03 octubre 2009

Se vuelve atea y es más feliz


La llaman la planta que ora, porque a la caída del sol empieza a replegar sus hojas, que ya de noche se juntan hacia arriba como manos que rezan.

Es la maranta. Hace cuatro meses la trajimos a vivir a casa. Durante dos rezaba toda la noche. Tanto rezo, tanto rezo, no le quedaba energía para echar hojas nuevas.

Hace dos meses que no reza. ¿Se habrá puesto enferma? Consulto foros y viveros: Le habrá dado esto o lo otro. Le faltará agua. Se prepara para morir. ¿Y no reza para morirse? ¿Es mimetismo doméstico lo suyo?

Ahí está, sana y feliz, con sus hojas aterciopeladas, echando otras nuevas que se abren en pocos días (¿veis esas más claras a la izquierda y la enrolladita de la derecha?). Abierta 24 horas al día.

Mientras ella se ha vuelto atea yo cada vez soy más anarquista.

P.S. No le gusta el sol, pero me dio permiso para sacarle la foto.

10 comentarios:

  1. Es cierto, a las marantas no les gusta el sol, pero sí la claridad. La mía, regalo de mi hermano nº4, cuando vine a vivir a esta casa, hace ya diecisiete años, quiere poca agua a menudo, y desde que la trasladé al baño, orientado al sur, con una ventana enorme, crece tanto que ya he tenido que podarla un par de veces desde febrero.

    ResponderEliminar
  2. Si es que la iglesia, ya se sabe. Mírala que guapa que está la plantita sin rezar. Un beso
    Por cierto, ¿donde hay que apuntarse para ser anarquista?

    ResponderEliminar
  3. Mármara, diecisiete años la maranta! Esta es la segunda que tengo, la otra fue un montón de años y creo que se murió de frío.

    Isabel, apúntate aquí mismo y ya somos dos. Por algo se empieza jejeje.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades, por tu preciosa maranta y el nuevo look del blog. ¡No paras!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Las marantas siempre han sido un poco reveldes, si el medio se lo permite, claro está.

    ResponderEliminar
  6. Jaja, es que fue llegar a tu casa y quitarse la careta - ¡uf, al fin puedo dejarme de paparruchas y soltarme los zarcillos y crecer y alegrarle la vida a los demás sin tener que preocuparme de acabar en el infierno de las plantas! (imagino que será un secarral).
    Me gusta el nuevo look. Besos.

    ResponderEliminar
  7. La planta se lo ha pensado mejor y ahora es agnóstica. Hay que ver las cosas que pasan cuando estás en un ambiente donde se piensa...

    ResponderEliminar
  8. New look!!!!! me gusta!!!
    Y la planta preciosa.. si es que eso de las oraciones.. en fin...

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  9. Hostia¡¡ He salido corriendo a ver si era igual que mi planta.¡¡ Síii y la mia ora que ora de noche y de día... claro está pachucha porque la tenemos frente a la cristalera del salón donde le da todo el día sol.. He mirado la etiqueta enterrada en la maseta.. "plante que aimant l'ombre" mierda...
    Eso me pasa por no leer las etiquetas..

    ResponderEliminar
  10. *Hola, maikix. Me gusta cambiar de escenario, es como renacer. Ahora le he puesto colores de arena y otoño, hasta que me harte de verlo así :)))

    * Metáfora, no sabía que eran así las marantas, pero es que no sé mucho de marantas. Gracias por tu comentario.

    * jajajajajaja Patsy, un secarral, seguro que su infierno es así. Y yo andaba tan preocupada por si estaba triste y lo que hace mi planta es que hace lo que le da la gana. ¡Viva la libertad!

    * Tantaria, es lo que digo yo, que todo se pega. En nada me la veo birlándome el paquete de tabaco o abriendo un blog jajajaja.

    * Gracias por gustarte el new look, alma máter. Maranta no se hace un problema. Es como yo ¿qué es la constancia y "lo que debe ser"?

    * Ico, jajajajajaja, me la imagino, angelica tu maranta, rezando noche y día: ¡Que me pongan a la sombra, señorcito mioooo! Ya me contarás sus progresos desde ahora.

    ResponderEliminar