05 agosto 2010

Diario de una hipocondríaca II

Tenía 22 años. Aquel curso se estaba terminando y había sido fascinante. Mi niña, yo y ¡la libertad! La panzá de trabajar que me di, lo que estudié, lo que me divertí, lo adulta e independiente que por fin me sentía...

A mediados de mayo, me empezó a doler el lado derecho detrás de las costillas, mucho, muchísimo. Ni siquiera podía dormir de ese lado, apenas podía respirar. Fui a varios especialistas y no encontraron nada. Por fin uno dice que parece que hay una piedra en la vesícula, y me enseña el punto blanco que sale en la radiografía. Me da el volante para un contraste. Salgo acojoná pensando en mi herencia genética: cálculos en la vesícula, como mi madre, sus dos hermanas y mi abuela materna. Mi abuela materna se murió de eso. Me doy ánimos ¡venga, mujer, eran otros tiempos! Aunque, joder, ya me veo en el hospital igual que le pasó a mi madre, 33 días, abierta en canal, con los puntos infectados... y eso si al abrirme no me encuentran algo mucho peor. Bueno, bueno, pero es que lo de mi madre... en fin, que le quitaron la vesícula, y ya que estaban, siguieron cortando más abajo y le quitaron la hernia umbilical y ya que estaban cerca le quitaron el apéndice... Todo de un tajo (menos mal que no tenía juanetes). Salvada por la camapana: de pronto me acuerdo de algo, me palpo la espalda, a la altura de la vesícula más o menos. Allí está mi quiste de calcio, el que tengo de toda la vida. Vuelvo a la consulta del médico antes de que cierre. Me cuelo y le digo: Toque aquí, ¿no es eso lo que se ve en la radiografía? ¡Siiiii! justo eso, ya no te tienes que hacer las pruebas, no tienes nada, estás sana. Coño -pienso- entonces lo que tengo tiene que ser algo mucho peor, de lo que no sale ni en las radiografías y este médico ya está pasando de mí, ni me va a mandar análisis ni .

Voy a otro médico de digestivo, un tío joven y simpático, que me pide las radiografías y análisis anteriores. Me desnudo, me pongo una bata blanca y me hace subir a la pantalla de rayos X (esa fue la última vez que vi un artilugio de esos). Mientras estoy allí subida en lo alto, temblando porque tardaba mucho mirando mi esqueleto y sin decir ni pío (¡Dios mío, que me habrá visto!), llama a la auxiliar y le dice: "Por favor, Trini, trae la aguja de los dos ceros". Durante medio segundo pienso que es el mismo número que uso para hacer punto, de las gordas, que cunde más... Me asomo por lo alto y le pregunto "¿Pa qué?" Dice: "Nada, nada, pa pincharte un poco la tripa y que salgan los gases que tienes". "¡¡¡¡Sí hombreeee!!!!", digo sujetando la raja trasera de la bata y saltando al suelo.

El médico se reía a mandíbula batiente: Estás estresada, cuando descanses y te olvides del dolor, se te pasará. No me fui muy contenta: claro, se les muere la gente porque no profundizan, ni hacen biopsias ni nada, luego volveré al poco y me dirán que es demasiado tarde...

El dolor se me pasó al poco de empezar las vacaciones.

13 comentarios:

  1. jajajajaja mujer! pero mira que es mejor prevenir que lamentar, aunque eso de la vesicula es horrible, lo sabemos mi cicatriz de 15 cms,mis 34 puntos y yo que estuve en cama por mas de un mes después de la bendita operación, por eso digo más vale prevenir que lamentar

    ResponderEliminar
  2. jajaja, esta entrada se tenía que haber titulado "diario de una pedorra", jajaja.

    Yo tb lo paso fatal!!!

    ResponderEliminar
  3. bueno... pudo ser peor... mi hermana fue a dar al hospital pensando que tenía un infarto por el mismo motivo. Sacó a toda la familia del cine porque según ella se moría allí mismo. Han pasado más de diez años de aquello y sigue buscando la lesión que le dejó eso en el corazón, un soplo, lo que sea...

    P.D. jo con la palabra de verificación... "insom"

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Para ti y para las amantes de los test, (y para quien quiera hacérselo, oye!)

    http://www.psicoactiva.com/tests/test13.htm
    Me hace gracia que algunos definen la hipocondria como La interpretación catastrófica de los signos corporales más ínfimos por parte del individuo.

    La verdadera castástrofe es el tener que pasar por esa angustia y esa pena cuando, finalmente, quedan descartadas tales calamidades. Ahora bien, es mucho peor, cuando tras el padecer y el sufrimiento te dicen que lo que tienes es un ¿gas? ¿pedo? ¿cuesco? ¿nardo? atravesao. Ahí le arrean fuerte a la presencia de ánimo, no me digas.

    ResponderEliminar
  6. Lo que más fastidia es cuando piensas que te ocurre algo y el médico no te hace caso. A mí más que tranquilizarme me cabrea.

    Hoy me toca ir al médico para que me mire mi neuralgia del trigémino. A ver qué me dicen!

    ResponderEliminar
  7. Lo peor de lo peor es lo mal que lo pasa el hipocondríaco... por mucho que luego se ría de sí mismo...

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja... esos gases atravesados los tuve yo durante años, también anduve de médico en médico, me dejé meter el tubo y no sé cuántas cosas más. Luego comprendí que era normal, con el estrés que llevaba: estudiaba la carrera, a la vez que trabajaba en una empresa, y en los ratos "libres" daba clases, salía con mi novio... uff! Es difícil no somatizar.

    ResponderEliminar
  9. jajajajajaja, estoo ¿y se te va pasando?.... :)

    ResponderEliminar
  10. jajajajaja, parece que no estabas dispuesta a todo para saber qué te pasaba, aguja de dos ceros, jajajaja

    ResponderEliminar
  11. * Jirafas, a ti es a la primera que contesto porque acabo de hacerme el test. Pego el resultado (11 puntos):

    Más de 8 puntos:
    Padece síntomas hipocondríacos, le recomendamos consultar con un especialista.

    ¿Ves? Que consulte con un especialista, jajajajajajaja (¿del coco?)

    * Alevosía, pero ahora ya hacen esa operación que no es ná, pero lo de mi madre jajaja, es que empezaron a hacerle raja debajo de la costilla y acabaron en la ingle, y por medio un zigzag.

    * tak jajajajajaja, lo que yo te diga, encima eran gases que yo misma sujetaba de los nervios y ahí se quedaron...

    * Pena, yo ya no llego a tanto como tu hermana. Si algo no es nada, paso página. Lo que me asustan son las cosas nuevas, por eso cada vez soy menos hipocondríaca, porque siempre hay ya menos cosas nuevas :) jajajaja INSOM. Me encantan estas palabras. Cuántos insomnios a causa de enfermedades imaginarias, Pena!!!

    * jajaja Chris, es verdad. Tú te sientes algo, estás mal y no tienes nada, así que lo que piensas es que "no dan con lo que tienes" y te frustras.

    * Sí que se pasa mal, dintel.

    * Maikix, con ese dolor recuerdo una escena horrible (ahora es de risa): mi marido había venido a verme ese día y traía la ropa sucia. Se la lavé y la tendí. Por la noche su ropa estaba mojada y yo me moría de dolor. Tuvo que llevarme al hospital, pero claro, sin ropa... Se tuvo que poner un pantalón mío, que le llegaba por encima de los tobillos y que le estaba tan estrecho que no podía moverse, y un jersey mío, estrechito jajajajajaja. Allí en urgencias con la niña en pijama, él con aquellas pintas y yo muriéndome y despidiéndome del mundo... una estampa, maikix, una estampa.

    * Alson, pues no, no se me va pasando lo de ahora, aunque la hipocondría se me ha ido pasando mucho con los años.

    * Güertana, jajajaja, eso de pincharme la tripa como se hacía con las morcillas no era algo por lo que estuviera dispuesta a pasar jajajaja.

    ResponderEliminar
  12. si es no hay nada como relajar la tripa con tranquilidad y dejar salir aquello que, de forma natural, debe salir. Que no hay que ser tan agarrada, mujer, jajajajaa.

    ResponderEliminar
  13. Espero la tercera entrega.

    ResponderEliminar