28 octubre 2009

Vanos intentos de integración

Como la vida misma

Lo que trajo la cigüeña













20 comentarios:

  1. jejjejejeje, me encantaaaaaaaaaaaaa!!! anda que pequeño entretenimiento teneis, yo quiero uno.

    Tiene toda la pinta de que acabará integrándose, lo intuyo....

    besotes

    ResponderEliminar
  2. No sé qué decirte, mam. La pantera Violeta está a punto de integrarlo, pero Paquito está tan tan celoso que ni nos habla. Y se cree que el enano es cosa de comer. Al pequeño lo tenemos que tener en "celda de aislamiento" mientras estamos fuera.

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajajjjajajajajaja. Te veo agazapada, cámara en mano, en plan Rodríguez de la Fuente.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado las fotos y los bocadillos, mi gata siempre es así cuando viene uno nuevo pero luego lo adopta ..es el proceso de integración..

    ResponderEliminar
  5. oe oeoeoeeeeeeeee, la semana que viene convoco concurso de mascotas, quiero que participes con esta historieta/post (y nos actualices con las relaciones como van yendo...)
    ¿¿¿cómo la vais a llamar???? ¿¿¿es nila o niño???

    ResponderEliminar
  6. ajajajajaja, dintel, igualico igualico.

    Ico, la gata creo que adoptará, el gato no. Tendría que haberle puesto Otelo en vez de Paquito.

    :) María

    Farala, biennn por ese esperado concurso. Verás, a ver si lees este comentario porque te compete jajajajajajajaj. Resulta que Pepa, que es la ponedora de nombre al nuevo bichucho, ha decidido que se llamaba Lalo (creímos que era chico), pero resulta que el sexo de Lalo tiene días, anteayer era más chica que chico y ayer más chico que chica. Dice (Pepa) que si es chica se va a llamar Farala. Luego le preguntas a ella ¿y eso por qué?

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja, a parte de que es precios@, la integración lleva su tiempo. En casa se nos han acoplado dos gatos más, hijos de mi Tigre, parecemos una protectora.
    Me sumo al concurso, tengo para dar y tomar.

    ResponderEliminar
  8. qué bonitooooo y qué pequeñín. Cuando me invites a un café en tu casa, me lo dejas para jugar un poco.

    ResponderEliminar
  9. *Alson, pues yo no sé esto cómo va a acabar. El gato macho cuando ve al pequeño se le tira en plancha con la boca abierta. Con la gata ya han hecho hoy sus amagos de juego.

    * Marcela, en cuanto se te ocurra y tengas tiempo entre charles y charletes (lo he dicho bien ahoraaaa? jajaja) y clases y de todo, te espero para un todo incluido ;)

    ResponderEliminar
  10. ¡ que bonito es el chiquitín!. Buen reportaje te has montao, en plan paparazzi. Un beso

    ResponderEliminar
  11. ¡¡qué monooo!!!! y eso que yo soy de perros, no de gatos, pero es una ricura...

    Un besote!

    ResponderEliminar
  12. Joder ! Al menos ellos lo intentan , lo de integrarse ... No como nosotros , los humanos.

    ResponderEliminar
  13. Me imagino al pequeño provocando al grande, y éste despreciándolo. En casa no tenemos animales, es un piso pequeño, (bueno, tenemos un pez, pero no cuenta, porque es casi de cartón) pero mi hijo menor se moriría por una mascota. Pero para cuidarla la mami, claro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Me encanta, el gatín, o la gatina, que veo que aún no lo tenéis claro. Y los diálogos. Me rechiflan los diálogos.

    ResponderEliminar
  15. *Isabel, jajajaa, sí, en plan paparazzi ya que de todas maneras tenía que ir detrás del pequeño para protegerlo de ataques. Pues ale, cámara en mano.

    *Anastàsia, ya ves, incluso a fecha de este comentario ya está integradísimo con la gata y a medias con el gato.

    *Maikix, lo han despreciado, le han gruñido, el gato macho "lo ha abofeteado" (así, literal), pero ya pasó. Mis hijas siempre han querido mascotas. No han tenido que currárselo mucho. ¡A mí me encantan! jeje

    *Mármara, es que te juro que hablan entre ellos. Era eso más o menos lo que decían entre maullidos de un tono u otro y bufidos.

    ResponderEliminar
  16. Jajaja... qué bonito!!!
    Yo estoy como tú, sin tiempo pa'na'...
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Pero, ¿se puede ser más minúsculo?!!

    ResponderEliminar
  18. Hablan, doy fe. Y acabarán por compartir, pero perder el estatus es muy duro hasta para un gato.

    ResponderEliminar
  19. * Glora ¿qué es lo que hay que hacer cuando no hay tiempo pa' ná? Pues NÁ.

    * jajaja, Calvin, es minúsculo, aunque ya ha crecido en 10 días que lleva en casa. Antes era todo espinazo (flaquísimo) y se dormía en una de mis manos.

    * Alson, gracias. La gente cree que no hablan. Ya quisiera más de uno y de dos expresar a base de miradas, gestos y pocos sonidos lo que expresan los animales.

    ResponderEliminar