01 marzo 2010

Chamadas

Chamada
2. f. And. Sucesión de acontecimientos adversos. Pasar una chamada.

Tengo una lista de palabras que escuchaba de pequeña y que luego desaparecieron en el tiempo, como si nunca hubieran existido.

En este último mes me ha venido a la mente muchas veces lo de "qué chamá llevamos". Hoy me ha dado por mirar la palabra en el diccionario y resulta ser un término andaluz. Ya no se dice ni siquiera en Andalucía. Las palabras se pierden cuando dejan de tener que utilizarse, como pasa con muchos términos relativos a útiles de la agricultura a la manera antigua: angarillón, ubio, dedil, agovías, peales, pañeta, gavilla... Pero otras palabras se pierden sin más. Porque, que no me digan a mí que las chamadas no siguen existiendo. Ahora se habla de malas rachas.

Lo malo de las chamadas es que los acontecimientos negativos se presentan juntos o se suceden en poco tiempo sin dar un respiro. Lo bueno es que siempre terminan y que implican aprendizaje, autoconocimiento, toma de decisiones y el inicio de etapas nuevas.

Hace unos cuantos posts puse un contador hacia atrás. Terminaba, aparentemente, un período duro de trabajo. Para la hora cero había pensado hacer una gran fiesta. Hice coincidir el día con el de mi santo. Dos días antes muere en accidente el padre de Pepa y nuestra vida da un giro inesperado. La cotidianeidad se transforma en otra bien distinta. Se piensa en la muerte, en la madre, en la soledad, en la fatalidad, en las relaciones, en los afectos, en las palabras no dichas y en las demasiado reiteradas. Se toman decisiones meditadas provisionales y a medio y largo plazo. No queda tiempo para mucho más. Cuando todo parece ir calmándose, vienen los papeles, los trámites legales, fiscales y administrativos relacionados con la muerte, la reanimación de las heridas.


Todo se va resolviendo... hasta que vuelve a acudir a mí ese sentimiento de idiotez que me acompaña desde siempre. La frase de mi madre que tanto he escuchado -"qué poca picardía tienes"- me machaca y me confirma que ella, en el fondo, tiene razón. También me estoy acordando de una anécdota-chiste que me contaba mi padre cuando era pequeña:

Un tonto ha cazado dos pájaros, un mochuelo y una perdiz, y los quiere compartir con su amigo listo. A la hora del reparto, el listo le propone al tonto: "Para ti el mochuelo, para mí la perdiz". Como al tonto no le gusta el reparto, propone cambiarlo, a lo que el listo responde: "Entonces, para mí la perdiz y para ti el mochuelo". Así varias veces hasta que el tonto replica: "¿Cómo te las apañas que a mí siempre me toca el de los ojos grandes?".

Una chamada de la que he aprendido muchas e importantes cosas. La última, que nunca más haré un trabajo en equipo, de esos en los que, ya en el punto de partida se acuerda que tú pones el 80% y que el reparto de beneficios se hará al 50%, porque tú puedes más, sabes más o lo que sea y a la otra parte le resultará mayor el esfuerzo. El resultado es que eres una tirana porque exiges a la otra parte que haga su 20%, a pesar de sus pesares. Al final, para evitar malos rollos, propones un acuerdo "ecuánime" en el que ese 20% de trabajo se reparte en dos mitades, de la que una es para ti. Y es cuando la otra parte se vuelve muy digna y piensa (o dice): "¡A ver qué se creía ésta!"

16 comentarios:

  1. Yo también tengo un letrero en la frente que pone: ¡Aprovéchate! Pero me lo estoy borrando...

    ResponderEliminar
  2. No dejes que unos cuantos aprovechados te hagan cambiar y priven al resto del mundo de tu bondad.

    ResponderEliminar
  3. María, pues yo ya tengo años como para quitármelo de una vez.

    Güertana, soy mala malísima, según estas personas. Lo curioso es que en este caso concreto es la segunda vez que me pasa con la misma persona. Le encanta hacer proyectos conmigo. Yo (siempre creo) creía que "esta vez iba a ser distinto".

    ResponderEliminar
  4. Huy, tú también eres de las del 80%. Vaya, entonces no podríamos trabajar juntas, porque dónde se ha visto un 160%... ;)

    ResponderEliminar
  5. Y sobre palabras de la niñez... en mi casa se dice: badil, cucharrena y halda de la falda.

    ResponderEliminar
  6. pero bueno... ya espero que tras esta chamada hayas aprendido por lo menos a no volver a "colaborar" (vaya chiste) con esa persona, nunca más, Candela! Lo otro, lo de Pepa, son imponderables de la vida que, a mi por lo menos me hacen recordar la suerte que tengo y abrazar más fuerte a las que me rodean.

    ResponderEliminar
  7. Después de la chamada viene la pianada...
    No tires el cartel, sólo guárdalo.

    ResponderEliminar
  8. Es cuando pasan estas cosas una de las razones por las que husmeé entre las estrellas. ¿Por qué suelen venir las desgracias o desperfectos juntos? En algún lugar conviene depositar la culpa, a falta de religión, pues eso, los angulos entre planetas y luminares. Como se pueden interpretar de las más diversas maneras uno se acoje a lo que más conviene (dentro de un orden) y tan contentos.

    En cuanto a lo del 80%, será que me suena. En los últimos años he aprendido a ser "mala", asumido lo tengo, y suelo avisar, o ladrar,o rebuznarlo varias veces antes de pegar el hachazo, por cuestiones de conciencia. Ahora ya no me tiembla la mano cuando he de hacerlo. Una vez perdida toda esperanza y por cuenta de la puñetera supervivencia si he de defenderme y no dejar que abusen de mi, pues voy directa al grano y lo digo de frente. ¡Que ya va siendo hora, caramba! aunque a veces una tenga sus bajones.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Te veo quemada, no te apures que queda menos para Semana Santa, no me extraña lo del trabajo en equipo, siempre hay unlisto, por eso me gusta trabajo individual, aunque este año hay buena coordinación en el centro y no me quejo.
    Lo de chamada es una lástima, es un término muy bonito, qué etimología tendrá.. quizá de Sudamérica.. un beso

    ResponderEliminar
  10. Candela, preciosa, yo también soy una ingenua... pero hay que espabilar en algún momento y saber decir NO y no dejarse avasallar.

    Precioso vocablo el de la "chamada", me recuerda a los "chamanes".

    Abracitos salinos para Pepa y para tí y ánimo con el duelo... hay que afrontarlo para poder crecer

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado la palabra. Mucho más sonora que "mala racha".
    En cuanto al 80%, veo que somos muchas. Estoy convencida de que sería más fácil muchas veces, hacer las cosas en solitario.
    Pero soy incapaz de lanzar un proyecto, por ejemplo, sin el apoyo de otra persona. Y luego pasa lo que pasa. A veces creo que soy demasiado controladora, pero lo cierto es que cuando lo quieres todo bien hecho, acabas haciendo tú el trabajo del otro para evitar los disgustos, discusiones, etc.
    Nada, que espero que tenga razón Alson - que después de la chamada venga la pianada. :)

    ResponderEliminar
  12. Dintel, diosantoooooooo, cambiaríamos el mundo!!!! jajajajaj

    María, badil se usaba también en casa, cucharrena nunca lo había oído (pero ya he visto de qué se trata jeje), y halda pienso que es una palabra más evolucionada que su original falda (digo yo), porque casi todo lo que en latín era con f pasó a ser con hache. Me encanta recobrar antiguas palabras que suenan a incultas y son cultísimas :)

    Farala, palabrita que ya no "colaboro" más ni con el popotito. Puedo ser un peñazo por perfeccionista, imagino yo, pero también tengo una manga demasiado ancha y cabe lo que le echen... y le echan, le echan...
    También yo disfruto mi suerte y cada vez más abrazo a las personas que quiero. No quiero que falten abrazos ni cariño en el balance cuando nos digamos adiós.

    Alson, ¿te refieres al cartel del "Aprovéchate"? jajajaja, ese no lo quiero más. Las pianuras llegan por momentos y ¡cuánto las disfruto! como por ejemplo ahora mismo.

    Emejota (nuevo nick, pero no me hace falta comprobar quién eres jajaja), no sé yo, soy como Santo Tomás (¿no era el discípulo incrédulo?), que sólo creo lo que veo y a veces ni siquiera estoy segura de creerlo. Es como con los números de la primitiva: tienen vicios y costumbres que cambian con el tiempo. A veces los unos salen apelotonados y luego no vuelven a salir en una temporada, o los doses que son constantes y salen periódicamente, etc.

    Ico, más quemá que Juana de Arco y sin ser tan valiente ni nada, así a pelo. Pero me estoy saneando ya, doy fe :) Un beso.

    Lenita salina, gracias por los consejos. Prometo hacer lo que pueda. Y gracias por los abracitos tuyos. Muach!

    Patsy, ¿verdad que es bonita "chamada"? La utilizaré de aquí en adelante aunque me tomen por tatarabuela.
    Por mi parte siempre he trabajado mejor sola que en equipo. Me salen mucho mejor las cosas. El equipo para cuando no quede más remedio, es decir, cuando en un tiempo X tiene que estar terminada una tarea y sola no podría. Empiezo a disfrutar de la pianada anunciada por Alson :) Besotes.

    ResponderEliminar
  13. estoy ahora precisamente en un proyecto en el que, en teoría yo sólo llevaba el 50%. Pero, no maja, no, ahora resulta que´la otra persona no ha empezado su parte y se nos exigen tiempos. Aaaah ¿qué hago? Pues parar de escribir y esperar la bronca, paso de todo, yo ya no quiero ser la que se lleve al de los ojos grandes, estoy hartaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  14. Marcela, a punto he estado de mandarlo todo a paseo. Después he pensado que dejar en la nada 4 meses de trabajo intensivo no valía la pena por un par de semanas más. En ello estoy todavía.

    ResponderEliminar
  15. Candelita bonita... yo un día decidí dejar de ser buena. Me costó pero valió la pena. No se lo recomiendo a nadie porque eso es una decisión personal pero espero que no te vuelvan a decepcionar. Besitos

    ResponderEliminar