30 abril 2010

Indignación (segunda parte)

Había una segunda parte, pero se me ha pasado la visceralidad del momento. Es que no tengo ningunas ganas de indignarme, que siempre habrá tiempo :)

Lo que me apetece es tirar la agenda y el despertador, olvidarme del trabajo y de las gestiones administrativo-domésticas, ver, oler y escuchar el mar, el aire y los pájaros, mirar las flores que despuntan en nuestra terraza, las vistas desde aquí, que este año están más verdes.

Estos primeros meses del año me han traído tres regalos importantes: uno ya lo tenía de antes: la salud de las personas que más quiero. Los otros dos son una sentencia judicial justa, esperada desde hacía varios años, y mi boda con la mujer a la que quiero con toda mi alma, la persona con la que mejor me he sentido en todo lo que llevo de vida. Apareció cuando aprendí que sola se vive muy bien, convencida de que mi destino era encontrar personas desequilibradas, o exigentes, o manipuladoras, o que me llevan por la vida con la lengua fuera, o que me desvían de mi ruta vital o me apartan de mis afectos. Al principio la rechacé por demasiado joven (¡otra no! me dije), luego acepté su presencia con ciertas precauciones, y luego me lancé desnuda a verla, creerla y disfrutarla en todo su contenido. ¿Cómo podría describirla en pocas palabras? Es... GRANDE, de corazón, de inteligencia, de madurez, de respeto, de sentido del humor, de responsabilidad, de amor, de prudencia, de ternura... Quienes la conocen lo saben. Soy una mujer muy afortunada.

29 abril 2010

Indignación (primera parte)

Esta mañana Pepa ha hablado con el abogado que tramita todo lo relativo al accidente que sufrió su padre y en el que perdió la vida. Hace unos minutos leemos el atestado y el informe de la autopsia, que le ha sido enviado por correo electrónico.

Lo que sabemos del accidente, entre lo que nos habían contado los testigos y lo que leemos en el atestado, es que el padre de Pepa circulaba con su bicicleta unos metros por delante del pelotón de ciclistas con los que salía todos los fines de semana desde hace años. Que una motocicleta adelantó "bastante rápido" al pelotón (bastante rápido teniendo en cuenta que era una carretera estrecha de montaña y que las bicicletas son frágiles y no llevan una trayectoria rectilínea). Tras adelantar al pelotón, el padre de Pepa, al oír aproximarse la moto se aproximó más a su derecha, pero como el cabrón del de la moto decidió adelantarlo también por LA DERECHA, sus trayectorias se encontraron y se llevó por delante al padre de Pepa, cuyo cuerpo salió proyectado a 36 metros de distancia y allí se quedó inmóvil, destrozado por dentro y por fuera. Por el atestado, la motocicleta circulaba a más velocidad de la que establecían las señales (50 km/h), pero no superaba el 25% de ese límite. Dice el atestado que iría "como mínimo" entre 59 y 63 km/h, según el método Searle y Apple.  (El propio motero dice que circulaba a "unos 70 km/h") Me pregunto yo si es posible que a esa velocidad una moto lance un cuerpo de 80 kg a 36 metros de distancia. La moto, a pesar del impacto, sigue con su conductor encima y se detiene más adelante, a 71 metros del lugar del impacto, pasando de largo y con creces el punto en donde ha quedado inerte el cuerpo del fallecido. El conductor de la moto, de 28 años,  resultó ileso.

Dice el abogado del seguro contrario que "como el fallecido cometió la imprudencia de desviar su trayectoria (para dejarle paso por la izquierda, que es lo lógico) en este caso se trata de una "compensación de culpa", por lo que AMBOS (motero y fallecido) son culpables en partes iguales del accidente".


Conclusión: Para las compañías de seguros, la vida de ese hombre tiene un precio (qué frío), establecido por unos baremos que se actualizan cada año, pero que el importe se verá reducido en un 50% porque "dice" el que lo mató que él se le puso por delante cuando iba a adelantarlo (por la derecha). No os imaginais (sólo quienes trabajéis en ello) lo poco que vale en dinero una vida humana que, además, era el sustento de su casa. Vale más una pierna que un ser humano entero. Pero el valor de una vida no se puede cuantificar en dinero, se valora en recuerdos, en vivencias, en lo que hizo, en lo que dejó, en sonrisas, en lágrimas de ausencia, en lo que no podrá hacer más, en proyectos frustrados a sus 63 años*, en sentimiento de irrecuperabilidad.

Matar a alguien por imprudencia de tráfico es  FALTA, que puede ser grave o leve, nunca delito. En nuestro caso, si el fiscal admitiese a trámite una demanda (algo que estaría por ver) contra el señor de la moto, y en el hipotético caso de ganar el juicio, sería por falta  leve y solamente repercutiría en la indemnización que pagase la compañía de seguros. Al motero PLIN. Él siguió con su vida y con su familia desde que mató al padre de Pepa, pero además con la tranquilidad de que en el futuro podrá circular aún más rápidamente o incluso hacer piruetas o circular de pie sobre el asiento y, antes de matar a un ciclista, haber atropellado a cinco pensionistas en un paso de cebra, porque si mata a alguien, como mucho y si la imprudencia se calificase como grave,  pagará una multa, cosa que se habrá ahorrado esta vez. ¡Y a disfrutar, que la vida son tres días!

Esa es una de las leyes que a mí me chirrían. Te pueden poner multas altísimas por aparcar fuera de hora en zona azul, por no haber pasado la ITV, por tener el carnet de conducir caducado desde el mes anterior... pero si matas a alguien por exceso de velocidad y adelantando por la derecha, te puedes ir a casa, que nadie te va a molestar, ya se encarga tu seguro.

Rectifico: 62 años

27 abril 2010

Respeto, variedad y color en las aulas

Tengo la suerte -porque para mí es una suerte- de ser profesora en un instituto enclavado en un barrio pobre, con un porcentaje alto de inmigrantes de muy distintos orígenes. Entre mis alumnos y alumnas, los hay que llevan el pantalón por la cadera y las bragas o los calzoncillos a la vista, las tengo góticas, las que llevan felpa ancha en el pelo, las que dedican una hora a maquillarse, las que llevan la cara lavada, marroquíes que no llevan hiyab, las que sí lo llevan, un chico gay que nos habla abiertamente de su novio  desde el primer día de clase, guineanas, un gitano que se arranca por bulerías entre clase y clase y hasta uno que pareció nacer con un gorro, que sustituye por una gorra cuando el calor aprieta. Los hay andaluces, valencianos, argentinos, marroquíes, guineanos, dominicanos, blancos de leche, morenos, tostados, negros y sus correspondientes en femenino... Y de todos ellos, los hay rebeldes, tranquilos, sonrientes, serios, los que interrumpen, los que protestan, los que preguntan, los que estudian, los que se esfuerzan, los que "pasan", los que no...

Y lo que más me gusta cuando entro a mi instituto es el colorido, la pluralidad y la buena relación y el respeto que existe entre chicos y chicas de edades dispares y de mundos, tendencias, costumbres, folclore y familias tan diversos.

No demos vuelos a los fanatismos ni a los extremismos de ningún signo. Vivamos y disfrutemos del color y del sabor que tiene el conjunto de las diferencias individuales. En la escuela debemos respetar y, con ello, enseñar el respeto a la diversidad. Sólo así habrá armonía y la haremos perdurar en otras generaciones.

25 abril 2010

Programar una boda ¡No es para tanto!

La chamada continúa. Será cuestión de entrenamiento que no me vengo abajo ni a mazazos. La última semana la he pasado entre el trabajo y el hospital y mañana voy a que me vean un lunar que se me ha rebelado. Mi madre ya está curada y en su casa desde anoche. Nuestra boda, retrasada desde el verano pasado a causa de la chamada, ya tiene una fecha, que hemos decidido hace sólo unos días y porque se nos acaba el plazo o tendríamos que iniciar todo el papeleo de nuevo.

Pienso que todas las parejas estables del mismo sexo deberíamos casarnos, aunque sólo fuera un gesto reivindicativo de número, por esa visibilidad que todas aplaudimos y nos exigimos, pero llevada a la legalidad de la familia. Por demostrar numéricamente que también hacemos familias y que tenemos los mismos derechos y cumplimos exactamente los mismos roles que las otras, las tradicionales y bendecidas.  De hecho, si mi pareja en lugar de ser mujer fuese hombre no me habría planteado el matrimonio como opción. Ya me casé una vez y para mí ni el amor ni el deseo ni la convivencia necesitan papeles ni firmas. Me resultará tan extraño decir que estoy casada como cuando a mis 18 años me llamaron "señora" por primera vez en un hotel de Jerez de la Frontera donde pasamos parte de nuestra luna de miel.

No haremos nada especial. Será un trámite sin más. Originales nosotras, el viaje de novias lo hicimos el verano pasado, con Mayita y la hija de Burka. Eso es, aludiendo a una frase de mi madre, llevar la carreta delante de los bueyes. En este caso fue ser prácticas, porque ahora no podríamos hacer un viaje así. Cuando se lo conté a una compañera de trabajo me dijo: "¿Cómo que no vais a celebrar nada? Pues yo pienso ir, porque alguien os tiene que tirar el arroz". No teniendo familia con quien dejar a sus hijos pequeños, ya los ha encajado en la casa de otro compañero que tiene otros dos de la misma edad. Así, poco a poco se nos van uniendo amigas y amigos, algún compañero o alguna compañera conforme se han ido enterando por casualidad. No creo que al final estemos más de 10 personas. Luego "tapearemos" en algún sitio.

Las bodas fastuosas me dan mala espina. Me dan una impresión de superficialidad, como para negar mediante el boato la vaciedad de la relación. No ocurre así en todos los casos (¿y qué hay que pueda ser generalizado?) pero sí conozco muchos, como el de una pareja de chicas que a poco de salir la ley del matrimonio entre personas del mismo sexo se montaron una boda de película, con caballos blancos, limusina, vestidos de alta costura, cientos de invitados, luna de miel a samporpetillo y un gasto millonario en flores, música, espectáculo, menú y extras. Siguieron viviendo en sus respectivas casas y a los pocos meses estaban pidiendo el divorcio. En bodas mixtas tengo muchos más referentes del mismo tipo. No quiere decir que en la sencillez las cosas no puedan torcerse y terminar yo en Boston y tú en California, pero al menos no habríamos hecho tanto ruido para cascar tan pocas nueces.

¿Cómo hemos elegido el día? Primero no quedaba otra que el mes de mayo. Junio ya estaba fuera de plazo. El día lo hemos elegido jugando. Es un día que coincide con una fiesta local que viene marcada por la música andaluza, la alegría callejera y las flores. Abundando más, nos dedicamos a mirar el santoral de ese y otros días cercanos, por si había alguna santa con nombre sugerente o divertido. Entre los veinte santos y santas encajados en ese día en cuestión está Santa Ventura. Mira qué bien. Y si hubiera sido Santa Aventura, pues también estupendo, jajajaja.

¿Quién está preparando la boda? Yo ni he tenido tiempo de pensar en ello, así que espero que no se me olvide, porque tampoco lo he apuntado en la agenda. Pepa es otra cosa. Ahí anda con cara de bicho malo. A saber lo que trama.

22 abril 2010

¿Quieres perder dinero trabajando más?

Caso práctico - Basado en hechos reales*

Tienes un sueldo, pero no te alcanza porque el resto de la peña está en paro, porque tienes 4 churumbeles o porque hay que pagar la hipoteca. Entonces aceptas un trabajo extra, como por ejemplo escribir un libro técnico, en cuyo trabajo vas a emplear 4 meses y por el que vas a cobrar 2.500 €, una vez descontado el 20% de IRPF. Para llevarlo a cabo en todo momento y lugar, como corresponde, necesitas comprar un portátil que te cuesta 800 €, y para completarlo en plazo, necesitas pedir un permiso de 5 días en el trabajo, por el que te descuentan 600 € **.

Beneficio neto aparente: 1.100 €

Cuando llegue la declaración del IRPF de ese año, esos 2.500 € de beneficio bruto te harán saltar al siguiente tramo de cotización. Sin haber realizado ese trabajo te habrían devuelto 800 €, pero habiéndolo hecho, te sale a pagar 700 €.

La diferencia supone 1.500 € en tu contra.

Resultado: Habrás trabajado extra durante 4 meses,  a 6 horas diarias, y habrás ganado ese año 400 € menos que si no lo hubieras hecho. 

* ¡Y tan reales!
** No es que la ilusa en cuestión cobre al mes a razón de 120 euros diarios, qué más quisiera, es que las cuentas se hacen de una manera que no consigo explicar(me).

21 abril 2010

Divago, dudo y claudico

Ya se acabaron los libros. Ahora puedo embarcarme en algún nuevo proyecto. ¿Y si empiezo ese soñado máster de criminología? mmmmmm. O tal vez continuar el viejo proyecto "Seis idiomas". Se me dan bien. Un día me dijeron que cada persona tiene una capacidad para aprender idiomas: entre dos y seis. Hay quien puede aprender algunos más, pero nunca de forma perfecta todos ellos. Yo, parece ser, tengo capacidad para seis y voy por tres. Lo malo es que si no se practican asiduamente se va perdiendo vocabulario. Y, claro, una no va a estar hablando siempre en seis idiomas de forma asidua...

Definitivamente, no creo que llegue a la "cota seis", cuestión de tiempo. Pero la "cota cuatro" podría ser. La duda que tengo es ¿cuál será el cuarto? Mi cabezonería natural de ir contra modas e imposiciones -de todo tipo- me dice que ni inglés ni catalán. Me atraen el alemán (aunque feo), el ruso y el árabe. ¿Y ese sentido práctico? ¿Para qué me sirven a mí el alemán, el ruso y el árabe? A la vuelta de dos meses sin practicar se me habrán olvidado. ¿Y si me vuelvo práctica por una vez? Si tuviera problemas laborales, me pensaría lo de aprender un todo-en-uno  de gallego, catalán, valenciano, aranés, vasco y bable, aunque, pensándolo mejor,  tal y como está el paro nacional, sería mejor emigrar a Estados Unidos, grande, plural, rico y ¡me ahorraría cinco idiomas...!

Decidido. Claudico: ¡aprenderé (grrrrr) inglés!


Pero no se me va de la cabeza la criminología... Veremos cómo lo compagino.

P.D. En nada podré ver las V.O. en inglés sin subtítulos, como hoy puedo ver las V.O. en francés e italiano, ¿a que nadie me cree? Pues ya veréis... ;) ¡Y no me dará más envidia cochina de algunas de vosotras! :p

19 abril 2010

Dos arrobas de amor

Se encontraba mal desde varios días atrás, pero la noche anterior el dolor se hizo insoportable y la fiebre superó los 40º. El sábado a las 8 de la mañana me despertó una llamada. A las 7 la habían tenido que llevar al hospital. Me dio un vuelco el corazón, salté de la cama, me vestí, cogí el coche y me fui para allá.

El médico de guardia nos dijo que los síntomas y los primeros resultados de los análisis eran preocupantes, pero no se atrevía a dar un diagnóstico hasta completar las pruebas que le estaban haciendo. Por un momento tuve una visión global del pasado lejano y reciente, del presente y del futuro, una vista global sobre su vida, su carácter, su forma de quererme, seguramente extraña, tal vez excesiva, mi última cita con ella, a la que falté porque el trabajo me reclamaba, aunque me había preparado mi plato favorito. En aquel solo instante me vi sin ella y me dolió con fuerza su ausencia.

Me dijeron dónde podía encontrarla. Subí rampas, escaleras, anduve por pasillos y escudriñé salas llenas y vacías. Allí, en el centro exacto de una sala de espera completamente vacía, estaba ella sentada en una silla de ruedas. La llamé, me miró y al reconocerme se le iluminó el rostro. "¡Mi niña!", dijo extendiendo sus brazos hacia mí. Mi abrazo fue distinto a todos los abrazos que le he podido dar en mi vida. Quería absorber su calor, sentir su piel, notar sus manos. Luego miré sus ojos tan bonitos todavía, sonrientes y vivos. Me sorprendí pidiéndole cosas a un Dios en el que no creo. Que no se muera.

Luego llegó el diagnóstico, grave pero no mortal. Una habitación, un beso hasta mañana, un te quiero, mamá. Un yo sí que te quiero a ti, hija. ¿Cuánto? Dos arrobas, me respondió, emulando aquel lenguaje de mis tres años que a ella tanto le gusta recordar. Dos arrobas era todo un universo.

11 abril 2010

Blogger, catarros y películas

Hace ya unas semanas que Blogger está pesado. Al dejar comentarios no admite la primera contraseña y a veces hay que hacer hasta tres o cuatro confirmaciones para que los publique. Solución: que lo arreglen los de Blogger.

Otro de los defectos, que no es nuevo, es que si abres con Explorer un blog desde un enlace e inmediatamente lo cierras, se empiezan a abrir infinitas ventanas del mismo blog, un proceso que no hay forma de parar si no es cerrando el navegador con el Administrador de tareas o apagando el ordenador. Esto último ocurre solo con Explorer y no todas las veces. Solución: No usar Explorer.

Aquí está la primavera con este calor incipiente, la luz, las flores, el verde, los sonidos de los polluelos de gorrión y de avión al otro lado de mi ventana. Dicen que es la estación más bonita, pero es en primavera cuando se producen más suicidios y más bajas por depresión, junto con el perído navideño. Tal vez es que, por distintos motivos, nos sentimos en la obligación de disfrutar, toque o no toque o estén los ánimos como estén. De esta parte los ánimos están bien, pero la primavera, indefectiblemente, me trae el catarro y la bronquitis, porque yo no me puedo resfriar como todo el mundo, con cuatro mocos y tres estornudos, ni tener alergias normales, no. Yo tengo que resfriarme con bronquitis desde que era una niña -no fumadora-. Esta vez he decidido no tomar antibióticos, hasta que el cuerpo aguante. Si tomo antibióticos, al mes tengo un nuevo resfriado. Cosa de las defensas. ¡Prefiero el otoño!

De modo que ayer íbamos a ir a ver Ciudad de Vida y Muerte. Ya teníamos las entradas compradas, pero tenía fiebre. Me conformé con ver películas de sábado tarde en televisión. Los sábados por la tarde me gusta ver películas de esas con título terminado en AL (como insustancial), de dramones repetidos y finales previsibles, de niñeras malas, de intrigas familiares, de malos malísimos y buenos buenísimos. Son esas las películas con las que puedo dormir siestas intermitentes sin perder el hilo de la trama. El sueño, la Couldina, el Inistón, los mimos y la intrascendencia puede que no curen, pero relajan y entretienen.

10 abril 2010

Mis dos bodas y media

1976. 18 años y un día (aunque parezca una condena). Primera boda, con P, por la Iglesia. Relación previa: 5 meses. Duración total: 14 años.





1991. 32 años y unos días. Media-boda popular con Lex en la iglesia de un pueblecito alpujarreño. Esa vez, el "oficiante" era nuestro amigo. El vino en bota. La boda nula, pero divertida. Relación previa: 5+1 meses (los cinco primeros no cuentan). Duración total: 8 años.



2010. 51 años. Tercera boda, por lo civil, con Pepa. Testigas: Lex y M.
No hay fotos porque no ha tenido lugar... todavía ;) Relación previa: 2 años y siete meses. Duración total: A saber.





Parezco Farala, pero me doy un margen de reflexión (un poquitín) más largo entre una y otra :).

06 abril 2010

¿Endurecer la ley del menor?

Cada vez que hay un crimen con un menor como responsable o cómplice, como en los casos de Sandra Palo, Marta del Castillo y últimamente el de Cristina Martín, con toda la razón del mundo saltan las alarmas sociales. Se habla de una excesiva protección de los homicidas o asesinos, frente a una enorme indefensión de las víctimas y de sus familias. De inmediato se solicita una modificación de la Ley Orgánica reguladora de la responsabilidad penal de los menores, del año 2000,  un endurecimiento de las penas y una rebaja de la edad penal de los menores hasta los doce años. Hay quien pide incluso la cadena perpetua para esos niños y niñas.

En nuestro país ocurren pocos delitos como estos, pero la tendencia mundial es hacia el incremento. No está de más cuestionarse qué es lo que está fallando, si el sistema legislativo, la familia, la sociedad, la escuela, o ¿tal vez sea que se malinterpreta el concepto de protección a la infancia? Personalmente, me inclino por pensar que se trata de esto último.

De ser así, para evitar que en el futuro este tipo de crímenes siga aumentando,
¿qué propondrías?
  1. Endurecimiento de las penas para delitos cometidos por menores.
  2. Rebaja de la edad penal.
  3. Incrementar la responsabilidad civil (e incluso penal) subsidiaria de los padres, madres o tutores legales de los menores ante los delitos que estos puedan cometer.
  4. Dejar las cosas como están, no se puede frenar la evolución (hasta la involución es un modo de evolución) de la humanidad.
  5. Otras propuestas
De paso, dejo mi opinión. Me inclino por el punto 3. El incremento de responsabilidad familiar con respecto a faltas, delitos o crímenes que cometen niños y niñas haría que desde su  nacimiento tuviésemos una mayor preocupación  por el cariño y la educación que reciben, el tiempo que se les dedica, lo que ven en televisión, lo que usan y ven en Internet, cuáles son sus referentes adultos, los derechos que exigimos para ellos(as), etc. etc. No creo que haya que rebajar la edad penal. Un niño de 12 años es eso: un niño. Meter, como han hecho en Estados Unidos, a un niño de 11 años en la cárcel a cadena perpetua me parece un crimen mayor que el que ese niño hubiera cometido.

04 abril 2010

Educación: No todo tiempo pasado fue mejor (1ª parte)

Si estudiamos detenidamente los distintos planes educativos que se han ido creando en España a lo largo de los últimos 100 años, encontramos avances y retrocesos, palos de ciego, aciertos y patinazos.

Uno de los antecedentes educativos más interesantes, desde mi punto de vista, fue el correspondiente a la llamada etapa progresista de la Segunda República, entre 1931 y 1933. Los planes de creación de escuelas no se pudieron llevar a cabo en su totalidad debido a la recesión que supuso la crisis mundial del 29.


En esa fase se acuñaron conceptos que podríamos atribuir a la etapa actual, como es la coeducación, la libertad de pensamiento, la escuela laica –la asignatura de religión no podía ser moralizante sino estudiada desde una perspectiva histórica de las religiones, en particular la católica, predominante en el país-, la gratuidad, la colaboración activa familias-escuela, el bilingüismo y los cursos de perfeccionamiento para el profesorado de todos los niveles educativos, desde la primaria a la universitaria.


Educar para hacer personas libres

Pero no todo fue positivo en la II República. En 1933 entró a gobernar la derecha de Gil Robles y dio al traste con los avances que supuso el bienio progresista, estableciendo, entre otras cosas, la educación separada de niños y niñas en la primaria. Cuando todo empezó a retomar una vía más social y reformista, con Filiberto Villalobos como ministro de educación, vino la guerra civil.

La educación en el primer decenio del gobierno franquista fue para quienes ostentaban el poder político, militar o religioso –en definitiva, el poder económico- o lo que es lo mismo, para una selecta minoría adscrita a la derecha. Para la gran mayoría de la población infantil solamente existía la pobreza, la orfandad, la explotación laboral y el analfabetismo. De 1938 es la Ley de reforma de la Enseñanza Media, que no afectaba más que a quienes podían llegar a ese nivel, que ya está dicho quiénes fueron.


Cuando en 1945 termina la II Guerra Mundial, Europa retoma la vida, la cultura y la educación. Hay quien dice que es entonces cuando termina verdaderamente la guerra civil española. Hasta ese momento, miles de maestros y profesores –una minoría eran mujeres- han sido hechos prisioneros, exiliados o fusilados, pero el régimen franquista sabe que, si bien el analfabetismo hace seres dóciles y manipulables, las empresas requieren personas que sepan como mínimo leer y escribir, además de una élite que maneje la industria, la educación, la política, lo militar y lo religioso. Por otro lado, ante el resto del mundo hay que dar una imagen de país que no se queda atrás en lo educativo.

En 1945 se publica la primera Ley de Educación del período dictatorial, un avance –si se mira hacia el período de guerra y hacia los primeros años de la posguerra- y un retroceso, si nos referimos a las leyes educativas de la II República. Mientras que en la mayor parte de los países europeos y en Estados Unidos se crean leyes que democratizan la enseñanza, fomentan la educación gratuita y mixta para los niveles primario y secundario y estimulan la investigación y la pluralidad ideológica, aquí se crea una enseñanza primaria gratuita, separada por sexos y sobre la base y los principios que regían el llamado Movimiento. Es decir, una educación moralista, patriótica y religiosa.

La Ley de Educación de 17 de julio de 1945 ofrecía una enseñanza primaria pública, gratuita y obligatoria de los seis a los doce años, aunque la obligatoriedad era una palabra más que un hecho. Poco se podía pedir a unos niños y niñas que trabajaban en el campo, en el mar, en el servicio doméstico o en las minas. Naturalmente la educación continuó siendo un artículo de lujo, un derecho que pudieron ejercer sin trabas las clases pudientes, que, además, continuaron sin problemas la enseñanza secundaria y la universitaria, ambas de pago. Aquella masa de niños pobres que asistían sin asiduidad a la escuela, dejaban tras de sí dos conceptos nefastos aún hoy día en las comparaciones educativas mundiales, absentismofracaso escolar. Todo era cuestión de aplicar las medidas necesarias para equipararse con el mundo y, principalmente con Europa. ¿Nada de esto nos resulta familiar?

A través de esta cartilla de escolaridad podemos extraer algunas conclusiones interesantes. Se trata de un niño normal de la época, de familia pobre, nacido en 1949 que inicia la educación primaria obligatoria en 1957, a los 8 años, y alterna las clases con el trabajo eventual en el campo.
 
 

Cartilla de escolaridad de enseñanza primaria
Ley de Educación de 17 de julio de 1945
Fines de la educación y Deberes Familiares


 
Primer curso, llamado Iniciación
8 años
Lectura, escritura y religión


Segundo curso
9 años
Absentismo y bajas calificaciones. No obstante pasa a 3º (¿con esas notas?)


Tercer curso (I)
10 años
Bajas calificaciones. Abajo hay un texto mal borrado que dice "... no da para más".


Tercer curso (II)
11 años
Asiste a la escuela en el primer trimestre


Tercer curso (III)
12 años
Aprueba y pasa a 4º (con esas notas)



Cuarto curso
13 años
Abandona en el tercer trimestre. Está fuera ya de la edad de la educación obligatoria


Fin de estudios



No pudo llegar a séptimo, pero...
¿Cómo pudo llegar hasta cuarto?
¿Cómo vencer ocultar  el fracaso escolar
provocado por la pobreza y la explotación infantil?

Aquí está la respuesta: