06 octubre 2009

Prohibido mirar por este agujero

En el salón de aquel piso de alquiler que compartí con una amiga durante dos cursos había un agujero en la pared más o menos a la altura de mis ojos, o sea que no muy alto. Alguna vez habría tenido dentro un taco y una alcayata y suspendido en ella seguramente un estante o algo pesado.

Las dos trabajábamos y a la vez estudiábamos Empresariales. En la facultad teníamos un profesor de sociología extraordinario. Escuchábamos sus clases a boca abierta. Mezclaba temas, hacía preguntas, nos llevaba a donde nos quería llevar.

Un día nos habló de las prohibiciones y del efecto que causan en las personas. Para empezar el hecho de prohibir algo que ni siquiera se nos ha pasado por la cabeza ya implica que se nos venga a la mente por primera vez. En segundo lugar una prohibición sobre algo que se te ha ocurrido hacer o te apetecería hacer, te vuelve a venir a la mente cada vez que la lees o te la recuerdan. En tercer lugar viene el instinto de transgresión consustancial al ser humano.


Para esa noche habíamos invitado a un compañero a casa para cenar. Otras muchas veces había venido y si había reparado en el agujerito de la pared no nos había dicho nada. Se me ocurrió poner una hoja de libreta con la prohibición y una flecha señalando al agujerito. A poco de llegar se levantó de la silla y fue a poner el ojo en el agujero.

Aquel cartel estuvó allí el resto del curso. Cada vez que alguien nos visitaba, iba a toda prisa a mirar por el agujero. No había nada al otro lado. Era un agujero de una sola boca, un hoyo oscuro en la pared blanca.

En unos cursos para el profesorado tiempo después aprendí que era mucho más efectivo orientar que prohibir. Nunca decir algo en negativo, hacerlo siempre en positivo. No usar la palabra NO ni el verbo prohibir en los carteles.

Con esa idea, en los diferentes centros en los que he estado he intentado y conseguido siempre que cambiaran los carteles prohibitivos. En el instituto actual ahora está así lo que antes fue de otra manera:


Antes: Prohibido tirar papeles al suelo



Antes: Prohibido hacer ruido en horas de clase. -En los pasillos y escaleras-



Antes: Prohibido acceder a las aulas a personas no autorizadas.

Hace unos días, en una reunión del ETCP entre otras cosas apareció el tema del tabaco. En el patio del pabellón de alumnado adulto el curso pasado había una acumulación de colillas largas. Parece que algunos chicos y chicas mayores que en ocasiones piden permiso para ir al baño o para hacer una fotocopia se escapan unos segundos para despuntar un cigarrillo. "Quien esté de guardia debe vigilar los patios para que nadie fume. Está prohibidísimo. No lo podemos permitir" -dice el director.


Comenté lo de las prohibiciones y sus efectos y pregunté si no sería posible cambiar los carteles de prohibido fumar que están por todas partes y de todas las maneras, con amenazas incluidas y que es lo primero que se lee al llegar al porche.



Ponerlos de otra manera, como hicimos con el resto de prohibiciones. De hecho por la mañana cuando me levanto malditas las ganas que tengo de fumar tan temprano, pero nada más llegar al porche y ver el cartel tan llamativo me acuerdo: Prohibido fumar, joder... y cómo voy a pasar la mañana... otro día de agobio... ¡qué ganas de fumarme un cigarrillo!



- ¡A mí me pasa lo mismo! No lo había pensado, pero es ver el cartel y entrarme ganas de fumar. Tal vez podría ponerse otra cosa, sí, sin usar la palabra prohibido - dijo otra compañera.

- No. Las otras cosas son recomendaciones. No responden a una prohibición por ley. El tabaco en cambio está prohibido por la ley. Es una prohibición y así debe constar - contestó el director (otro antitabaco que nos mandaría exterminar si pudiera).

- Podríamos poner entonces que está prohibido traficar con drogas. Es un delito perseguido por la Ley y se han dado casos en el instituto -comentó otro- Y puestos a poner, podíamos poner uno que prohibiera rayar la carrocería y pinchar las ruedas de los coches de profes. ¿O eso no está prohibido por la ley? -sugiere otro, medio en broma.

- ¡Calla, calla! ¿Pero qué dices? ¡Noooo! ¡No les demos ideas! -respondió una compañera.

20 comentarios:

  1. tienes toda la razón, candela. Aprovecho este salir de mi cueva de los últimos días para saludarte, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues que si, que tienes razón ¿qué tal poner "PROHIBIDO PROHIBIR"??.. ya se que es un tópico.. aunque claro, según la teoría de tu post la gente se empezaría a probihir como loca... jajaja... deja.. deja...
    ¿Y un "gracias por no fumar"??.. ayyy... no se..

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  3. Acabo de imaginar que en las calles hubiera carteles prohibiendo delitos cotidianos, por ejemplo

    PROHIBIDO ROBAR VEHÍCULOS EN ESTA CIUDAD.

    PROHIBIDA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

    PROHIBIDO MATAR A OTRAS PERSONAS

    ¡Qué chungo! Es como si me dijeran que esas opciones están disponibles aunque prohibida.

    Muy buen tema de reflexión.

    ResponderEliminar
  4. Pero qué raros somos los humanos! Transgresores por naturaleza.

    ResponderEliminar
  5. Ay, yo es que no veo mal el cartel de 'prohido fumar' (aunque quizás lo completaria con - 'dentro del centro' o algo así). Al fin y al cabo, el mensaje que trasmite es el correcto: 'eres libre de fumar, pero no lo hagas aquí'. Se me ocurre que inevitablemente el mismo mensaje puesto en positivo quedaría paternalista: 'Fumar es malo cari, pero como tú no sabes manejar tu libertad te lo decimos nosotros'. No sé, no sé...

    ResponderEliminar
  6. No, Candela, no. El prohibido fumar ter minará desapareciendo cuando la prohibisión de fumar se tenga por normal. Si no pone prohibido robar o prohibido matar, es porque todos lo sabemos sin que haga falta un cartel.

    ResponderEliminar
  7. a mi el prohibido fumar como si pone prohibido pescar, pero Claude si me ponen en el trabajo por todas partes una tarta de chocolate con nata tachada de rojo los matoooooooo.

    A quien le puede venir la idea de ponerse a regimen y poner carteles por toda la casa con una foto de lo que más le gusta recordándole que no se lo puede comer??????

    Son cosas que si las piensas las entiendes solo si te acuerdas de algo que a ti te gusta, si no te gusta por supuessssssto que te da igual o si odias a los gordos hasta te da gusto que sufran con tartas de chocolate prohibidas por todos los rincones

    Claude todo el mundo sabe que fumar está prohibido, es lo que mas se sabe en este mundo, entiendo que a los fumadores les parezca ya recochineo y tortura china.

    ResponderEliminar
  8. qué razón tienes!! yo vi un documental con bebes que gateaban por un borde y si se les decía "¡no! ¡no hagas eso que te caes!" miraban donde no tenían que ir y se caían y si se les decía , "meganita, ven mejor por aquí, bonita" no se caían.

    ResponderEliminar
  9. Como soy humana, también tengo ese espíritu transgresor. Te deseo suerte en tu cruzada anti prohibiciones... porque la vas a necesitar, baste ver la enorme energía desplegada en los comentarios al post anterior.
    Jo... ahora caigo en cuenta que pertenezco a una minoría MAS...

    ResponderEliminar
  10. Marcelita perdida, también andas en una cueva? :) Por el comentario que dejaste en el post anterior supongo que no es algo para tirar cohetes. Un abrazo para ti.

    Alma Máter, ¿y un "Respira hondo este precioso aire de árboles y flores"... ? Un beso!!

    Gracias, Cortega buenos ejemplos.

    Dintel, sí rarísimos, o no tanto.

    Ay Cristina, se nota que no entiendes lo que se siente. El mensaje paternalista es jajajajajaa pues eso paternalista. Un besico.

    Claude, primor, te aseguro que la prohibición de fumar es más conocida que la de robar al fisco, pero no he leído en ningún sitio "PROHIBIDO robar a Hacienda".

    Cortega, te has lucido en el comentario jajajajajajaa No creas, para mi también sería una tortura la foto de la tarta de chocolate.

    "si odias a los gordos hasta te da gusto que sufran con tartas de chocolate prohibidas", bingo, Cortega! Un besaaaaazo.

    Farala, algunas veces hay que decir no "No le abras la puerta a ..." pero es que son demasiados. Y los prohibidos más todavía. Al final te caes por el precipicio.

    Pena, un día tenemos que hacer inventario de a cuántas minorías pertenecemos ¿vale? :) Me apunto la expresión "cruzada antiprohibiciones" y la pongo como etiqueta. Me ha gustado! Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Ya, Candela, ya, pero es que en el colegio uno no se pone a hacer la declaración. Y hace relativamente poco se podía fumar en los centros escolares, que yo he visto a profesoras mías fumar en el patio.

    ResponderEliminar
  12. Conste que lo peor es lo de "prohibiéndose fumar en todo el centro". ¡¡En un instituto!! ¡¡Que el gerundio no se utiliza así, cojones! Brrrrrrrrrrrrrrrr

    ResponderEliminar
  13. Sí, ese tipo de cosas son las que nos cuenta la orientadora.. pero es que siempre sale un NO¡¡ en toda la clase aunque sea ¡¡no es tu turno¡¡ ¡¡no hablen tanto¡¡.. Mejor es no poner barreras Candela por si surge la tentación.. que duerme con un ojo abierto...

    ResponderEliminar
  14. Qué buena idea,"sugerir" y "orientar" en vez de "prohibir"...

    ResponderEliminar
  15. Puñetera (con todo el cariño) bonito cambio en el blog.

    Como dice Ico, siempre sale el "no". Es complicado. Y en cuanto a los carteles, pensaré en la tarta de chocolate para volver a redactar las normas de clase.

    ¿Cruzada anti- prohibiciones? Creo que nos vas a tener la mar de entretenidas. Por mi parte, contenta me pondré con estas etiquetas.

    ResponderEliminar
  16. *Claude, en general no hablo de mi instituto, hablo de todas partes. ¿Has visto algún cartel de Prohibido estafar a Hacienda aunque sea en Hacienda? :)

    *Ave, que conste que no lo he redactado yo. Mis principios (antiprohibiciones) me lo habrían impedido, jajajaja.

    *Ico, en vez de no es su turno: Cállate, en vez de no hablen tanto, que os calléis, jajajaja.

    *Tantaria, estoy hasta el mismísimo de prohibiciones. Hoy leí un artículo a favor del paternalismo estatal. Lo hacen por mi bien y además me llaman incapaz (por adicta) :(

    * Calvin, gracias por el elogio a la plantilla. No la hice yo, pero es majeta :) Oye, lo de la tarta de chocolate me ha llegado al alma. Creo que haré un estudio sociológico en mi instituto colocando según qué carteles a ver quiénes se quejan jajajaja.

    Una semiconclusión personal:
    En lo del tabaco, fumadoras o no fumadoras, veo una clara línea divisoria entre edades.

    ResponderEliminar
  17. Claude, después de 10 intentos fallidos no puedo comentar en tu blog. Lo has puesto sólo para miembros del equipo... Yo no juego en ese equipo???

    ResponderEliminar
  18. Me apunto YA a la cruzada anti-prohibiciones.
    ¡Tiene mérito tu transformación de los carteles!
    ¿Qué pasa con el eufemismo ese tan de moda de "Espacio Sin Humos"?

    ResponderEliminar
  19. Me encanta la teoría de tu profe (que procedo a copiar con la intención de memorizar), pero me gusta mucho más esa tarea que te has impuesto de cambiar todos los letreros de tus centros. ¡ME EN-CAN-TA! Y sepas que, de que vuelva a las aulas y, por consiguiente, al mi instituto, pienso copiarte.

    ResponderEliminar
  20. Recuerdo que en un proyecto, la "jefa" preguntó a su subordinado "...y cuánto tiempo te llevará?", a lo que respondió "dame 5 minutos". "Te doy diez", le dijo. Ahí supe que el respeto estaba en conceder, más que en acotar.

    ResponderEliminar