05 enero 2010

Los peligros de no subirse a la montaña rusa

Lo que es esto de ir leyendo blogs y acordarse una de sus aventuras y desventuras. Leía ahora la divertida ristra de comentarios de Ya es otro año, de Marcela, y me acordé de aquello.

Mis dos hijas y yo estábamos pasando unos días en Verona en casa de un amigo mío, que  nos llevó entre otros sitios al parque de atracciones Gardaland, junto al Lago di Garda. Mayita tenía 4 años. Mi amigo y  mi hija mayor querían que me subiera a la montaña rusa con cualquiera de ellos mientras el otro cuidaba de la niña.



Yo vi aquella cosa enorme y retorcida y aquella gente, del derecho y del revés, con las bocas abiertas. "¡Osupordió, si eso se despega y sale volando, si me da un infarto... quita, quita! Os subís vosotros que yo me voy con la niña al área infantil".



Se quedaron haciendo cola en la montaña rusa. La niña y yo nos subimos a una barquita con forma de pato que se desplazaba sola sobre unas guías subacuáticas por un pequeño río artificial. ¡Qué tranquilidad! ¡Qué seguridad!



Cuando la barca nos devolvió a destino, vi a mi hija mayor y a mi amigo que ya nos estaban esperando en "el muelle" del riachuelo, sonrientes y con los pelos de punta.

Cogí a la niña y la saqué fuera, con ellos. Después salí yo.

No, yo no salí. Eché una pierna al muelle, olvidando que llevaba una falda estrecha y larga hasta los tobillos que no daba de sí para ese paso. Me quedé con una pierna dentro del pato y la otra entera metida en el agua (el borde de la barca incrustado allí, entre ambas piernas, la falda por la cintura, el bolso en una mano y la cámara de fotos en la otra). El público me animaba a salir: dai, coraggio, brava, bravissima!

Mi amigo y un empleado de la atracción me sacaron, entre aplausos del respetable.

"¿Señora, se ha hecho algo?"

¡Noooo jeje, nadaaaa, qué vaaaa!, contestaba yo bajándome la falda, más para esconder los arañazos del muslo que para ponerme decente.

15 comentarios:

  1. Jajajajajja... Eso me recuerda una vez que entraba, enfundada en una falda larga y estrecha, pero con una raja de medio lado hasta medio muslo, en un restaurante muy fino con un amigo, y cuando nos acompañaba el maitre a la mesa, resbalé, me elevé horizontal como si levitara, y caí con todo mi peso y mi largura sobre la cadera izquierda. Tal cual como en los dibujos animados. En seguida me ayudaron a levantarme: ¿Se ha hecho algo? Y yo, cual princesa angelical: no, no, qué va...si no ha sido nada...
    ¡Me salió un morado que me ocupaba medio muslo!
    Si no hubiera sido tan princesa, habría denunciado al restaurante o por lo menos habríamos cenado gratis, porque resbalé a causa del agua vertida de una cubitera.
    En fin... ¡antes muerta que sencilla!

    ResponderEliminar
  2. jejeje, si es que lo peligroso no es la montaña rusa, es el agua juasjuas.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja... ¿Y cuántas faldas largas y estrechas te has vuelto a poner? se queda una traumatizada...jajaja...Son un peligro las faldas largas en general, las estrechas y las anchas. Las anchas sobre todo cuando subes escaleras; el otro día casi me como tres escalones en el trabajo, me la pisé cuando subía (menos mal que nadie me vió) ... y si para subir me la remango con una mano por el miedo a caerme, siempre me la remango demasiado y a punto estoy de enseñar las bragas... benditos pantalones vaqueros, jajaja...
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. jjajajajaaja maikix, he añadido la etiqueta "Trágame tierra", porque saldrán más, míos y vuestros. Creo que se podría hacer un meme :)

    mam, el agua... para una vez que "hice pie" jajajajajajaja

    ResponderEliminar
  6. jajaja glora, esas faldas largas de vuelo, sobre todo cuando llevas las dos manos ocupadas, son mortales. Y si no las llevas ocupadas y te la levantas, o enseñas las bragas o pareces Escarlata O'Hara.

    ResponderEliminar
  7. eso es pegar un chochazo jaajajajajajajaaaaa
    ya estoy viendo a tu amigo y a tu hija aguantando las risas ante tu dignidad a culo descubierto.

    ResponderEliminar
  8. jajajajajaja Voto por el meme!! Me has hecho recordar los tiempos aquellos en que iba yo con mis preciosas faldas estrechas y con raja... muy sexy para mis parámetros de entonces. Claro, con unos taconazos de por lo menos diez centímetros... La tontería me duró hasta un día que viniendo del centro de la ciudad hacia mi casa, me subí en un autobús urbano que tenía el primer escalón más alto de lo esperado. Con toda la decisión del mundo echo la pierna hacia arriba al tiempo que oigo rasssssssssssssss... obvia decir que llegué a casa casi en bragas y con la falda partida en dos jajajajaja
    Todavía veo la cara del conductor del autobús...

    ResponderEliminar
  9. Yo no me subo ahí "ni jarta de vino". Bastante tengo ya con mi montaña rusa particular...¡Besotes!

    ResponderEliminar
  10. hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....

    ResponderEliminar
  11. Mari pordió, mira que es importante saber tomar la medida de las cosas. La gran montaña rusa parecía un inmenso peligro insalvable para una señora bien con su falda y todos sus complementos, y sinembargo fue el p. pato infantil el que casi te cuesta la entrepierna... pa habernos matao.

    (p.d.: besos por todos lados para las tres).

    ResponderEliminar
  12. Tengo una experiencia traumática de una montaña rusa a la que me subí de pequeña... con decirte que tuvieron que parar la atracción para que me bajase.. y no es broma.. ja..ja

    ResponderEliminar
  13. Cortega, un chochazo con todas las d la ley jajajaja

    jajajajajaja Pena, yo eso lo he visto en otra que se subía al autobús delante de mí jajajajajaja y a ver qué haces. Si llevas una rebequita te la atas a la cintura, y si no, pues a lucir palmito :)

    Tantaria, ¿tú eres otra de montañas rusas? jejeje, eso lo da la edad. Luego ya una solamente añora la navegación tranquila, a pesar de sus peligros jajajajaj

    Hola, Hapi. Thank you.

    Jalea, ya ves, huyendo de las emociones fuertes y peligrosas a veces una se mete en un patito flotante y se deja la entrepierna en el intento jajajaja

    Ico ¿por miedo o...? me quedé con las ganas de saberlo :))

    ResponderEliminar
  14. A mí también me dan miedo las montañas rusas... me puedo imaginar a candela, tan mona ella con su modelito, jaja... bueno, un abrazo

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué va, sinkuenta. Si no era un modelito, era una faldilla fina de verano muy deportiva ella (para saltar a pie juntillas).

    ResponderEliminar