27 abril 2010

Respeto, variedad y color en las aulas

Tengo la suerte -porque para mí es una suerte- de ser profesora en un instituto enclavado en un barrio pobre, con un porcentaje alto de inmigrantes de muy distintos orígenes. Entre mis alumnos y alumnas, los hay que llevan el pantalón por la cadera y las bragas o los calzoncillos a la vista, las tengo góticas, las que llevan felpa ancha en el pelo, las que dedican una hora a maquillarse, las que llevan la cara lavada, marroquíes que no llevan hiyab, las que sí lo llevan, un chico gay que nos habla abiertamente de su novio  desde el primer día de clase, guineanas, un gitano que se arranca por bulerías entre clase y clase y hasta uno que pareció nacer con un gorro, que sustituye por una gorra cuando el calor aprieta. Los hay andaluces, valencianos, argentinos, marroquíes, guineanos, dominicanos, blancos de leche, morenos, tostados, negros y sus correspondientes en femenino... Y de todos ellos, los hay rebeldes, tranquilos, sonrientes, serios, los que interrumpen, los que protestan, los que preguntan, los que estudian, los que se esfuerzan, los que "pasan", los que no...

Y lo que más me gusta cuando entro a mi instituto es el colorido, la pluralidad y la buena relación y el respeto que existe entre chicos y chicas de edades dispares y de mundos, tendencias, costumbres, folclore y familias tan diversos.

No demos vuelos a los fanatismos ni a los extremismos de ningún signo. Vivamos y disfrutemos del color y del sabor que tiene el conjunto de las diferencias individuales. En la escuela debemos respetar y, con ello, enseñar el respeto a la diversidad. Sólo así habrá armonía y la haremos perdurar en otras generaciones.

34 comentarios:

  1. Me recuerdas a mi tía, que curra en un centro como el tuyo y tiene que lidiar con chaval@s que apenas saben el idioma. Pero dice que, al menos, a veces se sienten compañer@s. Eso está bien....Yo llevo una cinta ancha en mi melenón....

    ResponderEliminar
  2. Diversidad = enriquecimiento. Cultura emocional = respeto mutuo.
    Aunque ciertos factores de comodidad pudieran faltar, es un privilegio trabajar en ese entorno, sobre todo con un ánimo como el tuyo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Está claro, no es que la Diversidad sea el futuro, es que es el presente pese a que algunos/as aún no lo vean.

    ResponderEliminar
  4. AMEN. (Ahhh y FELICIDADES de nuevo)

    ResponderEliminar
  5. Pues si que es una suerte trabajar en un medio así, pero solamente porque tú eres quien eres, que me imagino que habrá quien lo padece. Viva el mestizaje, que al final las "razas puras" solamente producen debilidades...

    ResponderEliminar
  6. diversidad sí, pero símbolos que supongan sumisión no ¿verdad? Que cada cual tenga sus ideas es perfecto, la diversidad basada en los derechos humanos también, pero si la tradición obliga sólo a una parte de la población a demostrar sumisión a la otra parte, eso ya es otr cantar. No estoy haciendo ninguna tesis, estoy pensando en tecla alta, porque creo que hay muchos matices que estudiar y que la tradición ha hecho mucho daño en oriente y en occidente y que no siempre es defendible. Seguiré pensando.

    ResponderEliminar
  7. Pues yo como Marcela, sigo pensando... que me pierdo en los matices...
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Pues, contestando a Marcela y Lenteja: Yo pienso que nada hace más daño que lo que se prohíbe y se castiga. Tengo el firme convencimiento de que las culturas acaban acoplándose a otras culturas anfitrionas. Así lo ha visto mi experiencia en las aulas. Tengo gitanetes con una medalla de oro de un Cristo del tamaño de una galleta María, con una cadena de 1/4 kg. Conviven con quienes llevan otros símbolos y ni el gitano es tan religioso como parece ni los otros lo son tampoco. A veces son culturas del oro, del cristo o del pañuelo sin más, pura costumbre, y si son religiones, poco a poco verán (dentro de una cultura respetuosa y tranquila) que tienen poco de sustancia. Pero hay que tener calma y no exaltar anti-x-ismos ni x-ismos exacerbados, que lo único que hacen es hacer a cada parte más fuerte en sus creencias o pseudocreencias. Pienso...

    ResponderEliminar
  9. De mi primera parte matizo: "nada hace más daño que lo que se prohíbe y se castiga", en el sentido de que siempre resulta contraproducente (produce justo los efectos opuestos a los pretendidos, hace que los individuos se atrincheren en posiciones mucho más arraigadas y que hagan de su "derecho" una bandera).

    ResponderEliminar
  10. Si la famosa chica del hiyab tenía intención de quitárselo un día o los padres de permitir que se lo quitara, esa no se lo quita ni pa' lavarse la cabeza.

    ResponderEliminar
  11. estoy de acuerdo, Candela, en que la forma de enfrentar estas cuestiones no puede ser desde la prohibición y la negación cerrada, sino desde la educación y desde enseñar todo el catálogo de libertades que como mujer (por el caso concreto que tratamos) puedes tener sin que un pañuelo marque tu sumisión a nadie (ni una cofia de esas de monja, ni un cristo de una sociedad patriarcal, etc.)
    Creo que opinamos lo mismo, no defendemos ninúna muestra de discriminación, pero sí defendemos una forma adecuada de solucionar ciertas cuestiones. Lo que yo pongo en duda es que algunas instituciones estén defendiendo el uso del velo; y lo pongo en duda porque ne realidad lo que defienden es la sumisión de las mujeres y la vuelta de los crucifijos al aula ¿no crees?
    Ay, qué rollo solté, perdón. Por cierto, si me sale un tono exaltado os pido disculpas, no es mi intención, pero me lanzo al teclado con estos temas y puede parecer agresividad lo que es velocidad.

    ResponderEliminar
  12. Marcela, me parto contigo, cómo te disparas....., además es que preveo tus comentarios, creo que tenemos un pasado en común de autoeducación social comunitaria o como lo quieras llamar.
    Candela, claro que compartimos teorías, la diversidad, la alergia a la prohibición, a la coerción...a los principios dogmáticos.. Desde luego que ahora habrá una reacción en cadena de exacerbación cada uno en sus posturas que no ayuda a nada; el padre-imán irá a los tribunales, la niña ni de coña se quitará el pañuelo, los fachas de siempre con sus cositas, la tv basura pillando tema... Pero yo que parece que trabajo en Bennetton con tanto colorido que tengo en los grupos recuerdo que las imposiciones de estos símbolos a sus mujeres NO son casuales. Sé que me voy a lo anecdótico , pero he visto la nariz partida de una mujer por su marido "super-religioso" y cómo ésta se cubría la cabeza asustada perdida. Tengo una gran debate en torno a qué en cultura es justificable y que no ( en cualquier cultura eh)
    Aclaro que no soy experta en cultura árabe-musulmana, pero en discriminaciones tenemos experiencia todas.
    He mezclado muchos temas, creo

    ResponderEliminar
  13. jajajajaa, lenteeeeeja, que nos lanzamos. Candela, preciosa, nos has tocado la fibra, jajajjaa.

    ResponderEliminar
  14. Yo pienso que hay que dar la oportunidad a la niña del pañuelo de que se rebele ella misma, (o en su caso no) y no sustituir su voluntad (y quitarle su libertad). Y para eso lo mejor es que este escolarizada en un centro público, como el tuyo Candela, libre y diverso en el que en vez de hablar de "pañuelo si/pañuelo no", se hable de igualdad de genero, derechos y deberes etc..

    ResponderEliminar
  15. Ya sabéis de mi cruzada antiprohibiciones y antiimposiciones. Me crié con el crucifijo en el aula, y los rezos antes de cada clase, amén de tres o cuatro himnos distintos durante el recreo... pero gracias a lo que sea, pongamos a que tuve capacidad para razonar y REBELARME, nada de eso marcó mi tendencia librepensante y libreviviente de persona adulta. Creo que si en mi época de fervor religioso (sobre los 14 años) alguien me hubiera criticado y castigado por ello, si me hubieran echado de la escuela, si hubiera salido en los periódicos (qué felicidad para un/a adolescente salir en los telediarios y en la prensa!!), me habría sentido una mártir por la causa del cristianismo y me habría vuelto una rebelde pro-religión, con tal de llevar la contraria, que es lo mío. Tal vez habría tardado mucho más en usar mi razonamiento humano para llegar a las mismas conclusiones a las que llegué con 15 años.

    ResponderEliminar
  16. Y sí, estoy con vosotras en que es fundamental la educación en la escuela y las escuelas de padres/madres también. Igual que hay que tener mucha mucha mano izquierda y paciencia. Nada de montar guerras, ni de generar violencia. Me pregunto qué pensará mi alumna del hiyab de su compañero de la medalla-galleta. Se van a desayunar, ríen y charlan juntos. Nadie les ha dicho que tienen que enfrentarse ni compararse. Y eso calará en ambos antes o después.

    ResponderEliminar
  17. Colorido, plurialidad y respeto, perfecta combinación... pero algunos quisieran tener grises, uniformidad y "borreguismo".
    Leyendo la entrada me vino a la cabeza la película alemana "LA OLA", sobre el experimento que realiza un profesor con sus alumnos. Es muy interesante, tanto como este blog y sus comentarios.

    Besos

    noche

    ResponderEliminar
  18. Buena entrada amiga, es lo que discutia hoy con mi hija, prohibir no es bueno, y a medida que no se le diera importancia, algún dia, por su propia voluntad, se lo quitarán, cuando generación tras generación, sientan que no desean ser sometidas. Prohibir es someter, y lo que ha ocurrido en Pozuelo es política, porque la niña, decidió cambiar de instituto, donde si se permitia el uso del pañuelo, pero el mismo dia, cambiaron las normas del centro. ¿Esa es la tolerancia que tanto cacarean algunos "demócratas de pacotilla?, ¿o es una maniobra racista y de política mediocre?.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Nocheinfinita, precisamente por vivir en Granada me interesé más por aquella expulsión de judíos en 1492. Del material que existe previo a esa época se deduce que en Granada convivían en distintos barrios pero en armonía, tres culturas muy diferentes y cada cual aportaba sus particularidades para hacer de Granada lo que fue. Los musulmanes y su madraza, los judíos y su comercio... No parece ser que esa mezcla constituyese un riesgo, pero aquí nos quedamos santiguándonos tranquilamente por si acaso. Películas como La Ola o El Experimento me dan terror, porque creo en el mensaje que lanzan. Sé que las cosas se pueden hacer de otra manera, sin riesgos para nadie e inculcando respeto (incluido y principalmente el del derecho a la libertad de las mujeres)... o quizás soy una idealista.

    Isabel, a pesar de que soy antiprohibiciones, siempre me refiero a lo que no daña, y aquí tengo que tragarme la lengua con lo del tabaco... Prohibiría los toros, penaría el maltrato animal, el sometimiento de unas personas a otras, la ablación del clítoris, los atentados a la naturaleza, la violencia, pero nunca las expresiones físicas como esa del velo. Aunque no me olvidaría de esos padres que obligan a sus hijas a llevarlo. En ese sentido tan malo es obligar como prohibir. Creo que ambas cosas llevan a la misma meta.

    ResponderEliminar
  20. yo estoy con los franceses: para entrar en las aulas que se quiten tooodos los símblos religiosos, que se los pongan al salir del cole.

    y los burkas prohibidos en sitios públicos, claro qe si. Luego nos diran que la ablación del clítoris también es un una "tradición cultural" y una opción personal de las mujeres...

    ResponderEliminar
  21. de beatriz gimeno: http://www.elplural.com/opinion/detail.php?id=45881

    ResponderEliminar
  22. Farala, yo me imagino en los colegios cacheando a las chicas y a los chicos por si llevan un crucifijo colgado, una medalla, una estrella de David o cualquier otro símbolo religioso. No estoy de acuerdo con ninguna religión por el lavado de cerebro que supone, y apenas salvo al budismo.

    He leído el artículo. Lo ideal sería entrar al aula sin pañuelos, que significan mucho más que un simple gusto por la moda. Pero no puedo olvidar que por los mismos motivos (no excitar al hombre) hace 20 años algunas lesbianas activistas me llamaron de todo menos bonita, incluso calientabraguetas, porque me gustaba vestir como ahora visto, ponerme falda alguna vez o quitarme los flecos de axilas e ingles. Dos francesas (pareja) me explicaron que la mujer lesbiana tiene que evitar excitar a los hombres y para ello dejarse vello, usar ropa holgada, pantalones, botas... Me privé de mi libertad de vestir como me diera la gana para pertenecer a un colectivo que no me admitía de buen grado. Hoy me visto como me apetece, aunque realmente soy una dejada en el aspecto físico, pero sólo "porque me dá la gana". Ya no me importa a quién excite o quién me rechace.

    http://poralgolodigo.blogspot.com/2008/12/cuando-se-necesitaba-uniforme-para.html

    ResponderEliminar
  23. Al decir que "soy una dejada en el aspecto físico" me refiero a que no le doy mucha importancia. Me pongo lo primero que tengo a mano y sobre todo lo que me hace sentir cómoda, no oprimida.

    ResponderEliminar
  24. Es muy curioso: los mismos argumentos que se están utilizando contra la caomunidad musulmana y contra esa chica hoy en día se utilizaron en el XVII para justificar la expulsión de los moriscos. Y cuando digo los mismos son los mismos (que de esto sé un rato largo).

    Y los peores argumentos son los que vienen del lado "progresista".

    Que los no dioses no libren de tanto progresismo empeñado en decirnos cómo podemos o no podemos vivir, que de los otros ya me libro yo.

    ResponderEliminar
  25. Comparar el hiyab, una crucecita peraonal o una kipá con el crucifijo en el aula es una aberración (pero como interesa, pues se compara). Los tres primeros son claramente manifestaciones ***personales** de una creencia íntima que está, quieran admitirlo o no, constitucionalmente protegida. Lo segundo, la cruz en el aula, es una clarísima violación de la aconfesionalidad del Estado, que lo que viene a decir es que el Estado no puede manifestarse ni de uno ni de otro modo en el tema de las creencias y que institucionalmente no puede imponerse una creencia por encima de otras. Es una diferencia bastante fácil de entender. Y además, esto no es Francia. Nosotros estamos a medio camino entre Francia y EEUU (yo desde luego me quedo con el segundo, donde jamás he visto ni medio problema por estas cosas, de hecho en nuestra uni - católica - la convivencia era fantástica y había mujeres con hiyab y sin él). Lo que sí causaría polémica es que un representante del Estado en el ejercicio de sus funciones llevara hiyab, o una crucecita, o una kipá. ¿Puede un profesor llevar uno de estos símbolos y mantener la neutralidad en el aula? Yo sostengo que sí, claro está, porque confío en la inteligencia de las personas, pero entiendo que al menos eso fuera cuestionable.

    ResponderEliminar
  26. Y luego Beatriz Gimeno cae en el mismo error que todo el feminismo de tradición occidental: presuponer que el único significado que el hiyab puede tener es el que ella, en sus circunstancias y con su experiencia, le atribuye. Y sobre todo, ni deja hablar (ni le interesa, porque se encontraría con una sorpresa) a las propias protagonistas de la historia, a las que curiosamente se trata como sujetos pasivos y seres irracionales que no son capaces de decidir por sí mismas. Así pues, que decidan las sabias feministas occidentales por nosotras (porque esa es otra, a ella curiosamente se le "olvida" mencionar la dimensión postcolonial del fenómeno del hiyab como símbolo de resistencia, que tampoco interesa sacar a colación porque entonces perdemos el razonamiento).

    Pues eso.

    ResponderEliminar
  27. Un apunte más: existe la falsa noción de que la actitud francesa hacia el hiyab está relacionada exclusivamente con la cuestión del laicismo de Estado. No es así. Francia fue una potencia colonial. En Argelia, las autoridades francesas exigían de cualquier argelino que quisiera adoptar la nacionalidad fancesa que renunciaran explícitamente al islam como religión. Es curioso, porque la exigencia (apoyada tanto por los socialistas como por los conservadores franceses) no se aplicaba a ninguna otra religión dentro del régimen colonial francés, sino únicamente a los musulmanes. Esta exigencia venía a decir a los sujetos musulmanes del imperio que la única forma de adquirir derechos de ciudadanía plenos era abandonando su fe, cosa que por supuesto no se le exigía a ningún cristiano y, después del caso Dreyfuss, tampoco se le exigió a ningún ciudadano judío.

    Los musulmanes perciben todo esto (acertadamente) como un ataque neocolonial que vuelve a exigirles el abandono de sus creencias para poder alcanzar la ciudadanía plena, y lo consideran injusto por cuanto es algo que no se exige al resto de comunidades religiosas.

    ResponderEliminar
  28. http://www.elpais.com/articulo/internacional/hijab/desafia/feudo/laboristas/elpepuint/20100428elpepuint_7/Tes

    Esta señora es peligrosa. Es evidente.

    ResponderEliminar
  29. Hablando de Roma... muy oportuna la noticia. He ido a ver su foto :)

    ResponderEliminar
  30. ay Candela qué temas más candentes propones hija¡¡ Estoy en un mar de dudas pues me parece terrible el lío mediático que se monta sobre todo para el sufrimiento de esta menor.. por otro lado, si se permite signos católicos como cruce por qué no un pañuelo..? No creo que sea lo mismo que un burka..

    ResponderEliminar
  31. Este temita sale cada poco y ocnsigue su objetivo, desviar nuestra atención. Ya vale de volver una y otra vez a lo mismo. Si tiramos de hemeroteca, uff, pá jartarnos!. Derechos y obligaciones, tantos unos como otras son necesarias para poder convivir. Desconocemos la realidad que vive esta chica y sólo conocemos la realidad de los medios. Su decisión no sé si será libre o mediatizada en su casa, pero, es muy fácil encender la chispa de la polémica para producir un enfretamiento que a pocasa cosas conduce sino que a claentar más el ambiente.

    ResponderEliminar
  32. Madre mía, como tengo los deditos de espesos!. (perdón por las erratas)

    ResponderEliminar