23 octubre 2009

¿Por qué nos callamos?

Primero llegaron y entontecieron a las gentes.

Las enseñaron a no pensar, y para eso antes redujeron su vocabulario.

Las adormecieron con el soma del consumo y el reality-show.

Las hipnotizaron, las hicieron creer que eran importantes para "los Entes".

Durante muchos años les mostraron la jauja prometida. Los eslóganes eran "Tú puedes", "Tú lo vales".

Embrutecidas y narcotizadas adoraban a su Ente: "Alabado seas tú que me proteges".

Les distribuyeron miedo, euforia y esperanza en dosis justas.

Les explicaron que según las leyes de Darwin el ser superior sobrevive y el inferior merece ser sacrificado. Les enseñaron los nuevos conceptos de superioridad e inferioridad. Que la superioridad conlleva uno o varios de estos rasgos: agresividad, violencia, desprecio, ausencia de empatía, raza blanca, superficialidad, riqueza, heterosexualidad, machismo. En cada subgrupo de inferiores o superiores también se establecen jerarquías: siempre encontrarás a quien te haga sentir superior y te otorgue conciencia de clase.

Las dividieron para que perdieran fuerza.


Como corolario, lo más interesante, realista y preocupante que he visto y oído sobre la gripe A (gracias, Calvin). A cuadros y rayas me he quedado oyendo cada detalle y corroborándolo después en las fuentes que cita, o posteriormente en voz de la propia ministra de Sanidad, que ya habla de dos tipos de vacunas para dos grupos de población:



Primer vídeo de 5


O este otro, una entrevista a Jane Burgermeister

Primer vídeo de 6



Aunque no es el único tema que me parece preocupante. Tengo muchos más. Pero de todos el que más me preocupa es la manipulación de la que somos víctimas en ese y muchos otros frentes, nuestra mansedumbre y nuestra fe ciega en que somos seres protegidos, incluso "de nosotros mismos":

Usa el casco (o te castigo), ponte el cinturón de seguridad (o te castigo), no fumes (o te castigo), ponte la vacuna y muérete (o te castigo).

¿No es ya hora de una revolución de desobediencia civil?

¿Valemos el inverso de lo que les costamos?

12 comentarios:

  1. me ha encantado y hago mío el ensayo de Thoreau "Desobecdiencia civil"

    Creo de todo corazón en el lema “El mejor gobierno es el que tiene que gobernar menos”, y me gustaría verlo hacerse efectivo más rápida y sistemáticamente. Bien llevado, finalmente resulta en algo en lo que también creo: “El mejor gobierno es el que no tiene que gobernar en absoluto”. Y cuando los pueblos estén preparados para ello, ése será el tipo de gobierno que tengan. En el mejor de los casos, el gobierno no es más que una conveniencia, pero en su mayoría los gobiernos son inconvenientes y todos han resultado serlo en algún momento. Las objeciones que se han hecho a la existencia de un ejército permanente, que son varias y de peso, y que merecen mantenerse, pueden también por fin esgrimirse en contra del gobierno. El ejército permanente es sólo el brazo del gobierno establecido. El gobierno en sí, que es únicamente el modo escogido por el pueblo para ejecutar su voluntad, está igualmente sujeto al abuso y la corrupción antes de que el pueblo pueda actuar a través suyo.

    se puede leer entero aquí: http://thoreau.eserver.org/spanishcivil.html

    bss

    ResponderEliminar
  2. ¡Tienes toda la razón! Poco a poco nos han ido inyectando el miedo como remedio de fondo... No hay más que ver esos 'castings' y en las ceremonias de 'nominaciones' de los reality shows en los que los 'divinos' (por cierto, sin ninguna experiencia que les legitime) se comportan con un sadismo inusitado mientras que los concursantes sueltan incesantes lágrimas (de tristeza y de alegría indistintamente) y se dan abrazos de revista carentes de cualquier sentimiento real... El mundo se está decantando por dos esferas sociales: la de los poderosos que tienen el dinero (sin merecerlo) y la de los pobres desgraciados que están temblando de miedo y a los que se les ha robado el derecho a todo. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Al final resulta que los anarcolibertarios íbamos a tener razón.

    Cosas veredes.

    (Grande Thoreau, al que hay que leer y releer y releer hasta que se nos quemen las pestañsas)

    ResponderEliminar
  4. Por eso es tan importante la educación, educar en la crítica en la disención, en la capacidad de de reinvindicar nuestros derechos y desconfiar de la palabra escrita y de toda autoridad.. en esa estamos.. siempre desconfié de esa campaña y así se lo dije a los padres en la primera reunión... yo quiero una camiseta como ésa..

    ResponderEliminar
  5. Hola Candela, menudo tema interesante has puesto en el "candelero", jajaja.
    Ya sabes que yo como activista feminista por la salud de las mujeres intento informarme bien de todas estas cuestiones... y tampoco pienso vacunarme!!!

    Mi amiga Leonor Taboada hace unos meses entrevistó a Teresa Forcades para la revista MyS (Mujer y salud) que edita el CAPS en Barcelona. Esta médica, teóloga feminista es la caña y dice cosas muy interesantes en sus libros.

    En fin, que es bueno tener una visión crítica sobre lo que la industria farmacéutica quiere vendernos, sobre todo a las mujeres que estamos hipermedicalizadas!!!

    Un abracito saludable

    P.D.: si te interesa la entrevista, la puedo escanear y enviártela.

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante Candela, de todo lo que me ha dejado con los ojos cuadrados es la monja, vaya personaje... Pues bien, yo soy parte de un grupo de riesgo pero ya hace tiempo que estaba considerando no vacunarme, gracias por darme más elementos. A raíz de lo de la sobreprotección y falta de libertades, te sugiero que leas esto que aparece hoy en El País Semanal, creo que te va a gustar:
    http://www.elpais.com/articulo/portada/gubernamental/desprecio/libertad/elpepusoceps/20091025elpepspor_13/Tes

    Si no lo puedes accesar dímelo y te lo mando por mail

    besos

    ResponderEliminar
  7. Me he dado cuenta que no aparece completa la dirección del artículo que te digo... se llama: "El gubernamental desprecio por la libertad" y lo escribe Javier Marías.

    ResponderEliminar
  8. *Farala, lo malo de todo esto es que cada vez nos alejamos más del modelo de Thoreau. Cada vez más dejamos en manos de los gobiernos las decisiones que deberían ser nuestras. Cada vez pedimos más leyes, normas, reglamentos. Ahora en lugar de pegar con el palo de la escoba al piso del vecino porque hace ruido, llamamos a la policía local o le ponemos una denuncia. Por eso la frase de la ministra de sanidad de que ya estamos educados para prohibirnos más cosas, me ha hecho tanta mella. Eso no es estar educados, porque no hacemos las cosas según nuestros criterio saludable o suicida, sino porque nos lo ordenan y mandan.

    *Sinkuenta: siempre tenemos miedo. A más normas, prohibiciones y obligatoriedades menos libertad personal y más conciencia de que cada vez te quedan menos caminos para no delinquir (con todo regulado en cualquier descuido te has saltado la norma).

    *Unicornio, los anarcolibertarios ya resurgirán, si es que no se ha muerto para entonces la semilla, que por el camino que vamos, cada vez veo más rebaños.

    *Ico, en efecto, enseñarles a pensar, pero ¿te diste cuenta el otro día en clase de que no es tan fácil? Se ha ido perdiendo chicha. La camiseta estoy viendo algún sitio donde nos la hagan, porque en casa la queremos todas. El dibujete lo hice yo, así que si la quieres te la llevas :) Y si te apetece de otro color me lo dices y te la mando.

    * Lena, la verdad es que acabo de descubrir a Teresa Forcades (cuando Calvin habló de ella), pero he indagado en Internet y he encontrado muy buenas reflexiones suyas sobre diferentes cosas, entre ellas el feminismo. Sí que me gustaría que me enviases la entrevista. Un beso y gracias.

    *Marcela, me lo has quitado de la boca! jajaja

    *Pena, he leído en Internet varias cosas sobre esta monja. En algunos sitios la ponen verde pero escuchándola qué quieres que te diga, le doy toda la credibilidad que puedo darle (que nunca es mucha porque no me fío ya ni de mi sombra). El artículo a que te refieres lo he leído en papel, tenía aquí el suplemento de El País pero todavía ni lo había abierto hasta que he leído tu comentario. En un montón de cosas me identifico con Javier Marías (odiadme!), excepto cuando se pone misógino.

    ResponderEliminar
  9. jajaja Ave, siempre tú. Por qué será que me ha venido la letra de una canción que dice:
    Tu per me
    sei sempre l'unica
    straordinaria,
    normalissima
    vicina e irraggiungibile,
    inafferrabile,
    incomprensibile...
    :p

    ResponderEliminar