23 marzo 2010

Aunque esté mal decirlo

Voy a referirme a chicos y chicas de 17 a 40 años -aunque la media está en 24- y superado como mínimo el bachillerato.

Ya sé que no está bien decir que ha descendido el nivel de nuestro alumnado, pero es así. Hace ocho años que estoy en este instituto. En los dos primeros: un nivelazo en ciclos formativos de grado superior. El programa se me quedaba corto y tenía que agregar otras cosas que querían conocer. Era anecdótico encontrar a alguien que tuviese faltas de ortografía.

Actualmente, en el mismo centro, lo anecdótico es encontrar a alguien que no tenga faltas de ortografía. Los acentos ya no existen para casi nadie y la media de otras faltas es de 10 por cada 30 líneas de escritura. Suerte que están los correctores gramaticales de los procesadores de texto, pero hay cosas que no corrigen como el "haber si vienes", "iva a ir contigo", ni otras muchísimas. La mayoría tiene el bachillerato aprobado (algunos lo tienen "aprovado" y así consta en la ficha que rellenaron al principio de curso), una pequeña parte tiene terminada o a medio terminar una carrera universitaria y otra pequeña parte accede desde grado medio.

Las frases más oídas durante el presente curso son:
  • ¡Pues yo no me entero de ná! Normalmente, a voz en grito durante una corta explicación para la que les he pedido no interrumpir y que después hagan toooodas las preguntas que estimen necesarias. Sin embargo preguntas lo que se dice preguntas, pocas me hacen. (¡Y mira que me explico bien, que mi hija mayor me decía de pequeña "qué bien me entero de las mates contigo, que explicas como pa tontos").
  • ¿Esto también entraaaa? Póngase entrecejo arrugado y tono de lamento.
  • ¿Por qué no nos dejas irnos ya? Diez minutos antes de la última hora.
Si tenemos en cuenta que la materia es exactamente la misma que hace 8 años, que yo soy la misma, con la misma ilusión pero con más experiencia, que me llevo estupendamente con ellos a nivel personal y de grupo, y que su titulación previa y sus edades son iguales que las de antes, debería encontrarse una causa a este descenso de interés y de cultura general. He tenido que ir bajando paulatinamente el nivel de los contenidos para mantener constante el de aprobados. Las conclusiones del resto de mis compañeros y compañeras coinciden con las mías.

Los principales problemas que encontramos son:
  • Incapacidad para comprender la palabra, escrita o hablada.
  • Incapacidad para expresarse con las palabras correctas.
  • Fuerte empobrecimiento del vocabulario ("Enajenar es volverse chalao. ¿Cómo se puede enajenar un piso?". "Familias monoparentales son las que tienen un solo hijo, monomarentales, una sola hija"...).
  • Desconocimiento de la gramática y la ortografía.
  • Dificultad para realizar operaciones matemáticas elementales.
  • Desinterés, ansiedad y aburrimiento.
  • Agotamiento y faltas de asistencia masivas las primeras horas de los lunes o los lunes completos.
  • Faltas de asistencia masivas las últimas horas de los viernes o los viernes completos.

Los porqués son varios, según mi propio criterio:
  • Botellón u otros modos de embriaguez durante los fines de semana.
  • Exceso de chats y de seguir la moda de "escribo mal o se reirán de mí". (Y profesores, profesoras y libros que promueven ese tipo de lenguaje pobre, considerándolo un código con no sé cuántas ventajas para el desarrollo de la mente).
  • Admiración por figuras televisivas del tipo castrojo que consigue fama y dinero fácil por echarse un kiki o montar un pollo en directo.
  • Padres y madres que se sienten culpables porque trabajan todo el día y a cambio, para evitarles traumas, les conceden compensaciones sin filtro ni medida. Familias que asumen toda la responsabilidad de la casa para no robarles "tiempo de estudio".
  • Aprobados inmerecidos en niveles inferiores. (Hay que bajar la cota de fracaso escolar a niveles europeos). Me pregunto ¿A este precio? ¿De este modo?

Conste que esos problemas no son generales, aunque sí crecientes. Aún hoy día merece la pena trabajar por esa 5ª (antes eran 4/5) parte del alumnado que ha decidido prepararse para encontrar un trabajo adecuado a su interés o su vocación. De esa problemática que he contado, se salvan principalmente quienes tienen más de 27 años (hay honrosas excepciones en edades inferiores), independientemente de su nivel de formación anterior.

Creo que la popularización de internet tiene mucho que ver con esos problemas, ocurrió a finales de los 90 y empezó a afectar a la adolescencia de quienes hoy tienen menos de 27 o 28). El copia-pega para trabajos de clase y el lenguaje SMS utilizado para cualquier propósito están causando más daño que beneficio. Esos problemas podríamos solucionarlos o corregirlos en el aula y en casa, pero no lo hacemos.

Hace unos días han hecho entrevistas con empresas para iniciar la fase de formación en centros de trabajo. Las empresas, después de ver el currículum, hacer la entrevista y realizar unas pruebas, han rechazado a tres o cuatro por:
  • Excesivo número de faltas de ortografía.
  • Forma de comunicarse, con lenguaje pobre, falta de comprensión del mensaje recibido o tutear a interlocutores.
...y eso que el trabajo se les hace gratis.

 Son problemas cuyo reconocimiento suena a retrógrado, pero juro que no me los estoy inventando,  ni que estoy cansada de mi profesión o de la materia que enseño. A mí me preocupan y deberíamos buscarles remedio. Claro que estamos en un mundo en el que nada se mira con proyección de futuro. Vivimos el aquí y el ahora, y "a mí qué me importa lo que pase dentro de 20 años". Mamás, papás y profes coleguitas obtienen puntos fáciles con los que resuelven el problema de la inmediatez (tú no me molestas y yo te compenso con...). Quien venga detrás que arree.

23 comentarios:

  1. Lamentable pero absolutamente cierto...

    ResponderEliminar
  2. Lo constato de pe a pa, y eso que yo no doy clase en el sistema público sino que enseño a gente que (teóricamente) quiere aprender. El desinterés es brutal, en palabras finas, se la suda: se la suda que sus padres estén pagando un pastón por su educación, se la suda que tú te mates, se la suda todo. Yo sí que creo que hay que decir las cosas como son, vale ya de decir que "también en nuestra generación había muchos vagos". En mi generación, si cometías más de tres faltas de ortografía, suspendías un examen y punto pelota. Y se llegaba a adquirir cierto nivel de madurez en la compresión escrita que ahora no se ve en el aula ni por asomo. Yo estoy contigo en que Internet tiene mucho (pero muchísimo) que ver en lo que está pasando: leen más mierda y leen peor. No saben discriminar ni separar fuentes de información, son ***incapaces*** de hacer algo tan sencillo como un resumen de texto sin utilizar un lenguaje propio de primero de EGB (o como se llame ahora) y después de llevar 9 años "estudiando" inglés son absolutamente incapaces de salir del "jelou jau are yu".

    Ahora, alguien tiene que decirles que no son tan guay como se creen, ni tan listos, ni tan guapos ni tan nada, y que esas notas infladísimas con las que sus profesores intentan ocultar este tremendo fracaso son lo que son: una mierda pinchá en un palo.

    ResponderEliminar
  3. Está muy bien decirlo, Candela. Estoy totalmente de acuerdo con todo. Me hace gracia el comentario de Ave, porque imagínate lo que es intentar enseñarle a alguien otro idioma cuando no conoce el suyo propio... Los "chicos" se burlan de quien habla o pronuncia correctamente.
    El anuncio de PESI con F.Torres me saca de mis casillas porque refleja precisamente esa burla por la corrección - es que cuanto peor hables o escribas, más guay eres, tío.

    ResponderEliminar
  4. Suscribo hasta las comas. Del post y de los comentarios.
    Esto pasa a todos los niveles y en todos los ámbitos.
    Donde trabajo hay varias secretarias que transcriben los informes con los diagnósticos. Si una lesión mide 3 cm, si están escribiendo en mayúsculas, la mayoría escribe 3 CM, si son mm, MM, y no hay nadie (excepto yo, la pesada de siempre) que les corrija y les diga que son cosas distintas. Y como este ejemplo, miles.

    ResponderEliminar
  5. Está bien. Está muy bien decirlo. Y es necesario y urgente, repito, UR GEN TE. Urgente cambiar esta locura.

    Yo me apunto a hacerlo.

    ResponderEliminar
  6. Me da a mi la sensación que la impresión de cualquiera tiempo pasado fue mejor, la han tenido todos los profesores desde Fray Luis de León.

    Pero en mi epoca de alumna (la de los conjuntos y subconjuntos) sin internet ni moviles, ni tele que nos distrayese después de la despedida de Maria Luisa Seco, los compañeros que no leían con soltura, que no comprendían lo que leían y que dabán alegres coces al diccionario cada vez que escribían abundaban lo mismo que ahora.

    En las casas españolas se leen pocos libros, se tienen pocos libros y se regalan pocos libros. Y hay pocas bibliotecas de barrio. Podíamos empezar por ahí.

    ResponderEliminar
  7. Tu lo has dicho:"vivir en un mundo sin proyección de futuro". Además de todo lo que escribes ¿te has planteado que esten representando el inconsciente colectivo de su generación? Porque reconozcámoslo, existe un exceso de población en relación a los avances tecnológicos. Esto se veía venir. Solo los más aptos sobreviven. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Sra Castafiore. En absuluto considero que todo tiempo pasado fue mejor. Soy profe desde hace 30 años, desde la antigua FP, a la que llegaban quienes no tenían arreglo, a veces con 4º de primaria (¿recuerdas aquello de si no sirves a FP?). Aquella no era mejor que la de ahora, en absoluto. Se dio un buen salto al dignificar la formación profesional, pero desde hace unos seis años está incorporándose progresivamente una generación que tiene serios problemas para entender/hablar su propio idioma materno, entre otras habilidades perdidas.

    Hay las mismas bibliotecas y más que hace 6, 7 u 8 años. Sinceramente, no creo que ese sea el problema.

    ResponderEliminar
  9. Es paradójico ver como hoy en día, con los adelantos técnicos que existen para hacer del aprendizaje una aventura maravillosa, se haya llegado a tal retraso. La impresión que tengo es que estamos asistiendo a un cambio de 'mundo'en todos los sentidos. El sistema global que ha funcionado hasta ahora ya no funciona y eso se puede apreciar en todos los ámbitos. Veremos surgir nuevas formas de aprendizaje que se anclarán en otros valores diferentes a los actuales. Eso es lo que pienso. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  10. Sí, tienes razón, tengo 38 años y a veces cometo cada falta de ortografía que me digo seré animal. En mi defensa alego que soy disléxica.

    Como alumna con antecedentes de "diabólica" para la mayoría de presunt@s profesoras/es y encantadora para una minoría de profesoras/es te diré que a veces las clases son muy aburridas y nada motivadoras, desde mi humilde experiencia como alumna.

    Te pongo un ejemplo, Derecho Romano es en principio una asignatura fea de narices, pues mira que suerte, me toco un profesor buenísimo, hacía las clases amenas, te contagiaba su entusiasmo por su materia, te motivaba y eso sí, el tío nos exigía un montón, pero no te importa si ves que es él el que primero se exige. Me exilié de Navarra a Cantabria a estudiar derecho por no estudiar en la universidad del opus y mira si la vida es puñetera que ese profesor era del opus, se sacó la Cátedra en la Universidad de Cantabria y volvió a la Universidad de Navarra. Aunque no goce de mi simpatía el opus, tengo que reconocer que ese profesor era muy bueno.

    También hay que decir que estamos en la cultura del NO TE ESFUERCES, mira los anuncios de la tele por ejemplo, aprenda inglés en "dos" días, adelgaza sin esfuerzo...
    No se valora el esfuerzo.

    ¡Ánimo! Profe, que tú puedes contagiar el entusiasmo por tu materia, todo se pega menos la belleza. ;-)

    Por cierto, mi admiración por l@s profes, el curro no es fácil.

    ResponderEliminar
  11. Los chicos y chicas con los que yo trabajo se apellidan "adaptación curricular" son medio absentistas de PCPI ( ellos lo llaman a la Puta Calle Por Idiota )y me las veo y deseo para que estén sentados una hora en el apoyo escolar que yo les doy en el centro de protección. Pues bien, yo pensaba que por sus características familiares, emocionales, autoestima... explicaba su bajo-nulo-inexistente rendimiento. Gran error por mi parte, pues observo en la población adolescente general una falta de habilidades, deseo , esfuerzo, valoración del conocimiento que no es tan justificable como en el caso de mis chicos/as.
    Es reflejo de la sociedad que formamos y semilla de la que crearán.

    Besos Lenteja

    ResponderEliminar
  12. Hola, Vegana. Cierto que las clases pueden ser tostones (he sido alumna) y que depende mucho de la habilidad y la pasión del profesorado por su materia el que te enganchen o no. Las mías en particular son de las más amenas, por varios motivos: es informática a nivel de aplicaciones, me encanta, domino el tema, me saco trucos de la manga, les propongo retos con subida de nota, hago concursos, nunca dejo una duda por explicar y me encanta dedicar mis recreos y horas libres a responderles dudas y darles clases extra a quienes me lo piden. Pero no, la desgana va aumentando y para los/las profes es como tirar de un carro pesado. Ahora, cuando acaba este trimestre empiezan a ponerse las pilas y al final terminan sabiendo... pero ¡cuánto cuesta! Gracias!!!

    Lenteja, hasta para dar clases en el PCPI hace falta tener habilidades particulares. En mi instituto hay profes que miran a sus compañeros de PCPI como por encima del hombro, como si fueran de una categoría inferior. Y ni te imaginas la labor que están haciendo y el enganche que esos chicos y chicas acaban teniendo por ellos, y que perdura en los años posteriores. Cada cual va cogiendo su especialización en determinados cursos y materias, teniendo en cuenta las propias habilidades, preparación y vocación. Pero, en general, la educación es una profesión agotadora y en ocasiones frustrante, y también con muchas recompensas, pero casi siempre a largo plazo, cuando encuentras a esos chavales y chavalas después de años, te recuerdan, te abrazan, te cuentan sus logros y reconocen lo que en su día hiciste por su formación.

    ResponderEliminar
  13. Candela, qué me vas a contar de esos profes, que me paso la vida haciendo tutorías para ver cómo motivar a los chicos, como continuar el trabajo en la residencia... Lo que quería decir es que son los propios chavales los que se perciben como fracasado/as . Lo de la Puta Calle... lo dicen ellos de SI MISMOS...!!! que es lo peor. Y claro que conozco esa sensación de satisfacción años después..
    Creo que no me expliqué bien, yo también soy educadora. (Con menores protegidos)

    Lenteja

    ResponderEliminar
  14. jajaja, Lenteja, creo que la que no se ha explicado bien he sido yo. Pretendía decir que estaba de acuerdo con lo que habías escrito :) Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Jo, Candela, yo quiero ir a tus clases, solo te falta dar sugus.

    Lo que antes comentaba sobre cualquiera tiempo pasado fue mejor, lo decia por experiencia propia. En mi epoca, los profesores se quejaban de que llegabamos con poco nivel respecto de los de planes mas antiguos, con bajo nivel en ortografia, total desinterés, poco respeto, etc... y ahora cuando me encuentro alguno me dice que qué buenos alumnos eramos comparado con el ganado actual.

    He buscado un artículo que -pienso yo- lo explica con más datos:

    http://webpages.ull.es/users/josamaga/VT-dos%20reflexiones.pdf

    ResponderEliminar
  16. Suscribo. Y nada más porque sigo de evaluaciones y ¡me enciendo! Hay que llegar a las familias.

    ResponderEliminar
  17. me he leido todo todito (hasta el pdf de la sra castafiore) y mi opinión es que si no menos, aprenden diferente. (Claro yo hablo desde mi experiencia de hija y madre de clase media acomodada). Mi hija es indudable tiene otras "habilidades" (¿se dice así no?) pero es incapaz de estar más de veinte minutos sentada en una silla (a no ser que sea mirando una pantalla), por lo que es incapaz de engancharse a la lectura, por lo que es incapaz .... pero que yo me supiera la lista de los ríos de españa con sus afluentes a derecha e izquierda, para olvidarla al año siguiente no sé qué me aportó..

    no me aclaro, lo siento, creo que es porque pufff tendría tanto que decir!!

    ResponderEliminar
  18. No creo que esté mal decirlo, al contrario tú has descrito muy bien el problema educacional de hoy en día.

    Estoy totalmente de acuerdo en todos los puntos.

    No soy profesora, ni tengo carrera universitaria, me esfuerzo por no cometer faltas de ortografía (seguro que al final del comentario, más de una se me ha escapado)Pero que creo que los chavales de hoy entienden por cultura otra cosa, y desde luego la ley del minimo esfuerzo.

    Besos y felicidades por seguir con el mismo entusiasmo impartiendo clases.

    ResponderEliminar
  19. Chicas, a mí lo que más miedo me da es justo el empobrecimiento del lenguaje (ortografía y vocabulario). No sé quién dijo que cuanto más pobre es el vocabulario de una persona más fácil es convertirla en esclava o marioneta en manos de quien se tercie.

    Que tienes otras habilidades no me cabe la menor duda. Por ejemplo parece que nacen sabiendo usar un ratón. Lo manejan con habilidad desde el primer día y con dos o tres años. Y para otras muchas cosas, claro que sí.

    Lo que dice Farala de aprenderse los ríos de memoria y olvidarlo al año siguiente, no es mi caso. Con esta memoria mía, lo único de geografía que recuerdo es lo que aprendí de memoria, mucho más que lo que he visitado en persona, en cuestión de nombres y trayectos.

    Creo que no debería permitirse con tanta ligereza el empobrecimiento de la lengua. Por mi parte hago lo que me toca: en casa, mi pequeña chatea, pero escribiendo de forma normal. Prácticamente no tiene faltas de ortografía. Para los SMS que haga lo que le apetezca. Por supuesto en clase tampoco lo permito, pero ahí mi éxito es inferior. Hasta en los currículum se les cuela. Pero me cuentan que ya en la ESO han aprendido que ese lenguaje es óptimo para el desarrollo cerebral... No lo dudo, como código es uno más, pero no como sustituto de un idioma rico en matices y colores.

    ResponderEliminar
  20. Ahh, se me olvidó decirle a Sra Castafiore que: ¡Estás invitada a mis clases! Pongo los sugus :) ajajajajajaj

    ResponderEliminar
  21. Yo creo que hay que diferenciar las cosas. A mí tampoco me gusta lo de "cualquier tiempo pasado fue mejor", porque no es cierto. Pero sí es cierto que en los últimos... voy a poner 10 años, he observado una aceleración brutal de determinadas conductas y patrones que no existían, por ejemplo, en la generación de mi hermano, que está a punto de cumplir los 27 (yo tengo casi 34). A mi hermano (y a sus amigos) SÍ les horrorizan las faltas de ortografía y el lenguaje "HOYGAN"; mi hermano fue de los que todavía se crió en una cultura familiar que valoraba el esfuerzo y que rendía cierto culto a la idea de que el trabajo diario supliría la escasez material de nuestras vidas. Para mí el cambio del que tú hablas, Candela, es algo MUY reciente, muy concreto. No es un "ay estas nuevas generaciones, hay que ver cómo son", no. Es algo muy concreto, muy específico y que se observa, como digo, desde hace muy poquitos años para acá.

    Tampoco me sirve la defensa del "es que ahora desarrollan otras habilidades". Hombre, vamos a ver, ¡¡¡es que desde Altamira la histoira de la humanidad ha sido la del "desarrollo de nuestras habilidades y destrezas"!!! Es que me gustaría a mí saber cómo aprendemos si no es a través del desarrollo de las "destrezas". Vamos, que no es que se lo hayan inventado con la LOE lo de las destrezas, es que SOMOS así: animales que aprendemos a navegar en nuestro entorno haciendo uso de instinto, herramientas y "destrezas" a partes iguales. También los monos son capaces de encender un televisor o de reaccionar ante situaciones de estímulo-respuesta, y no por eso consideramos que sean el no va más de la inteligencia y el desarrollo. No seamos lelos.

    Yo sí creo que estamos atendiendo a un deterioro espectacular que tiene muchísimo que ver con un fracaso social abrumador a todos los niveles. Y me atrevo a situar el origen de toda esta catástrofe en los inicios de la cultura del pelotazo y la abundancia sin control que comenzamos a vislumbrar a finales de los 90.

    ResponderEliminar
  22. Creo que también uno de los problemas es que el mundo cambia, pero el sistema de eñseñanza no.

    ResponderEliminar
  23. Candela, el tema da para otros veinte posts. Yo estoy de acuerdo también con dintel. El sistema de enseñanza ha cambiado poquíiiisimo si se compara con lo que ha cambiado nuestra vida. Creo que hay una revolución pendiente en este campo y nadie parece dispuesto a plantearlo. Las necesidades no son las mismas, el mundo no es el mismo, las herramientas no son las mismas. No sé...

    ResponderEliminar