10 octubre 2009

"Ni puente ni gaitas"

Esta mañana he recibido un correo que me escribió anoche a las 22:30 una compañera a la que le han dado traslado este año a un instituto con certificado de calidad AENOR. Me dice:

"No puedo más. Ni puente ni gaitas ni tiempo para dormir. Desde que me dieron el horario en septiembre ¿crees que he podido prepararme ni siquiera una clase de esas que nos gustan? Ya me voy a la cama que no puedo más. Ya he programado día a día hasta Navidad a 1º AF-A como profesora y ahora debo hacerlo como tutora, además me quedan dos cursos como profesora. Me ha ocupado 27 páginas, si hago los cálculos son unas 90 por grupo más las de tutoría, además de las fichas de clase que son 95 y la programación. Más de 400 páginas, esto es de locos. A la mierda el puente. Y no te creas que es por preparar ejercicios interesantes que les hagan razonar y aprender. No. Programando la calidad. ¿Calidad? No tengo tiempo de preparar una clase de calidad. Buenas noches."

15 comentarios:

  1. Las fastidiosas "ISO". He estado trabajando en una constructora-promotora durante dos años. También teníamos esta "estupenda" calidad. ¿Para qué nos servía? Durante todo el año nos dedicábamos a rellenar papeles a cada paso que dábamos para que cuando llegara la auditoria de calidad estuviera todo bien preparado y así poder obtener el certificado de calidad durante otro año más, desde luego nos daban un diploma monísimo que colgábamos en la oficina a la vista de todos. Aquello ni ayudaba a nuestros clientes ni nos ayudaba a nosotros. Relato de una situación real:
    Cliente: Buenos días, te llamaba para comentarte que me gustaría cambiar los azulejos del cuarto de baño por otros, ahora que todavía está en construcción.
    Vendedora: No se preocupe, lo único que tiene que hacer es rellenar un formulario que le envío por e-mail solicitando lo que me dice.
    Trabajo que me generaba esto:
    -Un formulario de atención al cliente explicando qué solicitaba el cliente.
    -Un formulario de mejora en la atención al cliente, donde debía hacer constar al menos tres mejoras que podía implantar la empresa para poder atender mejor a mis clientes.
    -Un formulario de seguimiento para la mejora en la atención del cliente donde debía decir que si con las últimas mejoras que habíamos introducido en la atención al cliente, éste se sentía más satisfecho.
    -Un formulario de mejoras propuestas por el vendedor para atender mejor al cliente.
    -Una encuesta que, supuestamente, le debía pasar al cliente para que me dijera si había notado mejoras en el trato cliente-vendedor desde la última vez que se había puesto en contacto con la empresa.

    Así era con todos los departamentos. ¿Qué hacíamos realmente? Un mes antes de la auditoria nos avisaban para que tuviéramos toda la documentación preparada y entonces llegaban cuatro semanas de estrés en las cuales nos inventábamos absolutamente TODO. Al final se pasaba la auditoria, que por cierto costaba un dineral. Nos certificaban con unos procedimientos que no eran reales, por lo absurdos, pero la empresa parecía estar más contenta.

    ResponderEliminar
  2. ¿En qué programación de la carrera de magisterio o en el CAP dicen que te pasarás la mitad de tu vida rellenando papeles que no sirven para nada? Esta es una de las razones por las que digo que no me jubilo como maestra...

    ResponderEliminar
  3. ¡No se han enterado todavía de que a nosotros lo que tenemos que hacer es dar clase! Han politizado la enseñanza y para justificar los fines de los dirigentes tenemos que estar rellenando documentos sin cesar. Los profesores también se han acostumbrado a estas tareas burocráticas y ya nunca hablan de métodos de enseñanza o de nuevos canales efectivos de transmisión de conocimientos... ¡Es tremendo! Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. No tenía ni idea de que los profesores estuvieseis enterrados en semejante candidad de papeleo.Jos.

    ResponderEliminar
  5. un exceso de programación es lo que hay! y de papeleo absurdo. Menos calidad y más calidez! (...le digo a la Administración)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Yo lo experimenté este año... más de 200 informes sobre unas charlas que impartimos por institutos, sobre la realidad LGTB a través de un programa de la Consejería de Salud, más los informes de las orientadoras de los centros, más la formación y los consiguientes informes del profesorado... calculo que sólo para 3º de la ESO se gastaron más de 3 paquetes de 500 folios para qué? para que llegue un informe de 25 folios sobre la valoración de todo el proceso aggg es de loc@s¡¡¡
    Mis amig@s profesores están muy quemados por todo este rollo, si lo que importa es cómo se imparte la clase y al final, lo único que importa es que el alumnado salga con más formación e información, para qué tanto rollo???
    besinos¡¡¡

    ResponderEliminar
  7. yo este año he descubierto que mi ocupación pral no es dar clase sino "coordinarme". me coordino con el lineal y trasversalmente, y no tengo tiempo para los alumnos: simplemente velo por la calidad de la enseñanza

    ResponderEliminar
  8. Buf, cómo me suena. En Madrid han implantado este año un presunto plan de calidad que nos obliga a hacer un proyecto de mejora obligatorio. Por supuesto, lo que cuenta es el papeleo, porque si nos atrevemos a sugerir que para mejorar necesitamos más profesores y menos alumnos por aula... nos dan con la puerta en las narices.

    Menos calidad y más calidez, me quedo con esa frase :S

    ResponderEliminar
  9. *Pepa, como decimos aquí "una mierda pinchá en un palo". Le vienen a una a la memoria esos y esas profesionales de antes: la costurera, el fotógrafo (como ese que conté) que trataban bien a las personas y sabían hacer un trabajo "de calidad". Hacía "su trabajo". No me imagino a la modista dejando a un lado telas, hilos, aguja y metro para rellenar 800 papeles de lo que va a hacer, lo que le queda por hacer, los tiempos en que se ha de organizar, el nivel de satisfacción de sus clientas...

    ResponderEliminar
  10. *María, lo peor es que ese rollo (lee a Pepa) de la calidad está tan extendida que lo de menos es el trabajo, lo importante es el papel. Una manera que tienen los idiotas de arriba de quitarse responsabilidades y seguir cobrando (no serán tan idiotas). Quiero decir que no es solamente en la enseñanza, ya ves lo que cuenta Pepa. Está en empresas de todo tipo. Lo de menos es lo que haces, lo que importa es lo que escribes.

    ResponderEliminar
  11. *sinkuenta,

    ¿¿¿te acuerdas de cuando la programación era:
    - Una lista de unidades que ibas a dar.
    - Una lista de medios que ibas a emplear para dar tus clases.
    - Una temporización de cuánto ibas a enseñar por trimestres.
    - Una explicación de cómo ibas a evaluar y recuperar.
    - Una explicación clarita y concisa de la metodología utilizada ???

    Cualquiera que la leyese la entendía, INCLUSO NOSOTRAS jajaja. Ahora tanto rollo de procedimentales, actitudinales, blabla-ales y no sé cuántos ales, que hay que hacer un máster para entenderlo y al final no lo entiende ni quien lo hace, ni quien lo lee, pero sirve para rellenar muchas hojas de papel.

    ResponderEliminar
  12. *Morgana, te prometo que esa frase la voy a poner en A3 (no se puede más grande) en algún sitio bien visible de mi instituto.

    MENOS CALIDAD Y MÁS CALIDEZ

    Prometo foto :)

    ResponderEliminar
  13. *Yosu, ante todo bienvenida. No te había visto por aquí antes.

    ¿Tú te das cuenta del absurdo que es todo ese papeleo de los coj...?

    Luego nos hablan de cuidar la naturaleza, si cada actividad se come medio bosque en papeles.

    Pero shhhhhhhhh, no lo digas siquiera, la respuesta es: "La administración ecológica: No consumas papel, usa archivos electrónicos".

    ResponderEliminar
  14. *Farala, a los no sé cuántos años de creerte profesora descubres que eres una "coordinable". Yo no sé por qué los que están arriba cobrando (y bien) por coordinar, velar, sancionar y apoyar se han inventado que ahora tenemos que autoevaluarnos, autoprogramarnos, autocastigarnos. Vamos que su trabajo (el de estos pencos/pencas) se reduce a inventarse sistemas para no hacer NADA (ellos/ellas).

    ResponderEliminar
  15. *Encantada. "Proyecto de mejora" obligatorio.

    ¿Y si ya somos tan estupendas que no podemos mejorar? ¿Y si los fallos los cometen arriba, cómo los mejoramos abajo? Ahí está. Denuncia lo que falla por arriba y protégete las narices.

    ResponderEliminar