02 octubre 2009

Cavernícolas a tiempo parcial



El otro día contaba que había sido un día especial. Hasta un arco iris gigante nos hizo compañía anunciando el otoño.

La cosa comienza con que mi Pepa en cada separación pierde el 50% del patrimonio que aportó a la relación. Le digo que como siga así a la siguiente, que sería de mí, no va a tener ni para vivir en una cueva.

Dicho y hecho, previendo el futuro y dado que sus fondos no llegan ni para un pisillo de esos de 30 metros cuadrados y que tienden peligrosamente a cero (los fondos, no los metros de los pisos, aunque a lo peor también), ya se ha comprado la cueva.

Estamos chochas con nuestra cueva. Cuando se lo decimos a la gente, la reacción es narices arrugadas: ¿Una cuevaaaaaaaaaa?

Sí, señoras, una cueva. Ese día veníamos de ver las primeras obras de restauración. Estará lista para dentro de no mucho y pensamos hibernar allí parte de las navidades. ¿Os acordais de aquella cueva con pino encima? Bueno, pues esa no es, pero aquel día del pino nos enteramos de un montón de cosas buenas que tienen las cuevas. La Universidad de Granada está preparando un estudio sobre el sueño y las primeras investigaciones hablan de que dormir en una cueva es una estupendo remedio contra el estrés y el insomnio. Pero además tiene mil ventajas más, entre otras cosas es tierra, es fresca en verano, es cálida en invierno, es naturaleza... Además está en tierra de los primeros pobladores humanos de Europa (a escala mundial acaba de aparecer la mujer Ardi, en Etiopía), cerca de Orce, al lado de un pueblecito encantador.

La cueva tiene su historia. Hace más de 100 años la construyó un matrimonio joven. Él picaba. Ella sacaba la tierra a la calle con una espuerta. Ni siquiera tenían una carretilla. Un trabajo minucioso sin relojes. Varias habitaciones perfectamente diseñadas y hasta dos enormes chimeneas. Junto a la cueva hay un montículo cubierto de plantas autóctonas, que forma ya parte del mapa orográfico de la zona. Se formó de la tierra que la mujer iba vertiendo con su espuerta.

Vamos a ser cavernícolas a tiempo parcial. Yo ni duermo pensando en lo bonita y acogedora que va a quedar. Ya dormiré cuando la tengamos. ¿No cura el insomnio?

Invitaremos, invitaremos...

13 comentarios:

  1. Qué guay, con el encanto que tienen! Seguro que sí, vas a dormir como una niña chica... se me ocurre que, para aumentar el patrimonio, Pepa podría alquilarla a alguna bloguera canaria que conozcas... ☺
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hace unos dias , hicieron un reportaje de gente que vivía en cuevas en Canarias . La verdad es que estaban felices , eran tambien , como vosotras, cavernícolas a tiempo parcial .Y me creo a pies juntillas lo de la eliminación del estrés , puesto que estais en contacto directo con la naturaleza. Que suerrrrrrte!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonitooooo!! (La cueva al abrigo del pino ya me dejó enamorada.
    ¿Estás segura de que no es un sueño?
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué buena noticia! eso va a quedar precioso, estoy segura. Me encanta la idea, cuando era niña jugaba a esconderme bajo los muebles y siempre me imaginaba que estaba en una cueva, como si fuera un animalito salvaje... Si se deciden a alquilarla por semana en plan vacaciones, sepárame la primera que me gustaría llevarme a mi güera a algo asi, anda que no nos viene haciendo falta... y de paso las conocemos a ti y a tus amores, que ya tengo ganas :)

    ResponderEliminar
  5. Pues nada Candela ¡¡bienvenida a la república independiente de tu... cueva!!!!

    Un besote y buen finde!!!

    ResponderEliminar
  6. Cuando hablaste de la cueva con el Pino te conté que aquí en Canarias hay unas famosas casas rurales que son cuevas.. son calentitas en invierno y frescas en verano.. una gozada para el relaj..estás dentro del útero de la madre tierra .. felicidades..

    ResponderEliminar
  7. Qué bién!. Buen sitio para sembrar la dama de noche asi en verano os regalará unos aromas preciosos.
    Las buganvillas también quedan preciosas porque destacan con el encalado de las casas.
    Felicidades chicas a disfrutarla.
    Por cierto habeis pensado ponerle un nombre?.
    Podia ser... Ca Pepa y Candell

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué ilusión! Seguro que seréis muy felices allí. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Cómo mola la cuevita!! A mí también me suena apetecible, fresquito y así. :)

    ResponderEliminar
  10. ¿pero la cueva es la de la foto?, porque si es así, es preciosa. ¡Que envidia me dais!, (envidia sana). Un beso guapa

    ResponderEliminar
  11. * Glora, en un principio pensamos en la opción comprar para alquilar (Pepa lleva 2 años en paro), pero de momento será para nosotras. Aunque ya dije que "invitaremos, invitaremos" :) Estás apuntada.

    * Anastàsia, me contó Ico lo de las cuevas canarias. No sabía yo que en canarias también había afición por lo cavernícola. Aquí vivir en una cueva hace 40 años era un motivo de vergüenza. Esas cuevas de entonces se han recuperado, restaurado, legalizado y convertido en segundas viviendas o turismo rural. Yo he alquilado varias veces y me gustan, me gustannnn.

    * Patsy, es real! ¿Te apuntas a hibernar?

    * Pena Mexicana, no hace falta alquilar ni que la cueva esté terminada. Cuando queráis venir aquí en casa hay sitio. Cuando esté terminada habrá más sitio aún :)

    * Alma máter jajajajajaja. Buen finde y un beso.

    * Ico, me acuerdo de que lo dijiste. Me ha encantado la metáfora del útero de la madre tierra. Muack.

    * Burka, a la dama de noche y a otras plantas que tengo ahora ya les estoy haciendo el cuerpo a que se van a ir para la cueva. La buganvilla no, que es muy delicada para el frío y en aquella zona en invierno hace mucho. La idea de un nombre es fantástica. No se nos había ocurrido. Pensaremossss.

    * sinkuenta, nunca mejor dicho aquello de que nosotras seríamos felices hasta en una cueva, pero en esa cueva mássss. Un beso.

    * Telita, ya te contaré. Prepararla e imaginarla ya es un gustazo. Tengo que decirme "no corras" porque estoy tentada de darle rápido a la manivela del tiempo. Un beso ;)

    * Isabel, no es la de la foto, pero un poquito se le parece, aunque no tendrá la pared "ajustada" a la montaña como esa. Un beso para ti :)

    ResponderEliminar
  12. Por experiencia: ¡¡¡¡viva la separación de bienes!!!!

    ResponderEliminar
  13. Pues sí, Ave, por experiencia grito a coro contigo:
    ¡¡¡Viva la separación de bienes!!!

    ResponderEliminar