08 julio 2010

Recomendado: el balneario de La Pena y la Güera

Encuentro de una valenciana, una mexicana, una catalana y una andaluza

No hemos sido abducidas por extraterrestres, sino amablemente invitadas por Pena y la Güera a la casa de ambas, y aquí estamos, repanchingás en el haz-lo-que-te-pida-el-cuerpo, que es una orden. Hay órdenes que se cumplen de mejor grado que otras, que si comparamos el entrega la programación antes del 15 con el haz lo que te dé la gana cuando te dé la gana, no sé por qué será que mi genio y mi figura se doblegan, dúctiles, maleables y dóciles a la segunda.

(...)

Digo yo que si me acosté anoche a las 2 y me he despertado hoy a las 10:30, y que en los días anteriores he dormido mis siete, ocho, nueve o diez horas, debería ya estar harta de dormir. Pues no. Me he dormido al terminar el párrafo mientras le daba al Intro tumbada en la cama.

En fin, a lo que iba...

Con ellas se está bien, son unas excelentes anfitrionas, es decir de las que ofrecen lo que tienen a la vez que nos dejan a nosotras, sus invitadas, todo el margen de libertad para moverse y detenerse a sus ritmos. Por eso dormimos tanto y desayunamos cuando nos despertamos, con unas tostadas que Pena prepara en la plancha y que luego regamos con un aceite exquisito que proviene de las aceitunas que cultiva el padre de la Güera. Salimos si queremos, de hecho tenemos previstas algunas salidas a comer algo especial en algún sitio especial, pero luego a todas nos entra la pereza ¿dónde mejor que aquí y qué mejor que lo que tenemos aquí?

De estos tres primeros días, además de ese aire de libertad y de tranquilidad del Balneario "La Pena y la Güera", destaco:

  • Las cenas en la terraza, sin ruido más que el de los grillos y el de nuestras conversaciones y risas, con aire tan fresco que algunas tenemos que ir a ponernos algo encima. Y ya si Güera no nos riega con la manguera... Enfrente y a vista de pájaro tenemos un hermoso valle de naranjos, las luces de algunos pueblos y una franja de mar. Encima las estrellas. En medio nosotras, unas que terminan dormidas en su silla (léase Pepa) y otras que aguantamos lo que nos echen (léase yo, que si me acuesto es por falta de personal).

video

  • El arroz con bogavante al que nos invitaron en Kiko Port. ¿Qué deciais de dieta? A ver, es imposible cambiar ese arroz por un filete de pechuga a la plancha. Si no ves el arroz, vale, pero si lo has visto y no te lo quieres comer una de dos: o estás mala, o eres masoquista o has hecho votos cartujos.

video

  • El partido España-Alemania: ¡Qué partidazo! Lo dice una a la que no le gusta fútbol si no es espectáculo y lucimiento y de eso he visto poco desde los partidos de Brasil en el mundial del 94, claro que no he visto más mundiales ni copas de Europa desde entonces. Me lo pasé dando paseos del suelo a la silla, de la silla a la cocina y de la cocina al suelo. La primera parte con el cuerpo echado para la derecha, empujando al equipo hacia la portería contraria. En la segunda parte al revés. Estamos en una urbanización básicamente de ingleses y alemanes, así que se oyó solamente una vez una tímida vuvuzela, pero nuestros gritos y tacos se debieron más oír que entender en kilómetros a la redonda. Durante el partido comimos patatas fritas, guacamole, aceitunas y habas con cebolla, bebimos vino... hicimos el "choque del alcohol", impedidas para hacer el de la calabaza, la piña o la naranja. Nuestra chica del Natur Gordi House nos tendrá que perdonar por esta vez.
Mañana volveremos a casa porque tenemos invitados para el fin de semana. Volvemos ya relajadas ¿quién se acuerda de las memorias de fin de curso? ¿Qué es eso? ¿Y la crisis? ¿Qué es eso de no encontrar trabajo? Anda yaaaa.

18 comentarios:

  1. Noooooooooooooooooooooooooooo... no se vayan!!!!!!
    Bu... ¿porqué no aprendí bien el arte del chantaje de mi madre?
    Pero volverán, ¿verdad?

    Besitos ;)

    ResponderEliminar
  2. Qué maravilla. Un planazo así alimenta el alma y lo recarga de energía positiva más que todas las terapias y libros de autoayuda del mundomundial!!

    Lástima que no puedo ver el arroz. O no... seguro que terminaba pegando lenguetazos a la pantalla de mi ordenador jajaja!

    ResponderEliminar
  3. En Valencia y sus pueblos se vive muy bien. Hay calidad de vida. Las anfitrionas también contribuyen.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Que mayor alegría que disfrutar de unos días entre amigos. Que casualidad, vosotros os vais, yo llego.

    ResponderEliminar
  7. Esto es vida y lo demás sinvivires. Las memorias de final de curso, el séneca y todas esas chorradas varias son historia reciente, hasta la próxima.
    Enhirabuena.

    ResponderEliminar
  8. Me alegro que hayais olvidado los sinsabores. Vivan las vacaciones. Buena vuelta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ah pues qué casualidad que yo buscaba algo asín para mis vacas jajajaj
    yo quiero¡¡¡
    jajajjaja
    bueno aún me queda un tirón en la sidrería, pero algo así me lo apunto que ese arroz estaba para rechupetear¡¡¡

    besinos pancha¡¡¡

    ResponderEliminar
  10. Si es que descansar en un buen lugar no tiene precio. Y está claro que debéis estar en uno de los mejores. Tal como lo pintas, creo que hasta yo sería capaz de perder mi insomnio. ;)

    ResponderEliminar
  11. Con esta publi larga cola os espera pra poder regresar a disfrutar de tanta dicha para cuerpo y alma. Que nos vamos todas para allá!

    ResponderEliminar
  12. Espíritu paradeliano, le llamo yo a eso: vivir el silencio, la naturaleza, la conversación, la buena mesa.
    Eso es vivir. Y es fácil.

    ResponderEliminar
  13. Lo conozco. Lo conozco!! En Ca Pena-Güera se está muy bien. Buen lugar para estar agustito.

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué bien se lo pasan' El partido me lo pasé dando saltos desde el sillón al suelo y haciendo de comentarista deportivo... con caldos de Lanzarote y hierba de la la crece en nuestro jardín espero repetir el domingo..

    ResponderEliminar
  15. Entre el balneario y la cueva, me dais una envidiaaaaaaaaaaaaaa. Y yo aún currando y pasando calor. Ufffff.

    Besitos para las cuatro.

    noche

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué envidia, Candela! Y eso que el arrocito no he podido verlo.
    Yo haría lo mismo, a la hora de salir. Con el trajín de cada día y todo el año, si estás a gusto en casa, con buena compañía y buena comida y bebida, conversación... ¿quién quiere salir a la calle?
    En fin, lo dicho, que me muero de envidia!
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. qué relajadas se os ve... y ese arroz con bogavante tiene una pinta deliciosa... mmmmmhhhh habrá que ir a ese balneario, habrá que ir en breveeeeeeeeeeeee

    Besitos para las dos

    ResponderEliminar