20 mayo 2010

Quererse, más que un concepto vacío

Aquel día me levanté con una idea feliz:
comprarme una radio-cd con MP3 para el coche
y una cafetera exprés, los dos mejores regalos
que me he hecho en toda la vida.

Había escuchado y leído muchas veces que para que te quieran tienes que aprender a quererte. Eso me sonaba a un sonsonete con algún sentido misterioso, porque con el tiempo, yo solamente fingí que me quería para conseguir que aquel "ente" me quisiese. Pero, claro, no funcionó. El amor recibido era tan ficticio como ese presunto amor propio.

Ese no quererme no ocurrió de la noche a la mañana, ni vine así, con ese defecto de fábrica. Te acabas no queriendo cuando alguien, que sabe cómo hacerlo, te introduce en una espiral de pérdidas, en la que la única perdedora eres tú: de ilusiones, de autoconfianza, de dinero, de libertad y, principalmente, de autoestima.

¿Hasta qué punto se es culpable por entrar en esa espiral?  La primera vez eres inconsciente de que estás entrando ahí, porque no te cuadran unos principios impuestos que no son los tuyos, pero que tienen unas argumentaciones absolutamente válidas. No habías aprendido nada sobre falacias en las relaciones afectivas. Ya entraste en la espiral. A medida que circulas por ella vas perdiendo la noción de ti como persona, de cuáles son tus ideales, tu carácter y tus metas. Te has vuelto un ser absolutamente dependiente, inseguro y manipulable.

Si consigues escapar esa primera vez, empieza la verdadera responsabilidad para contigo mismo(a), que consiste, primero, en recuperarte (cuando digo recuperarte es en el sentido de recobrar a esa persona que hay en ti y que habías perdido en la espiral). En ese período de recuperación deberíamos autoprohibirnos los enamoramientos, porque existe un enorme riesgo de gestar relaciones de dependencia emocional, ya que nuestro estado de debilidad busca guías, parámetros y referencias que no tenemos, porque las hemos perdido, y damos cuartelillo a las ajenas, que, si no son absolutamente bienintencionadas, nos sumergirán en una nueva espiral peor que la anterior, porque ya la segunda vez te derrumbas: ¿Cómo es que siempre terminan haciéndome daño? --> ¿Qué he hecho mal para merecer esto? --> Seguramente tengo lo que merezco --> Definitivamente soy una mierda.

Cuando has llegado a esa conclusión es cuando más te aferras a quien te ha llevado a ese estado. Es cuando aparece la dependencia emocional más galopante y destructiva. Hay quien lo confunde con un inmenso amor, pero no lo es. Es que no tienes fuerzas para seguir adelante y te agarras a un clavo ardiendo. "Quiero seguir estando con él/ella, aunque me pegue, aunque me humille, porque nadie más me va a querer, él/ella es a lo único que puedo aspirar". Y luego sigues pensando que solamente una persona con "tanta fuerza" puede cuidar de (educar a) alguien tan imbécil como tú, con lo que hasta llegas a agradecerle esos desmanes hacia ti, que "probablemente hizo por tu bien".

Por eso, si has terminado una relación de esas, tóxica y destructiva, en la que eres solamente una pobre víctima, cuídate de otra relación hasta que hayas recuperado tu esencia (se pueden necesitar años). Luego, haz lo que te dé la gana, porque podrás ser tan feliz en soledad como en compañía de otra persona. Y si otra persona empieza a dar síntomas de maltratador(a), no le des una segunda oportunidad (esa es tu segunda responsabilidad). Piensa solamente que las rupturas son siempre dolorosas pero cuando se mantiene una base propia y sólida, en unos meses se habrá ido tu pena al carajo.

Este post es una reacción al publicado hoy por Ave, que tan bien refleja el primer punto de luz. Se lo dedico a mi amiga B, que está pasando por un terrible momento. Querida amiga, yo te prometo que vas a salir de una vez por todas de esa dinámica. Basta que tengas paciencia y confianza para recuperarte (auto-rescatarte) y que consigas llegar a quererte tanto como te mereces (aunque ahora no creas ser merecedora de nada). Será cuestión de unos meses, si no vuelves atrás a pedir más amor en forma tiranía y si dejas de culparte de delitos que no son tuyos.... aunque esta vez el maltratador se llame "ella" y aunque ella fuese la que presuntamente te curó del maltrato de "él". Fue una irresponsabilidad suya -tan experta en la materia- recogerte "pillando moscas", como tú dices, sin dejarte tu tiempo de recuperación, para después recordarte cada día que "tu sumisión pide a gritos que te maltraten" y actuar en consecuencia.

Interesante este post de Encantada, titulado "Receta personal contra el maltrato".

Imagen tomada de srnoticias.com y modificada.

42 comentarios:

  1. Suscribo letra por letra este post. Personalmente creo que es uno de esos que deberían estar siempre a la vista en tu blog, en el mío y en el de todas. Dudo que haya alguien que sea inmune a vivir una relación tóxica y me puedo equivocar, pero siento que si alguien se siente a salvo del todo está pecando de ingenuidad. Me da mucha tristeza conocer a mujeres que juzgan con dureza a otras mujeres que han sufrido maltrato diciendo cosas como: "¿pero cómo pudo aguantar? se lo merece por no haberle plantado cara". A esas personas es a quien más falta le haría leer la explicación que das. Lo peor es que nadie aprende en cabeza ajena.
    Un fuerte abrazo Candela. Besos de las dos para las dos

    ResponderEliminar
  2. Qué razón tienes...

    Y yo me pregunto: ¿necesitamos pasar por una relación tóxica para aprender que no debemos meternos en otra? ¿No podríamos venir con la lección sabida de casa?

    Personalmente, hasta que no salí de una relación tóxica no supe reorganizar mi vida para no meterme en otra. Y veo que a muchas otras mujeres que conozco les pasa lo mismo. Y que, efectivamente, si se meten en otra relación demasiado pronto, vuelven a intoxicar(se)la...

    Algo huele a podrido en nuestra educación emocional, y me parece muuuy peligroso.

    ResponderEliminar
  3. "Algo huele a podrido en nuestra educación emocional, y me parece muuuy peligroso".

    El post es fantástico, explicas todo tan bien... pero esta frase de Encantada es el resumen perfecto: nadie nos ha educado emocionalmente y lamentablemente, yo creo que nos deseducan o educan mal. De hecho, es importantísimo aprender a identificar ciertas dinámicas y aprender a decir "no" sin miedo a que la otra persona te acuse de cosas terribles. Podría seguir escribiendo largo y tendido sobre este tema, pero mejor mastico tu post unas cuantas veces más.

    Un beso Candela.

    ResponderEliminar
  4. Quizá deberían dar clases de educación emocional desde que se comienza el colegio. Ahora bien, ¿hay profesionales capacitados para ello? ¿Deberían comenzar recibiendo las clases los educadores? ¿Estaría la Administración dispuesta a facilitar una dotación económica suficiente para ello? ¿Colaborarían las asociaciones en defensa de las mujeres maltratadas para que éstas ayuden aportando su propia experiencia? Muchos interrogantes, en la actualidad parece que nada de esto se lleva a cabo, ¿no? La cosa queda en estadísticas que vienen a decir que existe un alto índice de probabilidad de que el hijo de un maltratador será un maltratador y la hija de una víctima de maltrato repetirá esa misma conducta de víctima. En definitiva, estudios que, en mi humilde opinión se quedan con lo superfluo sin adentrarse en los orígenes del problema.

    ResponderEliminar
  5. Candela, he leído tu post, me he ido a leer el de Ave, y vuelvo. Ya hablamos de ello cuando nos vimos. Me da mucha rabia que alguien me diga "¿pero cómo es posible que te haya pasado esto a ti, que no hay quien te sople?" Pues sí, como dices, nadie es inmune, y tenemos suerte de haber podido salir más o menos "indemnes". Muchas no lo cuentan.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Como las compañeras blogueras, te felicito por el fondo y forma de tu post.
    No es fácil salir de una relación tóxica (y menos cuando los intoxicados son los propios padres, pero esta es otra historia aunque vinculante a ciertas predisposiciones)

    ResponderEliminar
  7. Te ha salido un estupendo post. Poco más que añadir, solo que estoy totalmente de acuerdo con Alson. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hablando una vez con una buena psicóloga me describió todo lo que has dicho. Creo que es un post muy interesante, completo y necesario para muchas personas.
    Es increíble pero cierto, que muchas y muchos podamos caer en ocasiones (o en varias) en relaciones de ese tipo, en espirales de dependencias emocionales, de inseguridades, de fragilidad, etapas en las que nos hacen intensamente vulnerables y manipulables.
    Me ha encantado este post, Candela, ¡felicidades!

    ResponderEliminar
  9. Para B. todo mi cariño y mi apoyo. Y sí, serán unos meses quizás hasta duros pero merecerá la pena porque se descubrirá lo maravillosa que es y lo mucho que merece quererse, después simplemente es seguir hacia adelante porque merece la pena cuando descubres que eres la protagonista de tu propia vida y TU la haces especial.

    B, te prometo que de esa espiral se sale.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  10. Es un tema muy delicado, pero tú lo has "niquelao". Un beso

    ResponderEliminar
  11. Anonimus

    Aprovecho el blog de Candela para mandarte B. todos los ánimos, comprensión y cariño. Se sale de la espiral de la violencia, no lo dudes ni por un instante, Posees la fuerza en tu interior, tantas veces como se lo has demostrado a otras y te has alegrado por ello, ahora te toca mostrártelo a ti misma, no te será sencillo, ni un camino de rosas, ni tan siquiera corto en el tiempo, pero lo conseguirás. SEGURO.

    Änimos y a por ello con todas tus fuerzas, eres muy VALIENTE y te felicito.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  12. Maica ha tocado un punto importantísimo, en mi opinión. Hay que CONTARLO. En serio. Es un paso trascendental. Todavía recuerdo el primer día que llamé a una amiga para decirle "ya no puedo más". Fue la respuesta de esa amiga, su reacción inmediata, la que me dio el empujón definitivo para salir de allí. Me dijo: "O vienes tú o voy yo a buscarte, como prefieras". Sin ayuda externa es muy difícil salir, pero el amigo tiene que saber además que su papel es el de apoyar, nunca el de presionar y muchísimo menos el de juzgarte. Ya bastante mal se siente una reconociendo su situación ("soy gilipollas, cómo me ha podido pasar sin que yo me diera cuenta") como para encima encontrarte con reacciones de gente que te juzga mal. Por eso me alegro tanto de que B. te tenga precisamente a ti a su lado, porque se, con total seguridad, que su liberación será un éxito completo.

    ResponderEliminar
  13. La dependencia emocional se nutre desde la infancia, esa necesidad de ser amada, esa búsqueda incesante de amor nos hace caer en ese tipo de relaciones que acaban de rematar nuestra autoestima... sólo el tiempo y el conocimiento de uno mismo de nuestras flaquezas y fortalezas nos harán salir de ese círculo.

    ResponderEliminar
  14. *Pena, muchas, entre las que me incluso, hemos dicho alguna vez "yo no habría permitido jamás (...)". En efecto, no se aprende en cabeza ajena, tal vez sea necesario para poder conseguir el propio bagaje de experiencias... digo yo que será por eso :)

    *Encantada, son muchísimas mujeres las que encadenan relaciones de ese tipo. Me da la impresión de que la infancia tiene mucho que ver en eso, por lo menos en muchos casos que conozco. No solo es que no se nos prepara para huir de este tipo de relaciones, es que se nos prepara para todo lo contrario: parece que obedecer, ser sumisa, agachar la cabeza y ser mártir tiene premio.

    *Ave, ¿alguna vez te han dicho eso de que las mujeres de hoy día no aguantamos nada? A mí sí, y esa es una de las afirmaciones que a mí me llevaron a aguantar más de lo saludable. Esa y otras muchas cosas.

    *Siempre Anónima, eso de "existe un alto índice de probabilidad de que el hijo de un maltratador será un maltratador y la hija de una víctima de maltrato repetirá esa misma conducta de víctima", es muy cierto, aunque por suerte he ido encontrando muchas excepciones a la regla. Por ejemplo los hijos de esta mujer a la que dedico mi post. No sé dónde se puede educar así. Hoy día se hace mucho en las escuelas, pero salen maltratadores de debajo de las piedras, cada vez más jóvenes y en las propias aulas. Si, además, flaquea la familia en un sentido u otro, ya se ha redondeado la personalidad de maltratadores y víctimas...

    *Maikix, en efecto, hemos hablado de ello. Algunas no lo cuentan, sobre todo si el maltratador es un hombre. La mujer maltratadora no suele llegar a esos extremos, pero por el resto no he apreciado grandes diferencias.

    *Alson, tienes muchísima razón. En el fondo (casi) siempre hay unos padres intoxicados o intoxicadores.

    *Gracias, Emejota.

    ResponderEliminar
  15. *Caminos del Espejo, así es, cuando perdemos autoestima y seguridad en nosotras mismas (vale también para el masculino), es echarse a rodar y hacer más gorda la bola de nieve a cada giro. A veces ya se sale de la infancia con demasiados daños, así que el curriculum de dependencias emocionales, inseguridades y fragilidad comienza pronto. Gracias.

    *Mam, espero que B. pueda leer el post y vuestros comentarios, aunque no creo que sea de inmediato. Necesita saberse comprendida, hasta en esas cosas que normalmente no se comprenden.

    *Muchas gracias, Isabel.

    *Anonimus, como le he comentado a Mam, espero que B reciba pronto todos esos ánimos.


    Abrazos a todas y mil gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  16. *Ave, es muy complicado ayudar cuando te lo cuentan, porque con mucha frecuencia después de la ayuda, te encuentras con que esa amiga a la que estás ayudando se arrepiente de haberla pedido y oyes cosas como "Si no te hubiera pedido que avisaras a la policía, ahora estaríamos en casa, como un día cualquiera..." Y preguntas ¿y cómo es un día cualquiera? Entonces se calla, pero sabes que volverá a dudar muchas más veces e, incluso, que pueda volver a su situación y se aleje de cualquiera que pueda echarle una mano.

    *Ico, es esa necesidad de ser amada, en efecto. Lo malo es que de la calidad del amor no se nos ha enseñado mucho y que vamos aprendiendo a tortazos por el camino, si es que aprendemos, claro.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, la dinámica del maltrato no se diferencia mucho de la de lal drogodependiente. Sólo sale quien quiere, en el sentido de que sólo puede romper esa dependencia quien llega a ser consciente de la posición en la que se encuentra y su anulación como persona. Y no es algo de lo que te puedan convencer los demás: es un proceso interno, eres tú quien tiene que ver la luz al final del túnel y decirte "de aquí salgo, por mis ovarios".

    Añadiré otra nota más: los hombres suelen recurrir más a la violencia física, que es la manifestación más visible y evidente de que se está en una relación de maltrato. Mi experiencia es que con las mujeres es muchísimo (pero muchísimo) más difícil identificar e incluso salir de ese tipo de relaciones, precisamente porque en muchos casos no llega a ver una manifestación física de la violencia soterrada que se manifiesta a través del abuso psicológico. Si a mí me hubieran pegado un tortazo un día, cojo las maletas y salgo de mi casa a la de ya, porque nos han enseñado que pegar "está mal". Y sin embargo creo que este es un problema grandísimo y una gran falla de tantas campañas: que no contemplan el hecho de que la violencia no es sólo física, que de hecho la violencia psicológica es la fase más peligrosa, porque es la que realmente te destruye como persona. El abuso psicológico es el que crea la cadena de dependencia, y es cuando la maltratadora pierde el control psicológico que tiene sobre ti cuando pueden surgir los primeros conatos de agresión.

    ResponderEliminar
  18. Ave, y aquí volvemos a lo políticamente incorrecto jeje. Conoces bien el tema. Estoy de acuerdo con las medidas que se han puesto para proteger a las mujeres de sus agresores hombres, porque ellos agreden físicamente y llegan a matar, pero se descuida el maltrato psicológico entre parejas, da igual el sexo de quien maltrata. Si las mujeres agredimos menos físicamente, sabemos y podemos hacerlo bien psicológicamente (la que sabe, claro). Mujeres, hombres, niños y niñas maltratados no saben que lo son porque no les pegan. Yo creo que algunos tortazos ni siquiera son comparables en magnitud con lo que puede significar un gesto o una palabra, máxime si es algo mantenido y repetido.

    ResponderEliminar
  19. "Hoy día se hace mucho en las escuelas, pero salen maltratadores de debajo de las piedras, cada vez más jóvenes y en las propias aulas"

    Candela, probablemente sea porque estos tiempos son extremadamente violentos donde fácilmente surge la frustración por no tener aquello que constantemente nos dicen que debemos comprar para ser felices, o no estar dentro de los cánones de belleza que esta sociedad marca, etc.

    Desconozco la planificación académica de infantil y primaria, pero tengo la impresión que en materia de educación emocional no se hace gran cosa por comentarios de amigas que tienen sus hijos en edad escolar y porque al sistema actual de libre mercado no creo que le interese que la ciudadanía tenga un alto nivel de inteligencia emocional. La gente dejaría de comprar con tanta facilidad artículos inútiles y comenzaría a exigir aquello que realmente lo es.

    El tema los has enfocado de una forma muy interesante y los comentarios son todos muy acertados, tan sólo voy a añadir que, en mi modesta opinión, creo que una relación de maltrato se da porque ambas partes las propician y con ello no quiero culpar a nadie, pero sí tienen su parcela de responsabilidad. Dices: "A veces ya se sale de la infancia con demasiados daños, así que el curriculum de dependencias emocionales, inseguridades y fragilidad comienza pronto", esto es una gran verdad, si desde la infancia se arrastra ese dolor y se va sumando el causado por los sinsabores que van surgiendo, probablemente cuando se alcance la edad adulta cada célula del cuerpo va a pedir su dosis de sufrimiento, el cerebro la propiciará a través del neuropéptido correspondiente creando fácilmente situaciones donde se desempeñe el papel de víctima o maltratador.

    ResponderEliminar
  20. Candela, admiro profundamente tu capacidad de síntesis y el rigor con el que tratas cualquier tema , siendo a la vez cercana y accesible. Suscribo todo lo que expones en tu entrada. Tocas muchos temas con los que me desenvuelvo por elección profesional menores, educación, ... este en concreto sobre la dependencia emocional en las relaciones de pareja es FUNDAMENTAL ( no me da de sí un comentario...) He participado en varias coordinaciones de formación para profesionales en maltrato y es un tema que me apasiona.... Comienza por ej. cuando una adolescente se siente "protegida por el novio , que le parte la cara a otro chaval porque la ha mirado.... " Sin darse cuenta que acaba de comprar protección a cambio de sumisión.... Como síga pongo bibliografía....
    Besos. Lenteja

    ResponderEliminar
  21. No tengo nada que añadir, muy bien lo habéis explicado.

    Felicitarte de nuevo, Candela, por este gran post.

    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Muy bueno el post, sí, sí... lástima que no tenga internet en mi nueva casa.
    Post como este me hacen replantearme que tendré que ponerlo para no perdermelos.

    ResponderEliminar
  23. Hola, soy B.

    Muchas gracias a todas. Llevo como unas tres horas con Candela y son tres horas en las que por fin he dejado de llorar.

    Ahora mismo estoy bloqueada. Me siento entre Virginia Wolf y Lisbeth Salander. Tengo muchos sentimientos contradictorios, pero tengo una hija muy fuerte y un hijo estupendo, que son los que me dan fuerza.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Ah, se me olvidaba. Me viene a la cabeza un trozo de canción muy antigua, que cantaba Jarcha. Se llama Cadenas y dice así:

    Libertad
    ¡Qué gran palabra para el preso!
    Carcelera:
    tú nunca podrás gozarla.

    B.

    ResponderEliminar
  25. Sabias palabras e interensantes comentarios que, desgraciadamente, se basan en experiencias que muchas de nosotras hemos vivido o seguimos viviendo. Es difícil identificar con claridad lo que sucede, aunque vengan evidentes señales desde el exterior, avisos y llamadas en forma de amigas fieles que sólo desean nuestra felicidad y la salida pronta de esa espiral que no somos capaces de parar. Estoy de acuerdo contigo en la necesidad de ese duelo posterior, en esa calma sorda en la que lleguemos a encontrarnos e identificar a la persona que somos, que hemos sido y que está oculta debajo de afirmaciones como esta que sigue,

    “Sufro al desear lo que no tengo. Gasto mi vida anhelando el milagro definitivo. Conseguirlo significa padecerlo; porque me decepciona, me hunde, me daña, me duele. Empeñada en mi paraíso, día y noche, nuevo oficio: mudar en conveniente lo que no me conviene. Me postergo, me desvivo, ya no cuento, ya no soy; pretendo ser salvadora de aquello que me ha vencido. En lo alto grito y reniego; en lo profundo aún quiero. Lloro por no saber perder lo que creo que nunca he tenido.
    Dentro de cien llevaré muchos años muerta,¿Qué mérito, beneficio o trascendencia tiene dedicar mi vida a sufrir por una persona que no me quiere como me corresponde y como es debido?.
    Sinceramente, leer este post y sus comentarios harán mucho bien. Gracias Candela. un abrazo

    ResponderEliminar
  26. no puedo dejar de comentar porque como bien sabeis yo he estado en una relación así. Cuando leí el post de Ave dije "éste me lo guardo para mi" : Aquello de caminar con una pistola en la sien como si fuera lo mas normal del mundo me impactó. Por lo real. Luego leí el de Candela y dije "ahora me guardo los dos". Me los copié en un doc que empecé hace tres años que se llama "abogada: fechas y datos" y cuál sería mi sorpresa ¡¡me encontré un recorte de otro post de Candela al respecto!!

    Tambien estoy con Ave en que la variante de las mujeres es más retorcida. Aún en pleno proceso de separación yo seguía poniendo el bien de superex por delante del mio en todos los tramites. Durante varias semanas, ante abogados, familia y amigos.

    Hasta que me pegó.

    Ahí cambió todo, porque como dice Ave, para eso si que estamos educadas.

    Aun así, ya separada y en pleno divorcio contencioso, ya yo POR FIN enfadada, me revolvía cuando me decía mi terapeuta "porque vosotras las maltratadas..." yo le decía NO, NO, tardé varios meses en darme cuenta.

    y por supuesto, CORRIENDO, me eché en brazos de una maltratadora profesional: miniex. Pero de ahí salí corriendo en pocos meses.

    Ea.

    ¿no decíais que lo importante era hablarlo? jajajajaja!!!!

    (LQMP sigue durmiendo)

    ResponderEliminar
  27. tenemos tal carga cultural encima que nos resulta muy difícil quitarla. la educación que nos dirige hacia relaciones desequilibradas y lo poco que nos han enseñado a querernos, junto con más cuestiones muy largas, ahce que seamos especialmente vulnerables al maltrato y al abuso. Qué post tan bueno, Candela.

    ResponderEliminar
  28. Candela, me ha encantado tu post. La capacidad que tenemos los seres humanos para hacernos daño emocionalmente los unos a los otros, es infinita, para mi el camino más arduo ha sido el llegar a quererme a mi misma, aceptarme tal como soy con lo bueno y lo malo, es un proceso lento, pero si miro hacia atrás, me gusta más el Yo de ahora, que el de antes. Lo que si que tengo claro, es que no estoy dispuesta a tener en mi vida relaciones toxicas como decís, mucho me ha costado llegar aquí, y mejor sólo que mal acompañado.

    ResponderEliminar
  29. Soy B. Ni siquiera me atrevo a deciros por aqui mi estado psiquico y fisico de estos dias porque ELLA conoce este blog nunca ha escrito pero seguramente lo esta siguiendo. Comentaros solo qué ella me levantó de un maltrato brutal de mi ex-marido ya que fue mi psicológa después he convivido con ella 10 años incluso somos pareja de hecho. Me ayudó muchisimo incluso lo he reconocido ante la policia. Pero he pagado un alto precio. He sido agredida por ella en más de una ocasión incluida mi hija y siempre he perdonado volviendo a la misma espiral que todas sabeis. Como ella dice ¿quién te va a creer ? La psicológa soy yo tú eres una puta desgraciada la loca eres tú. Y con todo lo que yo he hecho por ti nadie te creerá. Siempre hay un detonante que nos hace huir. Está vez no han sido sus golpes ni sus insultos hacia mi o mi hija sino el encerrarnos con llave y con ella delante de la puerta durante horas interminables en las que intente convencerla por las buenas para que me dejara salir con la niña. Como os digo el detonante fue ese porque en esas horas ya no la veia a ella sino a mi ex-marido por lo que mi angustia fue superior a lo explicable. Agotada desesperada llame para desahogarme a nuestra amiga Candela. A partir de ahi todo ha sido Policias, Juicio rápido, Hospitales por mi estado de salud, trenes, con lo puesto y una menor a mi cargo. Con un ex- marido con una condena de 15 años que acaba de salir de la carcel y al que me comunican que está suelto y se niega a ponerse el GPS que el Juez le ha impuesto. Me preocupan muchas cosas pero una muy importante es que esta persona psicologa profesional en violencia de género trabaja en una insitución pública en la que se atiende a victimas de violencia y no solo eso es la presidenta de una asociación muy conocida contra la violencia de género y en la que sigue atendiendo a mujeres. Por ahora no puedo contaros más, por pánico y por prudencia. Gracias a todas.

    ResponderEliminar
  30. *Siempre Anónima, estoy muy de acuerdo contigo en "estos tiempos". Hoy he colgado un artículo en el lateral de mi blog:
    http://www.elpais.com/articulo/portada/generacion/instantanea/elpepusoceps/20100523elpepspor_7/Tes
    que también habla de esto mismo, pero desde otro ángulo.

    En efecto, no se trata de culpar, sino de tener una responsabilidad. Lo malo es que no tenemos una educación emocional adecuada. Se nos educa para otras cosas, principalmente para competir. No obstante, este tipo de cosas, por más que nos digan o leamos, por desgracia se suelen aprender en propia piel, sobre todo si se tiene como base un fuerte deseo de recibir amor y ternura.

    Sobre esto, comentar brevemente que tengo una buena amiga que durante más de 20 años ha cuidado a mujeres víctimas de violencia de género en casas de acogida, las ha cuidado con esmero y de forma muy profesional, pero ahora le ha tocado a ella el turno de tener una pareja manipuladora y maltratadora. Después de salir, a duras penas, de esa relación por dos veces (a pesar de que ya la primera habló conmigo y llamó a aquello "maltrato"), me dice que solamente ahora entiende cómo se llega, los mecanismos que nos empujan a perdonar y reintentarlo y las secuelas (principalmente el miedo y otras para la salud física). En un intento de bromear con el tema me decía: "creo que las profesionales que trabajamos en este campo, tendríamos que hacer las prácticas no en casas de acogida o algo similar, sino pasando por tres meses de malos tratos. Sólo así sabríamos con lo que estamos trabajando".

    ResponderEliminar
  31. Lenteja, en tan corto comentario has tocado un punto de partida muy interesante "acaba de comprar protección a cambio de sumisión". Algo realmente interesante para la reflexión, aunque yo me pregunto ¿hay en general una predisposición a reflexionar, sobre todo en una buena mayoría de esos chavales y chavalas adolescentes y jóvenes?

    *Gracias, Nocheinfinita :) Un beso.

    *Vegana, te echaba de menos. He leído tu comentario del "ramo" (jajaja). Por favor, que te pongan ya internet en casa!!!

    *a B (Anónimo) ya le comento en persona jeje.

    *Jirafas en Gerundio, ¿ese párrafo es tuyo? Es muy bueno y hay una parte que dice "Dentro de cien llevaré muchos años muerta ¿Qué mérito, beneficio o trascendencia tiene dedicar mi vida a sufrir por una persona que no me quiere como me corresponde y como es debido?"
    Ese párrafo, para mí, viene a decir que en la inmensidad de los años y del universo, en una pequeñez como la nuestra no vale la pena perder nuestro pequeño universo y nuestro corto tiempo en sufrir por alguien que te trata mal, con lo fácil que tendría que ser alejarse.

    *Farala, estás con Ave y también conmigo en lo de que "la variante de las mujeres es más retorcida". No todas las mujeres piensan como Ave, tú o yo. La única salvedad, por la que estoy de acuerdo en leyes como la de Violencia de Género es por proteger la vida (física), ya que los maltratadores hombres tienen la mano muy floja para matar, pero también hacer hincapié en que se puede matar sin matar... creo que se me entiende :)

    Estoy triste por ti, ahora, en este momento en que escribo, a saber lo que estás viviendo y sintiendo. Te doy un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  32. *Marcela, es tan difícil ser equilibrada en todo... Una vez, una mujer me dijo que "en esta jungla solamente puedes ser depredador o alimento". Me niego a creerlo.

    *Sobrevivir, y cuando decides que mejor estar sola que mal acompañada es cuando piensas que de tener una relación (seria y con visos de permanente), solamente merecería la pena si vas a estar igual de bien o mejor que sola.

    ResponderEliminar
  33. Espeluznante lo que estás contando, B. Simplemente desde aquí quiero enviarte todos los ánimos del mundo, que sé que no es nada, pero espero que todo se resuelva para bien y que puedas dejar atrás todo. No añado más porque no querría perjudicarte, pero creo que sabes de sobra que tienes que salir de ahí como sea.

    ResponderEliminar
  34. B, desde aquí os envío a ti y a tu hija mucha fuerza, energía y mis deseos de que esto pase pronto y de la mejor forma posible.

    Procura comer bien, aunque no tengas apetito, sobre todo toma fruta y verdura. El hígado se resiente en las situaciones de estrés excesivo, te vendría bien tomar infusiones que contengan cardo mariano, diente de león, menta, manzanilla (en las herboristerías las venden ya preparadas), eso ayudará al hígado para hacer su trabajo en la digestión. En la cena siempre viene bien una ensalada de lechuga porque es relajante y ayuda a dormir.

    Por último, sé que es complicado, pero piensa lo menos posible en lo que te ha ocurrido, no revivas en tu mente las distintas agresiones y humillaciones que habéis sufrido, intenta observar tu pensamiento y cuando te descubras pensando nuevamente en lo que te ha sucedido intenta dejar la mente en blanco (aunque sea unos segundos) respirando profundamente.

    Tal vez parezcan una estupidez estas recomendaciones cuando estás viviendo una situación de emergencia donde la ansiedad te domina, pero a veces pueden ayudar a rebajarla para poder actuar con cierta serenidad y encontrarte mejor.

    ResponderEliminar
  35. ¿sabes B? me has emocionado. Eres muy fuerte, una cariatide más y te admiro.
    Muchos besos y abrazos para tí y tu hija.

    ResponderEliminar
  36. Esto merece ser publicado en algún lugar más frecuentado...
    Es necesario que vea la luz más allá de nuestros ordenadores.
    Candela....gracias.

    ResponderEliminar
  37. Alson tiene razón, podríamos hacer de este post (con permmiso de su dueña, claro), un manifiesto (como el Cornelius hizo con el de la solidaridad) y ponerlo en nuestros blogs para que rule por toda la blogosfera.

    No sé, lo mismo se me ha ido la olla y he escrito una tontería.

    ResponderEliminar
  38. Mi permiso, por supuesto. Todo lo que hay en el blog se puede usar (no en mi contra jajaja). Pero es una opinión profana, de andar por casa.

    ResponderEliminar
  39. Ok, pues yo ya lo he puesto en mi blog. He abierto (sin saber, jeje) una web que se llama igual que el post, para alojar en pdf el texto.

    A ver si "rula"por toda la red, llega a alguna página que tenga muchos lectores y de ahí da el salto a alguna página periodística.

    Candela, si no te parece bien, o te parece una chapuza, tu eres la autora, me lo dices sin problemas.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  40. Nocheinfinita, muchas gracias por poner el enlace. Además me ha sorprendido el modo como lo has hecho, con ese pdf enlazado. Creo que no se me habría ocurrido algo así de interesante y técnico, a pesar de mi profesión :) Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  41. Pasaba por aquí para agradecerte que me hayas enlazado y... ¡madre mía! Me he encontrado con unos comentarios llenos de sabiduría y de experiencias estremecedoras.

    Mucho ánimo para B: creo que eres una mujer muy valiente. Te deseo de todo corazón que salgas adelante y que, con el tiempo "y unas cañas" (con buenas amigas, como Candela) puedas curar todas esas heridas que ahora te desangran. Has salido de allí y lo has contado: los primeros y más difíciles pasos ya están dados. ¡Mucha fuerza para recorrer el resto del camino!

    Coincido con otras compañeras en que deberíamos hacer algo con todos estos testimonios y reflexiones. Son muy valiosos y pueden ayudar a muchas otras mujeres (y hombres).

    También estoy de acuerdo en que uno de los peligros del maltrato llevado a cabo por mujeres es que muchas veces "no pegan". Su cuerpo no nos suele resultar amenazante y, al contrario que a los hombres, no las vemos venir...

    ResponderEliminar