03 junio 2010

Un poco, siempre, fuera de lugar

La imposición de la moda de la delgadez ha traído enfermedades importantes como la anorexia y la bulimia. Toda moda conlleva su antimoda, por reacción o por pendularidad. Los extremos del péndulo nunca son saludables. Cada mujer está en su derecho de mostrar dignamente y sin complejos su propio cuerpo neto (redondo, delgado, patizambo, tetuto, culón, de modelo...), y de adornarlo con sombra de ojos, cortes de pelo, depilaciones, teñirse el vello de rosa, ponerse 'piercings', tatuarse o  no hacerse nada, libremente,  ya que la forma de un cuerpo, una forma de vestir o de arreglarse, nunca debería ser, sin más, un motivo de burla ni de exclusión social.

Sí, sin lugar a dudas, soy feminista. Lo que pasa es que mi feminismo no es de libro, ni es moderno, ni antiguo, ni convencional, ni de los que arrancan aplausos (algunos abucheos sí, de todas partes). Es raro, como yo.  Durante una vida entera quise pertenecer a colectivos con los que me sentía identificada, pero no encajé bien en ninguno. La mayor afinidad que he encontrado con cualquier colectivo o movimiento ha sido una gran mayoría de ideas que siento, sigo y defiendo, mezcladas con una o unas cuantas que no entiendo o no me gustan y que, por supuesto, no apoyo ni hago mías. ¿Cómo puedes militar activamente en una asociación, un movimiento o un partido político si no estás de acuerdo con el cien por cien de sus objetivos o su fondo? ¿Con qué cara vas a llevar una pancarta con una idea que no sientes propia? Por eso nunca me afilié a nada, por saberme libre de discrepar o, cuanto menos, de no apoyar una determinada idea aún apoyando la mayoría. Las disciplinas de grupo me ahogarían o me harían sentir hipócrita. Solamente defiendo y apoyo ideas de grupo que siento mías, profundamente; al igual que rebato las que son contrarias a mis sentimientos o principios, sin importarme qué grupo las defiende; y no participo, no opino o no me muevo ni a favor ni en contra de las que no entiendo o de las que me traen sin cuidado.

De este preámbulo se puede extrapolar esa sensación que siempre he tenido de no pertenecer a ningún mundo de los que existen en éste, lo que me ha valido sentirme sola infinidad de veces y, otras muchas, saberme mirada con recelo y desconfianza ("¿de qué palo va ésta?"). Si algo bueno me ha traído la madurez (edad) ha sido dejar de importarme la soledad o la rareza. Allá por mis veintipocos años -valga de ejemplo ilustrador- mantenía en secreto que me gustasen canciones de José Luis Perales, desde que un día le escuché decir a una amiga mía que la suya era música para "solteronas puritanas". Ni era solterona (ya estaba casada a esa edad) ni era puritana, pero me llegó la duda: si la música de Perales le gusta a las solteronas puritanas, yo debo de tener alma de solterona puritana... y no voy a dar a conocer este aspecto horrible de mí. Ahora no me importa decir lo que me gusta o lo que no. Intento que no se ofenda quien, con ilusión, me hace oír un disco de heavy metal y me pregunta si me gusta. Seguramente lo escucharé con atención, le encontraré algo bueno y se lo diré, pero añadiré que esa música estimula mi hipertensión y me provoca ansiedad. En otro tiempo me habría callado la segunda parte.

Hace poco que he descubierto por mí solita (¡mira que soy lenta!) que estar gorda o dejarse crecer el vello pretende ser un distintivo feminista. Entiendo el fondo vindicador que hay en ello: oponerse a la presión machista sobre el cuerpo de la mujer y a la obligación que nos hemos metido a lo largo de siglos de modelar nuestro cuerpo, vestirlo, maquillarlo y adaptarlo a gusto y servicio de las demandas del hombre. Pero al igual que (casi) nunca hombre alguno me llevó al camino que quería llevarme (no lo afirmo rotundamente, porque también tengo mis puntos históricos negros), ni he seguido las modas si no me gustaban, tampoco estoy de acuerdo con que fomentar la obesidad deba ser un objetivo feminista. Porque yo soy feminista y no quiero engordar ni llevar flecos como no me gusta llevar la melena por la cintura, pero porque a mí no me apetece, no porque me lo mande hombre ni moda alguna. Tampoco me atrajo (casi) nunca una mujer rellenita, cuestión de preferencias sexuales (me refiero a la práctica del sexo). Esa es mi libertad, y amante como soy ante todo de ella, de la libertad, respeto a quien ve las cosas de otra manera y veo la belleza que hay en el cuerpo redondo como en el angular, pero no quiero llevar por bandera ni uno ni otro ni el intermedio, si es por mandato o por moda. 

En los dos últimos años he engordado 12 kilos sobre un peso estable de 58, que he mantenido sin sacrificios ni privaciones desde los 15 años. Ese aumento se habrá debido a pasar demasiadas horas trabajando ante el ordenador, a la falta de actividad física y a que me aburría y me desesperaba escribiendo libros y cada dos horas me levantaba de la silla para comer una magdalena con un colacao o un bocadillo de salchichón. También la edad influye. He notado que conforme "crezco" retengo más líquidos y se me hinchan los tobillos y los dedos de las manos en verano.

¿Operación verano?

Hace dos meses me puse a régimen. No, no es para ponerme mona y lucir cuerpo serrano en las playas (no suelo ir a la playa ni a la piscina), ni porque a mi chica le disgusten mis love handles, tampoco porque no se me claven ojos  por la calle o porque esté de moda la delgadez. Es porque:
  • Soy hipertensa funcional (a veces tengo picos importantes) y este exceso de peso me ha afianzado la hipertensión.
  • No quepo en mi ropa y no está la economía para cambiar el armario.
  • Puedo caminar pero no correr, ni subir o bajar escaleras, porque me duelen las rodillas. El sobrepeso, con la edad, produce desgaste en las articulaciones de las piernas y pies.
  • Los penúltimos análisis dicen que mi colesterol (el malo) está alto, así como el azúcar.
  • Me canso mucho al hacer ejercicio físico (léase subir andando una cuesta por ejemplo).
  • No reconozco mi cuerpo.

Ya he perdido casi 8 de esos 12. De nuevo puedo correr, subir y bajar escaleras sin que me duelan las rodillas. Hago ejercicio a diario. Mi tensión arterial es buena incluso sin pastillas. He recuperado los niveles saludables de glucosa y colesterol, me siento ligera y puedo ponerme la ropa de hace dos años. Vuelvo a sentirme bien con mi cuerpo. Cuestión de estética, sí, y de bienestar y salud, sobre todo a partir de una cierta edad, cuando todo exceso se traduce en colesteroles y otras molestias. Ahora solamente queda dejar de fumar, que además de ser bueno para la salud, está de moda.

¿Cuántos puntos he perdido al esforzarme por recuperar un peso saludable y haberme depilado las axilas antes de ponerme una camiseta de tirantes en estos días de calor? Sé que ninguno (para la mayoría), pero hace tiempo esa duda me habría preocupado y este post no habría sido escrito. 

¿Alguna más se ha sentido fuera de lugar? ¿En qué?

19 comentarios:

  1. Yo tampoco estoy de acuerdo en todo con el movimiento feminista pero también hay que tener en cuenta que hay tantos movimientos feministas como mujeres hay en el mundo porque va cambiando, parte de diferentes corrientes sociales, políticas e históricas y el objetivo es diferente. Tampoco entiendo el movimiento radical ese del que hablas de que hay que dejarse los pelos largos y no cuidar tu cuerpo. Una cosa es no dejar que te lo impongan desde fuera y otra muy distinta cuidarse por cuestión de salud y por qué no de estética. Me parece que se confunden muchas cosas en los movimientos. Como la relación con los hombres, pues habrá hombres feministas, que apuestan por la igualdad social y a esos hombres no se les permiten participar en los movimientos cuando podrían aportar muchas cosas...

    Pero bueno ese feminismo del que hablas ya es muy ochentero... (me van a caer palos por decir esto) y de una generación que luchó por lo que consideraba suyo. Ahora les toca a las mujeres jóvenes seguir avanzando y trabajando, y no permitir que la igualdad social se limite a una paridad (que está bien pero no es el objetivo sino un medio)

    Me gusta tu post¡¡¡ esta muy bien reflexionar sobre estos temas

    besinos¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Punto por punto firmo lo que has escrito.
    Sobretodo ese preámbulo en el que dices por qué no perteneces (te afilias) a un grupo.
    También yo quiero poder decir lo que siento, sin tener que callarme por pertenecer a un partido.
    Y también puedo ya decir la primera y la segunda parte sobre mis gustos musicales o literarios.

    ResponderEliminar
  3. Sigo fuera de lugar, por sobre-peso, por opciones de pareja, por no querer casarme, por no ser militante de nada, por ser creyente, por ser... por no ser...
    Y me importa un pimiento, porque tengo tendencia a engordar, porque tenemos consenso mi pareja y yo en todo, porque no me convence totalmente ninguna miliotancia, porque el mundo no se acaba en Finisterre, por que me da la gana.
    A mi también me gustan tus post.

    ResponderEliminar
  4. Hola,

    que tema..

    te leia y pensaba en el mundo de las diferencias y discrepancias: las enriquecedoras, las neutras, las incompatibles, las compatibles, las reconciliables, las tolerables, las inaceptables, las negociables, las innegociables, las desagradables, las dolorosas, las fascinantes, las que nos acomplejan, por las que nos rechazan, las que (creemos o creen) nos definen, las irrelevantes, las que escondemos, las que exhibimos, las que nos inventamos, a las que nos aferramos, las incomodas, las sorprendentes..

    bss!

    ResponderEliminar
  5. Fuera de lugar? Sí, por supuesto. Aunque ahora es algo que ni me planteo a pesar de que, de vez en cuando, me sigue gustando escuchar a Perales, aunque prefiero a juan bautista humet.
    Más allá de modas lo realmente importante es tener una buena calidad de vida. Los kilos no son buenos por cuestión de salud no de estética, el problema de la obesidad radica en la poca cultura a nivel nutricional que tenemos, el hecho de ir por la vida siempre con prisas y aceleradas para hacer todo aquello que consideramos "importante" contribuye a comer lo primero que tenemos a mano aunque no sea nada saludable.

    ResponderEliminar
  6. ¿y que problema hay con que cada una haga lo que le de la gana? adelgace o engorde,se pinte ,depile etc etc....

    Yo es que no entiendo na, ya lo sabes

    besos cielo

    ResponderEliminar
  7. La industria de la alimentación, no ayuda mucho a fomentar buenos hábitos en cuestión de nutrición, ni tampoco parece interesarle por intereses económicos, el personal sanitario tampoco está muy al día en esta materia, a excepción de quienes a nivel personal hayan querido formarse y a nivel gubernamental parece que sólo hay preocupación por el tabaco y no por cómo se alimenta la ciudadanía.

    En los supermercados encontramos una variedad de productos cuyos ingredientes hacen mas daño, que bien, por ejemplo, el salchichón, ¿te has fijado en los ingredientes? La mayoría de los que encuentras llevan lactosa, incluso algunos le ponen harina. El salchichón debe llevar carne magra, especias y sal, lo demás sobra.

    Hay "alimentos" con potenciador del sabor E-621, también llamado glutamato sódico, además de potenciar el sabor actúa sobre el cerebro retardando la sensanción de saciedad y comes más de lo recomedable. Si hablamos del azúcar como ingrediente lo ponen hasta en el jamón serrano que va envasado.

    Si vas a las conservas, casi todas son latas, parece que después de la segunda guerra mundial el sector alimentario vió un filón en las conservas enlatadas, algo que en principio sólo se utilizaría temporalmente para alimentar a las tropas, pero resultan mucho más económicas que los envases de cristal más saludables que los de metal.

    Sin embargo, inconscientemente decimos lo que no mata engorda y a comer, cuando deberíamos ir preocupándonos por estas cuestiones, exigir alimentos de calidad cuya obtención sea escrupulosamente respetuosa con el medio ambiente, de esta forma también lo serán beneficiosos para quienes los consumimos.

    Pero me temo que no hay apenas colectivos que hablen de formar a la población en cuestión de alimentación ni parece interesarles estas cuestiones.

    En lo que respecta a mí después de no pertenecer a ninguno, me decanté por una asociación motivada por la necesidad.

    http://www.candidiasiscronica.org/

    ResponderEliminar
  8. Vaya concentración de excentricas : ) No hay nada mas aburrido que debatir con alguien que en vez de pensar y sacar conclusiones propias, repite idearios y consignas aprendidas y politicamente correctas

    ResponderEliminar
  9. También a mí me gustaban las canciones de José Luis Perales a esa edad y no por ello me consideraba solterona puritana... Yo también he engordado unos cuantos kilos con la edad y haber dejado de fumar y te felicito por haber perdido los kilos de más. ¿qué dieta has hecho? Coincido contigo en no encajar en grupos y nunca me ha gustado 'encerrarme' en una asociación o cualquier cosa que fuera excluyente. Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Primero que nada, felicidades por los resultados. Fui testigo de tu fuerza de volutad (y la de tu Pepa) y realmente me quito el sombrero...
    De lo de las militancias hablamos tú y yo en tu casa y sabes mi opinión...
    Y de lo de sentirme fuera de lugar casi que mejor te contesto en un post! jajajajaja
    besitos de las dos para las dos ;)

    ResponderEliminar
  11. Uffff, que alivio leer tus opiniones sobre estos dos temas;ya empezaba a pensar que soy un bicho raro por que ni me gustan los kilos de más(yo también estoy por la labor de perder varios),ni me gusta ir haciéndome trencitas con los pelos de piernas, axilas y demás.Creo que,como bien dices, tener un peso más o menos correcto, sin obsesiones es, a una determinada edad,una obligación a nivel de salud,y la depilación,sobre todo en verano,ayuda a mantener los espacios libres de "contaminación olorosa".
    Tampoco a mi me han atraido nunca las mujeres rellenitas,y mucho menos las claramente gordas,será por eso de "los opuestos se atraen".
    En fin,que me alegro de no ser una rareza en los mundos feminista y lésbico.
    Por cierto,soy profesora de ciclos y me siento identificada con mucho de lo que escribes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Siempre que te leo tengo la sensación de que eres una de esas almas gemelas que hay por el mundo, y hoy no es excepción. "No reconozco mi cuerpo", dices. Imagínate el trauma real que supuso para mí engordar (por una combinación de situaciones y cosas que no vienen al caso) casi 26 kilos en menos de 2 años. No tuvo nada de bonito ni de agradable: ese no era mi cuerpo, punto. Ahora estoy en unos correctos 63-64 pero aspiro, ahora que tengo tiempo libre, a bajar hasta 58, que sé (conozco mi cuerpo) es mi peso ideal, mi peso sano, el peso que me hace sentirme alegre, flexible y no débil o excesivamente "flaca". En realidad nada de ello tiene que ver con los kilos que marca la báscula, sino con la sensación física de "mi cuerpo pesa más que yo", no sé, es una sensación muy personal.

    Y sobre las militancias, pues si yo te contara.... ;-)

    Un beso Candela.

    ResponderEliminar
  13. Yosu, me tranquiliza tu comentario "hay tantos movimientos feministas como mujeres hay en el mundo". Hay mucho por hacer todavía, pasito a pasito y contra viento, marea y crisis, pero hacer cosas efectivas, hoy día aún muchas por mujeres de otras culturas (terriblemente oprimidas)y por evitar que mueran otras muchísimas en este país a manos de sus maridos y similares.

    ResponderEliminar
  14. * Mariajesusparadela, siempre me ha parecido muy positivo que dentro de un partido, movimiento, etc., haya voces críticas o reflexivas, pero no está bien visto. Te mandan fuera en un pispás, pero yo me pregunto cuántas otras personas que no dicen nada y están ahí estarán pensando lo mismo que tú... ¿serán mayoría y no se atreven a hablar? ¿serás un bicho raro tú? Casi nunca se llegan a saber las respuestas.

    * Alson, viva la libertad de ser como quieres y no como la corriente quiere que seas :) Gracias.

    * Ras Zurda, ¡cuántas hay! No me había fijado, es para hacer una tesis. Me he fijado en las enriquecedoras, porque es cierto: cuántas veces discrepamos con algo que nos hace reflexionar y profundizar, nos aporta más elementos de juicio que a su vez nos hacen cambiar de opinión o afianzar la propia. Gracias.

    * Siempre anónima, tú lo dices: las prisas y el tipo de alimentos. Ayer mismo escuché un programa en la SER que hablaba de la alimentación en la globalización. Recuerdo la anécdota referida a Estados Unidos: en las escuelas se sirve comida basura, excesivamente grasa, sin alimentos frescos. Se fomenta un cambio de alimentación en las escuelas, más verdura, más productos frescos... Resultado, muchas madres se oponen porque sus hijos quieren hamburguesas y odian las verduras, con lo que llevan las hamburguesas a la escuela :) Como seres humanos, no sé por qué razón, tenemos tendencia a copiar más lo malo que lo bueno y aquí, en cuestión de comida, cada vez acudimos más al fast food a la americana, aunque se pueden preparar comidas rápidas muy saludables. He visto el enlace que has puesto. Me sorprende que tantas enfermedades puedan tener su origen en la candidiasis (y la causa de la candidiasis, por lo poco que sé, está en la pérdida de defensas naturales provocada por mala alimentación, exceso de azúcares, ingesta de antibióticos, etc.

    * Mam, no hay problema. El problema, desde mi punto de vista, es sentirse presionada para hacer lo que no te dá la gana (muchas veces ni nos damos cuenta de esa presión, por ejemplo a base de lavado de cerebro en televisión con el chorreo de modelos esqueléticas durante decenios, valga como ejemplo) y acabes esclavizada.

    * Sra. Castafiore: Y lo que se aprende cuando sacas un tema a colación y se establece un diálogo enriquecedor. Lo malo es cuando se corta el diálogo y te ponen las consignas sobre la mesa. Quiero entenderlo casi todo y cuando se me explica con consignas sin argumentos... plof. Me estoy acordando de un hombre al que conocí y al que propuse ir a comer a una pizzería. Me contestó "Nunca comeré en una pizzería". Le pregunté por qué y me contestó: "Por principios". Fin del argumento jajaja.

    ResponderEliminar
  15. * Alicia, nos hemos comprado una recopilación de canciones de Perales. Me estoy hinchando de escucharlas en el coche y de hacer el acompañamiento en voz alta jajajaja, por todas las veces que las tarareé de puertas para adentro. En cuanto a la dieta, vi a un amigo "gordito" después de mucho tiempo y estaba delgado. Me dijo que había aprendido a comer bien... ¿dónde? en Natur House, me dijo. Allí fuimos y la verdad es que me ha encantado el sistema y además "veo" mis grasas y líquidos sobrantes poco saludables (en número). La llevamos entre las dos y nos está yendo muy bien, sin pasar hambre y comiendo de todo (al principio hay alimentos prohibidos, que se van permitiendo poco a poco).

    * Pena Mexicana... ¿y ese post? ¡lo espero! Besos también de dos a dos :)

    * Núria, me alegro de encontrar a otro bichejo raro por aquí jajajaja. Pienso como tú en cuanto a la salud y a la higiene, y no veo nada de malo en querer sentirnos y vernos mejor físicamente, sin agobiarnos por tener... no sé, arrugas, los pies grandes o las piernas cortas, pero ayudando a nuestro cuerpo (cualquiera que sea su forma) a sentirse bien. ¡Una profe de ciclos! He ido a tu blog, que ya había visitado antes. Lo entiendo, pero me cuesta un poquito leerlo. No obstante seguiré visitándolo. Un abrazo.

    * Ave, creo que estamos gemelonas totales, al menos en lo que respecta al cuerpo. Estoy en mis 63, 64 y aspiro a mis 58, aunque sé que seguiré teniendo mis caderas anchas y que se me pondrá cara de muerta de hambre (eso que dicen aquí de "carita de morir y culito de vivir"). Me gusta eso de "mi cuerpo pesa más que yo", es justo esa la sensación que he tenido jajajajaj. Con respecto a lo otro... si tú me contaras, seguramente encontraríamos muchas similitudes. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Ay cariño, yo no me siento "Un poco, siempre, fuera de lugar" , yo directamente me considero extraterrestre ;-)
    Soy bollo en una tribu de heteros
    Soy vegana en una tribu de carnívoros... bueno ya lo conté en el post en el que decía que era extraterrestre.
    Lo importante es que cada una seamos como nos dé la real gana ser, que para eso se vive una vez.

    PD: A mí me encanta tu blog ;-)

    ResponderEliminar
  17. Uno de tus post que para mí es de los favoritos de siempre.
    Ya salì de la adolescencia y la verdad, eso de encajar, de pertener, siempre fue uno de mis tópicos. Hoy con los veintipocos por lo menos soy capaz de entender que mi sexualidad no impide que me guste ir al salón de belleza, que me guste ver comedias románticas en el cine con mis amigas o ir a comprar zapatos, entre otras cosas que "no deberían gustarme"
    Estoy en mi campaña personal de: usar lo que me resulta cómodo, hacer lo que me hace ser yo misma y ser feliz sin preguntarme cómo me ven los demás o qué dicen de mí.
    Al final soy lo que pienso y actúo como pienso.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. PsD:
    ¿Puedo enlazar un día este post en mi blog?
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  19. Claro que sí. Puedes enlazar y utilizar cualquier cosa que desees de este blog :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar