30 noviembre 2009

Patinaje emocional

A lo largo de la vida vamos aprendiendo a ser más fuertes, a saber decir que no, a que nos resbalen comentarios hirientes en el trabajo, a sabernos apartar de las personas tóxicas que no nos aportan nada positivo y absorben nuestra energía... Aprendemos a dar sabios consejos a otras personas que tienen problemas de pareja, o que se frustran si no tienen pareja, o que tienen miedo y rechazan las relaciones de pareja...

Con el tiempo, a fuerza de aprender, acrecentamos nuestra inteligencia emocional y conseguimos movernos y salir indemnes de la jungla humana, del desempleo, de problemas económicos, de familias castradoras, de mil situaciones que en otras edades solían comprometer nuestro bienestar.

Sabemos de memoria lo que es el chantaje emocional, el maltrato en parejas: "no sé cómo no se dan cuenta, yo a la primera lo/la mando a freír monas y tan feliz".

A pesar de todo lo que sabemos y de lo que creemos saber, nos dan 2, 3, 15 palos esas personas por las que bebíamos los vientos. Nos utilizan, nos manipulan, nos exigen, nos ponen malas caras, nos ponen algún cuernecillo que otro, o un buen puñado de cuernos, a pesar de que establecimos una relación de fidelidad. De cada una de esas relaciones salimos como pudimos, después de rebajarnos, vencernos, vendernos, sin conseguir gustar, que nos quieran, que nos valoren, que nos respeten... a veces con el alma y el cuerpo maltrechos. A cada salida unos meses o más de duelo y reflexión, de recuperación y de programación de futuro.

Entonces hacemos el retrato robot de la persona de la que podríamos, o mejor dicho, de la que deberíamos enamorarnos. Después de muchos palos decides: "Solo quiero una persona normal", "no quiero reinas ni reyes, que para reina ya estoy yo", "y si no, nada, porque he aprendido a estar sola y a disfrutarlo"...

Y es entonces cuando aparece en tu vida una persona normal, ni una reina ni un rey. Una persona que te respeta, que está pendiente de tus esfuerzos, que te da una palmada en el hombro para que no decaigas, para que no desistas, que te apoya en tus momentos bajos, que está siempre ahí, que no te cuestiona, que no te exige, que te desea y te quiere profundamente. Entonces te vuelves a plantear compartir tus cosas, tirar esa ropa que no usas para hacer sitio en tu armario. Te enamoras y dices ¡por fin!

Pasan los días, los meses. Una balsa de aceite. Entonces te das cuenta de cuánto de positivo tiene convivir y compartir tu tiempo con una persona como ella: puedes seguir haciendo tu vida normal sin miedo a reprimendas, caras largas o represalias. No tienes que estar todo el tiempo pensando en ella porque ella está ahí y tú estás a salvo. Puedes ser tú, crear nuevos proyectos laborales, retomar aquella carrera abandonada, pintar esos cuadros que nunca pudiste pintar porque la otra o el otro se ponían celosos de tu tiempo y de tu éxito. Puedes hablar con tus amigas por teléfono sin que alguien esté cronometrando el tiempo que empleas, el tiempo que "le robas"...

Te acuerdas de aquello que sentiste una vez por A o por B, cuando pasaba "noches de trabajo", de "congresos" y no te llamaba ni atendía a tus llamadas, y pasabas las horas dando tumbos en la cama, echando de menos su cuerpo y su voz. ¡Cuánto deseo había en tu cuerpo! ¡Cuánto añorabas hacer el amor con aquel o aquella que estaba "a su bola", que quizás estaba con otros, con otras!... No te quedaba tiempo para pensar en nada más ni hacer nada más, tus proyectos se iban al garete porque no tenías tiempo para ellos, tus hobbies dejaban de serlo, porque no tenías capacidad para crear, ¿qué capacidad ibas a tener si tu pensamiento estaba permanentemente ocupado en buscar una manera de acercar a aquella persona, de encandilarla, de enamorarla más, de hacerte desear, de hacerte respetar, querer, comprender?

Ahora tienes otro mundo, tienes tu vida, tu trabajo, tus amigos, tu tiempo, tus hobbies... ¿y tu pareja? Por ahí está dejándome ser, dejándome estar, aburriéndome de ella. Casi es una sorpresa cotidiana encontrarla al volver a casa ¡Anda, pero si estás ahí! Dejas de desearla, empiezas a reprocharle cualquier cosa. La base de datos de los reproches es inmensa: coge uno y úsalo. Y decides enfollonar la relación para darle "vidilla"... y al final, después de ver la cara anonadada de la otra parte, terminas con esa relación, si es posible culpándola de que no haya funcionado.

Y volvemos actuar como al principio. Nos enganchamos de alguien que monopoliza todos nuestros pensamientos, que nos enciende la pasión, la duda, la zozobra; que nos hace pasar noches en blanco, unas veces de amor, otras de interrogantes, días de miedo. Esa persona forma parte de nuestro pensamiento full time. Abandonas proyectos, hobbies, amistades... pero cuando esa persona especial entra por tu puerta se te abren las carnes y piensas, sabes, que por esa persona, por tenerla contigo, porque te quisiera, te deseara, te respetara y te apoyara... darías la vida.



En el campo de lo emocional en la pareja, todo el mundo sabe patinar
hasta que por fin se consigue la madurez.
¿A qué edad llega la madurez?
La mayoría de las veces, nunca.



AGREGADO A POSTERIORI (he recordado y encontrado entre mis discos una canción de la Vanoni, que Internet casi no sabe que existe, pero tiene algo en Youtube. La he traducido a mi manera, a excepción de los puntos suspensivos que nunca entendí lo que decía ahí. Y dejo el enlace de Youtube):



Y la letra traducida por mí (se piden disculpas por no ser jurada ;) )

Primera parte de la historia
nosotros que somos cada vez más felices.

Después está el hoy sin gloria
nosotros que somos cada vez más amigos,
resbalando lentamente en este extraño limbo
que está lleno de atenciones y respeto.
Quizás ya se nos terminaron las metas.

Además no desconfiamos uno del otro,
no estamos ya ni siquiera un poco celosos.
Gritamos todavía de placer
pero ya no nos mordemos golosos.

La tranquilidad nos envuelve
como una sombra gris
que nos roba el gusto de los más bellos colores.
¿Ves? somos cada vez más sinceros, más fieles…

Loca por decir que sí,
he dado la vida por vivir aquí.
Entre tus brazos, en cambio (…) la sinceridad.
(creo que dice "entre tus brazos es en cambio excusa la sinceridad)
¡No puedo morir de serenidad!

Tú eres estupendo,
tú, quizás demasiado bueno para mí.
Delfines, alegres delfines, son mis pensamientos
con las ganas de quedarse en alta mar.

Loca por decir que sí,
he dado la vida por vivir aquí.
Entre tus brazos, en cambio (…) la sinceridad
¡No quiero morir de serenidad!

"Delfini"
Ornella Vanoni

26 comentarios:

  1. Magistral descripción del proceso ¡tal cual! ... ergo algo estamos haciendo mal ¿no crees? Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el post. Me lo apunto y lo imprimo para ponerlo en mi escritorio y repartirlo. Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Maduramos cuando la PASIÓN no se abre camino por encima del AMOR.

    ResponderEliminar
  4. Coincido con la opinión de Alson y agrego que en mi caso siento haber madurado cuando comprendí que mi cabeza y mi corazón no tenían que estar tirando cada uno en direcciones diferentes. Agrego también que creo que la madurez no es un punto de llegada sino algo en lo que se tiene que trabajar cada día para no perderla, algo así como los músculos. Los autoboicots están allí siempre allí viendo si pueden volver, al menos en mi caso.

    ResponderEliminar
  5. Es increíble lo perfecto que has descrito todo. Estoy de acuerdo con Alson, pero a veces es demasiado difícil; y cuando lo consigues eres de otra forma. Me ha encantado el párrafo del final... eso es cariño y amor. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Es dificil el equilibrio, sobre todo cuando somos adictas alas emociones fuertes y una vida tranquila no nos conforma. He pasado por esas facetas que comentas, no volvería atrás, esa especie de amor absoluta que embarga tus sentidos dejándote de hacer y querer a ti misma es pasión.. el amor empieza quizá cuando acaba la pasión...la pregunta sería ¿ deben ir juntas pasión y amor?..

    ResponderEliminar
  7. Genial entrada Candela!!.. pero.. yo no tengo una respuesta. Ves y oyes cada cosa, que no sabes ni qué pensar ni qué es lo que falla... En ocasiones el debil se vuelve fuerte y el fuerte se vuelve debil, no sabes cómo vas a reaccionar en un momento determinado... Dificil aventurar una respuesta.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  8. Me acabo de acordar de una canción que cantaba Ornella Vanoni con la que me identifiqué tanto tanto, en un pasado que me parece muy lejano. Había dos frases, una decía:

    - Tu, sei caro, tú, forse troppo buono...

    - Delfini allegri, delfini, sono i miei pensieri, con la voglia di tornare in alto mare.

    Traduzco aunque sé que no hace mucha falta:

    - tú eres un primor, tú, quizás demasiado bueno...

    - Delfines alegres, delfines, son mis pensamientos, con las ganas de volverse al alto mar.

    Termina la estrofa diciendo:

    En tus brazos en cambio encuentro la sinceridad... ¡No quiero morir de serenidad!

    ResponderEliminar
  9. Agua del arroyo blanco,
    agua pa saciar mis labios, agua de tu primavera,
    de mi zalamera pa mi corazón

    Eres para mí como agua clara,
    que corre hacia mi corazón como un río
    que nada y que muere en el fondo del mar.
    Eres para mí como la luna, desnuda ante la noche.
    Guiando mis pasos hasta el amanecer. Siempre para mi eres lo primero.
    Aunque falte el dinero te quiero.
    Yo sin oro ni plata te espero hasta el atardecer.
    Tu serás la calma y el consuelo y el aire que me falta algunas veces,
    agua del arroyo blanco, agua pa saciar mi sed.

    Quiéreme, como se quiere por primera vez, quiéreme,
    quiéreme para los restos de la vida
    y quiéreme como se que tú lo hacías,
    y quiéreme de noche, quiéreme de día,
    quiéreme, como se quiere por primera vez, quiéreme
    quiéreme para los restos de la vida.
    Quédate que mi alma es una bulería.

    Agua del arroyo blanco,
    agua pa saciar mis labios, agua de tu primavera,
    de mi zalamera pa mi corazón.
    Te susurraré mil veces al oído que jamás buscaré nada fuera de ti
    jamás besaré como te beso a ti, créeme.
    Créeme porque es tan cierto lo que digo como lo es el sentimiento de un suspiro
    como el frío que siente tu piel, sin abrigo, sin besos, sin sed.


    Quiéreme, como se quiere por primera vez, quiéreme,
    quiéreme para los restos de la vida
    y quiéreme como se que tú lo hacías,
    y quiéreme de noche, quiéreme de día,
    quiéreme, como se quiere por primera vez, quiéreme
    quiéreme para los restos de la vida.
    Quédate que mi alma es una bulería.

    Pero déjate llevar por el sueño que una vez vivimos,
    que una vez te di.

    Quiéreme, como se quiere por primera vez, quiéreme,
    quiéreme para los restos de la vida
    quiéreme como se que tu lo hacías
    y quiéreme de noche quiéreme de día.
    Porque te querré aunque te cueste sonreír, amor te querré.
    Te daré a puñaditos las caricias.
    Quédate que mi alma es una bulería.

    ResponderEliminar
  10. Candela Bruja, Candela Maga, Candela Sabia.....
    gracias por este mensaje... por "habermelo" regalado en este momento.

    Me duele tanto que casi ya no siento ningún dolor.

    gracias de nuevo por poner palabras a toda mi tristeza.

    ResponderEliminar
  11. *sinkuenta, algo falla pero me parece que es algo generalizado: No hay coherencia entre lo que deseamos tener y lo que nos atrae, ni entre lo que pedimos y lo que estamos dispuest@s a dar.

    *Pero sin hacerse mala sangre, Tantaria, que al fin y al cabo quien no ha pasado por ese camino, como arriera o como borrica, ya pasará jajajajaja.

    *Alson, seguramente eso pasa, pero no sabemos cuadrarlo bien (apúntame en la lista de quienes no saben o al menos no han sabido).

    *ufff, Marcela, qué complicación de vida, pero qué bonita es la jodida!

    *Pena, yo... al corazón... en este caso no lo llamaría corazón. Por ser fina lo llamaría hormonas :) En lo de la madurez estoy 100% de acuerdo contigo, que hay que ejercitarla y nunca sabes si te van a salir agujetas o a sufrir un esguince ;)

    *Hola, Alicia, es DIFÍCIL... Me acabo de acordar al leerte de un amigo mío (hoy la cosa va de Italia) italiano que al preguntarle por sus eternas y cambiantes novias me contestó que ya no más, que él había alcanzado "la paz de los sentidos" (entiéndase vejez) jajajaja

    *María: y ya puestas, yo también.

    *Alma, es que no creo que haya una respuesta. Somos "carne", o como dirían Martes y trece: Can-ne!!!!!

    *Pepa, a ti te contesto en directo ahora después, pero sólo si te atreves a cantarla jajajaja (sabes por qué me río). T.Q.P. (de petardilla).

    *Jalea, llámame cuando quieras. Tengo tu teléfono pero cómo te lo digo... no sé a qué hora llamarte. ¿Sabes? La palabra tristeza nunca la podría relacionar contigo. Te conozco desde que eras así de chiquita y nada te borró la risa y ese sentido del humor andaluz (manos incluidas, porque es que tú no lo cuentas, tú lo bailas!) Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  12. Gracias de nuevo guapa por tus palabras, me uno al mensaje de jalea...Aprendiendo a patinar de nuevo, con un poco más de camino que hace unos años...pero como duele. Besos guapa!

    ResponderEliminar
  13. bueno, Maya (y a las demás), espero no haber hecho sentir mal a nadie. Este tema lo he hablado ya muchísimas veces en mi vida (primero defendiendo con uñas y dientes una postura y luego la opuesta).

    Ahora ya no defiendo posturas, solamente me fijo, observo... y veo que la mayoría de las mujeres (no pasa tanto en los hombres, o nada) tenemos tendencia a enamorarnos (o mejor encandilarnos) justamente de lo contrario que cerebralmente consideramos adaptado a nuestras necesidades.

    Solemos elegir el camino difícil, cuanto más difícil es de conseguir, más valor le damos en nuestro fueron interno. Y si se hace imposible lo convertimos en asignatura pendiente. Pero dicho así no se entiende. Quizás un día que me pille inspirada me de por echar al aire mi teoría (porque me interesa saber qué se piensa de ella).

    ResponderEliminar
  14. Tienes razón... somo féminas en eso y en más.
    Espero tu teoría para teorizar.

    ResponderEliminar
  15. Candela, felicidades sagitarianas, o ya lo ha sido, o te falta poco. Seguro que es la felicitación más "estirada" que te han deseado. No tiene mérito, es que yo también soy centaura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Estimada Candela,
    Parece que me has leido el pensamiento. En estas fechas que se acercan, no puedo evitar hacer ciertos balances....incluso saco buenas experiencias de las malas vivencias. Y llego al mismo punto, en cuestión de emociones sentimentales. Apuesto por alguien que me haga crecer, que me sume y no me reste. Que sepa compartir conmigo todo lo bueno de ese proceso.
    Y esto es innegociable...porque si la tendencia es "enmarañar" una relación para que cobre emoción...les pido disculpas, pero yo me apeo de semejante viaje.
    Ya pasará otro tren, con renovado paisaje. La vida es un viaje con innumerables trayectos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Yo le agradezco a la providencia todos los días, no haberme enamorado de esa persona no adecuada que describes.
    Teniendo en cuenta los pésimos patrones familiares que he tenido a este respecto, aún me sorprendo de lo bien que pude resistir la necesidad de ser querida, y mucho, y no ceder ante la primera persona que te da un poco de afecto, atención o lo que sea.
    Sin embargo en temas de amistad, tragué carros y carretas con personas que no me convenían, me vampirizaban y me anulaban, y creo que precisamente "gracias" a esas garrapatas emocionales, cuando llegó la que aún es hoy mi pareja, tuve clara la diferencia entre el respeto y todo esa basura emocional en la que me veía inmersa.
    Por suerte, cuando me dan ganas de liar las cosas, ahí está él recordándome como era mi vida antes y se me pasan las ganas de golpe de liar nada :D

    Que suerte aprender, aunque sea a base de palos :P

    ResponderEliminar
  18. *Alson, féminas y muy inteligentes. Utilicemos la inteligencia :)

    *Muchas gracias por la felicitación, mjt. Mi cumple está a la vuelta de la esquina. Felicidades para ti también, qué gusto encontrar más jupiterianas! Un beso

    *Charm, es jodido el tema, hay que tener una mente muy lúcida para saber si los enmarañamientos son para que la relación cobre emoción o porque "lo estás haciendo mal, muy mal" (excusa que te suelen poner y corres el riesgo de creértela).

    *Ender, suerte tuviste por activa y por pasiva, pero.... ¿también de pronto te entran arranques de liar las cosas para mejorar o animar? Confieso que yo las tuve en su día, pero que a medida que he ido cumpliendo años y por tanto teniendo más experiencia, se discute de lo esencial no de tontadas para "darle color" a la relación. Me encantan los colores tranquilos y alegres de mi actual relación :))

    ResponderEliminar
  19. Al principio sí, para animar no, para mejorar las cosas le daba mil vueltas a todo y de todo había que hablar y analizarlo, y...
    Después te das cuenta de que vas ganando confianza y que si no eres tú, la otra persona se dará cuenta de lo que falla, y ya no te obsesionas tanto.
    Vengo de una familia donde los divorcios se cuentan por decenas, incluso en la época en que la gente no se divorciaba, para mi el patrón era el conflicto, el enfrentamiento, el echar cosas en cara, borrar eso no es fácil, no se hace enseguida y además pesa en tu propia relación, el miedo a repetirlo, o a estar maldito, suena tonto, pero te lo planteas.
    Ahora, muchos años después, sé que el diálogo es la clave del éxito y que lo que funciona, mejor dejarlo como está :D

    ResponderEliminar
  20. Candela, decididamente eres una sabia y hermosa bruja y aunque ahora estoy curada y disfrutando de un amor maduro, cuando te leía me corrían escalofríos por la espalda ¿has leído mis cartas? ¿nos conocemos?: you were struming my pain with your fingers, singing my life with your words, killing me softy with your song, killing me softly with your song, telling my whole life with your words, killing me softly with your song

    ResponderEliminar
  21. :) Ender, mejor "no tocallo", como habría dicho mi bisabuela.

    Enga,Als...

    Farala, te juro que lo entiendo, palabra que lo entiendo todo de eso, hasta lo que está en inglés. Beso, preciosa.

    ResponderEliminar
  22. Pero... ¿¿por qué lo hacemos?? ¿¿Por qué?? ¿Es que no aprendemos verdaderamente? ¿Es que no sabemos ser felices? ¿Es que nos divierte complicarnos la vida? ¿Es que no nos atrevemos a disfrutar de lo bueno y duradero? ¿Es realmente cuestión de madurez o de género, educación, prototipos, películas americanas, etc.?

    Los mejores post son los que nos suscitan preguntas, no los que nos ofrecen respuestas :D

    ResponderEliminar
  23. Encantada, sobre todo si luego intentamos dar respuestas a esas preguntas y aprendemos cosas que nos sirven para enfrentarse a mañana de otra manera... hasta el próximo patinazo :))

    ResponderEliminar