos ¿Más baratos? Si ya son gratis ¿O cuánto les cuesta despedir a alguien que lleva trabajando 3 meses y cobrando 600 euros, que es la media de supervivencia en los actuales trabajos basura?

España, sin ir más lejos, está llena de miles de pequeñas France Télécom's. ¿Alguien sabe para qué sirve el Estatuto de los trabajadores, los convenios colectivos, los sindicatos o la Inspección de Trabajo?

No me creo todo lo que dicen de Google. Sé que también allí cuecen habas, pero ¡no tantas! De vez en cuando miro este vídeo de sus instalaciones en Zurich (las de Silicon Valley impresionan aún más), que me dejó con la baba caída desde que lo vi por primera vez:

Y yo, erre que erre: Para proteger nuestras vidas nos obligan a PONERNOS CASCO, CINTURÓN DE SEGURIDAD Y ... A NO FUMAR. Juassssssss

"Ni puente ni gaitas"

Esta mañana he recibido un correo que me escribió anoche a las 22:30 una compañera a la que le han dado traslado este año a un instituto con certificado de calidad AENOR. Me dice:

"No puedo más. Ni puente ni gaitas ni tiempo para dormir. Desde que me dieron el horario en septiembre ¿crees que he podido prepararme ni siquiera una clase de esas que nos gustan? Ya me voy a la cama que no puedo más. Ya he programado día a día hasta Navidad a 1º AF-A como profesora y ahora debo hacerlo como tutora, además me quedan dos cursos como profesora. Me ha ocupado 27 páginas, si hago los cálculos son unas 90 por grupo más las de tutoría, además de las fichas de clase que son 95 y la programación. Más de 400 páginas, esto es de locos. A la mierda el puente. Y no te creas que es por preparar ejercicios interesantes que les hagan razonar y aprender. No. Programando la calidad. ¿Calidad? No tengo tiempo de preparar una clase de calidad. Buenas noches."

06 octubre 2009

Prohibido mirar por este agujero

En el salón de aquel piso de alquiler que compartí con una amiga durante dos cursos había un agujero en la pared más o menos a la altura de mis ojos, o sea que no muy alto. Alguna vez habría tenido dentro un taco y una alcayata y suspendido en ella seguramente un estante o algo pesado.

Las dos trabajábamos y a la vez estudiábamos Empresariales. En la facultad teníamos un profesor de sociología extraordinario. Escuchábamos sus clases a boca abierta. Mezclaba temas, hacía preguntas, nos llevaba a donde nos quería llevar.

Un día nos habló de las prohibiciones y del efecto que causan en las personas. Para empezar el hecho de prohibir algo que ni siquiera se nos ha pasado por la cabeza ya implica que se nos venga a la mente por primera vez. En segundo lugar una prohibición sobre algo que se te ha ocurrido hacer o te apetecería hacer, te vuelve a venir a la mente cada vez que la lees o te la recuerdan. En tercer lugar viene el instinto de transgresión consustancial al ser humano.


Para esa noche habíamos invitado a un compañero a casa para cenar. Otras muchas veces había venido y si había reparado en el agujerito de la pared no nos había dicho nada. Se me ocurrió poner una hoja de libreta con la prohibición y una flecha señalando al agujerito. A poco de llegar se levantó de la silla y fue a poner el ojo en el agujero.

Aquel cartel estuvó allí el resto del curso. Cada vez que alguien nos visitaba, iba a toda prisa a mirar por el agujero. No había nada al otro lado. Era un agujero de una sola boca, un hoyo oscuro en la pared blanca.

En unos cursos para el profesorado tiempo después aprendí que era mucho más efectivo orientar que prohibir. Nunca decir algo en negativo, hacerlo siempre en positivo. No usar la palabra NO ni el verbo prohibir en los carteles.

Con esa idea, en los diferentes centros en los que he estado he intentado y conseguido siempre que cambiaran los carteles prohibitivos. En el instituto actual ahora está así lo que antes fue de otra manera:


Antes: Prohibido tirar papeles al suelo



Antes: Prohibido hacer ruido en horas de clase. -En los pasillos y escaleras-



Antes: Prohibido acceder a las aulas a personas no autorizadas.

Hace unos días, en una reunión del ETCP entre otras cosas apareció el tema del tabaco. En el patio del pabellón de alumnado adulto el curso pasado había una acumulación de colillas largas. Parece que algunos chicos y chicas mayores que en ocasiones piden permiso para ir al baño o para hacer una fotocopia se escapan unos segundos para despuntar un cigarrillo. "Quien esté de guardia debe vigilar los patios para que nadie fume. Está prohibidísimo. No lo podemos permitir" -dice el director.


Comenté lo de las prohibiciones y sus efectos y pregunté si no sería posible cambiar los carteles de prohibido fumar que están por todas partes y de todas las maneras, con amenazas incluidas y que es lo primero que se lee al llegar al porche.



Ponerlos de otra manera, como hicimos con el resto de prohibiciones. De hecho por la mañana cuando me levanto malditas las ganas que tengo de fumar tan temprano, pero nada más llegar al porche y ver el cartel tan llamativo me acuerdo: Prohibido fumar, joder... y cómo voy a pasar la mañana... otro día de agobio... ¡qué ganas de fumarme un cigarrillo!



- ¡A mí me pasa lo mismo! No lo había pensado, pero es ver el cartel y entrarme ganas de fumar. Tal vez podría ponerse otra cosa, sí, sin usar la palabra prohibido - dijo otra compañera.

- No. Las otras cosas son recomendaciones. No responden a una prohibición por ley. El tabaco en cambio está prohibido por la ley. Es una prohibición y así debe constar - contestó el director (otro antitabaco que nos mandaría exterminar si pudiera).

- Podríamos poner entonces que está prohibido traficar con drogas. Es un delito perseguido por la Ley y se han dado casos en el instituto -comentó otro- Y puestos a poner, podíamos poner uno que prohibiera rayar la carrocería y pinchar las ruedas de los coches de profes. ¿O eso no está prohibido por la ley? -sugiere otro, medio en broma.

- ¡Calla, calla! ¿Pero qué dices? ¡Noooo! ¡No les demos ideas! -respondió una compañera.

04 octubre 2009

Que no nos engañen

Que el mundo se está derechizando, no me cabe la menor duda. A no ser que ahora las cosas se llamen de otra manera, vamos una cuestión de nomenclatura, y no me haya enterado.

Aunque íbamos con un retraso de la leche, aquí hace 35 años la libertad era casi una entelequia que las personas de izquierdas íbamos a pelear por hacer realidad. Y poco a poco asomó sus narices por el horizonte, el mismo horizonte por el que hace tiempo la estamos viendo esfumarse. Se ha avanzado y mucho en ciertas libertades sociales en detrimento de las individuales que ya teníamos. (Puedo casarme con mi novia, pero no podemos dormir de noche en la playa de Cantarriján -no sea que nos pase algo-). Si las dos son compatibles e importantísimas, la segunda debería ser inviolable. Nos dan un poquito de lo que pedimos y nos quitan un montón de lo que tenemos. Políticas tan castrantes y proteccionistas como la mayoría de madres y padres de entonces. En libertades individuales ahora los padres y las madres son permisivos y los estados proteccionistas y castrantes. No podía ser todo, y creo que tengo una ligera idea de por qué ocurre esto.

Resumidamente, la izquierda actual se ha derechizado en libertades individuales pero argumenta que es para protegernos. A quienes nos mantenemos en otro esquema más tradicional (no debería ser obsoleto) de la izquierda, no saben donde ubicarnos y de un palabrazo nos meten en la derecha. No me extrañaría que algún ministro en pocos años dijese que ya tenemos la suficiente educación para no tomarnos una cerveza, para no sacar el perro a pasear o para soportar una cámara en casa que demuestre que no fumamos. Como llegaríamos a ese punto pasito a pasito y casi sin notarlo, la gente más joven no se daría cuenta. Lo vería como evolución igual que ahora ven otras cosas que otras personas que vivimos desde hace más tiempo llamamos involución. Y si esto lo hace la izquierda ni pensar quiero lo que haría la derecha.

Por favor, que a nadie se le ocurra decir "Deberían prohibir" porque están a la que salta para satisfacer esos deseos. No hace falta referendum ni nada. Excepto si lo que quieres que prohiban da dinero.

Con respecto a las libertades individuales, os dejo aquí el enlace a un artículo de hace dos años, firmado por Esher Tusquets y titulado "Demasiadas cosas prohibidas". Para no repetir.

03 octubre 2009

Se vuelve atea y es más feliz


La llaman la planta que ora, porque a la caída del sol empieza a replegar sus hojas, que ya de noche se juntan hacia arriba como manos que rezan.

Es la maranta. Hace cuatro meses la trajimos a vivir a casa. Durante dos rezaba toda la noche. Tanto rezo, tanto rezo, no le quedaba energía para echar hojas nuevas.

Hace dos meses que no reza. ¿Se habrá puesto enferma? Consulto foros y viveros: Le habrá dado esto o lo otro. Le faltará agua. Se prepara para morir. ¿Y no reza para morirse? ¿Es mimetismo doméstico lo suyo?

Ahí está, sana y feliz, con sus hojas aterciopeladas, echando otras nuevas que se abren en pocos días (¿veis esas más claras a la izquierda y la enrolladita de la derecha?). Abierta 24 horas al día.

Mientras ella se ha vuelto atea yo cada vez soy más anarquista.

P.S. No le gusta el sol, pero me dio permiso para sacarle la foto.

Coño con las prohibiciones

"España ya está lo suficientemente lavada de cerebro educada para prohibir fumar en todos los espacios públicos". Trinidad Jiménez, Ministra de Sanidad y Política Social. 18-agosto-2009.

A mí que me prohiban joder a alguien pero si me quiero poner el cilicio a mí misma en solitario o en comunión de masocas, es asunto mío / nuestro. Ya estoy bastante educada para saber de placeres y de sus efectos secundarios.

Madurez
Responsabilidad
Libertad
Prohibición

Táchese la palabra fuera de contexto.


No puedo evitar volver a pensar en 1984.
¿Qué será lo próximo?

02 octubre 2009

Cavernícolas a tiempo parcial



El otro día contaba que había sido un día especial. Hasta un arco iris gigante nos hizo compañía anunciando el otoño.

La cosa comienza con que mi Pepa en cada separación pierde el 50% del patrimonio que aportó a la relación. Le digo que como siga así a la siguiente, que sería de mí, no va a tener ni para vivir en una cueva.

Dicho y hecho, previendo el futuro y dado que sus fondos no llegan ni para un pisillo de esos de 30 metros cuadrados y que tienden peligrosamente a cero (los fondos, no los metros de los pisos, aunque a lo peor también), ya se ha comprado la cueva.

Estamos chochas con nuestra cueva. Cuando se lo decimos a la gente, la reacción es narices arrugadas: ¿Una cuevaaaaaaaaaa?

Sí, señoras, una cueva. Ese día veníamos de ver las primeras obras de restauración. Estará lista para dentro de no mucho y pensamos hibernar allí parte de las navidades. ¿Os acordais de aquella cueva con pino encima? Bueno, pues esa no es, pero aquel día del pino nos enteramos de un montón de cosas buenas que tienen las cuevas. La Universidad de Granada está preparando un estudio sobre el sueño y las primeras investigaciones hablan de que dormir en una cueva es una estupendo remedio contra el estrés y el insomnio. Pero además tiene mil ventajas más, entre otras cosas es tierra, es fresca en verano, es cálida en invierno, es naturaleza... Además está en tierra de los primeros pobladores humanos de Europa (a escala mundial acaba de aparecer la mujer Ardi, en Etiopía), cerca de Orce, al lado de un pueblecito encantador.

La cueva tiene su historia. Hace más de 100 años la construyó un matrimonio joven. Él picaba. Ella sacaba la tierra a la calle con una espuerta. Ni siquiera tenían una carretilla. Un trabajo minucioso sin relojes. Varias habitaciones perfectamente diseñadas y hasta dos enormes chimeneas. Junto a la cueva hay un montículo cubierto de plantas autóctonas, que forma ya parte del mapa orográfico de la zona. Se formó de la tierra que la mujer iba vertiendo con su espuerta.

Vamos a ser cavernícolas a tiempo parcial. Yo ni duermo pensando en lo bonita y acogedora que va a quedar. Ya dormiré cuando la tengamos. ¿No cura el insomnio?

Invitaremos, invitaremos...