05 marzo 2010

Quiero probar tu boca

Éramos dos desconocidas que tomaron café un viernes por la tarde y se despidieron con un abrazo al caer la noche. Habría sabido que no volveríamos a encontrarnos de no haber sido por aquel abrazo, inocente en apariencia, que traspasó la ropa y rozó la piel. A la noche siguiente estábamos cenando juntas. Después a dormir. Sólo dormir. Nuestras palabras no dejaban duda: No puede ser, todavía no, contigo no. Con nadie. Demasiado pronto por todo y para todo.

Me di la vuelta y apagué la luz. Sentía en mi espalda el calor de su cuerpo desnudo y desconocido, su aliento en mi pelo. Dormir, sólo dormir… Apreté los párpados para atraer al sueño. Ella puso su mano en mi hombro y lo acarició con la yema de los dedos: relájate, duerme... Rozó mi espalda con sus labios. Dormir, tengo que dormir. Sus dedos y sus labios en mi cuello y mi pelo, un minuto, cinco... Sin palabras, a oscuras... Suave, suave... 

Quiero probar tu boca, susurré sin girarme. Y ella la puso tan cerca de la mía que no me quedó más remedio que probarla.

Traicioneras de principios y pactos, dormimos toda la mañana del domingo.

17 comentarios:

  1. Se me han puesto los pelos de punta... y algo más.

    ResponderEliminar
  2. uuuuf, me conozco eso de "sólo dormir", qué guapo es porque las dos saben que de dormir nada.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y quien sería capaz de no probarla?...

    ResponderEliminar
  4. Uff,¡qué buen texto! ¿quien no ha estado en esa situación alguna vez?

    ResponderEliminar
  5. Jijijijiji.

    Qué morro. Las reglas se hicieron para romperse. ¿O no?

    ResponderEliminar
  6. El texto precioso... para que luego digas que no eres escritora :P
    Por otra parte me he puesto a exprimir mi memoria y yo nunca he estado en esa situación... Menos mal que terminó bien, lo malo era que hubieran seguido las reglas ;)

    besitos

    ResponderEliminar
  7. Síii..quién no ha estado en esa situación???...creo que en todos los encuentros ocasionales, aunque sepas con casi total seguridad que pasará algo después, te plantean: "bueno, vamos a la cama a dormir..."...No os han dicho alguna vez: "Tú dormirás aquí" señalando la cama de invitados???..jajaja..
    Y hablando ahora en serio, es un texto sugerente, te deja libertad para imaginar y eso es de agradecer.

    MI primer buceo por tu blog ha sido gratificante..gracias Candela
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. precioso texto, has captado a la perfección la magia de un lugar común para muchas

    ResponderEliminar
  9. ¡ Qué sensualidad ¡ Has conseguido transmitir un verdadero el deseo más intenso que sobreviene de la represión del deseo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  10. me parece que andais de aniversario?? enhorabuena por probar esa boca, qué bonito texto Candela y la historia detras. es fascinante lo que cuentas de ese abrazo que lo cambió todo, me ha recordado que fue algo así con kali. El día que quedamos íbamos caminando, sin rozarnos y recuerdo "sentir" su cuerpo y desearlo, pura química.

    precioso texto, preciosa vuestra historia.

    ResponderEliminar
  11. Por el texto (que, qué bien contado), por el "sucedío", por el aniversario, enhorabuena, Candelilla.

    ResponderEliminar
  12. Bien contado, sin prisas, desmenuzando el momento...
    Bien por haber probado esa boca, de la que no pudiste soltarte en toda la noche, sino hasta las primeras luces del día siguiente.
    Bien el blog.
    Tres Bien ya son demasiado!!

    ResponderEliminar
  13. la felicidad es para las valientes transgresoras de normas y seguidoras de pasiones mutuas!!!

    felicidadessssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  14. Que bien describes la batalla entre el deseo y el miedo. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  15. Primera entrada que leo nada mas descubrir tu blog y decirte que me ha encanttado.

    Y que me gustaría seguir "probando" tus textos. Te enlazo.

    Un saludo.

    nocheinfinita

    ResponderEliminar