28 noviembre 2009

Impresiones profanas

-¿Qué está permitido hacer?
-Todo lo que pueda sin ser pillado.
-¿Qué es bueno?
-Todo lo que es bueno para mi.
(Respuestas -sinceras- de un psicópata asesino en serie que ya nada tenía que perder. Respuestas demasiado frecuentes a día de hoy)



No soy experta en el tema y soy consciente de que puedo estar diciendo tonterías. Hablo desde mi impresión de persona ignorante en cuestiones de Derecho y de Justicia y desde la indignación y la impotencia ante determinados comportamientos humanos violentos como el que ha llevado a la muerte a una niña de 3 años a manos de un pederasta**, o el del asesino de Nagore.


**Acabo de leer que fue accidental, pero el ejemplo vale para otros casos de niñas que sí murieron al ser violadas y maltratadas.

Hablamos con orgullo de nuestro sistema (y en particular el carcelario) como el de la educación, la rehabilitación y la reinserción. Aunque la estadística y los ojos que tenemos en la cara nos demuestren que hay seres humanos que ni se educan, ni se rehabilitan ni se reinsertan. Por ejemplo violadores, pederastas y pedófilos, maltratadores de mujeres, asesinos en serie... "No tenemos un estado de Derecho punitivo, sino educativo". Mis preguntas son: ¿No se podrían hacer excepciones? ¿Por qué un psicópata permanece (cómodamente) en prisión 5, 7 años después de cometer un crimen del que no se ha arrepentido y que con toda probabilidad va a volver a cometer? Quizás no cometa en el futuro los mismos errores. Uno de ellos me dijo una vez "no cometeré más errores" y no los cometió. Cometió delitos pero no errores. Se refinó hasta ser indetectable. Los psicópatas son expertos en "buen comportamiento".

No hablo de la pena de muerte, que me da repelús sólo pensarlo, pero sí de un sistema menos ingenuo, de que la cárcel sea un lugar en el que se van a rehabilitar personas rehabilitables (es que además a esas personas creo que no habría que llevarlas a prisión sino a otro sitio), pero al que van a "pagar" y a quitarse de la circulación quienes no lo serán nunca. A trabajar y a ser útiles a la sociedad desde su encierro, sin concesiones ni premios de ningún tipo. Una pregunta más que me hago: Una cárcel más dura para esos tipos mencionados ¿no podría ser hasta cierto punto* una medida disuasoria?

*Sólo hasta cierto punto, porque el germen de la agresión y la reincidencia lo llevan dentro.

10 comentarios:

  1. El sistema carcelario no es "ingenuo". Es de chiste.

    ResponderEliminar
  2. has sacado un tema durísimo, no se cual es la solución pero da mucha rabia ver cómo asesinos tienen una segunda y tercera oportunidad("para no cometer errores") y sus víctimas no.


    ahora estais por ahí casho pendones... ¡que lo disfruteis!!

    ResponderEliminar
  3. Todos esos abusos de menores me abren las carnes y la verdad es que no sé lo que le haría a esos desaprensivos si tocaran a alguien próximo a mí... además, como dices, está demostrado que los pederastas no tienen cura y que lo único que se puede hacer es la castración química... Es muy difícil lograr que paguen por lo que han hecho y que no tengan nunca más la oportunidad de repetir fechorías de las que no se arrepienten. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Es un tema complicado del que soy totalmente analfabeta.

    ResponderEliminar
  5. Se me ocurre, tras coincidir en tus reflexiones al 100%, que con el sistema carcelario pasa algo como con la educación de nuestros niños: para que no nos tachen de intolerantes, retrógrados, radicales pero sí de modernos, comprensivos y acordes con los nuevos tiempos convertimos a nuestros niños en tiranos y a la cárcel en un caramelito para ciertos delincuentes.

    ResponderEliminar
  6. Una buena reflexión Candela. Efectivamente, hay gente en la cárcel, que no debería estar, porque aún habiendo cometido un delito (o varios), han sido las circunstancias, las que lo llevaron a hacerlo, y son perfectamente reinsertables. Sin embargo, violadores, pederastas, asesinos en serie y otras alimañas, que está científicamente demostrado que van a reincidir, deberían ser apartados de la circulación, y hacerles realizar trabajos en beneficio de la sociedad, por el daño causado (yo tampoco soy partidaria de la pena de muerte). Un beso

    ResponderEliminar
  7. Pero Candela ¿tú crees en la justicia, leyes y en quien las administra, con la que esta cayendo?

    ResponderEliminar
  8. Yo estoy contigo en lo de la "medida disuasoria".

    Cambiaría muchas cosas para los criminales adultos y también haría cambios en el tema de los "menores de edad" la mayoría de los criminales empiezan muy jovenes y como no les pasa nada, van reincidiendo.. porque claro, ¿si eres menor puedes matar gente? pues los ejemplos que se tienen hoy en día parece que indican que sí, ¿por qué está suelto el menor que participó en la tortura y violación de Sandra Palos? ¿Por qué se deja que vacilen los de Marta del Castillo? ¿un niño de 16 ó 17 años no sabe lo que hace y uno de 18 si? Los niños pueden estar en la parra, pero si conocen las consecuencias (y estas son duras), respetan los límites.

    Tanto con niños como con adultos... habría que cambiar tantas cosas...

    ResponderEliminar
  9. Alguien a quien admiro me dijo un día:
    "La justicia (las leyes) está hecha para los delincuentes"
    o :
    "Dios proteje al inocente y la Ley al delincuente"
    Y sabe mucho de esto.

    ResponderEliminar
  10. No creo en las penas severas como medida disuasoria. Como ejemplo baste ver el sistema de "justicia" de Estados Unidos que tienen unas penas de miedo y sin embargo sigue habiendo gente que comete crímenes de todos tamaños, colores y sabores. Creo en la prevención, que desde luego es la utopía en estado puro.

    ResponderEliminar