11 junio 2010

Estúpida

Incauto o desgraciado (D), el que beneficia a los demás causándose perjuicio a sí mismo.
Inteligente (I), el que se beneficia a sí mismo beneficiando a los demás.
Malvado o bandido (B), el que obtiene beneficios para sí perjudicando a los demás.
Estúpido (E), el que causa pérdidas a otros, sin obtener beneficio o incluso perjudicándose.

Resumen copiado del blog de Maikix.
Me gustó el resumen que hizo Maikix sobre la estupidez humana y eso que todavía no se había empezado a liar el follón en mi trabajo, pero siempre se barrunta lo que se cuece por el olor que desprende, y ya me olía lo que iba a pasar en breve. También se me ha venido a la mente la historia de El señor de las moscas y cómo somos capaces de destruir un paraíso en un tiempo record. Nuestra sección del instituto es un paraíso: catorce personas entre personal docente y no docente, silencio, árboles (ay, no, que los 150 árboles de 40 años los cortaron para que no se pudieran caer con el viento), mucho espacio, aulas inmensas, medianas y pequeñas para todos los gustos, suficientes medios, alumnado mayor de edad y bastante apañado... .

Así, a grosso modo, observo que hay cinco personas incautas, ninguna inteligente, una malvada, cinco estúpidas y tres no catalogadas. El premio a la estupidez se lo lleva una compañera... ¿compañera? no sé si se merece ese calificativo, pero era por no poner tía. El caso es que "gracias" a ella, las otras trece personas estamos bien jodidas, aunque ella no haya obtenido ningún beneficio, a no ser que se cuente como beneficio el regusto que puede dejarle hacer putadas a los demás, que debe ser importante, porque la señora lleva un currículum puteador que no para... 

19 comentarios:

  1. Lo que cuentas me suena... jaja. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ya lo digo yo, se tendría que limitar la ratio de profesores retrasados por centro.

    ResponderEliminar
  3. ajajjajaaa, la respuesta de Calvin es de lo mejorcito, lo suscribo, ajajajjaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  4. Hola. Un buen equipo de trabajo se puede destruir en un plis plas por culpa de una persona tóxica. Como siempre, es una lástima. Mi teoría sobre esas personas ( tampoco la conozco, pero mi experiencia con mi trabajo) es que son personas inseguras y que necesitan controlar. Mi jefa se las carga enseguida. En tu caso no va a poder ser así. Una pena.

    ResponderEliminar
  5. Qué mala pata, caray... lo peor es que en mi experiencia, en cada centro de trabajo hay al menos un ejemplar de la etnia "estupidus jodienticus"... si al menos encontraran satisfacción en su labor destructiva, pero ni eso. A menudo se les ve más amargados que a nadie. Ánimo Candela, ya queda menos...
    besitos a las dos de las dos.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo, para no variar, sigo viviendo en "el mundo de la pirtuleta", porque mis compañeros de trabajo me caen fenomenal. Así que no sé si los gipollas son ellos o si realmente soy yo que no me las veo venir! :-P

    ResponderEliminar
  7. que han cortado 150 árboles de 40 años para que el viento no los tirase?? Discúlpame Candela, no sé qué tipo de putada habrá hecho esa "compañera", ni me la imagino, pero nada peor que esa "Infamia" (f): maldad, vileza en cualquier línea.

    Y, por supuesto, estoy con Calvin. O los/as apartamos o los/as asfixiamos, perdón, quise decir los/as exiliamos al confín más apartado del mundo... eeeeeeh... ¿Siberia, por ejemplo?

    Besos

    ResponderEliminar
  8. ¿Estúpida?...Me parece más una japuta adicta a la catástrofe.
    (lo de los árboles no tiene nombre)

    ResponderEliminar
  9. Lo peor de que haya una persona tóxica no es eso en sí, máxime si no tiene ningún cargo, es el hecho de que intoxica las relaciones de los demás con sus delaciones, exigencias, venganzas y mala uva. Crea una sensación de caos, de inseguridad, de desconfianza entre otros compañeros y compañeras...

    Lo de los árboles no tiene nada que ver con esa persona estúpida, incluso espero que no tenga nada que ver con una cacicada de nadie, más bien es que se han fiado de la opinión de un "experto" de la administración. Como no sabíamos nada, nadie pudo aportar soluciones alternativas, sino que un buen día nos encontramos con nuestro bosquecillo convertido en un desierto, por sorpresa. Y encima oyes decir a algunos "qué claridad, qué despejado está ahora todo..."

    ResponderEliminar
  10. La gente a veces en el trabajo se comporta como si fuera la guerra, yo tengo una teoría, la mayoría de las veces que la gente actúa así es por envidia, y aunque este mal decirlo, pienso que las mujeres somos muy validas, pero una mujer actuando de mala fe, es un grano en el culo y de los gordos, yo he sufrido una compañera así, me llego incluso a borrar archivos del servidor, menos mal que le pude pillar por las copias de seguridad que teníamos, pero vamos que casi me vuelve chaveta la tía.

    ResponderEliminar
  11. Yo tengo un compañero de trabajo que su toxicidad alcanza un grado de 100 en una escala del 1 al 100 (es un enorme pedazo de petardo), un día me puse el traje protector para evitar que me afectaran los tóxicos que desprende semejante individuo, desde ese día lo veo como parte del mobiliario y elemento decorativo de mal gusto.
    A veces pienso que su mente no da para que se plantee lo que es evidente para la mayoría de quienes estamos allí intentando crear un ambiente agradable en el trabajo, o que su comportamiento se debe a que tiene grandes complejos, o que puede tratarse de un ser de otro planeta que ha venido a invadir el nuestro. Igual la elementa que mencionas forma parte del mismo equipo invasor.

    ResponderEliminar
  12. Este tipo de personas son lo peor.... aunque pensándolo bien, me pregunto como es que tienen tanto poder para cargarse el grupo. Algo me falla, quizás sean las circunstancias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Candela, gracias por tu referencia a mi blog. Como te he contestado en él, yo antes sólo contabilizaba los "hijos de puta", que dicen que hay uno por cada siete personas. En mi departamento trabajamos más de 50 personas, así que ve haciendo los cálculos de cuántos nos tocan. Sólo que no había tenido en cuenta a los estúpidos, que también los hay. En cualquier caso, la "rara avis" es el inteligente. Hay uno, o ninguno...
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Mmmm de esas hay en todas partes allá y aquí, pero hay que pasar de largo y no hacer caso que esas no trascienden .

    ResponderEliminar
  15. Su blog es sumamente inteligente, ameno... Un placer haber llegado hasta él. Llegué para quedarme, si me lo permite, pues me ha gustado mucho.
    Mis saludos.

    ResponderEliminar
  16. Hi... Looking ways to market your blog? try this: http://bit.ly/instantvisitors

    ResponderEliminar
  17. Si, estúpidos hay en todos lados. Ni compañera ni tía, algo peor le tendrías que haber puesto.

    Lo de los arboles a mí tambien me ha dejado palla. A tu compañera no le he cogido del todo rabia porque no se lo que ha hecho pero al tal experto..

    En fin.

    Oye, que tambien se puede beneficiar a otros causandose algun perjuicio a unx mismx y no ser un incauto sino, sin más, buena gente con una escala de valores que no tiene el bienestar propio por encima de todo.

    ResponderEliminar
  18. Alguien me dijo una vez que en el trabajo, ni amigas ni compañeras, simplemente "coincidentes laborales".

    Y a veces pienso que más de la mitad de la población mundial es estúpida y/o malvada.

    Un beso

    noche

    ResponderEliminar
  19. Yo era muy feliz en mi trabajo con mis compañeros. Entonces un amigo se fue, y otro amigo se fue poco después al mismo sitio.

    Ese segundo amigo intentó escalar al primero y topó con un ambiente sano de trabajo donde todo el mundo lo puso en su lugar; huyó.

    Cuando regresó empezó a extender su toxicidad por donde pasaba, especialmente contra mi, testigo de todo lo sucedido y ahí nadie le paró los pies, era un ambiente de trabajo distinto donde la tiranía se premiaba y estaba bien vista.

    Siberia está ya muy poblada, llevo años mandando allí a gente que no es de mi agrado :DDDDDDD

    ResponderEliminar