10 junio 2010

Becas y cosas que no entiendo

No son alumnos míos, pero sí del instituto. Voy a poner aquí un corto diálogo mantenido con un compañero mío que les da clase. Son chicos del PCPI, en su mayoría de etnia gitana y residentes en un núcleo urbano muy particular, a donde no puede entrar ni la policía, se niegan a llegar los taxistas y se apredrea al autobús urbano. Es importante reconocer que el compañero y la compañera que les dan clase están haciendo una exquisita labor con estos chavales, que no faltan a clase y están aprendiendo muchas cosas, casi diría que más sobre valores que sobre las materias de estudio. Esos chicos -no hay chicas este año- forman un grupo muy compacto y respetuoso con las mil diferencias que hay en esa clase (unidos y respetuosos entre ellos a pesar de lo heterogéneo de edades y particularidades: síndrome de Down, distintas razas, religiones, nacionalidades y problemáticas familiares y sociales)

Yo: L, necesito saber los libros que pondrás el próximo año para PCPI, porque me pide la lista el equipo directivo para informar durante la matriculación.

L: No voy a ponerles libro, yo siempre les doy fotocopias. La mayoría son chavales de "El Fuerte" y no tienen recursos para comprar libros.

Yo: Pero si todos tienen becas de una buena cuantía... 

L: Sí, pero estos chicos no gastan el dinero de la beca en libros, se compran dos o tres chandals de marca, buenas zapatillas y buena ropa, quieren el último móvil y en casa un televisor de 50''...

Yo: Pero...

L: Ya, ya sé lo que me vas a decir, pero tienes que tener en cuenta que es su cultura. Un chico de "El Fuerte"  que no esté a la última en ropa y tecnología está mal visto entre ellos mismos, se sentirán inferiores y rechazados por su entorno. Para ellos es algo vital. Es su cultura.

Yo: Pero las becas son de nuestra cultura, las piden y las aceptan...

L: No sabes nada de su mundo. Si no tuvieran esa beca, no tendrían ropa buena ni tecnología que lucir y no vendrían a la escuela.

Yo: (Me callo, porque no lo entiendo. Tal vez debería conocer su mundo. Pienso escribirlo en el blog para saber otras opiniones y experiencias y, si es posible, llegar a comprender).

Anécdotas "becarias" de fin de curso

El otro día en clase veo a dos chicos veinteañeros muy guapotes, sanotes y bien vestidos (a su estilo), que no conozco. ¿Quiénes son esos?, pregunto. Fulanito y fulanito, me dice la delegada de clase. Son dos nombres que están en la lista, que vinieron la primera semana de clases y luego no volvieron a aparecer. Me dirijo a ellos, les digo hola y les pregunto ¿Tenéis beca? Ambos me responden al unísono SÍ. Entonces he comprendido por qué han venido a final de curso. La asistencia a clase en ciclos formativos es obligatoria, la delegación de Educación pide informes de asistencia y el centro los remite. Quien no asiste pierde su beca (ha de devolverla), pero... siempre se puede hacer el paripé a final de curso y presentarse a los exámenes. Ambos superan los 3.000 euros de beca ¿La perderán? Deberían.

Otras anécdotas becarias

Cada año hay dos o tres chicos o chicas en cada clase que provienen de otros países y que tienen becas españolas de unos 6.000 euros para estudios. Vienen a diario, no se pierden ni una clase, pero no quieren aprender, se dedican (en silencio, todo hay que decirlo, no molestan a nadie ni quieren relacionarse con nadie tampoco) a entretenerse en lo que les apetece hacer: escribir cartas, dibujar, soñar... Esas becas son sus "sueldos", con los que pueden vivir en un apartamento alquilado entre varios, y les queda para comer. 

24 comentarios:

  1. Obtienen becas también por asistir a la Escuela de Idiomas y los últimos años hemos tenido que certificar los profesores que dichos alumnos asisten (cosa no muy frecuente)... Esos son los problemas del dinero público: para algunos es una ayuda vital sin la que no se podrían formar y para otros es un sueldo extra que les permite darse ese capricho que no podrían darse de otra manera. ¡Tiempos interesantes! Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Bueno, creo que hay algunas escuelas que cobran la beca ellos mismos y la invierten en la formación del alumno, si asiste a clase. Así el dinero se gasta para lo que está dispuesto.

    Como siempre, estas cosas están muy por encima de mi capacidad de raciocinio. No sé realmente lo que es justo porque cada caso es un mundo.

    ResponderEliminar
  3. Supongo que este es uno de esos aspectos que se administran de manera diferente en cada autonomía. Desconozco totalmente cómo se lleve en la Comunidad Valenciana pero lo infiero por el comentario de Dintel. En todo caso... ¿hay limitación de edad para obtener esas becas? en caso de que no, prepárate que iré a acampar a tu casa... me parece un chollo de esos que no me gusta dejar escapar... ¿hay ciclos de mecánica automotriz o algo asi? jajajaja

    ResponderEliminar
  4. Durante mis años de universidad, tenía tres compañeros con becas, cuyos padres guardaba en una cartilla de ahorros lo equivalente cada año y al finalizar la carrera, les dieron en metálico el importe, en definitiva, es evidente que la beca no la necesitaban. A una compañera que sí la necesitba y mucho no la dejaron continuar, le quitaron la beca, por no superar los exámenes, y no pudo por que a la vez trabajaba para ayudar a su familia. Casos como esos a miles. Además de una nefasta política de becas hay que sumar el gasto que supone la proliferación de universidades como setas, con lo cual el gasto en educación se multiplica para que ese dinero, en su mayoría se vaya por el sumidero.

    ResponderEliminar
  5. A mí nunca me dieron beca en la universidad y eso que mi padre mantenía él solito a cuatro hijos trabajando 12 horas al día incluídos sábados. Nunca tuve chándal de marca ni lujos de ningún tipo. Recuerdo una compi con padre taxista que cada año recibía 80.000 pts y el mes antes decidía si se lo iba a gastar en Mango o en Blanco. Las becas son injustas , como la sociedad en sí misma. Se trata de darlas para cubrir expediente pero nadie controla si van a quien lo necesita

    ResponderEliminar
  6. Cada uno entiende las cosas a su manera. Yo tengo una amiga que acaba de ser abuela y las está pasando muy putas porque no le alcanza para vivir y pagar la hipoteca con el magro jornal. Al hijo, joven padre recién salido de la adolescencia, que ni tiene oficio ni ganas de tenerlo porque a la sopa boba y con lo que le envía papá desde otra ciudad le vale, los tres mil euros de la paternidad le han venido de perlas para comprarse una playstation, una tele de plasma, un pc portátil. ¿Los pañales para el niño? Ya se los comprará la abuela. Y los niños becados de tu centro escolar, igual. Pero luego lloraré porque no tengo un curro y no tengo para comer, pero llevo unas deportivas de 300 leuros y tengo una contractura en el cuello de tanto colorao que llevo encima.

    ResponderEliminar
  7. La justicia humana no existe,Candela, por lo que el reparto de lo que sea siempre es desigual. En mi opinión ninguno de ellos merece la beca, claro que no!, pero si fuera su profesora, preferiría que se la dieran para que vinieran a clase y...me tuvieran algo de consideración... lamentable!.

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo una beca universitaria por matrícula, residencia fuera de mi domicilio habitual y una pequeña ayuda para libros. La tengo porque cumplo los requisitos, que en mi caso es simplemente matricularme de un mínimo de asignaturas y aprobar al menos el 60 por ciento de los créditos al año (siendo la universidad no hay, evidentemente, ningún requisito de asistencia). Las cumplo de sobra, claro. Salvo una asignatura de segundo que me daba una pereza terrible (que tampoco es excusa), voy a curso por año. ¿Es difícil cumplir los requisitos? No. De hecho, el primer año, andaba yo agobiadísima por si me quedaban dos pendientes (luego las saqué sin problema) y porque terminé abandonando una optativa. Yo tenía esta idea de que para tener una beca una tenía que esforzarse todo lo posible y aprobarlo todo y resulta que luego parecía aquello jauja. Podríamos decir entonces que las becas tendrían que ser más duras, pero eso no es cierto. tengo compañeros en situaciones más difíciles que las mías, que se merecen igual (o más, probablemente más) la beca y que por una cosa o por otra, llegar a aprobar ese 60 por cien de los créditos se les hace más difícil. Sea porque no pueden ser sólo estudiantes (la beca cubre la universidad y el alquiler de una habitación y la beca cuantiosa por residencia se concede en Febrero) o por lo que sea. Así que sí, los estudiantes privilegiados (yo me considero una de ellas) tenemos fácil acceso a las becas, puede ser, pero es que no son las únicas situaciones.
    Ahora, también es verdad que yo no tengo ni el último Ipod última generación ni ropa carísima ni nada de eso... Pero sí que voy al cine o a algún concierto de vez en cuando y un compañero de piso un día me dijo con cierta rabia: ¡¡putas becas, cómo vivís los estudiantes!! cuando le contaba que había visto unas cuantas pelis en el festival de cine. Yo, que tiendo a flagelarme, pues... Ahora, también te lo digo, este compañero de piso es bastante idiota.

    ResponderEliminar
  9. Hola. Mis chicos, los que están conmigo en la vivienda tutelada y a los que les dí clase una buena temporada son del tipo PCPI. Del mismo estilo, no se gastan el dinero en esas cosas pero sí lo malgastan con otras tonterías. Hay que trabajar muchísimo con ellos, después de 10 años con ellos, han mejorado. Entiendo que no lo entiendas pero tu compañero lleva razón aunque nos suene extraño. No hay que perder el objetivo de su aprendizaje y a veces hay que hacer concesiones en otro sentido.

    ResponderEliminar
  10. Es un tema muy complejo, estoy con Dintel: cada caso es un mundo. Yo creo que la mayor parte de las becas que se dan sí son necesarias y que no podemos particularizar en estos casos concretos como ejemplo de que el sistema "falla". Sí creo que falta bastante control, pero uno de los objetivos de las becas es equilibrar un poco la balanza entre todos... No sé, complejo tema, ya digo. Yo he estudiado siempre con beca desde que empecé la universidad, de no existir (públicas y privadas) no habría podido hacerlo.

    ResponderEliminar
  11. A veces pienso que la edad me está haciendo ver fantasmas donde no los hay...gracias por demostrarme con tu entrada que el mundo está lleno de ellos(de fantasmas, digo).Nunca entenderé como se pueden dilapidar los fondos de u n país,un municipio, una nación...en subvencionar los caprichos de gilipollas disfuncionales que se dedican a vivir del cuento;yo soy madre monoparental por elección y lo primero que he hecho al nacer mis hijos es abrirles una cuenta de ahorro para pagar sus estudios...y si no quieren estudiar,el dinero acumulado pasa a mi cuenta,pero en ningún caso valdrá para que se compren caprichos;si los quieren, que se los ganen;me repugna esa chulería propia de la etnia gitana(entre otras)que menosprecia la cultura paya pero se aprovecha de ella hasta la saciedad...

    ResponderEliminar
  12. Lo único controlable es lo de las becas con absentismo escolar (lo que he puesto en el punto segundo). Todo lo demás no se puede controlar, es decir, mientras se asista a clase puedes usar el dinero de la beca para estudiar o para lo que sea (lógico), pero cuando es "para lo que sea", puede significar que no se necesita para estudiar. Para controlar todo eso haría falta un detective privado :)

    Lo que sí puedo decir es que cuando vives el día a día con ese alumnado, conoces sus carencias y sus no carencias y observas sus modos de vida y los de su familia, puedes sacar conclusiones de para qué sirven las becas. En base a esto, sé de 8 a 10 casos por clase (de 30 aprox) que desde mi punto de vista "no necesitan beca para poder estudiar". ¿Se habrá quedado fuera gente que sí la necesitaría?

    ResponderEliminar
  13. Una alternativa son los modelos de becas que se conceden en muchas universidades de EEUU, tanto con dinero público como con dinero privado, por las que se exige al estudiante que trabaje durante algunas horas en algún servicio de la unviersidad (bibliotecas, comedores, etc.) Pero también ese sistema tiene parte de injusticia, porque obliga a los estudiantes más necesitados a emplear parte del tiempo que otros pasan estudiando en un trabajo poco remunerado. No sé si hay un sistema perfecto, la verdad...

    ResponderEliminar
  14. Cómo han cambiado las cosas. Yo creía que solo tenían becas los que podían mantener una nota media decente a lo largo del año y de otro modo se les retiraba. Esta claro que vivo en Babia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. ¿En mi centro? Yo alucino con las concesiones que tienen con la gente sin recursos y luego no les exigen nada.
    En mi colegio se cubren libros y comedor. En la mayoría de los casos se comportan como salvajes en el comedor y no se les castiga. Yo los mandaba a su casa una semana cada vez que le faltaran el respeto a las vigilantes de comedor.
    ¿Y los libros y la escolarización gratuita? Se los pasan por el forro un porcentaje altísimo. No tienen el más mínimo interés en aprender la lengua de este país, pero la consejería de turno, no para de poner recursos (maestros) extras para que la aprendan y luego llega el mes de mayo y se van a Marruecos hasta octubre. Y claro, como tienes que estar escolarizado, pues nada, su mesita, su silla, sus libros y su plato de comida, esperando para cuando vuelvan.
    Tiene que ser una desgracia nacer en un país sin democracia y servicios públicos, pero si vienes a uno que los tiene, aprovéchalos bien.

    Control, se necesita control. Te dan, pues responde.

    En cuanto a lo de la etnia gitana, es un caso a parte. Yo pienso como tú, en cambio, la gente que trabaja con ellos muchos años, piensa como tu compi.
    Mármara dice que si no se comportan como payos, como que no los aceptamos, pero yo pienso que debe haber un mínimo. Al menos, en mi centro, yo siento que se ríen de nosotros.

    ResponderEliminar
  16. Para que se concedieran las becas solo a quienes realmente las necesitan haría falta ampliar el funcionariado que se dedica a estos menesteres creando un cuerpo con dotes de inspección detectivesca. Pero si como vemos el Estado está por reducir más que por ampliar, supongo que acabará cambiando su política respecto a las becas porque la siutación económica actual la hace insostenible.

    ResponderEliminar
  17. Me pongo mala... Yo veo a mis alumnos y las becas concedidas en mi centro. Por poner un ejemplo: en una clase hay 3 personas cuyos padres son constructores. Viven en una casa y tienen un piso alquilado a gente. Todos con sus coches de grandes marcas. Y se les conceden becas de 120 euros para libros. ¡Y a mí me rebajan el sueldo! Inspección... mecagoentó.

    Y las justas... justas son.

    ResponderEliminar
  18. estoy con Dintel,a mí me supera este tema, no sé qué pensar porque si la gente que trata con ese grupo dice que son becas importantes será por algo, pero me duele si se malgasta. Qué difícil ¿no?

    ResponderEliminar
  19. Para variar, ayer escribí un comentario a toda velocidad y seguro que me olvidé pulsar alguna tecla. Venía a decir que no tengo ni idea de todo este politiqueo, en mis tiempos, al igual que los tuyos seguramente, solo se otorgaba beca a aquellos que llevaran una determinada nota media, altita. De lo contrario..... se suspendía la ayuda.
    ¡Que terrible los tiempos que corren! En tu tesitura me costaría tanto como a tí tener que comulgar con ruedas de molino. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. En cuanto a la importancia que le dan a la vestimenta y a su yo social, pasa de esa manera tan desmedida en los suburbios más pobres, todos deben llevar no sólo ropa de marca sino grandes medallones de oro, es una especie de triste ostentación de su identidad por medio de lo que tienen.. en cuanto a las becas del PCPI creo que se debería estudiar cada caso, y retirársela no sólo a quien no va sino a quien no se aplica, seguro que hay muchos que se quedaron sin ellas ...

    ResponderEliminar
  21. Pues yo tampoco lo entiendo Candela. Qué país éste en el que siempre hay que adaptarse a las minorías.

    ResponderEliminar
  22. "Qué país éste en el que siempre hay que adaptarse a las minorías".

    Claro.

    [Sarcasmos ON]Es como los homosexuales, que hay que ver cómo son: quieren que se hagan leyes especiales para ellos solos.[Sarcasmo ON]

    La única "minoría" que entra en juego en el caso de las becas es haber tenido la puñetera mala suerte de nacer en una familia con menos recursos que otras. Nadie dice que sea justo, pero a nadie le dan una beca por ser "gitano", "homosexual" o "judío". Se la dan, desgraciadamente, por ser oficialmente "pobre". Menos demagogia, plis.

    ResponderEliminar
  23. Y bueno, respecto a en qué se gasta la gente el dinero, pues mira, voy a poner un ejemplo: yo cuando estudiaba la carrera (con beca) tenía menos de 30.000 pesetas todos los meses para pagármelo todo. Y resulta que me iba todas las semanas al cine, lo que me obligaba a elegir: o iba al cine, o iba a ver a mis padres. Como a mis padres los tenía muy vistos y a mí me gustaba quedarme en Madrid, pues elegía el cine. Y que hubiera venido alguien a decirme que no tenía "derecho" a distribuir el dinero de mi beca (bien ganada, bien merecida y bien mantenida) en lo que me diera la gana. Los casos extremos como el que expone Candela no son mayoritarios ni frecuentes.

    ResponderEliminar
  24. En efecto, Ave, se trata de una minoría el de chicos y chicas que (siempre desde mi punto de vista y por lo que observo), no merecerían gozar de beca, porque o no la usan para estudiar (ni siquiera vienen a clase o vienen para tener beca pero no para estudiar) o demuestran tener recursos más que suficientes para no tener beca, pero en la declaración de la renta aparece otra cosa. Hay mucha economía sumergida. Pero hay una gran mayoría que tienen beca y que no podrían estudiar sin esa ayuda. Por eso, básicamente siempre seguiré apostando por esas ayudas, son importantísimas. Por mi parte para evitar los fraudes, hago lo que puedo, que no es mucho: pasar las faltas de asistencia a los tutores y estar pendiente de que se comunican a la Delegación. Yo no habría podido estudiar sin beca (dos años en bachiller) y luego no pude estudiar sin beca, por eso me tuve que poner a trabajar (trabajo infantil ilegal) sin poder tener las mismas oportunidades ni el mismo tiempo que el resto, porque entonces era por nota y no por necesidad y yo "la cagué" un año.

    En cuanto a los que tienen beca importante de estudios, pero asisten sin más interés que vivir de esa beca, por suerte para todos, lo hacen solamente durante un año, porque para el siguiente ya no la obtienen.

    ResponderEliminar