27 octubre 2009

Mi adulta desmemoria nominal y local

... de nombres, de lugares, de títulos.

Con 10 años una vecina de mi tía me dio un vaso y un dinero para ir a comprarle dos yemas al pastelero porque quería prepararle natillas a su niño. Fui corriendo a comprarlas antes de comer y "mientras comíamos" las metí en la alacena de mi abuela. Días después mi abuela me llamó. En la mano tenía un vaso con dos yemas arrugadas: "Niña, ¿tú has puesto esto aquí?". Cogí el vaso y salí pitando a casa de la vecina de mi tía. "Toma, tus yemas". Sin embargo a esa edad no se me olvidaba una persona ni algo relacionado con ella. Ni un título ni un lugar.

Ahora esas cosas no me pasan. No se me olvida algo que me encargan o que tengo que hacer. No anoto nada en la agenda, ni un examen, ni una reunión. O si lo anoto no lo miro, pero no lo olvido. No se me olvida el mensaje de un libro o una película. No olvido las emociones que me provoca una historia. Pero ¿quién me la contó? ¿quién la escribió? ¿cómo se titula?
En la calle no sé cuál
han puesto no sé qué santo,
por rezar yo no sé qué
te pagan yo no sé cuánto.

No olvido a las personas que pasaron por mi vida, el amor, la ternura, el miedo, la tristeza, el placer, la desesperación, el mensaje de un gesto. De ellos y ellas quedarán también sus nombres, pero ¿en qué ciudad, en qué país estaba aquella habitación donde pasó eso que no puedo olvidar?

¡Y la ropa! Cuántas veces me he puesto a temblar cuando alguna de mis hijas no ha vuelto a casa cuando la esperaba. Pensaba: Si tuviera que llamar a la policía ¿qué ropa llevaba? ¿Qué clase de madre soy que la he abrazado al salir y no me he fijado en su ropa?

Una vez me atracaron en el ascensor. Podía percibir el miedo de aquel chico que me puso la navaja en el estómago, su mirada, su "mono", su fragilidad y hasta el perdón que me estaba pidiendo sin palabras. Pero no supe describirle a la policía ni sus rasgos ni su ropa.

La memoria tiene un límite, como un disco duro. La mía es de baja capacidad. Puede ser que un mecanismo inconsciente decida por mí qué es esencial y qué es superfluo y, a falta de espacio, mande el sobrante a la papelera.

Tengo una gran memoria emocional y asociativa. De ella aprendo, me sustento y transmito lo que sé. Justo esa memoria que es más difícil o más inútil intentar compartir, a no ser que se comparta muy de cerca, piel con piel o alma con alma.


Yo admiro, envidio y me enamoro de la otra memoria, la que no tengo. Mis tres grandes amores tienen una excepcional memoria local y nominal. ¿Es verdad eso de que en pareja pretendemos encontrar lo común y sin embargo nos enamoramos de lo que envidiamos? ¿Cómo es tu memoria?



VÍDEO COMPLETO AQUÍ

23 comentarios:

  1. La mía es como las baterías de los móviles, cada vez menos.

    ResponderEliminar
  2. La memoria es selectiva y personal. A veces te comparas con otra persona que tiene una memoria increíble para algo para lo que tú no la tienes, y dices... es que yo no tengo memoria. Y eso no es verdad, tú la tienes para otra cosa, que tu cerebro considera más importante, o le interesa más. Todos tenemos mucha memoria para algo.
    ¿Cómo, si no, puedo acordarme de nombres rarísimos de enfermedades o huesos del cuerpo, y no recordar (como tú) qué ropa llevaba mi hijo cuando ha salido de casa?

    ResponderEliminar
  3. yo siempre he dicho que tengo muy mala memoria (que la tengo) pero cada vez más pienso que lo que pasa es que no me acuerdo de lo que no quiero... no se, ultimamente estoy haciendo un ejercicio interesantísimo con los memory lanes, y me estoy dando cuenta de que tengo lagunas de años!!

    qué graciosa la candela chica, ah! y eso de los libros y las pelis es muy gracioso. se perfectamente si me lo he leido o no; le puedo poner noat del 1 al 10, pero no se ni de qué trata ni dónde ni con qué personajes...

    ResponderEliminar
  4. hola, no he podido oír el video porque estoy en un locutorio en... ¡Salamanca! jejeej
    Mi memoria es rara. Buena para algunas cosas, pésima para otras. Igual que mi sentido de la orientación. Si voy acompañada soy capaz de perderme en medio metro cuadrado, si voy sola me oriento sin problemas... chica, que soy asi de rarita :)

    ResponderEliminar
  5. Mi memoria es caprichosa e imprevisible. A veces, me saca unas cosas....
    Y cuando la necesito, no cuento con su complicidad. Lo nuestro es una relacion de roces. Lo peor, es cuando memoria e imaginación hacen planes y se alian.
    Habitan en mi....pero con vida propia.

    ResponderEliminar
  6. Yo tengo pocos recuerdos. Tengo memoria como la tuya... Y de cosas inservibles, como las antiguas matrículas de los coches. Me sé muchas matrículas pero no el color o la marca del mismo, ya ves.

    ResponderEliminar
  7. Pues mi memoria no sé ,pero hay veces que me gustaría olvidar cosas, así que tendré que aplicarme lo de la memoria selectiva. Ahora que pa palabrejas raras no me busques que no me encuentras.

    ResponderEliminar
  8. Mi memoria y la de mis hijos son tan malas que el sábado pasado olvidamos que mi hijo mayor tenía su examen de nuevo ingreso en la Universidad,
    El sábado cuando nos dimos cuenta de que ya había iniciado su examen en la universidad corrimos como bomberos, pero ya no llegamos a tiempo, gracias al cielo había un examen mas programado para la tarde. Menudo susto el que llevamos!
    Una buena memoria es algo de lo que yo fui excluida…. Jajajajaja!
    Un beso bonita!

    ResponderEliminar
  9. * jajajaa dintel, eso te pasa porque te recargas a medias.

    * maikix, yo no serviría para el 1 2 3 ni para ningún concurso, apenas para el Trivial. Agggg siempre tengo el nombre en la punta de la lengua, y de ahí no pasa. Ale, otra como yo con la ropa de los hijos!

    * farala yo de pequeña me acuerdo de tantísimo que abruma. Creo que por eso se me ha quedado corta la memoria adulta. Y en lo de los libros y pelis ¡somos complementarias!

    * Pena, conque de vacaciones! jejeje Lo de ir acompañada me pasa igual. Puedo ir 10 veces a un sitio acompañada y no me oriento porque no presto atención. Sola soy una brújula málula :)

    * Hola, Charm! jajajajajajaja muy bueno lo de tu memoria y tu imaginación jajajaja Por cierto tienes un blog estupendo y no lo conocía. Gracias por comentar, así te descubro.

    * Bueno, María, la mía no creas que es inservible. A base de acordarme de sensaciones, emociones y todo lo que conllevan estoy preparadísima para afrontar lo que venga (si es repe) :)

    * Mam, lo que no se quiere recordar aunque lo recuerdes lo guardas en un cajón, dentro de una caja hermética para que no traspasen los olores. Cuando haga falta lo sacas y cuando no haga falta nunca más, lo entierras. ¿Qué te parece la idea?

    * Mayela, creí que no había nadie peor que yo jajajaja Bueno, a mí esas cosas no se me olvidan. Se ve que de pequeña decidí meter en memoria las obligaciones y a cambio olvidarme de si una película es de Amenábar o de Fassbinder (¿que son de otro estilo y otra época? y quién se acuerda!!) jajaja

    ResponderEliminar
  10. Mi memoria me ha jugado tan malas pasadas, que no me quiero "ni acordar". ¿Por cierto, a finales de octubre no debería hacer ya mas fresquito?, ¿o es a finales de Noviembre o de Diciembre?. Chica, de un año para otro, se me olvidan las cosas. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Yo, como tú, soy incapaz de llevar las cosas anotadas en una libreta y normalmente me acuerdo de lo que tengo que hacer (aunque últimamente se me escapan detalles a los que no presto atención y se esfuman)... La ropa del atracador tampoco la hubiera podido describir y menos en una situación de tensión. Ahora bien, los espacios, los volúmenes, eso no lo olvido!!! y los olores me transportan a tiempos lejanos. Los nombres también los recuerdo con facilidad y en clase soy capaz de saber los nombres de mis cien alumnos en una semana... supongo que no será siempre así,jaja Un beso

    ResponderEliminar
  12. "Los pecados de la memoria". Me gusta eso. Ese pecado lleva implícita la penitencia.

    ResponderEliminar
  13. Mi memoria va y viene... me acuerdo de cosas de hace mil años y a lo mejor no recuerdo algo que escuché ayer....

    Un besote!

    ResponderEliminar
  14. Uyyyy, la memoria.... menudo tema!! ...
    Ejem! ¿Por donde iba?

    ResponderEliminar
  15. ayyyy, qué tema, maja. Qué te puedo decir de mi memoria: pues que me gasta malas jugadas, que lo que es profesional me acuerdo de todo, que de libros no me acuerdo de nada, que pelis las puedo ver veinte veces y no me acuerdo de lo que viene luego, que de nombres ni me hables, pero que de caras de exalumnos o exalumnas me las sé todas de 19 años que llevo en esto. En conclusión: soy ALGO despistada, pero sólo algooooo, de verdad.

    ResponderEliminar
  16. * jajajaja, Isabel, no te falla la memoria, yo recuerdo que es tiempo de más fresquito.

    * Los olores! Qué olvido. También los debería incluir en mi memoria. Lo de contar rasgos y ropa no es porque fuera atracador, soy incapaz. Otra cosa que me pasa desapercibida son las gafas. ¿Lleva gafas? Yo qué sé.

    * Prófuga, admiro tu ingenio para poder decir mucho con poco... lo contario que yo... :( Un beso.

    * Alma, eso es de la edad jajajaja (dame con la sartén)

    * jajajajaja, Anastasia. Los lapsus ¿en qué estarías pensando?

    * Marcela. Si cojo tu descripción soy Algo+1 despistada, porque tardo un siglo en aprenderme los nombres de alumnos y alumnas cada año, después a tres o cuatro siempre los confundo y al año siguiente sólo puedo recordar al 25% de los nombres. Y quiren aumentar la edad de jubilación a los 70!!!!!!!

    ResponderEliminar
  17. Mi memoria tiene nombre de síndrome, se llama Peter Pan.

    Lagunas inmensas donde se hunden los recuerdos del dolor, el miedo o la tristeza, eso es lo que tengo yo inundándome el cerebro.

    Así no hay forma de madurar y por eso continúo verde y colgando del árbol.

    ResponderEliminar
  18. Endrinita, egoístamente hablando, así no pierdo a aquella niña que conocí :) Muuuuuach

    ResponderEliminar
  19. Las lagunas de la memoria a veces asustan. Escribiré algún post con ejemplos cuando se me cure el dedo (estoy desde que volví de la boda con un dedo a lo ET que ya me han abierto dos veces y no termina de curarse - creo que debido a una espina de cactus). He leído todos los posts pero no comento porque me cuesta escribir con un dedo de menos.
    Jaja, a mi pareja lo llamo "mi memoria histórica" porque cada vez que quiero recordar el nombre de un actor o una película, se lo tengo que preguntar.
    Besos, Candela.

    ResponderEliminar
  20. jajajajaja, yo a mis exes los llamo mi Encarta, por el mismo motivo que tú a tu pareja.

    En cuanto al dedo la frase mágica: sana, sana, culito de rana, si no sanas hoy, sanarás mañana. Un besote.

    ResponderEliminar
  21. Chica, después de leerte me quedo más tranquila... ya veo que no soy la única... ☺

    ResponderEliminar
  22. jajaja... pues yo dicen que tengo memoria episódica... me acuerdo de las fechas de cumpleaños, de las matrículas de coches y motos de hace 20 años, del día que dí mi primer beso (y todos los primeros besos, jeje) y también, como tú, me acuerdo de todas las emociones que sentí, cuándo las sentí y con quien las sentí...

    ... lo importante, nunca se olvida.

    Abracitos memorables

    ResponderEliminar
  23. * Glora, yo también me he quedado más tranquila después de leer tu comentario y los demás :) Creí que era la única.

    * Lena, yo recuerdo la matrícula del primer coche que tuvo mi padre (un 600) pero de mi coche actual tengo que pensar y pensar para acordarme, y volver a memorizarla cada cierto tiempo. Fechas de cumpleaños, sólo cinco o seis. Las emociones: TODAS. Los olores y la música asociados a las emociones: TODOS, pero no me acuerdo de los títulos, tengo que tarareárselos a mis Encartas jaaja

    ResponderEliminar