16 marzo 2010

Apodos y nicks

Aquel día se había tomado unos chatos de vino. Subió a su yegua  y se fue para la sala de fiestas del minúsculo pueblo, porque iba a estar amenizada por su amigo Manolo, que tocaba el "yamba"*, y porque allí estaría la Carmen, la Antonia y las otras muchachas en edad de echarse novio.

Con la ufanía que le puso el alcohol, entró en la fiesta con yegua y todo. Entre unos y otras, como pudieron, sacaron del recinto a la cabalgadura y al muchacho, que no parecía entender por qué lo echaban.

Ya fuera, siguió montado, camino de su casa. A quienes lo saludaban les contaba su pena: que lo habían echado de aquella fiesta tan animada, tachín, tachín. El del acordeón y el del "yamba", tachín, tachín. Desde ese día fue conocido en el pueblo por Tachín. Años más tarde, sus hijas fueron las Tachinas y sus hijos los Tachines. Mucho después, sus nietos fueron los Tachinillos o, simplemente, los nietos de Tachín.

Los apodos eran tan frecuentes en los pueblos y aldeas que si preguntabas por Manuel García, poca gente parecía conocerlo, pero si decías su apodo, al unísono te señalaban el camino hasta su casa.

Cada apodo tenía un significado, que iba pasando de generación en generación junto con su anécdota. Otras veces se referían a una profesión o a una característica. Recuerdo de pequeña a Oreja Rota, un hombre al que, cuando lo vi por primera vez, no pude dejar de mirarle aquella oreja cortada y retorcida por la parte superior. 

El apodo era una descripción externa. La forma como los demás te veían o alguna historia tuya que otras personas recordaban. El apodo va perdiendo puntos mientras los gana el nick, que no es otra cosa que el auto-apodo, la forma como tú te ves o como quieres que te vean, algo con lo que te identificas, que te gusta o que amas... Aunque también puede no significar nada. Mi primer nick en internet fue bodpoq, sencillamente porque esa palabra se lee igual de pie que haciendo el pino. ¡Me gustó! (Igual habría podido ponerme tachinilla).

¿Qué apodo tuvo tu familia? ¿Qué significa tu nick, qué lees en él o qué te hizo elegirlo?

* Batería

Esta entrada se me ha ocurrido al leer el título Seudónimos, un post de Alson.

18 comentarios:

  1. Pues mi familia no tuvo apodos, que yo sepa. Pero lo del nik es que me da la risa , y ya sabes por qué. En el fondo ya me gusta lo de mamá.¿lo cuento? me lo pienso jejjejejeje

    besos

    ResponderEliminar
  2. Vale, piénsatelo. Pero luego nos lo cuentas! jajajajaja

    ResponderEliminar
  3. La casa de la familia de mi abuelo materno era conocida como Can Guitarra, en un pueblo de tarragona, guitarra era el apodo con el can, que es casa de alguien, delante o no y hacía referencia al tamaño de los pies de la familia, que ya que eran bastante altos eran más grandes de lo que estaban acostumbrados.
    De hecho eran tan altos que hasta las mujeres eran más altas de lo normal.

    Mi novio lleva toda la vida metiéndose con el tamaño de mis pies, hasta que conoció el apodo.
    Le quedó claro que era cosa de familia :DDDDDD

    ResponderEliminar
  4. Me he criado en Madrid, y entre los vecinos, somos los hijos de Alejo, que era como llamaban a mi padre (su apellido). A mi, en casa, la familia y los amigos, me llaman Nena, y ya estoy tan acostumbrada, que lo utilizo para todo. Un beso

    ResponderEliminar
  5. La familia de mi abuelo materno, que era de un pueblo de Andalucía, eran "bocarrajá", porque tenían la boca muy grande. Y seguimos la tradición.
    XD

    ResponderEliminar
  6. Mi abuelo no pronunciaba la "r" o tenía frenillo, además debía tener mal genio porque decía mucho " mal rayo te parta" y quedaba así"magallo te parta." se quedó en " magallo" pero no ha quedado en nosotros, sus descendientes, huérfanos de apodos o "nombretes" como se dice aquí.
    Mi nick tiene procedencia guanche " la princesa Ico" debió superar varias pruebas a la que la población la sometió para verificar su origen y con astucia salió airosa de ella. Me gustó la leyenda, y me lo adapté como nick.
    besos

    ResponderEliminar
  7. Uff.. pues no tenemos (tengo) o eso creo... La verdad es que en Madrid que eres más anónimo y no conoces a nadie, es más dificil, aunque recuerdo que en casa de mis padres, mi abuela ponía apodos a todos los vecinos. Entre nosotros les conocíamos por: "La jamones" "doña tecla" "el músico"...

    Mi nick, jeje... pregunta a Farala. Ella tiene la culpa del nick y del blog. jajajaja...

    Muchos besos "tachinilla"!!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Que divertido! Pues mi nick, ja, no sabía lo que era un nick en la red hasta hace poco de modo que me quedé con lo más sencillo, las iniciales.
    En cuanto al familiar, como no, siendo mi ascendientes maternos de un pequeño pueblo del valle del Vinalopó todo el mundo conocía a mis bisabuelos como "los serrano" (si como en la tele) mi madre era la "serraneta". Cuando iba al pueblo y me miraban el careto decían "tu eres serraneta". ¡Mi nieto también lo es! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por la mención.
    AL igual que las otras madrileñaS, NO TENGO APODO. Y sobre los nicks, pues me gustó eso de Al son y lo adopté adapté: Alson. No tiene misterio, pero he utilizado muchos buscando palabras poco frecuentes en el diccionario.

    ResponderEliminar
  10. En el pueblo de uno de mis abuelos, toda la familia somos los "cartuchos", porque mi abuelo era minero y le llamaban "EL Cartucho" porque decían que tenía más chispa que la dinamita, era un hombre muy gracioso.
    Mi nick viene del personaje de Marcela del Quijote, la que dijo "Yo nací libre".

    ResponderEliminar
  11. A la castafiore, ya la conocereis, es un personaje de Herge, cantante de opera muy histrionica, supercursi, caprichosa, con una permanente preocupación por sus joyas (cieeeelosmisjooooyas), y por tocarle las narices (nosotras diriamos colmar de atenciones) al capitan Haddock.

    Elejí el nick porque soy fan del personaje, las dos cantamos faaatal segun los demás (y genial segun nosotras mismas), metemos mucho la pata, tenemos tendencia a perder las cosas y echar la culpa al empedrao, y percibimos la realidad de forma diferente a los demás.

    No tengo apodo fijo (o eso creo) de pequeña me llamaban la sovietica por las que liaba, o el jueves porque siempre estaba en medio. Gracias a dios en casa ya no me llaman el neno (por el niño astur sobrealimentado hasta el punto de retirar la custodia a sus abuelos).

    ResponderEliminar
  12. Aquí todo el mundo tiene mote, si no lo tienes, te lo buscan. Y lo del nick... el mío es mi propio nombre, ¿simple?

    ResponderEliminar
  13. Divertido post :)
    En mi familia no tenemos mote pero mi familia paterna tiene un apellido que cuando era niña era poco común en mi ciudad por lo que todos nos llamaban por él y al paso del tiempo se convirtió casi casi en mote al grado de decir cosas como: ese de allá es de "los (pongaaquielapellido)". A mi me sonó siempre como si fuéramos de alguna familia de la mafia.
    De mi nick en la red... he tenido varios pero el que uso actualmente viene de una carta que le escribí a Mármara porque en un post se le fue un error pequeñito y quise hacérselo notar en privado. Le escribí algo así como: "En México la palabra pena no indica tristeza sino una cosa intermedia entre la vergüenza y la culpa y en ese sentido te digo que me da pena hacerte esta corrección pero..." De allí Pena Mexicana y de allí que considero a Mármara algo así como mi madrina. ¿Y el tuyo Candela?

    ResponderEliminar
  14. jajajajajaja Ender. Me encanta ese apodo y su significado :) Guitarraaaa!!

    Qué pena que en las capitales no tuviérais apodos. Tienen su punto divertido. Hoy quizás parecerían insultantes, pero antes no, porque cada cual tenía el suyo con el que se sentía identificado en poco tiempo. Juro que he oído apodos con los que me partía de risa, como chuminico (los chuminicos, referido a la familia), tábarro, avispa, el corto...

    Maikix, jajajajajajajajaja, es buenísimo, muy de estilo andaluz, que no se privaban de dar y recibir motes de lo más significativo jajajajaj.

    jaaaaaaa "magallo te pagta". Ico, pues no conocía la leyenda de la princesa Ico. Ya sé más cosas. Un besote.

    Alma, mi ex marido era (y es)como tu abuela. De apodos no se libra nadie, y son apodos que evolucionan en el tiempo. Por ejemplo nuestro común amigo Manolo el vegetariano, pasó a ser Manolín el vegetariano - Manolín vegetales - y ya por últimas "the vegetarian", leído como se debe, que derivó por fin (y ahí se quedó) en Manolín Vegé.

    Emejota, se mantienen en los pueblos. Yo al de mis padres voy en plan "turismo histórico" cada muchos años. Nadie me conoce pero los viejos "me sacan por la pinta" y enseguida me endosan el apodo familiar.

    Marcelaaaaaaa jajajajajaj, de casta le viene al galgo y eres cartucha pura... y libre :)

    jajajaja,castafiore. Me muero por conocerte y que me cantes algo :)

    María, que no tienes nick pero tienes apodo ... mmmmmmm... ;)

    Pena, yo ya cuando digo pena me acuerdo enseguida de ese sentimiento entre vergüenza y culpa que significa la pena mexicana. Cuando te leí las primeras veces en comentarios creí que eras una chica triste o pasando un momento amargo :) El mío es... casi casi como mi nombre propio, pero con más fuego jeje.

    ResponderEliminar
  15. Yo me puse mi nick mucho antes de abrir el blog, una noche de insomnio en la que deseaba sentirme "encantada" de conocerme... como lesbiana :D

    ResponderEliminar
  16. ¿como quedaria yo diciendo que mam podría ,quizás ,supuestamente...... viene de mamon? vamos que ni loca jejejejejejejejejej

    ResponderEliminar
  17. Encantada, y has creado una red de encantadas de conocerte a ti :)

    Mam jjajajajajaja, ya me estoy acordando de mamon jajajajajajaja.

    ResponderEliminar