02 diciembre 2009

No soy Lisbeth

¿Quien no ha sufrido (o disfrutado) alguna vez a

·
Hackers
· Crackers
· Lamers
· CopyHackers
· Kakkers
· Bucaneros
· Phreakers
· Newbies
· Script Kiddies,


o algunas de sus burdas imitaciones?



Se les suele englobar -por desconocimiento- en una sola palabra: hackers, así que los englobaré también aquí, que para el caso me vale. Como en la vida misma hay hackers buenos y hackers malos, como hay brujas malas y brujas buenas -y dicen que haberlas haylas-.

El hacker malo entra furtiva, anónima y deliberadamente en el sistema de una persona u organización con la intención de beneficiarse obteniendo información (hacker espía), o para destruir o modificar datos del sistema-víctima (hacker destructivo), o incluso para impedir el acceso libre de otras personas a la información (hacker tapón). A veces lo hace en plan sicario a sueldo, otras en solitario. Su motivación puede ser económica, política, industrial... Unos cuantos más actúan únicamente por el placer que les proporciona perjudicar a una víctima inocente (hacker psicópata).

El hacker bueno se limita a demostrar las vulnerabilidades de un sistema, y a raíz de lo cual se crean medidas para subsanarlas. Otras veces se dedica a desmontar el chiringuito de los hackers malos, puesto que conoce sus recursos, su armamento y su estrategia. Y otras a identificar a personajes siniestros que acosan o meten miedo a otras personas bajo el amparo de su supuesto anonimato.

Este último trabajo me está aportando mucho más de lo que imaginaba, incluso compensa con creces la falta de tiempo y de sueño, porque no está nada mal eso de conocer a fondo lo malo para poder evitarlo o interceptarlo e identificarlo.

18 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Menuda descripción/leción magistral sobre estos malos bichos que pululan por la red que has hecho y de paso aviso para navegantes con mala uva.

    Vaya cantidad de espécimenes que hay, lo que hace la ignorancia sobre el tema...

    Besos guapaaaaaaaaaa¡¡

    ResponderEliminar
  3. Gracias por darnos esta buena información. Lo malo es que, a pesar de ella, no voy a poder impedir trabajar a los malos y no conozco a los buenos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ahhhhh, así que tú eres un hakers bueno?... (te trataré, ya no con tacto, si no con mimo).

    ResponderEliminar
  5. Hola, gata, gracias y un beso!!!

    jajaja, Fernando, para eso hay programas que hacen los buenos :)))

    Al, no, "no soy Lisbeth" jajajaja, pero sé más de cómo funcionan y de por qué (un trabajazo a veces). Nunca me colaría bajo ningún concepto en la intimidad de otra persona, para mí es un tema absolutamente prohibido en mi fuero más interno. En una guerra, saber que el enemigo tiene bombas atómicas no implica tenerlas o tirárselas, sino saber cómo evitar que te las tiren.

    ResponderEliminar
  6. Toma... pues mira, soy tan ignorante al respecto que si lo he sufrido ni cuenta me he dado jajajaja
    ¿Será acaso que mi buena suerte me ha cuidado al grado de no haberme topado con esos personajes? Pues no lo sé, pero en el fondo debe ser un trabajo fascinante no? no por el espionaje, sino por el reto de descifrar los candados de los demás... apuesto que muchos lo hacen más que por la información, por sentirse como diría José Alfredo: "superior a cualquiera".

    ResponderEliminar
  7. Bueno, hace poco vi en televisión a uno que trabajaba legalmente (quizás también oficialmente) en el "contraespionaje" informático. Hay gente realmente buena en la materia, incluso adolescentes autodidactas y que no son dañinos, que lo hacen por aprender y también a veces para demostrar las vulnerabilidades, como esa pareja que se coló en la fiesta de Obama :)

    ResponderEliminar
  8. Candela, una pregunta: ¿eres linuxera? Yo estoy que no vivo con Ubuntu. De hechpo, tenía partición Windows/Ubuntu y la he mandado al carajo, ahora sólo tengo Ubuntu. Una maravilla. Hasta el Buscaminas es más molón. Eso sí, echo de menos el paint.

    ResponderEliminar
  9. Eso lo tenia clarísimo...Can. (uis, este diminutivo tiene muchas connotaciones) jajajaja.

    ResponderEliminar
  10. Claude, en el trabajo uso Ubuntu. No soy muy linuxera por diversos motivos aunque apoyo y fomento la idea del software libre. En un principio me atrajo por su seguridad, pero me echó para atrás la escasez de controladores para periféricos. Mi trabajo se basa 2/3 partes en software comercial y 1/3 en software libre.

    ResponderEliminar
  11. jajajaja, Alson, repasando los comentarios entiendo ahora lo de Can jajajaja, pero mejor Candel como apuntaba Mam en su curso de inglés:

    http://aventurasydesventurasdeunamadre.blogspot.com/2009/07/supermam.html

    Un besote.

    ResponderEliminar
  12. Ooooooostras qué admiración y envidia me causais. He descubierto hace poco que me entusiasma todo lo relacionado con ordenadores, pero tanto disfrutar de la vida me impide volver a estudiar a fondo. Tendré que conformarme con las migajas y hacer preguntas "de tonta'l bote" para seguir en esto. De todas formas ya me hago copias de seguridad con cierta frecuencia, por si las flies. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. algo así como poli bueno poli malo.. no? a mi me encantaría ser Lisbeth por un día..

    ResponderEliminar
  14. mjt, nada, si es que me dio por la informática desde chica y en según qué campos me apasiona de verdad. En otros soy zote ;)

    Ico: ya me gustaría a mí ser Lisbeth también, con su cabeza y sin su pasado.

    ResponderEliminar
  15. Esto.... Vale, Candel.
    (¿Se ha notao que ni papa de inglis?)
    ;(

    ResponderEliminar
  16. Te falta una categoría: la del pseudo-auto-hacker-subnormal que por regla general suele ser la persona que ocupa el espacio que hay entre la silla y la pantalla. Es decir: el propio usuario empeñado en sabotearse a sí mismo con conductas aberrantes, peligrosas y suicidas cada vez que enciende el ordenador y se dedica a hacer chorradas.

    Luego, claro, llaman al técnico.

    ResponderEliminar
  17. jajajajaj, se me olvidó mentarlos. De lo más peligroso que hay en la red, y no solo para sí mismos sino para quienes se relacionan con ellos.

    ResponderEliminar