19 marzo 2010

Papá

Me dejó su fenotipo, su carácter y su mirada, su amor por la naturaleza, su respeto a los animales.

Me enseñó a reconocer las estrellas y las constelaciones, a saber cuándo iba a llover por el olor del viento.

Me enseñó a leer y a escribir. A montar en mula y en burro. A trillar de verdad, yo sola. A encender el fuego, a injertar plantas, a ver crecer las semillas de yeros en mi lata de leche condensada llena de tierra del camino.

Me llevó de la mano por caminos, helados o polvorientos, contándome siempre historias verdaderas, que aún me suenan a fantasía, y un montón de cuentos que inventaba para mí.

Me enseñó a cuidar la tierra y las cosechas, a cortar la leña con el hacha, a lanzar la navaja contra los troncos, a que me gustase la comida que no me gustaba, a bailar tango y pasodoble.

Ahí sigue, siempre algo que siento muy mío y cercano, más pequeño que entonces, con su pelo más blanco, caminando más despacio, con sus manos más torpes, pero con la misma sonrisa de hombre bueno y sencillo que forma parte de mis primeros recuerdos.

No le he regalado nada, sino mi llamada de esta mañana temprano, procurando -esta vez por fin- felicitarlo antes que mi hermano. Me ha dicho que mi hermano lo llamó anoche a las 12:15 (¡ya te pillaré yo, rapidillo!).

15 comentarios:

  1. ¡QUÉ MARAVILLA DISFRUTAR DE UN BUEN PADRE!. Te felicito.

    ResponderEliminar
  2. ¡A bailar tango y pasodoble! Todo un logro espiritual.

    ResponderEliminar
  3. pues yo hoy fui la primera en felicitarle y eso me encantó, ajjajaja, fui más rápida que todas mis hermanas, ejjejee. Mi padre es un encanto, es un hombre cariñoso que siempre ha vivido para nosotras, da gusto poder decir eso de un padre.

    ResponderEliminar
  4. La cara es el espejo del alma, sobre todo con el paso de los años. Tienes un lujo de progenitor. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. Me encantan las dos fotos. En ambas la mirada inclinada, la sonrisa que tanto transmite y la mano posada sobre el hombro.

    ResponderEliminar
  6. ando medio dormida y no se si te he dejado comentario al final...

    ResponderEliminar
  7. pues ahora veo que no.

    decía que tiene razón la castafiore, ahí tines un precioso doble.

    qué gusssto de padre, dale un besazo enorme, te diría que ser un hombre bueno y un buen padre tenía entonces más mérito incluso que hoy en día...

    ResponderEliminar
  8. Creo que el mejor regalo sería que le dejaras leer este post.

    ResponderEliminar
  9. Cuánto amor se ve en tus palabras, felicidades por ser una hija tan agradecida...

    ResponderEliminar
  10. Y que por muchos, muchos, muuuuchos años más le puedas felicitar...

    ResponderEliminar
  11. Ainsssss! qué majos los dos, el padre y la hijaaaaaaa¡
    Qué! buen rollo transmites Candela¡

    Besos Lenteja

    ResponderEliminar
  12. Precioso regalo, aunque no hayas llamado la primera. Un beso

    ResponderEliminar
  13. No sé a quién felicitar, si a ti por tener un padre así o a él por tenerte a ti. Enhorabuena a los dos, pues.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Qué bonitas ambas fotos, y tu post, Candela.
    Tú con la manita en su hombro, como si no quisieras hacer algo que te habian mandado y apoyándote en él y él mirando a su niña, como esperando a que se decida...
    Suerte de tenerlo, disfrutarlo y seguir demostrándole todo lo que lo quieres. Besazo.

    ResponderEliminar
  15. Precioso, Candela, seguro que ha tu padre le ha encantado también, más que cualquier regalo

    ResponderEliminar