20 julio 2010

Pero ¿cómo nos vamos a ir de aquí?

Al hilo de la entrada anterior hemos estado mirando para ver si podemos irnos a vivir a otro sitio donde la gente tenga más vergüenza. No, al final habíamos decidido buscar un sitio donde no hubiera gente de ninguna clase, ni con vergüenza ni sin ella (es que una se hace ilusiones y luego va y te sale la gente educada para según qué, que todo muy bien pero luego si te has casado con una mujer o eres tan rara que nunca te has mojado en la piscina... te ven verde y en platillo volante y les da como susto, ese miedo que dan ganas de matar, como contaba la Sra. Castafiore).

Bueno, confieso que eso de aislarnos lo había pensado yo en secreto, porque cada vez soy más anacoreta y ya me veo feliz en mi sueño histórico de una solitaria casa de piedra encima de un acantilado o en lo alto de una bonita montaña. El caso es que la mirada se pueda perder en el horizonte. No quiero ver la casa de al lado, ni un muro de piedra, aunque sea natural, quiero que mis ojos vuelen como pájaros. No quiero ruido de gente ni ruido mecánico, sólo de aire, de agua, de aves, gatos y otros bichos, así como la voz, la risa o la respiración de las personas que yo elija para pasar conmigo desde un rato hasta la vida.

De todo lo que hemos visto por las cercanías, lo único que se adapta a tamañas pretensiones -y eso que es urbano- es un carmen en el Albaicín, aunque tiene un pequeño inconveniente, que se llama "un millón de euros". Madre mía, la de caprichos que puede darse la gente "acomodada".

Hemos estado meditando. ¿Mejor que aquí? Esta casa tiene buenas vibraciones, lo dicen quienes vienen y las sentimos nosotras (cuando el ruido del patio nos deja sentir algo más que ganas de poner pirañas o bombas fétidas). Cuando tengamos dinero suficiente, vamos a cambiar el estudio a la única habitación que no da al patio, porque pasamos aquí muchas horas al día. Resuelto el tema de la concentración para el trabajo, el resto es de más fácil solución: adaptar nuestro sueño al de los niños y las niñas de la urbanización: de 12 de la noche a 8 de la mañana y de 3 a 5 de la tarde. Claro que fuera de horario podemos irnos a dormir las tres al futuro estudio, tiradas por el suelo o como sea, ¡como en un campamento! jejeje. Ese cuarto es silencioso. En fin, cualquier cosa menos dejar este sitio del que me enamoré un día (y del que sigo enamorada, cada amor tiene sus defectillos...), que compartimos, donde nos queremos, casi que donde mi mujer y yo nos conocimos...

Aprenderemos de los gatos, a los que no les afectan los chillidos infantiles (ni los recientes del machito).







Incluso las personas dormimos bien en invierno, durante el día y con las ventanas cerradas.




La luz es perfecta para tener unas plantas saludables, dentro y fuera.








Y la vista puede volar como un pájaro, en verano y en invierno, de noche y de día.





De momento nos quedamos.

23 comentarios:

  1. Quienes mejores que vosotras para pesar en la balanza y decidir??? Pos eso. Todo llega, a todo cerdo le llega su San Martín y el tiempo pone a la gente en su sitio. Mente fría, cabeza con los muebles anclados y muuucha paciencia. (aunque un poquito de guerra sucia...jejejeejeje).
    Un besazo y mucho ánimo, que en verano se hace mucha vida fuera de casa y así se sufre menos los rigores de vecinos cretinos y anormales.

    ResponderEliminar
  2. Suscribo casi todo lo que dice Jirafas, menos aquello de que en verano se hace más vida fuera de casa porque al fin y al cabo tú y yo sabemos que salir de casa es una cosa harto difícil de hacer, ¿no es así hermanita?
    Me da gusto leerte más tranquila y te ofrezco de todo corazón que si deciden hacer la mudanza del estudio en plan casero y necesitan manos, me llames y voy a "echar montón" como decimos en México... anda que no he ayudado a varios amigos a mudarse de casa, esto será menos...
    Reitero: si necesitan un rato de silencio como el que conoces, pa ca.

    Besitos, las queremos...

    ResponderEliminar
  3. Después de ver esas vistas, entiendo perfectamente que os quedéis.. y nada.. que os de una lecciones el gato, que se le ve tan “pichi” pasando de ruidos, gritos y demás...

    He leído tu anterior entrada (llegué tarde...) y te entiendo perfectamente y eso que mis hijas están en la edad de “hacer ruido” (6 y 9 años) pero es cierto que hay padres que pasan de todo... Nuestra zona común en casa es bastante tranquila, pero el otro día en una terraza tomando unas cervezas nos estaba dando por saco un niño (de unos 5 años...) y sus padres estaban un par de mesas alejados de nosotros charla que te charla con unos amigos, y es que pasaban de lo que hiciera el niño. Señor! Que es una plaza, que mis hijas están correteando por ahí sin molestar a nadie, y este renacuajo disparando una puta pistolita de juguete en mi oreja... a la vez que gritaba. Al ver quienes eran los padres y que estaban a lo suyo, al final tuve que decir a crío “o te vas con tus padres de una puñetera vez, o te tiro la pistolita a la fuente..” Se piró corriendo... y no se qué les diría a sus padres, que toda la mesa nos miró, pero no dijeron ni “mu”.

    Historias parecidas nos han pasado en la playa, parques, restaurantes... que a los padres les “toca un píe” lo que hagan sus hijos, mientras les dejen a ellos tranquilos, aunque estén jodiendo al de al lado...

    En fin Candela.. (menuda parrafada que he soltado, por dioooo).. que hacéis muy bien en quedaros. Piensa que el verano son dos meses. Dentro de poco volverá la tranquilidad a vuestro patio.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Entonces viene la parte del doble acristalamiento.
    Yo no haría guerra sucia. Los sucios son ellos.
    Respeto (incluso al que no respeta), distancia y educación. Uno es quien es.

    ResponderEliminar
  5. nosotras si nos decidimos a salir de casa, la casa familiar, grande bien situada y el sitio donde nací la malvendimos porque elegí que no saliera de la familia y no podían pagar más pero los ruidos me tenían desquiciada y llegó un momento en que planteé que a font calent(la carcel mas cercana) o a otro sitio y a la larga ha sido la mejor decisión que hemos tomado, digo a la larga porque al principio no se me iba de la cabeza "el hijoputa este me ha echado de mi casa". Bueno, ya sabes que lo que decidais bien decidido estará.

    ResponderEliminar
  6. Vistas preciosas. La idea del cambio de cuarto, perfecta. Las emociones y vibraciones, algo más que razonable. Me apunto al doble acristalamiento y al aire acondicionado y por si se pudiera escuchar algo musiquita de fondo en los momentos de peligro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Vale, no le llamo, pero que conste que en cualquier momento mi primo Herodes, el siciliano que te decía en el anterior post, que me debe algún favor está dispuesto al trabajito... Tú avisa y en un pis pas y con discreción....
    Besos. Lenteja

    ResponderEliminar
  8. Yo quiero ser gatooooooooo

    Al final todo depende del ánimo que se tenga. No es lo mismo afrontar la situación con calma que cuando ya te han desquiciado las horas y horas de ruidos.

    Espero que os adapteis felizmente. Ya nos ireis contando qué tal...

    ResponderEliminar
  9. * Jirafilla, es que nuestro verano va a ser de trabajo en casa y con necesidad de concentración. Julio nos lo hemos dejado de casi libre disposición para estar con personitas a las que queremos. La guerra sucia es una opción, pero una vez me dijo una persona: Si te metes en una guerra con alguien, piensa hasta dónde tus principios te dejarán llegar y hasta dónde los suyos. Generalmente los míos me ponen antes el límite y la guerra está perdida de antemano.

    * Pena, así es, salir de casa es cosa harto difícil jaajajajaja. ¿Te acuerdas de los ojitos de esperanza que teníamos las dos cuando nuestras mozas se empeñaban en llevarnos a dar una vuelta? ;) De momento no nos mudaremos, que no está el horno para bollos (dicho esto sin doble sentido jeje). Y gracias!!!

    * Alma, ¿ves? Está claro, es cuestión de educación. Mira, esta mañana, hasta la una, había gente en la piscina. Un hombre con cuatro niños. Se oía rumor de juegos y conversaciones entre ellos, pero hasta resultaba agradable. Luego se han ido esos y ha llegado otro hombre con otros cuatro niños y ya se ha liado el follón.

    * Mariajesús, el doble acristalamiento ya lo tenemos, y la verdad es que sirve, pero en verano preferimos tener las ventanas abiertas porque entra (a veces) aire fresquito. Ecológicamente (y económicamente) es una barbaridad obligarme a tener las ventanas cerradas y el aire acondicionado puesto todo el día. Creo que esa opción de la distancia y la educación será la que tomemos, aunque por primera vez en la vida he entendido esas reacciones de gente que de pronto se pone a pegar tiros. No es que lo justifique, pero entiendo que los nervios pueden llegar a freírse.

    * Güertana, vosotras vivís en un sitio maravilloso. Ya sabes que me entra una envidia cochina de ver tierra, huerto, árboles y flores (la piscina no me da envidia porque no me gustan). Solamente hay que echar un poco más de seto del lado por donde se os pone el huertano mirón jajajajaja.

    * Emejota, y cenar con esas vistas al fresco de la noche es una gloria. Además esa terraza da a la parte "no contaminada con ruidos" :)

    * Lentejilla, eso del primo siciliano lo vamos a dejar ahí apuntado en la lista de opciones. ¿Sabes? A consecuencia de esta historia me doy cuenta de lo que es para la gente un hombre y una mujer. Si cuando hay follón se asoma un hombre por la ventana y suelta "Cagonto lo que se meneaaaa", se hace el silencio. Si es una mujer, como nos ha pasado a nosotras, los tíos te contestan con burlas y con alusiones tipo "malfollada", que por lo visto hacen muchísima gracia a sus mujercitas.

    * Chris, eccoloqua!!! El problema no son los decibelios, porque estoy segura de que no llegan ni a la mitad de los máximos permitidos. El problema está en la continuidad desquiciante. Y ya apenas oyes un chillidito de nada te desconcentras de cualquier cosa que estuvieras haciendo. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. jajajajaja a veces, la realidad se vuelve muy cruda o incómoda para que recordemos, en el fondo, las cosas que valen la pena. Pues también, Candela, pues también. Llevas razón.

    Besos,guapas!

    ResponderEliminar
  11. Como para cambiar de casa con las vistas que teneis. Paciencia y paciencia. Y la culpa no es de los niños, sino de los padres de los niños que quieren animalinos fuera de su casa y mansos de puertas adentro.
    Insisto paciencia y enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar
  12. Que no te guste la piscina no es síntoma de rareza sino de inteligencia y si te gusta tu hogar por qué cambiarlo. Observar a tu gato te ayudará, es sabio, se le nota.

    ResponderEliminar
  13. De verdad, oyes, qué desgracia que con esa casa tan maravillosa que tenéis, llena de buenas vibraciones y con semejantes vistas, os haya tocado un vecindario imposible. Mal que me pese, voy a tener que admitir que no se puede tener todo en esta vida, cagüenmimanto.

    ResponderEliminar
  14. VAya tela con los vecinos. Nada, habrá que ahorrar para el millón de euros...

    ResponderEliminar
  15. A mi si me pones fotos de gatos ya pierdo la concentración del resto de cosas :DDDDDD

    Yo en mi próxima vida he decidido ser gato casero, lo tengo claro.

    ResponderEliminar
  16. Sabes? yo haria lo mismo...yo me quedo en mi casita caiga quien caiga,cada uno en su casa y Dios en la de todos,algun dia cambiara la situacion y si no cambia...alla ellos...tu a vivir en familia y punto.
    Me recuerda un dia que estaba con mi hija tomando un cafe,los padres tan tranquilos en una mesa y los niños ocupando otra (que no dejaban ocupar a otras personas),pero los "angelitos" haciendo ruidos voces...uffff y les grite a los padres:esos niños!!! creo que algo de caso me hicieron...uffff siempre hay alguien que incordia...pero tu a lo tuyo...intenta pasar del tema.
    besitos

    ResponderEliminar
  17. Candela cantad la de Chanquete “No nos moverán”

    ResponderEliminar
  18. ¿Y poner ventanas antiruido y aire acondicionado en las habitaciones clave de la casa...? Al menos saldría más asequible que el millón de euros... :P

    ResponderEliminar
  19. Candela, como casi siempre, llego tarde. He leído la entrada anterior y ésta, y me parece alucinante que la mala educación de algunas personas os haga siquiera plantearos marchar de vuestra preciosa casa, que elegiste con amor e ilusión.
    Buscad alternativas, pero cambiar de casa me parece un precio demasiado alto.
    Muchos besos, guapa.

    ResponderEliminar
  20. Bueno como está el mercado inmobiliaria yo ya he decidido que viviré de alquiler eternamente, además nunca sé dónde será mi destino,¡Además como todo baja pero las casas siguen por las nubes otra opción sería vender e irse de alquiler.. no sé pero mientras tanto buena opción adpatarse a lo que hay..

    ResponderEliminar
  21. Yo tampoco me iría. Es vuestra casa y me encanta - sin haber estado allí, transmite buenas vibraciones.
    Yo tengo unos cuantos vecinos más que impresentables y llegó un momento en que decidí que como quería quedarme en mi casita, iba a tener que aguantarlos - más bien ignorarlos. No fue fácil, pero juro que ahora ni los oigo (y mira que gritan - adultos a niños, niños a adultos, niños a niños). Es como quien vive al lado de la vía del tren. Llega un momento en que dejan de oir el traqueteo.
    La solución de dormir todas en el futuro estudio me ha encantado, os imagino como los gatos, una encima de la mesa, otra debajo...:))

    ResponderEliminar
  22. Me quedo con tu última frase: "de momento nos quedamos"

    será por algo...

    Siempre es bueno tomar decisiones ecológicas en las que se sopesan todas las posibilidades!!

    Si la casa tiene buenas vibraciones, será por sus habitantes y sus habitantas, ya sean humanas o animaleras!!!

    Abracines salinos

    P.D.: que sepas que me he autoapuntado a la quedada bollopisceril del año que viene, jajajaja

    ResponderEliminar
  23. El paraíso será siempre el lugar en donde esté una misma. (Lo aprendí hace tiempo) (Ahora estoy comprobando si es verdad) ;)

    ResponderEliminar