23 diciembre 2009

¿Embarazada? Se acabó tu contrato

Natalia lleva trabajando en el sector hotelero desde hace veinte años. A punto de cumpir los 40 y tras someterse a un tratamiento de fertilidad por fin se ha quedado embarazada. A dos meses del parto le acaba de cumplir su último contrato de un año en un hotel para el que lleva 10 años trabajando como recepcionista con contratos anuales. No se lo han renovado. Le han "arreglado los papeles" para que no cobre indemnización pero pueda cobrar el paro (el coste del despido lo asume el Estado). Su puesto ha sido ocupado por un hombre joven.

Es uno de los muchos miles de casos en los que la mujer embarazada, embarazable o madre se queda sin trabajo. La precariedad laboral afecta doblemente a las mujeres.

Sin embargo hace unos días se hablaba en los medios de la preocupante tasa de natalidad en España. "No es sostenible", decían. En unos cuantos años la población habrá envejecido y no habrá personas jóvenes activas que puedan mantener las pensiones de las jubiladas.

Mientras persistan los contratos basura (de formación, de prácticas, por razón de la producción, por obra o servicio...) y mientras exista la contratación durante años a base de pequeños contratos de uno o dos meses o de máximo un año, iremos cuesta abajo en derechos laborales de las personas y muy específicamente de las mujeres. La natalidad seguirá descendiendo.

"En mi empresa pocos empleados tienen un contrato de duración superior a los tres meses, pero los van renovando mientras no haya un embarazo o una reivindicación laboral justa, como el cumplimiento de las cláusulas contractuales. En el momento en que ocurre algo que no va al hilo de la explotación laboral, estás en la calle", decía otra mujer joven en su segundo contrato de un mes en la misma empresa. "Si eres mujer y por suerte tienes uno de seis meses y te casas, el siguiente te lo hacen de tres o de uno, no sea que te quedes embarazada".

En las entrevistas previas, a modo de "charla informal", le preguntan a la mujer si tiene hijos o si piensa tenerlos próximamente. Es determinante su respuesta o su realidad para ser o no ser contratada. Las empresas "no se pillan los dedos", pero siguen empujando al Gobierno hacia la mayor flexibilidad en los despidos o amenazan con cerrar. Es un chantaje que apenas tiene una base lógica.

Mientras exista una regulación laboral tan precaria, seguirá existiendo una relación laboral de vasallaje, de abusos, de incumplimiento bestial de las cláusulas de los contratos. El papel escrito no cuenta. Dos días de descanso semanales, un mes de vacaciones, pagas extras, 40 horas de trabajo semanales... es papel mojado. No se cumple en la mayoría de las empresas. Si exiges que se cumpla, te vas al paro. Si eres mujer tienes el doble de papeletas para la rifa. Esta es nuestra empresa privada.

20 comentarios:

  1. Encadenamiento de sucesivos contratos temporales:
    El trabajador que, habiendo suscrito dos o más contratos temporales con la misma empresa, acumule un período de prestación de servicios en el mismo puesto de trabajo superior a 24 meses dentro de un plazo de 30 meses contratados, adquirirá la condición de trabajador indefinido obligatoriamente a no ser de que los contratos sean por fin de obra y servicio que asi te pueden tener toda la vida. besos y feliz navidad

    ResponderEliminar
  2. ¡Feliz navidad, Silvia y Eva!

    Se cuidan de que el contrato no pase a indefinido, jugando con los contratos por obra o servicio y con todo lo que las leyes les ponen en la mano. No conozco en mi entorno (y es grande) ningún contrato indefinido en empresa alguna. Sé que los hay, claro :)

    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  3. Me pongo mala con estos temas.

    Las empresas hacen lo que quieren y quedan impunes, es el trabajador el que tienen que poner en conocimiento de las autoridades mediante largos procesos la falta, pero si eres tú el que incumples algo según la empresa, esta tiene potestad para castigarte inmediatamente.
    Tremendamente justo, vaya.
    Y nos creemos que vivimos en el primer mundo; y yo que me lo creo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, aprovechando los días en los que nos encontramos no voy a contar mi experiencia personal en este sentido. Esperaré que pase al menos el día de Navidad, aunque a la mayoría de las empresas estas fiestas les traen al fresco. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. lo del mercado laboral actual es temendo, las empresas hacen de su capa un sayo y nadie, absolutamente nadie les dice nada, si protestas a la puta calle, todo el mundo de calla y los sindicatos, mientras tanto, cierran los ojos y cogen las subvenciones. Tengo amistades que están viviendo un verdadero calvario y no puedo ya con este tema, qué ganas de reivindicar los viejos piquetes asturianos, donde hasta se exhibían los barrenos de la mina (en fin, que me sale la vena de la barricada).

    ResponderEliminar
  6. ¿Sabe alquien si esxisten sindicatos en este pais? y si por un casual existen, ¿son invisibles? ¿qué intereses defienden?

    Saluditos¡¡

    ResponderEliminar
  7. Qué sorpresón de interfaz, me he quedado "flipada" :-). Pues sí, en este país no se tiene escrúpulos por nada, ni siquiera por el futuro propio. Lo de los despidos a las embarazadas es demasiado habitual, y las renovaciones anuales e incluso mensuales (véase el SAS) están al orden del día. Besotes

    ResponderEliminar
  8. Y quienes son los dueños de la gran mayoria de estas empresas? Los hombres. Mira, Candela, a quien ha beneficiado el echar a esta mujer embarazada, a un hombre, claro! Perdonadme, pero yo le echo la culpa de esto al patriarcado. Vaya, penalizando a las mujeres por tener hijos, mientras a los hombres no, PATRIARCADO!
    Y hablando de patriarcado y de situaciones tremendamente injustas, han salido a la luz que los militares norteamericanos van a castigar a soldados por embarazo. Que tipo de soldado se puede quedar embarazado? Pues las mujeres soldado solamente, claro. A quienes se castigara, entonces? Pues a ellas, no a los hombres que las embarazan. Por supuesto, el sistema militar es anti-mujer en si, asi que esta medida no tiene que sorprender a nadie.

    ResponderEliminar
  9. Entre contratos de basura y planes de embarazo, gracias por esta entrada. Todo es la triste verdad, también en otros países. (contratos de beca y contratos de "ayudantes" siempre bajo el limite de horas donde deberían pagarte pago, renta o baja de maternidad...)

    Quien va a pagar la renta de los jefes de hoy?! Porque vamos, muchos niños no habrá en estas condiciones.

    ResponderEliminar
  10. Uno de mis planes, cuando sea rica, es montar un supermercado en el que sólo contrataré mujeres a media jornada para que puedan cuidar de sus hijas e hijos, que es lo que piden las mujeres aquí. Lo he pensado miles de veces...

    ResponderEliminar
  11. Muy chula la edición navideña, Candela.
    Respecto al tema, quería contar que yo fui muy afortunada: Hace 15 años una compañera y yo optábamos al puesto de trabajo que ocupo actualmente, ambas con la misma formación y situación parecida (las dos teníamos un hijo). Yo estaba embarazada de 5-6 meses, y estaba convencida que no me contratarían a mí por esa razón, y fue al contrario. A los dos meses de empezar a trabajar, cogí la baja maternal.

    Aprovecho para desearos felices fiestas. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  12. Si tuviéramos un verdadero Estado socializado estas cosas no pasarían. Primero, porque la asunción de la responsabilidad de que una mujer se quede embarazada no sería una carga onerosa para el empresario (cosa que es, y es una realidad), sino una "carga" socializada (que sería por ello menos carga). Hablo de lo que conozco y tengo cerca, y la realidad es que en España el tejido empresarial está conformado por pequeñas empresas (especialmente en el sector hostelero) que no pueden permitirse (pura cuestión de números) tener a un empleado de bajada durante mucho tiempo: ni maternal, ni paternal, ni nada. Tenemos un tejido empresarial débil, pero lo peor de todo es que nuestro tejido social es todavía más débil (esto lo explica muy bien Vicenç Navarro en sus artículos y libros sobre el subdesarrollo social en España). En Suecia pueden permitirse pagar maternidades y paternidades de equis meses porque el embarazo no se concibe como un proyecto personal, sino como una realidad social, socializada y socializable. Pero ahora os pregunto: ¿estaríais dispuestas a pagar el 50% de impuestos sobre el salario que paga un ciudadano sueco, si ello supusiera que a cambio tendríais plenamente garantizada la baja por maternidad o la educación infantil gratuita de 0 a 3 años? Esa es la decisión clave que debemos tomar como sociedad: saber si estamos dispuestos a socializar las cosas, o si simplemente vamos a seguir por el camino del individualismo absoluto. La carga impositiva de una renta media en España viene a ser de un 12-14%. Lo que resulta ridículo es pensar que pagando un 12% de impuestos, tenemos que tener los mismos servicios públicos que tienen en aquellos países donde han entendido que todo esto no es una cuestión personal, sino social.

    ResponderEliminar
  13. Y pienso en mi situación de miniempresaria minúscula: si el año que viene decidiera contratar a una persona para que me ayudara, sencillamente ocurriría que si esa persona tuviera que tomar una baja prolongada y yo tuviera que contratar a una segunda persona, me iría a pique y tendría que dedicarme a otra cosa. Así de sencillo. Con lo cual no contrato a nadie y lo más que me permite son colaboraciones puntuales con otros trabajadores autónomos a los que pago exactamente lo mismo que me pagan a mí, porque no me queda otra. Si mañana necesitara contratar a otra persona y se presentara a la entrevista una mujer embarazada, no es que no quisiera contratarla: es que me resultaría directamente inasumible contratar a una persona que a los 3 meses se va a tomar una baja de otros tantos que yo no podría pagar. Es matemática pura y no tiene nada que ver con ser machista. Ahora bien: si yo viviera en Suecia y tuviera mi miniempresita y quisiera dar trabajo a otra gente, entonces el Estado, o sea todos los suecos, entenderían que mi iniciativa debe ser apoyada y me dirían "usted contrate a esta mujer, que cuando tome la baja nosotros, el Estado la apoyaremos para que pueda satisfacer sus obligaciones con la trabajadora y contratar a otra trabajadora que la sustituya temporalmente".

    Es curioso, porque la socialización de este tipo de cosas sí se acepta en el entorno funcionarial, pero el pequeño empresario está más solo que la una ante este tipo de situaciones.

    ResponderEliminar
  14. Y porque tenemos un sistema laboral absolutamente injusto y estratificado en dos niveles claramente diferenciados: el de la clase funcionaral, completamente apartada del resto y con una serie de derechos/privilegios de los que el resto de trabajadores no pueden disfrutar, y el del resto de trabajadores que no se benefician de los privilegios del funcionariado (aunque los pagan con el dinero de sus impuestos). ¿Sorprende que más del 90% de los jóvenes de hoy quiera ser funcionario? ¿Cómo es posible que una comunidad autónoma como la extremeña tenga casi un 35% de funcionarios dentro de la población activa? Es ridículo e insostenible, pero peor aún: crea diferencias radicales y ahonda en las diferencias de clase que ya existían, sólo que ahora todo depende del haber aprobado una oposción o no. Es una extraña reclasificación la de esta España en la que los asalariados y el pequeño autónomo se están llevando la peor parte: son (somos) lo que mantienen el tejido productivo del país, pero no reciben ninguno de sus parabienes y ventajas. La gran empresa se beneficia de la complicidad del Estado (esto viene de Felipe, o sea que....), pero es que entre los privilegiados tampoco hay mucha gente dispuesta a cambiar las cosas. A los que se quedan fuera no les quedan muchas opciones: si eres pequeño, la precariedad absoluta, ya sea desde el autoempleo o como dependiente de terceros. Y si eres grande y tienes morro, pues al choriceo.

    Ver a una maestra dos meses de baja porque tiene "una infección" mientras se desempeña perfectamente en sus labores diarias fuera del trabajo sin problema alguno es aberrante e injusto, porque alguien (la cajera del super, ultraprecaria) le está pagando la baja (por catarro, por infección, porque le duele la punta del pie, por lo que sea). Y lo siento mucho pero creo que esto hay que hablarlo también y hay que reconocerlo: el que puede, lo hace. No todo es culpa de "los empresarios": también es culpa de que vivimos en una sociedad completamente individualista e individualizada en la que si yo me puedo beneficiar, chachi, y si puedo "clavarle" al jefe dos semanas más de baja (sea mi jefe el Estado o un empleador privado), pues de puta madre y que se joda. El que puede tirarse de baja una temporadita, lo hace. Y que paguen los demás.

    Mientras esta mentalidad no tenga fin, seguiremos viendo situaciones injustas y seguirán pagando justas por pecadores. Así lo siento.

    ResponderEliminar
  15. Marc Vidal ha escrito en Cotizalia un artículo que debería dar mucho que pensar:

    http://www.cotizalia.com/salida-emergencia/microburguesia-20091223.html

    ResponderEliminar
  16. He experimentado las dos posturas. Son duras. Huí de contratos esclavizantes, sufrí con personas "precarias per se". Conseguí montármelo "my way" sin esperar céntimo alguno de la sociedad social, aunque en su día aportara lo mio. Me hubiera gustado montar una cooperativa de mujeres trabajadoras y comprometidas, pero estaba fuera de mi espacio-tiempo. Es cuestión de estudiar lo que necesita el mercado,cómo funcionan las buenas empresas y aplicarle el patrón cooperativista: reparto de cargas y beneficios. Las antiguas empresas familiares tenian algo de esto. A mi me anda rondando alguna idea......descabellada, por supuesto.

    ResponderEliminar
  17. Acabo de ver vuestros comentarios.

    No tengo tiempo de contestarlos todos, pero quería comentar algunas cosas con respecto a lo que dice Ave:

    El problema no es pagar o no pagar ese 50%. El problema es que los salarios, incluso los de funcionarios, son tan pequeños que con un 50% de deducción no servirían para mantener ni casa ni familia. Yo pago el 20% sólamente de IRPF, además de la Seguridad Social y Muface, que ya no sé qué porcentaje resulta en total.

    He estado en Suecia y tienen un buen nivel de vida. El salario de un profesor triplicaba entonces el nuestro. Por muy cara que sea la vida aún compensa pagar ese 50% de impuestos.

    Los empresarios a los que me refiero no son pequeños empresarios, de los que se entienden los problemas que tienen. Hablo de empresarios medios y grandes, que viven como reyes, cochazos, viajes, yates... un nivelazo de vida. Luego a sus empleados los tienen (caso concreto) 16 horas trabajando sin descanso de fin de semana, prorrateando las pagas extras, sin vacaciones (no les da tiempo, porque a los 3 meses los echa para meter a otros) y cobrando, prorrata incluida 1000 euros al mes. Tal y como están las cosas esta gente se agarra a un clavo ardiendo y por 1000 euros hacen lo que sea o la casa, la hipoteca y la familia se van a pique. Es por ese motivo por el que la gente quiere hacer oposiciones. Al menos está garantizada la continuidad laboral.

    Por otra parte la baja de la maestra se la paga ella misma, como se la paga el resto de los trabajadores. Todos pagamos las bajas de todos. Sé que los más dañados a nivel empresarial son los autónomos, en según qué casos no lo son en absoluto, pero sí la mayoría. Pero no son los que sostienen la carga social del resto del mundo. Colaboran y no tienen las mismas ventajas, eso sí.

    Yo solamente he tenido tres bajas en mis 30 años de funcionaria. Una por una intervención importante (un mes) y otras dos por motivos totalmente imposibilitantes para el trabajo y siquiera para vestirme sola. Sé que está muy de moda lo de "te pides una baja". Esas cosas se deberían perseguir, aunque ahora se van a primar a los médicos y médicas que no den bajas. Nos veremos en camilla y con el suero puesto dando clase.

    ResponderEliminar
  18. Candela: terminabas tu post diciendo "esta es nuestra empresa privada", sin especificar a quién te referías. Simplemente he querido puntualizar y explicar que no: que hay empresa y empresa. En cuanto a Suecia: ganan más, pero también gastan más. Y si pueden socializar la maternidad es por el nivel impositivo que tienen (en España habría revueltas). El problema de España no es sólo un problema de cultura empresarial: es un problema de cultura general. Y como dice MJT: lo ideal sería que todo el mundo participara de los beneficios... y también de las cargas. Pero aquí esa mentalidad es imposible.

    ResponderEliminar
  19. Respecto a que no seamos los autónomos los que sostengamos la carga social de los demás: en España es la pequeña y mediana empresa (entre ellos, varios millones de autónomos) los que sostienen toda la carga impositiva para pagar multitud de servicios sociales, incluidos todos los servicios públicos. ¿De dónde sale el sueldo del funcionariado? Esto es innegable.

    Te daré un ejemplo: la semana pasada estuve tres días en cama. La doctora me dio la baja, pero no me sirve para nada: al cuarto día ya estaba currando. Los autónomos no podemos cobrar NADA hasta el cuarto día. Yo la semana pasada perdí 350 euros por el trabajo que no pude hacer; pago todos los meses y pago impuestos como todo el mundo, y sin embargo es verdad lo de ese chiste: "Que nunca me ponga malo", y va el genio y lo convierte en autónomo. Es injusto, es tremendamente injusto. No sólo pierdo dinero por no poder hacer mi trabajo, sino que encima no tengo ningún tipo de compensación por enfermedad. Pero no sólo eso: ¿es justo que un abuelo que ha cotizado como autónomo durante 45 años (un caso cercano) que JAMÁS se ha cogido un día de baja y que los últimos 20 años ha cotizado a la máxima, reciba ahora una pensión de 396 euros? Es indignante. Se premian la dependencia y el que papá Estado nos lo resuelva todo: dependencia, falta de iniciativa, promoción del gasto (nunca del ahorro), y como he dicho: si al jefe le puedo "clavar" tres semanas de baja, mejor que dos.

    Yo soy partidaria del cooperativismo: todos los trabajadores deberíamos ser autónomos, y todos deberíamos participar de todo (ganancias y pérdidas), todos con los mismos derechos y fin a las diferencias entre clases laborales.

    Las cosas funcionarían de otra manera y como digo: si una mujer se queda embarazada, le corresponde al conjunto de la sociedad poner TODOS los medios para que esa mujer pueda ser remunerada durante su maternidad sin que eso hiera al pequeño empresario (mayoritario en España). Y para eso, sintiéndlo mucho, no basta ni con un 12 ni con un 20% de carga impositiva. Hace falta mucho más.

    ResponderEliminar
  20. Eso está MUUUUUY lejos de alcanzarse. Quizás en otro mundo, en otra vida. Volviendo a lo de Suecia, una vez deducidos impuestos cobrábamos neto creo que unas 100.000 pesetas en España y unas 300.000 allí, por el mismo trabajo. ¡Cuánto me hubiera gustado tener una casa tan inmensa, con aquella calefacción puesta todo el día, con 300.000 pesetas en el bolsillo cada mes una vez deducido el 50% de impuestos, con mis niñas -como aquellos niños- yendo a clases de música, con un jardín tan inmenso! Eso aquí era impensable. Hoy día más aún.

    La empresa en la que mi hermano trabajó durante 18 años cerró un día porque en vez de ingresar 1.000 millones de euros anuales (es una sociedad unipersonal) ese año ingresó solamente 800 millones. Consideraron que había "pérdidas" y el personal se fue a la calle.

    Los salarios y la inseguridad laboral que existe en nuestro país no sólo no da para pagar más impuestos, es que no da para pagar nada. Los funcionarios somos los únicos que no podemos eludir impuestos. El Estado nos paga y nos deduce. Que me digan alguna empresa privada que no tenga caja B. Dinero que no cuenta, que entra limpio en la caja. Y es muchísimo. Repito que hablo de empresas de cierta envergadura. Mi yerno es autónomo y apenas sobrevive. La última propuesta laboral para mi hija es la de "te contrato si te haces autónoma, te pagas tú la seguridad social y yo te doy un sueldo de 400 euros mensuales". Esa es la gran oferta laboral del día. La mejor que recibió mi pareja fue la de "hazte autónoma, pon ordenador, coche y teléfono. A final de mes te damos un 10% de lo que vendas". Beneficio puro y neto para la empresa sin coste alguno...

    ResponderEliminar