04 enero 2010

Absuelto por falta de pruebas

Los delitos que se cometen en la intimidad del hogar o sobre la intimidad de las personas son muy difíciles de demostrar. Los "mejores" delitos sobre los seres humanos son los que no dejan trazas de sangre ni destrozos físicos visibles. La humillación, el vasallaje, el doble mensaje, el acoso verbal, la manipulación, el abuso sexual... son solamente nombres de crímenes que -sin dejar huellas forenses relacionables con los hechos- destrozan por dentro a niños, niñas, hombres y mujeres (numéricamente más mujeres y niñas que niños y hombres). Pocas veces hay testigos que confirmen lo ocurrido. Se producen en la intimidad y se ocultan detrás del espeso muro de miedo y confusión que provocan en las víctimas.

En este tipo de crímenes, ante la ausencia de pruebas físicas o de testigos, el veredicto suele ser absuelto por falta de pruebas, y se basa en el principio in dubio pro reo, un principio lógico que contempla la inocencia de una persona hasta que no se demuestre su culpabilidad. La única excepción a este principio -que yo conozca- se utiliza en los casos de mobbing. Ahí puede aplicarse el de in dubio pro operario, mediante el cual, en caso de ausencia de pruebas, el veredicto se inclinaría a favor de creer el testimonio del trabajador o trabajadora.

Pero yo no iba a hablar de mobbing, sino de delitos ocultos en la intimidad de la familia, la dificultad que existe para demostrar que existieron y la facilidad con que inmediatamente que se ha producido una sentencia de absolución por falta de pruebas, salta a la opinión pública que se trata de invenciones de la mujer para dañar al hombre.

En primer lugar las sentencias absolutorias en casos de violencia de género, que llevan a ciertos individuos a generalizar hablando de denuncias falsas. El peso de los individuos depende de dos factores:

Su número. Existen asociaciones cuyo único objetivo es demostrar la "maldad de la mujer" y el consecuente "número alarmante de denuncias falsas". Esto último "avalado" por las los siguientes datos: número de denuncias que presentan las mujeres y luego retiran y número de absoluciones por falta de pruebas. Si alguna mujer en tales circunstancias es acusada de haber presentado una denuncia falsa, puede denunciar a su vez a quienes la acusan. Pocas lo saben y menos son las que se atreven a embarcarse en otro proceso judicial. Pero pocos son los que se atreven a dar nombres y apellidos de las presuntas denunciantes en falso, con lo que las noticias no dejan de ser un bulo que corre y crece, abierto a las especulaciones de quienes no se detienen a pensar, o mejor de aquellos a quienes no les interesa que los demás piensen.

Su relevancia en el mundo judicial. Casos como el del perito psicólogo Bronchal hacen temer que detrás de esa defensa de los derechos de los hombres, haya un odio visceral hacia la mujer y todo lo que ella representa, incluyendo el desprecio a los hijos e hijas menores que padecen directamente el resultado de las sentencias. Dicho sea de paso, 20 asociaciones y organizaciones de mujeres han presentado un escrito para solicitar la apertura de un expediente disciplinario al juez Serrano. El escrito ha sido remitido por Red Feminista a su lista de distribución para solicitar adhesiones con firma.

En segundo lugar las absoluciones por falta de pruebas en los casos de abusos sexuales contra niñas y niños, cuando los argumentos esgrimidos en las sentencias son tan baladíes como "que la pareja se estaba separando" y otras del mismo calibre. Son casos en los que tiene más peso la sospecha de que la mujer pretende vengarse de su ex pareja que la credibilidad que pueda tener el propio testimonio del/la menor. Pero de este tema hablaré en otra ocasión.

14 comentarios:

  1. Vaya tema!!! y qué verdad.

    El mayor obstáculo está en ser mujer, has de demostrar que no eres "mala" "vengativa" "embustera"y para eso no tienes pruebas.

    No entiendo que se considere una denuncia retirada o una denuncia "no demostrada" como una denuncia falsa, ¿a quién beneficia?

    Y sí, no deja de ser curioso que a los trabajadores/as se les crea y a las esposas, madres e hijas no.

    ResponderEliminar
  2. Yo una vez leí un artículo muy interesante sobre la invención del Síndrome de Alienación Parental y la importancia que se le ha dado en alguna sentencia a un "síndrome" que no reconoce ningún manual de diagnóstico serio.

    Obligar a una menor a ver a su padre después de que éste haya sido denunciado por abusos sexuales (como pasó hace no sé si un año o un par de años) porque "ay, es que su madre le malmete", me da un miedico de la leche.
    Ya no es sólo la misoginia o el machismo, es el no creer el testimonio de la menor. Vale, no hay pruebas, no hay delito, pero la menor ha expresado su deseo de no ver al que podría haber sido su abusador, ¿no es eso suficiente?

    ResponderEliminar
  3. Es incomprensible que aún sigan dándose este tipo de sentencias.

    No es cierto que no queden pruebas que los forenses no encuentren, los forenses sí las encuentran, pero son los/as jueces quienes no dan valor a esos peritajes, y es por ello que creo se debe empezar a exigir una responsabilidad a quienes sentencian absoluciones por falta de pruebas, dañando con ello a la persona que ha sido atacada, haciéndole sentir que no merecía la pena haber denunciado.

    Quienes utilizan sentencias absolutorias por falta de pruebas para acusar a las mujeres de denuncias falsas, de potenciar el inexistente SAP y otras cosas semejantes, creo que son sectores reaccionarios que tratan de seguir queriendo mantener la desigualdad, y si para ello han de hacer un perfil generalizado de todas las mujeres, lo harán tantas veces como haga falta.

    Se habla mucho de la venganza de la mujer en casos de divorcio, separación. Se sigue apelando a ese tópico absurdo de que las mujeres son más malas que los hombres, y lo hacen porque necesitan seguir haciendo creer al mundo que la mujer es una neurótica por naturaleza.

    No niego que haya denuncias falsas, pero me niego en rotundo a que se generalice.
    No creo que haya menores que se inventen este tipo de situaciones, creo más que detrás de ciertas sentencias hay una mente macabra.

    ResponderEliminar
  4. Son los delitos más cruentos precisamente por ocurrir en la intimidad y ser inflingidos por quien se supone próximo a la víctima.
    Me resulta imposible imaginar a una madre que para dañar al otro mienta utilizando este tipo de argumentos.
    Está claro que en caso de duda, en el fondo y en la forma los jueces y la justicia siguen instalados en una visión machista.

    ResponderEliminar
  5. Dos cosas, en primer lugar, esto demuestra que hay mucha gente dispuesta a defender el patriarcado. En segundo lugar, si los hombres no violaran y abusaran en primer lugar, no se darian esas presuntas denuncias falsas. A mi me gustaria saber el porcentaje de denuncias falsas comparadas con las de "verdad", me imagino que hay bastante menos de los que la gente se imagina. Aqui en EEUU muchos chillan tambien sobre las vidas "arruinadas" de esas "pobres victimas" de denuncias falsas, pero la verdad es que solo un 6% de los violadores va a la carcel. Datos aqui: http://www.rainn.org/statistics.
    Y las vidas arruinadas de las victimas de los abusos del patriarcado, que?

    ResponderEliminar
  6. Este articulo habla sobre las denuncias falsas, por lo visto en Cadiz murio asesinada por su marido, una mujer acusada de denuncias falsas: http://www.elplural.com/opinion/detail.php?id=41918

    ResponderEliminar
  7. Mam, tú lo has dicho. Entre un juzgado y un delito de género debería haber una línea directa de actuación, sin interferencia alguna. El juez estudia el caso, escucha los testimonios, ve las pruebas... ¿Es lo lógico? Pues sí. sin importar que la mujer sea negra, blanca o verde, prostituta, ama de casa o ingeniera, drogadicta, ladrona o voluntaria social.

    Sin embargo en estos delitos de género suele haber un muro que se interpone entre el juzgado y el delito: Para que se llegue hasta el delito hay antes que demostrar que "no es mala".

    Klaudina, sin ser el SAP un síndrome reconocido por la psicología ni por la OMS, y aún sabiéndose que el "inventor" del término fue un tal Gardner (hay que leerse su historia, que tiene tela), se está castigando a muchísimas mujeres cuyo único delito es tener hijas o hijos que no quieren ver a su padre ni en pintura, generalmente porque han presenciado escenas de malos tratos contra la madre o abusos sobre sí mismos.

    ResponderEliminar
  8. Anónima, hay tanta literatura barata sobre las maldades de la mujer... está ahí, es actual, se genera cada día a toneladas, foros y blogs, asociaciones y organizaciones de padres divorciados, de hombres vilipendiados, de bla bla. Basta dar un vistazo para darse cuenta de que en muchos de esos sitios se hace apología de la violencia contra la mujer y se EXIGE que a instancias judiciales se siga ejerciendo esa violencia, privándola de sus hijos y de su dignidad. Lo peor es que esa apología de la violencia parece ser legal, porque se suelta y... NO PASA NADA. Hasta algún mediático juez la va esgrimiendo en sus charlas, ponencias, conferencias y artículos...

    ResponderEliminar
  9. Tema terrible donde los haya. Esa exigua minoría de mujeres que denuncia falsamente, que no dudo que exista, está haciendo un daño tremendo a esa inmensa mayoría de mujeres que son maltratadas día sí y día también. Las sentencias existen porque la sociedad que las genera las tolera. Ni más ni menos. El patriarcado tiene todavía muchos aliados de ambos sexos.

    Otro de los maltratos de los que casi nunca se habla (ya sé que no tiene que ver con el post, pero mi situación actual me hace pensar mucho en ello) es el maltrato contra los abuelos, ya sea por omisión o por acción directa.

    ResponderEliminar
  10. Totalmente de acuerdo Candela en que hay muchísima literatura barata sobre ese tópico de la mujer.

    Sí, las hay malas, las hay peores, las hay buenas y las hay mejores, pero ni más ni menos que los hombres; lo que pasa es que es más fácil creer en el tópico, creer lo que un profesional con creencias machistas dice, eso a veces se da por bueno, haciendo de ello palabra de Dios, cuando la realidad está muy lejana a muchos de los libros, ponencias, discursos de esas personas que están hablando y a lo/as cuales se les da una credibilidad que como digo, está muy lejos de la realidad.

    La verdad del cómo somos las mujeres, del cómo y porqué actuamos sólo lo sabemos nosotras mísmas.

    La realidad de como se siente una persona agredida solamente lo sabe esa persona agredida.

    Hay miles de formas de maltrato, miles de perfiles diferentes, tantos como personas maltratadas, por lo tanto no cabe generalizar en el tema de la violencia, salvo en el caso de los/as agresore/as, ya que creo que todo/as ello/as sí actuan de la misma forma, o al menos, su fin es el mismo, dañar.

    Creo que sería irreal creer que ésto cambiará pronto, pero sí creo que sería posible hacer callar ciertas voces, como las de ese mediático juez al que creo haces referencia, o las de esas asociaciones y sectores machistas, pero creo que falta valor en el mundo político para callar esas declaraciones públicas, ya que quien primero debería actuar contra esos personajes que hablan haciendo apología de la violencia, es, en mi opinión, el Ministerio de Igualdad.

    Las quejas de asociaciones no llegan más allá de un pequeño titular en un informativo, pero ahí se quedan, por desgracia, no hay suficiente poder para cambiar nada desde asociaciones, sin embargo creo que si alguien que puede y tiene poder, llamese Gobierno, Partido político, Fiscal General del Estado, etc, si alguien de ahí oye y lee con atención ciertas declaraciones, sentencias judiciales etc; verían el número de derechos humanos que se saltan y vulneran muchos de eso/as jueces y demás sectores.

    ResponderEliminar
  11. Lo siento, antes quise contestaros a todas y tuve que dejarlo a la mitad.

    Patsy, muy raro tiene que ser el caso en el que una madre dañe a su hijo o su hija para obtener, no sé, da igual, lo que sea. Seguro que haberlas las hay pero haciendo un poco de broma de la Esteban, creo que a la mayoría nos saldría eso de "yo por mi hija mato", eso que parece tan bruto es un sentimiento. Se es capaz de cualquier cosa, de pasar hambre, de lo que sea, pero no de hacerles sufrir, y menos aposta.

    Commuter, muy interesantes los dos enlaces que me has enviado. Cuando tenga tiempo (espero recordarlo), querría hacer algún banner del tipo de esos que hay en el primer enlace, porque soy muy visuales y dan una idea real -y alarmante- de la realidad. En cuanto al segundo enlace, por entonces yo llevaba el recuento, la historia y los nombres de las mujeres asesinadas en España. No tuve noticia sin embargo de que una de ellas, en febrero del año pasado, hubiese sido acusada y condenada por denuncia falsa. Me gustaría saber cuál de ellas es, porque hubo varias en ese mes. Intentaré averiguarlo y seguir un poco la historia posterior y si algún juez de esos "famosos" la ha sacado a colación.

    ResponderEliminar
  12. Ave, he visto vídeos de cámaras ocultas que muestran maltratos a ancianos que me hielan la sangre. Venimos a lo mismo que con todo. Estamos viviendo una etapa en que lo que vale es lo inmediato y lo útil, lo cómodo, el almacenaje de lo "inútil". Decía Vicente Garrido que es alarmante el incremento de las psicopatías, tanto que ya se considera normal "no sentir" compasión. A mí una persona mayor me merece no sólo un sentimiento de ternura muy fuerte, sino también un gran respeto por su vida, su pasado, su presente y su futuro. Eso no es lo común y admiro a quien trata bien a las personas mayores, no con ese cariño vano de buenas palabritas, sino dándole toda la importancia que tiene como ser humano.

    ResponderEliminar
  13. Anónima, la teoría nos la sabemos todas o casi todas. La realidad solamente se conoce cuando la vives, como casi todo en la vida, pero creo que en este aspecto más que en lo común. Con más buena voluntad que tiempo creé Cariátides (lo tengo abandonado prácticamente desde el verano por falta de tiempo), con el afan de poner un pequeño grano de arena a lo mucho que hay y el poco efecto que parece causar. Por supuesto el espacio es tachado de "feminazi", como será considerada esta línea de comentarios por esos que quieren seguir avasallando y sometiendo a la mujer. Son demasiados siglos de dominación para compartir el cetro ¿no crees?

    Hablando con una buena amiga que ha pasado su vida trabajando por y para las mujeres maltratadas, le tocó a ella el turno serlo. No podía creer que siguiese las mismas pautas de las demás, a pesar de que ya las conocía y sabía que eran erróneas (desde el sentimiento de compasión por la persona agresora, el perdón, la reincidencia, el aislamiento, la enfermedad sobrevenida y mil cosas más. La ventaja es que pudo salir en menos tiempo de la situación, por todo loq ue conocía. Con eso cofirmo eso de que no se sabe hasta que no te pasa.

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  14. Quien tache de feminazi una página de mujeres que se dedica a aportar su granito a la igualdad, a los derechos de las mujeres, a la erradicación de la violencia en cualquiera de sus formas, no es más que un/a personaje incapaz de ver más allá de su propio interés, el cual imagino sea lo de siempre, mantener esa desigualdad, seguir creando y perpetuando la condición de inferioridad que QUIEREN para la mujer.

    La violencia, no me cabe duda que sólo llega a entenderla quien lo ha vivido.
    Se pueden tener conocimientos del tema, haber hecho estudios y haber estado con muchas personas agredidas, pero el conocimiento del sentir no está en los libros, ni en esos macroestudios que se hacen.

    Puedes estar al lado muchos años de personas vejadas, estar a su lado, escuchar sus sentimientos, tratar de entender el porqué reaccionó o no lo hizo.
    Se puede saber, como bien dices, la teoría, el proceso completo por fases, pero sólo sabes lo que te han contado, lo que se ha estudiado hasta has podido llegar a sentir mucho dolor al escuchar a una víctima, puedes sentir dolor al verle explicar cada momento, cada situación, e incluso se puede llegar a visualizar alguna agresión, pero creo que nunca, si no se ha pasado por ello, nunca se sentirá y eso ya te aleja de la realidad que vivien las víctimas.

    La violencia física, sexual; siempre está acompañada por necesidad de una violencia psicológica, la cual es la que hace a la víctima parecer débil, la cual llega a que quien no quiere ver, la utilice para debilitar más si cabe a la víctima.
    Es un arma de doble filo, bien utilizada por lo/as violento/as, pero lo que es peor, es bien utilizada para tachar de psicótica a esa persona agredida.

    ¿Que es una mujer?, pues esa mujer es un tanto hipocondriaca, está desestabilizada y mil acusaciones más totalmente absurdas que hacen a la mujer agredida una víctima más vulnerable, ahora ya no solo ante un/a juez, sino que además ante la sociedad.

    ¿Es un/a menor? pues más de lo mismo, se le inducen las respuestas por parte de peritos, jueces y por supuesto, de la defensa del agresor.
    Se aprovecha de la inocencia de ese/a menor. Se le hace creer que el/lla fue culpable, que alguna culpa tuvo etc.

    Sin lugar a dudas, la sociedad actualmente no quiere cambiar el fondo.
    Desde las Instituciones tratan de hacer ver que se están cambiando las formas y sí, puede ser que sí, pero el fondo no se cambia hacia esa igualdad, es más, pienso que estamos en un punto donde se ve que las mujeres estamos luchando, eso da miedo y desde la parte más importante para poder cambiar eso, se está haciendo una especie de coraza más machista, eso sí, siempre disimulada bajo buenas palabras, detrás de sentencias absolutorias por falta de pruebas, cuando es más que evidente que la persona agredida no llegará al juzgado con heridas visibles, palpables, cuando es más que lógico que ese/a menor llegue al peritaje con una especie de defensa natural que todo ser humano tenemos pero que lo/as menores tienen más desarrollada, y eso ya es más que válido para jueces a los cuales sus ideales les pueden más que la ley que deben aplicar.

    Gracias a ti.

    ResponderEliminar