06 abril 2010

¿Endurecer la ley del menor?

Cada vez que hay un crimen con un menor como responsable o cómplice, como en los casos de Sandra Palo, Marta del Castillo y últimamente el de Cristina Martín, con toda la razón del mundo saltan las alarmas sociales. Se habla de una excesiva protección de los homicidas o asesinos, frente a una enorme indefensión de las víctimas y de sus familias. De inmediato se solicita una modificación de la Ley Orgánica reguladora de la responsabilidad penal de los menores, del año 2000,  un endurecimiento de las penas y una rebaja de la edad penal de los menores hasta los doce años. Hay quien pide incluso la cadena perpetua para esos niños y niñas.

En nuestro país ocurren pocos delitos como estos, pero la tendencia mundial es hacia el incremento. No está de más cuestionarse qué es lo que está fallando, si el sistema legislativo, la familia, la sociedad, la escuela, o ¿tal vez sea que se malinterpreta el concepto de protección a la infancia? Personalmente, me inclino por pensar que se trata de esto último.

De ser así, para evitar que en el futuro este tipo de crímenes siga aumentando,
¿qué propondrías?
  1. Endurecimiento de las penas para delitos cometidos por menores.
  2. Rebaja de la edad penal.
  3. Incrementar la responsabilidad civil (e incluso penal) subsidiaria de los padres, madres o tutores legales de los menores ante los delitos que estos puedan cometer.
  4. Dejar las cosas como están, no se puede frenar la evolución (hasta la involución es un modo de evolución) de la humanidad.
  5. Otras propuestas
De paso, dejo mi opinión. Me inclino por el punto 3. El incremento de responsabilidad familiar con respecto a faltas, delitos o crímenes que cometen niños y niñas haría que desde su  nacimiento tuviésemos una mayor preocupación  por el cariño y la educación que reciben, el tiempo que se les dedica, lo que ven en televisión, lo que usan y ven en Internet, cuáles son sus referentes adultos, los derechos que exigimos para ellos(as), etc. etc. No creo que haya que rebajar la edad penal. Un niño de 12 años es eso: un niño. Meter, como han hecho en Estados Unidos, a un niño de 11 años en la cárcel a cadena perpetua me parece un crimen mayor que el que ese niño hubiera cometido.

42 comentarios:

  1. Estoy contigo. Punto 3. Lo que hay que frenar es el hecho de que niños de 12 o 13 años puedan llegar a tener tan pocos valores como para cometer semejantes atrocidades. A esa edad, yo ya sabía lo que era el bien y el mal y el respeto al prójimo.

    ResponderEliminar
  2. Es muy propio de mentes fascistas y asilvestradas ponerse a gritar cual energúmenos cada vez que salta una de estas "noticias" sobre algún crimen cometido por un menor de edad. A mí lo que me parece una auténtica aberración es defender la idea que se puede y se debe legislar sobre el supuesto particular de UN caso extremo (léase el Rafita, o ahora el asesinato de la niña de Seseña). Precisamente por su carácter excepcional, está más que claro que ninguno de esos casos, por dolorosos y extremos que sean, pueden "dirigir" debate alguno sobre la modificación de un código penal que nos afectará a todos. La criminalización de la infancia es muy peligrosa: empezamos convirtiendo a todos en pequeños Rafitas en potencia y terminamos poniéndole la inyección letal "por si acaso". Dentro de poco invertiremos más en educación remedial, reformatorios, programas de rescate y cárceles que en educación de verdad de la buena, como ya ocurre en Estados Unidos. Yo lo siento mucho por los padres de todas estas criaturas que han sido víctimas de violencia extrema, pero me niego a que su sufriimiento domine y controle un debate social con posturas victimistas y extremistas dirigidas por demagogos profesionales que no se han acercado a un aula en su puta vida (esto lo digo por todos los políticos que arriman el ascua a su sardina).

    Yo también opto por el número 3, por cierto. Si no queda más huevos que aceptar que la reproducción biológica es un "derecho fundamental", como parece ser el caso, pues bueno, ya que tienen ganas de reproducirse independientemente de si están o no cualificados para sobrellevar las consecuencias de su irresponsabilidad, por lo menos que cumplan con sus obligaciones.

    ResponderEliminar
  3. Creo que está más que claro: 3

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué difícil! Yo me inclino por la quinta, aunque claro, no tengo en mente ninguna "otras propuestas". De todas maneras, si hubiera una solución fácil ya existiría.

    La 3, me parece que es culpabilizar a los padres de la actuación de sus hijos, cuando no en todos los casos, esta sea cuestión educativa (además de ser muy difícil de demostrar que la culpa la tenga la educación). Creo.

    ResponderEliminar
  5. Dintel, en todos los casos no. Creo que en buena parte sí. Aunque también hay niños psicópatas.

    ResponderEliminar
  6. Como funcionaria de la administración de presunta justicia que me toca lidiar tanto con víctimas como con l@s delincuentes lo único que tengo claro son varias cosas:

    1º Las leyes no hacen milagros. Yo no mato porque este tipificado en el código penal como homicidio o asesinato.

    2º El/la delincuente decide desde su libertad serlo, las víctimas no deciden ser víctimas.

    3º Tenemos una justica que está malita, necesita mucha inversión, cosa que los políticos no harán porque no da votos y porque si la justicia funcionase como debiera, muchos más políticos pasarían a ser "nuestros clientes".

    Conclusión: Como decía una de mis profes de derecho penal, "las personas no somos ni angeles ni diablos sino todo lo contrario".

    ResponderEliminar
  7. He vivido (trabajado) cerca de adolescentes muy conflictivos y me cuesta mucho pensar en endurecer las penas. Creo que los adultos tenemos más responsabilidad de la situación social... todos/as, no sólo los que conviven directamente con los niños y niñas.

    ResponderEliminar
  8. Necesito abrir un blog para hablar de este tema en el que trabajo hace 13 años. No me basta un comentario. Por mí ha pasado el Rafita,también un adolescente que violó a su hermana, un psicópata de manual de 16 años....y muchos pequeños delincuentes nietos de delincuentes... También casos en los que sólo hay carencias y consecuencias de nuestra sociedad.Y Casos puntuales en los que tiemblas ante tus premoniciones.La ley es suficiente, pero hay que dotarla de servicios reales y efectivos.
    NUNCA hay que legislar en caliente. Punto 3, lógicamente y responsabilización global, e inversión en servicios sociales y en educación , valores, tv .... y ....y....
    " A un niño/a no le educan sólo sus padres , si no la tribu entera"
    Besos . Lenteja

    ResponderEliminar
  9. De acuerdo con Lenteja, hace falta una tribu para educar un ninyo, pero una tribu equilibrada. Ese es el problema varios anyos de desequilibrios imperceptibles mas o menos en la tribu y voila: esto es lo que nos encontramos. La solucion 3 no me parece suficiente. Para empezar un cambio de leyes, no endurecimiento sino adecuamiento a la forma de pensar y sentir de estos psicopatas, a lo mejor a traves del dolor en propias carnes entienden mejor la leccion, como elementos primitivos que son. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. lenteja ha expresado lo que yo opino y lo ha hecho muy bien. Por cierto, lenteja, abre blog yaaaaaa. Este post lo leí por la mañana y me ha dado mucho que pensar, por eso volvía ahora a responder.

    ResponderEliminar
  11. Si es que se me abren las carnes.... con estos temas y las hipocresias bienpensantes....y las demagogias oportunistas que luego oyes en los medios de comunicación... Ains! que me altero y mira que es difícil..

    ResponderEliminar
  12. Yo pienso que la ley penal del menor es muy correcta. Los casos como los que cuentas son muy muy excepcionales.

    Es rarisimo que un menor de 14 años cometa un delito grave. Y no creo que un endurecimiento de las penas evite que se cometan esos delitos excepcionales.

    Hacer leyes para un caso concreto es un error garrafal.

    Las penas a los menores se ponen no solo teniendo en cuenta el delito o falta cometidos, sino sus circunstancias personales y familiares determinadas en un informe del equipo psico-social del juzgado. Como todas las penas esta la finalidad punitiva, pero tambien la educativa y reinsertiva.

    En general la mayoria de menores que pasan por un procedimiento judicial, no reinciden.

    Los tiempos de internamiento en los menores son mas cortos que en los mayores de edad, pero es lógico, una niña de 14 años no tiene la misma capacidad de discernimiento que un adulto, y se le puede imponer una condena que alcanza más de un tercio de su edad.

    A veces las penas son mucho mas ajustadas que para los mayores de edad. Te pongo un ejemplo que tenia en mis manos esta tarde: a una menor de 16 años que habia lesionado a otra le proponen una pena de 50 horas de prestaciones en beneficio de la comunidad de caracter humanitario, mas la indemnizacion a la victima de las lesiones. Por los mismos hechos a un adulto le hubieran impuesto una pena de multa de 1 mes (a 6€/dia de media sale una multa de 180 euros) o una localizacion permanente de 6 dias, y la misma indemnización.

    Ademas hay bastante control en el cumplimiento de las penas, la mayoria de ellas con informes periodicos de un educador etc..

    Padres hay de todo tipo y condición, no siempre tienen la culpa de tener un niño delincuente en casa. Son ya por ley responsables civiles subsidiarios.
    Extenderles la responsabilidad penal es una idea muy original, pero va en contra de algunos principios esenciales del derecho ¿enchironar al padre, a la madre, o a ambos por los delitos cometidos por el hijo?

    En resumen que a mi me parece que la norma esta bien como está, que la alarma social no justifica el cambio y que no se conoce ninguna reforma legal que tenga como efecto la radical desaparición de los delitos.

    Y ya me callo.

    ResponderEliminar
  13. Me inclino también por el punto 3.
    La agresividad en los crios, es cada vez mayor, hay que fomentar el cariño, la convivencia y la tolerancia, desde la cuna. Lo que le dés a un niño hasta los 7 u 8 años, es lo que va a dar, por eso es tan importante el cariño que le dés en esa etapa de su vida. También creo, que los videojuegos y algunos programas de televisión, solo enseñan violencia. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Yo estoy con la señora Castafiore.
    Ave, comentas la excepcionalidad de estos casos, pero entonces ¿el punto 3? Precisamente esa medida, ¿no hará que los padres tengan miedo de sus propios hijos y los traten como delincuentes en potencia? Es decir: tengo un crío de tres años, pero hey, no es un crío de tres años, es un crío de tres años y además un posible futuro delincuente si no estoy al loro. No sé, no sé. Para que los padres cumplan con sus obligaciones paternales habremos de controlar que las cumplan, si luego cuando su hijo tiene quince años la lía parda, el debate nature versus nurture me parece muy interesante pero más para los vecinos del muchacho y estudiantes de filosofía. Y eso que yo creo que toda la culpa de todo es de nuestros padres (jajajaj, no, no tanto´, pero vamos, soy de las del nurture), pero no sé, no sé si me convence el punto tres.
    En la medida otras propuestas, yo propongo que los chiquillos creen su propio blog en cuanto aprendan a leer y escribir. Menos facebook y más blog. ¿Qué cómo ayuda? Desde que creé mi blog a los quince años, no he cometido ningún delito. Tampoco los cometía antes, pero es que no estaba en la edad de riesgo.
    Por cierto, me ha encantado lo de "mentes fascistas y asilvestradas", :)
    Besos a todo el mundo.

    ResponderEliminar
  15. Quería decir: para los vecinos del muchacho y los estudiantes de filosofía. No sólo los vecinos que estudien filosofía, claro. Era por darle importancia a nuestras conversaciones en la cafetería.

    ResponderEliminar
  16. A ver, no soy socióloga ni psicóloga ni abogada ni jueza. Ni siquiera soy una profesora "normal" (de infantil, primaria o ESO).

    Así que me remito solamente a mi entorno. Observo cosas que no me parecen bien y si no son generales sí que lo van siendo cada vez con más frecuencia. Me refiero a la excesiva "protección" (falsa protección -pan para hoy, hambre para mañana)de los padres. Lo de "a mi niño/a nadie le dice lo que tiene que hacer (ni yo tampoco)".

    Ejemplos reales de los últimos tres días:

    1. Ambulatorio de la seguridad social. Fila de sillas enganchadas unas con otras. Señora joven con niño. Señora mayor sola. El niño salta por las sillas, se cuelga en ellas, se tumba en el suelo y les da patadas en los espaldares. Madre callada. Señora mayor algo molesta. Al rato, la señora mayor le dice: Chiquito, ten cuidado que te vas a hacer daño o vas a romper las sillas. Mamá, digna, coge al nene de la mano, levanta la nariz y alejándose le dice al crío: ¡Vamos, hijo, que las viejas no aguantan nada!

    2. Barcelona en estos días. Nene de 4 años y su mamá. Estamos charlando ante la puerta de la madre de Pepa, que tiene una maceta con una planta frondosa. El niño parte las ramas y se las tira a su perro. La mamá ríe. Yo me siento incómoda y le pido al chiquitín que no rompa la planta. Se ríe fuerte, como diciendo "hago lo que me da la gana" y sigue rompiéndola (la dejó calva). Entonces la mamá le dice: Verás que si sigues rompiendo la maceta se va a enfadar la señora "X" (madre de Pepa). Me pregunto: ¿No puede decir "Yo me voy a enfadar" o explicarle con cariño por qué no debería romper la planta en vez de buscar a un "ogro" externo como medida disuasoria?

    3. En el patio de mi edificio: Señora con niño que da patadas a un balón y me da en todos los morros cuando paso(está prohibido jugar al balón en el patio). Salto con un "joder", agarrándome la nariz. Mamá del niño: Anda, hijo, vámonos que ya estoy harta de que se quejen los vecinos.

    Pues bien, si esos tres niños mañana maltratan a sus propios padres, porque el mundo está hecho por y para ellos, acabarán por llevarlos ante el juez (o no), hay una alta probabilidad de que se conviertan en tiranos. Si no ocurre no será porque no se ha invertido en ello.

    No sé si me explico al hablar de estas actitudes. Son niños pequeños, seguramente muy queridos, pero absolutamente LIBRES de joder a quien tengan al lado y ¡que a nadie se le ocurra protestar!

    Con eso quiero decir que esa actitud es muy frecuente, aquí y allá, lo dicen jueces, psicólogos y otros profesionales, pero yo simplemente lo veo y no lo entiendo.

    ¿Esos padres deberían ser subsidiariamente responsables de las tropelías que cometan sus hijos a los 12, 13 o 14 años?

    ResponderEliminar
  17. Añado que me encantan los niños pequeños. Si pudiera habría tenido más y donde hay críos, aunque haya adultos, sin darme cuenta me encuentro jugando con los peques dejando a los mayores de lado.

    No veo culpa en esos niños. No es que hayan salido así de maleducados, no es que sean psicópatas enanos. Ellos son niños pequeños, inocentes realmente. Sus padres, sinceramente, no.

    ResponderEliminar
  18. Buff.. tema peliagudo y más con los animos tan "calientes" después del último crimen...
    Me gustaría decir el punto tres, pero si se tratara de mi hija.. uff.. me costaría mucho pensar en ese punto tres. No se... lo que está claro es que algo falla, bueno... mejor dicho.. fallan muchas cosas y creo que es una mezcla de todo... la familia es muy importante, la educación etc.. pero no es lo único que hace el que una persona sea "así o asao"... son muchas otras cosas!!... ¿lo peor? que dentro de dos días ya está olvidado, hasta el próximo que volveremos a sacar este tema... Realmente es triste.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  19. Sí al punto 3.

    Suscribo el comentario de lenteja.

    Y totalmente de acuerdo con tus últimos comentarios. Ejemplos como los que cuentas los vivo a diario en mi trabajo, en la calle...

    Un abrazo

    noche

    ResponderEliminar
  20. Pero la responsabilidad civil es eso: responsabilidad civil. ¿Por qué tienen que pagar los contribuyentes por las tropelías de un niño maleducado? ¿Que tu hijo rompe una papelera a patadas? Pues la pagas. Ya vale de chupar de la teta estatal como si esto fuera Jauja. A mi hijo no lo mires, a mi hijo no lo toques, a mi hijo no le digas nada. Mis hijos no rompen papeleras, ni queman cajeros, ni apaliza a mendigos. Si los tuyos lo hacen, lo que me parece ya de guasa es que tenga que ser yo a través del dinero de mis impuestos la que no sólo pague por la educación y reinserción de tus hijos, sino que encima pague sus barrabasadas.

    A la gente, cuando le tocas el bolsillo, cambiar bastante de actitud. Son capaces hasta de convertirse en padres rectos.

    ResponderEliminar
  21. Punto tres pero con matices. Habría que preguntarse también que armas educativas tienen unos padres normalitos con un niño problemático. Os recuerdo el caso de la madre sordomuda con condena de prisión y orden de alejamiento.
    Y lo de replantearse la reproducción como un derecho biológico, sin más, me parece una idea más que razonable. Cuando una piensa en los miles de requisitos para la adopción resultan casi cómicos los requisitos biológicos.

    ResponderEliminar
  22. Sinblog, has tocado uno de esos puntos clave. Esa mujer dijo no hace mucho ante las cámaras de una televisión que rogaba a las instituciones que se llevasen al crío, que lo educasen en otra parte porque ella ya no puede, porque en todo momento la amenaza con denunciarla. Casos y casos.

    Mal lo hizo la madre con aquel tortazo, o fue accidental que hubiera un lavabo tal que el crío al retirar la cara se diese en la nariz. Pero ahora el niño es el rey del mambo. En este caso el papel superprotector lo ha asumido la institución que ha deslegitimado, desautorizado y condenado a la madre.

    ResponderEliminar
  23. Ufff, qué difícil cuestión. Por mi parte, 1 y 2. Creo que los padres y/o tutores no pueden responsabilizarse de la actuación de sus hijos las 24 horas del día, aunque, por supuesto, son responsables de educarlos. Porque he sido niña (hace cada vez más tiempo), recuerdo con claridad cómo veía las cosas con esa edad y desde cuándo aprendí a distinguir el bien del mal: muy joven, a los 6 años.

    ResponderEliminar
  24. Jo, ¿pero de verdad eso es tan común? Yo es que no he visto nunca situaciones de ésas. Sí que es cierto que una vez dos compañeras mías me escondieron la mochila y me hicieron pasar un buen rato, mi madre se enteró, les echó la bronca, una de ellas lo contó en casa y la madre le dijo a mi madre que eso eran cosas de críos. Pero yo ahí más que un problema de cómo educaba esa madre a su hija o además de eso, lo que yo veo es un problema de cómo es esa madre. Lo veo más allá de aquello del consentimiento o el malcriamiento, lo veo de ser muy capulla y no tener un poco más de sensibilidad, no sólo por las propias criaturas, sino por las ajenas. En cualquier caso, los padres de esa niña eran los típicos padres pijos, con mucho apartamentito y mucha ropa cara y hacer muy poco caso a sus hijas. Me cuesta creer que unos padres que se ocupen bien de sus hijos, no los eduquen también bien, que incluye, como muy bien señalas, ´mirar y enseñarles a mirar que hay más personas en el mundo y que tenemos que respetarlas.
    Vamos, lo más parecido que he vivido a las actitudes que tú cuentas (por parte de padres que se ocupan de sus hijos) es mi compañero de piso, pero no porque su hijo moleste o deje de molestar, que molesta lo normal, que además está sólo a veces y creo que todos tenemos que aguantarnos un poquito en la convivencia. Más bien es una actitud... no sé... Padre o no vive en una casa con los gastos compartidos. Y si decide poner la calefacción por las noches porque según él su niño es una criatura en extremo delicada y si no le tose, pues los gastos se dividen entre cuatro.
    Pero vamos, yo me tomo eso como una forma más de: cuando tengo frío abrigo a mi hijo y cuando no, pues también, que él es más delicado. Aunque es cierto que me molesta que decir "es que está mi hijo" zanje todas las discusiones. Pero bueno, nadie es perfecto y este chico es el que más barre la cocina.

    ResponderEliminar
  25. Tantaria, es cierto que a partir de una edad ya se tiene una conciencia propia. En mi caso lo recuerdo cuando empecé a sentir pena cuando en casa mataban al pollo o al cerdo, sobre los 5 años, a pesar de que era una cosa normal que se hacía en el campo y nadie me había dicho que estuviese mal o bien. Simplemente ERA así. Mis rabietas para subir a los columpios, etc. Pero me enseñaron cosas, como no interrumpir cuando dos personas hablaban o si iba de visita a no saltar encima del sofá, no coger cosas sin permiso y "tonterías" así.

    Hace ya muuuucho tiempo, vino una amiga a casa con su niño de 5 años. Era traviesísimo, cosa normal en un crío. Mientras su madre y yo charlábamos en el salón, cogió un martillo y "arregló" la puerta de la cocina, que era de esas malas de sapelli. Fue al baño, encendió una cerilla y le pegó fuego al papel higiénico. Normal, se divertía. No sabía que estuviese haciendo nada malo. Lo que me resultó raro fue que su madre no le dijese nada, sólo reía. Era yo la que tuve que ir detrás de él diciéndole NO y quitándole herramientas y enseñándole lo fea que había quedado la puerta y que ya no podía volver a estar arreglada. No volví a verlo más. No sé cómo fue de adolescente. De adulto maltrata a su madre. Lo sé porque ella está desesperada aunque no la había visto en años. Así me lo ha contado. ¿Nació así? ¿Habría podido ser diferente? No lo sé.

    Claude, esconder la mochila es cosa de niños, tirar algo por la ventana y que le caiga encima a alguien que pasa, también. En el segundo caso, es labor de la madre, padre o lo que tengan el decirles el peligro que existe de hacer daño a alguien. Lo de la mochila es otra cosa, sólo "ponerlos en la misma situación", preguntarles si lo pasarían mal si alguien le hubiese hecho lo mismo. Sin reñir ni nada. Es enseñarlos a ponerse en la piel de otra persona, poco a poco y con cariño. Ese poco a poco forma parte del respeto hacia los demás y de la educación para la empatía. Dicen que la empatía se tiene o no se tiene. Yo creo que también se educa, se encauza y se hace crecer. Dice Vicente Garrido que aumenta de forma increíble el número de niños y niñas psicópatas (sin empatía). ¿Tenemos que pensar que es una mutación del ser humano o un cambio en los hábitos educativos familiares?

    ResponderEliminar
  26. Menuda la has liado con el tema.. Como sabes trabajé muchos años con menores conflictivos en centros de menores, en protección del menor, en medidas judiciales, y cada realidad es un mundo pero invariablemente te remiten a una situación familiar desastroza, a un niño condenado de antemano, incluso antes de nacer. El contexto, la familia es fundamental, también es cierto que hay personas que no deberían haber sido jamás padres.. por lo que me decanto por una mayor implicación de la familia, de la sociedad, del conjunto de los educadores.. el tres, por supuesto..

    ResponderEliminar
  27. A mí me gusta el tema de la responsabilidad personal, reflejada en la culpabilidad del autor. Así que me da igual, la sociedad, los padres, las madres... el que pasaba por ahí, cada un@ de nosotr@s somos responsables de nuestros actos y no hay que echar la culpa a la sociedad, papis, mamis y demás, paso de las teorías deterministas.
    Un ejemplo, una pareja con 5 hij@s, 4 la mar de estupend@s y 1 sale delincuente, ¿por qué cargar esa pareja con la responsabilidad?
    Me gusta una cosa que oí hace tiempo, "edúcate antes de que te eduquen"
    Venga, que con 13, 14 años ya sabemos lo que hacemos y nos hacemos. Así que a apechugar cada un@ de nosotr@s con las consecuencias de nuestros actos que van más alla de lo que podamos imaginar y me importa un carajo la edad.

    ResponderEliminar
  28. lenteja, castafiore, estoy con vosotras que sois, la verdad, las de los comentarios que he leido (lenteja, jajajaja necesitas abrir un blog) (ya sabes, como te dijo Marcela, si quieres las comes...)

    bueno sobre todo en lo de no legislar en caliente y totalmenet en contra del punto 3. Justo estos dias elenita ha hecho algo gravisimo (NO es un crimen) que a mi me ha golpeado de forma enorme y totalmente por sorpresa. A lo grave de lo que ha hecho se suma (a mi parecer, pero claro soy su madre) cierta incomprensión del grupo y algo de discriminación. Ella ya lo está pagando. Yo se lo estoy haciendo pagar (y en gran medida estoy autocastigandome tb, no solo por el disgusto) y mandaría eggs que la IRResponsabilidad de elenita la tuviera que pagar yo!!

    En fin que yo creo, como dijo el juez de menores de granada que el trabajo es conjunto:

    Sus soluciones:
    1.que los padres ejerzan de padres.
    2. que los centros escolares incorporen profesionales que puedan resolver los conflictos que les sean pertinentes, y en los que no son de su competencia, que colaboren con servicios sociales, sanidad y justicia.
    3. que la sociedad (=todos) no seamos hipócritas.
    4. que los legisladores sean coherentes, que no protejan más a los cangrejos de río que a los niños.
    los videos aquí: http://www.youtube.com/watch?v=K2GTauJT5Vg&feature=player_embedded

    y aquí:
    http://www.youtube.com/watch?v=91gDdSSX_jk&feature=player_embedded

    ResponderEliminar
  29. Farala, una de las cosas en las que el juez Calatayud pone mucho énfasis es los padres. En todas sus conferencias saca a relucir esa palabra.

    Si falla esa parte, si "los padres no ejercen de padres", ¿a quién exigir responsabilidades? ¿A la escuela, que con todos los medios de que pueda disponer no está respaldada por esos padres? ¿Se puede castigar penalmente a un niño que sólo ha tenido coleguitas por padres, a quien nadie ha encauzado ni ha enseñado a amar, respetar, cuidar y valorar(a personas, animales, plantas, objetos...)?

    Luego, seguro que son necesarias otras cosas, si la primera falla, o si aún no fallando, sale un niño o una niña particularmente complicado. No obstante el mismo juez, en su blog, puso su "Decálogo para formar un delincuente", sólo habla de padres (y madres, por supuesto):

    http://www.granadablogs.com/juezcalatayud/2009/09/pozuelo-y-el-decalogo-para-formar-un-delincuente/

    En cuanto a Elenita, es pequeña todavía. Ella ha hecho su parte (de pequeña) y tú la tuya (de madre y no de colega cómplice que le ríe la gracia y la anima a seguir así porque son siempre los demás los malos). Hay quien no lo hace así.

    ResponderEliminar
  30. A las que habéis contestado y tenéis experiencia en menores conflictivos, me gustaría que contáseis en vuestros blogs (Lenteja, otra más que te pide blog) lo que consideréis más relevante. Me interesa en particular cuántos de esos y esas menores con problemas provienen de familias desestructuradas o problemáticas, o de familias excesivamente permisivas o excesivamente castrantes. O... de familias que no presentan ninguna característica destacable.

    ResponderEliminar
  31. gracias por el link Candela, me ha venido muy bien el recordatorio y si, leo que he incumplido al menos tres de los puntos del decálogo... sigo pensando

    ResponderEliminar
  32. Totalmente de acuerdo con Lenteja, la mi Marcelilla y quien acuñara la bendita frase de la tribu. Porque, sí, nos rasgamos las vestiduras cada vez que se produce uno de estos hechos, pero no hacemos nada por ir a la raíz del asunto, que es la Educación, pero no la que se imparte en los colegios e institutos, no, que también, si no la que corresponde al resto de la tribu: publicidad, cine, literatura infantil y juvenil, libros de texto y, por supuesto, televisión.
    Porque para que unas criaturas de trece años, que es el caso que nos ocupa ahora, decidan resolver sus conflictos a hostia limpia, ¿qué ejemplos han mamado?, ¿que referentes se le han ofrecido?

    ResponderEliminar
  33. De acuerdo con la publicidad, la televisión y los referentes. En cuanto a los libros de texto, creo que han mejorado bastante en general. De la literatura infantil y juvenil no tengo mucha idea. De todas formas la televisión e internet, a lo que tienen acceso casi sin restricciones, es una bomba. Sólo tengo a dos adolescentes en mi Messenger (además de a mi hija pequeña) y a esos dos los encuentro a la 1 y las 2 de la madrugada conectados. Sus padres juran que a esas horas duermen.

    ResponderEliminar
  34. Bueno ha dicho Juan Manuel de Prada que no preocuparse, que estas cosas pasan porque en los colegios se enseña a los niños a "tocarse" los unos a los otros y a sí mismos.

    Vamos, que el asesinato en cuestión ha sido por hacerse unas pajillas. Ni más ni menos, oiga.

    ResponderEliminar
  35. Interesante tesis la de Juan Manuel de Prada. Mucho más lo sería si viniera acompañada de la conexión causa-efecto, que si la busca la encuentra, como cuando la iglesia dice que la píldora anticonceptiva femenina crea esterilidad en el hombre debido a que la orina de la mujer va a parar a la tierra, que produce lechugas con estrógenos que comen los hombres, etc, etc.

    ResponderEliminar
  36. A mí Calatayud me parece un hombre muy razonable cuando dice que no se puede legilar a la torera y que si creemos en la función rehabilitadora, pues más en la de menores, y que un menor puede delinquir y enmendarse... Sin embargo, no sé si me gusta tanto cuando habla de cómo educar a los hijos. Lo que la gente toma por campechanismo, a mí a veces se me antoja un poco irrespetuoso. No es que no tenga razón en unas cuantas cosas, es la actitud de "si haces esto, tu hijo se convierte en un delincuente". Yo no soy madre, pero soy hija (experiencia que parece que no tomamos en cuenta) y me alegro mucho de que mi madre no pensara en mí como una delincuente potencial. Que ya, que ya, que no es eso lo que dice, pero a mí sigue dándome yuyu. Que a los hijos habrá que guiarlos y educarlos por la responsabilidad que se tiene al traerlos al mundo, no porque si no mañana nos van a salir delincuentes. Leyendo el decálogo parece que cualquier pequeño fallo, cualquier desviación del rectísimo camino que traza este hombre, ya la hemos liado parda.
    Y yo sigo sin ver tantos ejemplos de una ley del péndulo y de que ahora se sobreproteja a los críos. En todo caso habrá una sobreprotección en algunas cosas. Y por otra parte, no sé a qué llamamos sobreprotejer. Mi madre no me dejó ir al cole sola hasta los doce años (vivíamos al lado). Eso no me convirtió en una delincuente, me fastidiaba un montón pero mira, niña del siglo veintiuno y todo, toleré la frustración (eso que está tan de moda). ¿Me habría ayudado a desarrollarme más plenamente y a desarollar más habilidades y tal y cual si hubiera sido de otra manera? Puede ser o puede ser que no. Lo que está claro es que me habría proporcionado felicidad, me hizo feliz cuando conseguí que me dejara ir sola. Y yo valoro muchísimo que mi madre consiguiera cambiar de actitud en estos temas no porque crea que eso ha hecho que no delinca, sino porque son cosas que me han hecho feliz.
    Hale, yastá. Jóvenes hedonistas y despreocupados, dice un psicólogo, que sólo creamos jóvenes hedonistas y despreocupados. ¿No estamos exagerando? Yo, que aquí estoy, diciendo que no es para tanto, que los críos no corren salvajes matando viejunas día sí día también, no dudo en sacar el cilicio y apretármelo cuando me da por creerme la peor hija del mundo mundial.
    En fin, que el problema que yo veo a todos estos consejos para no criar a un delincuente es eso, es "criar para", el miedo, el reducir la relación paterno/materno-filial a una vigilancia temerosa, que parece que el único fin de educar a un hijo es que no salga un delincuente, que lo que se haga con él depende de un fin, del adulto que algún día será. ¿Pero y la persona que ya es?
    Yo creo que sería una pena que la gente se alarmara tantísimo con estos decálogos y estas cosas, con tantos consejos para que tu hijo te salga bien y se olvidara de que probablemente sea más fácil que todo eso.
    Pero hey, que no soy madre, sólo soy una veinteañera que debería terminar Prefacio a Platón y a eso voy ahora mismo.

    ResponderEliminar
  37. Digo qu no tomamos en cuenta lo de ser hijo por aquello de "cuando seas padre, comerás huevo" y tal. No me refería a nada específico, ¿eh?, a una actitud general y tal. Hale, yastá. Saludillos.
    Ave, cuánto me alegra que cites a Juan Manuel. Pero esta vez disiento. Ni la Jesi ni yo hemos salido delincuentes, pese a aquel t´´orrido encuentro doceañero. Ya se sabe, generalizar a partir de un caso, pura ciencia.

    ResponderEliminar
  38. De todos los comentarios deduzco: Nada está claro, ni si la infancia o la adolescencia van a mejor, a peor, o a igual pero distinto; Ni si los padres deberían ser más tolerantes, más exigentes o quedarse como están. La culpa de todo es.... tachán... ¿de los maestros? jejeje.

    Klaudina, perdóname que te diga, pero tú eres una quasi-adolescente bastante peculiar. Dime si no, ¿qué hago yo con una veinteañera en mi lista de favoritos? Un día contaste de la inflexibilidad de tu madre. Quién sabe si esa desubicación tuya tan interesante y filosófica no es efecto directo o indirecto de tu madre, para mal y para bien :) En cualquier caso, me gustas porque piensas,reflexionas, escribes de perlas y eres noble.

    En cualquier caso, Klaudina, tú conoces tu mundo y tendrás referencias del pasado e ilusiones de futuro. Eso es distinto para quienes tienen más y menos años que tú. A más edad podemos volvernos más fósiles, aunque no siempre es así. Muchas veces sencillamente tenemos una visión más global de lo que nos ha tocado vivir, que, en tiempo, es más de lo que le ha tocado vivir a otras personas más jóvenes. Y son vivencias directas, no estudiadas en los libros. Besotes.

    ResponderEliminar
  39. Mi madre es peculiar como yo, pero de otra manera. C. dice que me mangonea y es verdad, pero también está muy prgullosa de mí y lo demuestra. Al principio, por ejemplo, puso todo tipo de excusas para que no me fuera a estudiar a otra ciudad, pero luego no hacía más que presumir de ello.
    Y en muchísimas cosas, ha sabido comprender perfectamente esa desubicación mía y me dio mucha libertad en mi adolescencia. Con dieciséis años visitaba casi todos los findes a una amiga, por ejemplo, y mi madre lo permitía. Vamos, que veía que no había peligro ni nada malo. Luego, eso sí, a veces le daba la neura: no es normal que te permita esto, no es normal, y no deberías hacer esas cosas, te aprovechas de que te dejo. Pero mira, otra madre no me habría dejado, se habría empeñado en que yo tendría que tener amigos de mi edad, habría controlado mucho más mis horarios y costumbres (yo escribía muchísimo en el blog y hablaba mucho por el messenger con C., si mi madre se hubiera empeñado en racionarme internet-que yo le habría hecho caso segurísimo- me habría sentido aún más desubicada) y en general, se saltó ese apartado de poner reglas al hijo adolescente. No funcionó tan mal. Me gustaría ser más disciplinada y oprganizada para unas cuantas cosas y quizás una madre más seria habría ayudado, pero bno estoy segura. A fin de cuentas, una es como es, y se intenta mejorar y cambiar (porque no todo lo que creemos que es parte de nuestra personalidad lo es en realidad), pero nadie es perfecto.
    En fin, que mi madre tiene sus peculiaridades, como yo tengo las mías. Peculiaridades bastante diferentes, sí, pero relacionadas, sí, relacionadas.
    Yo creo que lleva años deprimida (ahora parece que hay unas cuantas cosas que la ilusionan) y eso me hace sentirme fatal muchas veces, pero tiene unas frases tan tragicómicas y estupendas que dan para un libro. Que luego, claro, me siento un poco perra del infierno, porque me hacen gracia, pero también me hago gracia yo cuando me pongo muy tremenda.
    Vamos, que reducir la delincuencia juvenil a según qué cosas... Inclumpliendo algunos puntos de ese decálogo y otros, como mucho el chaval te saldrá algo más vago, despistado e irresponsable. Que tu hijo de quince años apalice a un mendigo requiere algo más que esa noción popular del "consentimiento", que insisto, creo que cambia de padre a padre.
    Y que mira, que mi madre ha sido en muchas cosas lo que denominaríamos una madre permisiva. Y mira, menos mal. Que en alguna cosa no habrá ayudado, seguro que no, pero menos mal que mi madre fue en unas cuantas cosas así de permisiva.
    Por lo demás, ya digo que me parece un hombre razonable Calatayud y a veces sigo su blog y suelo estar de acuerdo: me gustó especialmente cuando dijo que no permitía que en su blog nadie hiciera bromas de las hijas de Zapatero. Pero esas recetas para ser buen padre que tan de moda están no me convencen.

    ResponderEliminar
  40. Klaudine, es que muchas veces no hay nada que corregir. Depende de cómo sea cada niño o cada niña.

    Hay que encauzar, corregir, acompañar o animar, según sea el caso. Por ejemplo yo no habría tolerado en mis hijas la violencia hacia las personas o los animales, o el burlarse de otros seres humanos por sus particularidades, su raza o sus discapacidades, ni que le hieran a nadie, ni psicológica ni físicamente. Será que he tenido suerte que las dos son (diría que hasta excesivamente) empáticas y respetuosas con otras formas de pensar, ser, mostrarse o sentir, a la vez que les he enseñado a que nadie tiene derecho a hacerles daño a ellas. O puede ser que haya sabido hacerlo bien, aunque en lo de no admitir daños ajenos hacia ellas creo que no lo he sabido hacer tan bien.

    ResponderEliminar
  41. Enlazo aquí, para que no se me pierda, lo que ha comentado al respecto el juez Calatayud en su blog:

    http://www.granadablogs.com/juezcalatayud/2010/04/los-ninos-no-nacen-malos/

    ResponderEliminar