01 agosto 2010

Dilemas sobre las prohibiciones

Dibujo de Martín Favelis

Esta mañana he leído, como cada domingo, las columnas de mis articulistas favoritos de El País Semanal. Después he recorrido los blogs de mi columna lateral. Me he sorprendido mirando la imagen del toro Ferdinando que yo misma he colocado arriba a la derecha, para celebrar que se hayan abolido las corridas de toros en Cataluña. He pensado en lo de prohibir el uso del hiyab en las escuelas, del burka en algunas ciudades, de que se prohíba (no está legislado con esa palabra, pero es un hecho que lo que no se permite está prohibido) la existencia de escuelas e institutos públicos en castellano en Cataluña.

Entre lo que se prohíbe y lo que no se permite, me veo inmersa en una sociedad encorsetada con acero inoxidable, protegida de todo y amenazada por esas mismas prohibiciones y manipulaciones legislativas que le impiden seguir el curso natural de la vida. Lo que está vivo evoluciona y al final siempre acaba muriendo, lo que no quiere decir necesariamente que se tenga que olvidar.

Sin embargo me alegro de determinadas prohibiciones. ¿Cómo es que puedo alegrarme de que algo esté prohibido y mantener al mismo tiempo una etiqueta llamada "cruzada anti-prohibiciones"? ¿Soy una incoherente que se pelea cada día con las incoherencias ajenas? He tenido que ponerme a pensar un rato en una lista al azar de leyes, costumbres, doctrinas y principios generales de Derecho para darme cuenta de cuál es el razonamiento que hace de manera inconsciente mi cerebro.

Tengo un puñado de palabras clave como humillar, torturar, manipular, matar... a otros seres vivos por placer, diversión, dominación... no por necesidad (por ejemplo defensa propia o subsistencia) o de forma accidental. El ámbito de las prohibiciones debería estar reducido a ese conjunto de palabras (ampliable a otras equivalentes). Los comportamientos sociales y personales deseables se puede inducir mediante la educación, un proceso evidentemente más lento que el que se consigue prohibiendo, pero muchísimo más efectivo a largo plazo. El resto de las cosas se deberían dejar fluir hacia su propia evolución, por no ser dañinas para los seres vivos (Tierra, fauna, flora, seres humanos).

Por lo tanto, me reafirmo en mi alegría de que se haya prohibido la lidia en Cataluña, por más que se trate de un acto -como se dice por ahí- más político que de respeto a los animales. Como está bien para mí la prohibición de la ablación del clítoris, la pena de muerte o la violencia de género, el maltrato animal o la destrucción de la naturaleza, por poner algunos ejemplos. Del mismo modo me niego a admitir como buenas otras prohibiciones-manipulaciones gubernamentales a la sociedad, tales como el uso de determinadas prendas de vestir y otras muchas.

Algunos enlaces a lo que refería haber leído hoy

Para eso somos el Gobierno. Javier Marías. El País Semanal
Posdatas. Lía revolucionaria. Blog.
No a los toros, pero sin prohibirlos. Susana Pérez de Pablos. El País.

28 comentarios:

  1. Creo que ya lo he comentado en otro post tuyo anterior: me pregunto si lo que se ha prohibido en Cataluña es la matanza de animales o bien un símbolo claramente vinculado con "lo español".

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante el post que has escrito. Me gusta el tema porque es complejo y tomar una postura sobre ello es difícil, pero muy nesario pensarlo. Intentaré analizar:
    -El tema de los asuntos sociales politizados. Tenemos una clase política muy pragmática, demasiado. Lo único que se nos permite es votar. Ellos, los pragmáticos, sabeedores de esto, lo que quieren son nuestros votos. Por ello, todos los temas sociales que dividan van a estar politizados. Los unos políticos van a decir, más que hacer, por atraer unos votos. Los otros políticos van a atraer los votos de los otros. Las sociedades cada vez más divididas, como consecuencia de la falsa democracia.
    -Luego está el tema central de las prohibiciones. Pienso que las leyes son siempre prohibiciones o permisiones, porque todas tratan o deberían de concretar los derechos y deberes que tenemos, necesarios para la vida en sociedad. Por eso, creo que también buscamos a veces demasiados "peros" a todo lo que se legisla y siempre por la razón anterior: la diferencia que trata de hacer grietas en la sociedad. No es que estén mal las diferencias es que están al servicio de la política. Las diferencias no solo están bien, sino que no tienen que tratarse más que como lo propio del pluralismo y de su ética.
    Por tanto, afirmo tu listado de palabras clave al que aplicar las prohibiciones. Y, por lo que a los toros se refiere, ya va siendo hora de eliminar cosas de nuestra cultura que son conductas salvajes e hirientes, de la misma forma que hace tiempo que no permitimos una santisima inquisión en occidente.
    -Pero, y discúlpame, por la misma razón debemos proteger, a mi parecer, a la cultura en que vivimos, plagada de disparates, de las mentalidades medievales de otras culturas. Los derechos humanos, producto de la evolución de la cultura en occidente, no deben ser vulnerados más de lo que ya lo son en muchos casos y lugares. La igualdad entre hombres y mujeres, derecho básico de la sociedad, debe ser protegida y determinadas prendas de vestir evocan una oscura noche medieval. Que son propias de la libertad religiosa, no sé si sea eso libertad religiosa o duras costumbres impuestas a la mujer, degradada por todas las religiones.
    LO siento, me he pasado pero el tema me gusta y me inquieta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. A mi me da lo mismo que se trate de un juego político o no la probibición de las corridas de toros en Cataluña, francamente.. es más, ojalá "jugarán" todas las demás Comunidades a lo mismo.

    Tu post fue motivo de debate el otro día con unos amigos, que me decían: tu que eres de las de "prohibido prohibir, y sin embargo si que ves bien que ésto se prohiba".. Pues si, y como muy bien has dicho, hay determinadas prohibiciones que son necesarias, otras no tanto... aunque por ejemplo yo en el tema del hiyab también estoy de acuerdo en que se prohiba en los Centros de Enseñanza.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. bueno yo creo que se podía haber evitado prohibir los toros modificándolos, pero los taurinos no estaban por la labor... sigo pensando que eso es lo mejor!

    ResponderEliminar
  5. Estoy en contra de cualquier tipo de maltrato hacia cualquier animal, a excepción de matar una cucaracha con el fairy, pero no sé qué pensar sobre la prohibición de los toros en Cataluña, una prohibición que es de aplicación en 2012? Es así, no? ¿Por qué en el 2012 y no desde el día siguiente a la publicación de la norma en el boletín oficial?

    Veo poca seriedad en la prohibición y como bien dices la base de todo está en la educación. Ahora bien, desde mi punto de vista, el sistema educativo debe evolucionar y ser capaz de acoger materias que son mucho más importantes en la vida que aprender cómo acentuar las palabras.

    En definitva, no estoy a favor de las prohibiciones, sino de modificar el sistema educativo para que forme personas capaces de discernir y ver las diferencias que existen entre arte y maltrato.

    ResponderEliminar
  6. La tortura está prohibida y sabemos que sigue ejerciéndose (léase cualquier informe de Amnistía Internacional) y nadie discute que debe estar prohibida. Lo que le hacen a los toros de lidia antes, durante y después de las corridas no es otra cosa que TORTURA. Y yo me alegro enormemente de que se haya prohibido como un primer paso para avanzar en la defensa de los animales. Ahora hay que seguir legislando contra otros tipos de barbarie hacia los animales y dignificar el trato hacia cualquier ser vivo, en este caso animal.
    Y lo más importante, invertir en educación hacia el respeto a la vida.

    No te he pedido permiso, pero te informo que he copiado a tu ferdinando y tu texto en mi facebook.

    Gracias, Candela!

    Abracitos salinos

    ResponderEliminar
  7. Subscribo todo lo que dices con respecto a la cantidad de prohibiciones que regulan nuestra vida últimamente y que nos terminarán por ahogar un día de estos. Sin embargo, como tú, celebro la prohibición de estas fiestas en las que INEXPLICABLEMENTE la gente disfruta y celebra la muerte de un animal imponente pleno de vigor y fuerza. ¡No puedo ni verlo por la tele sin conmoverme! un abrazo

    ResponderEliminar
  8. la prohibición es por el maltrato a los animales, no?, mi pregunta es si están mucho mejor los animales del zoo, o los perros que cazan.....o nos animales cazados antes de morir ,o simplemente es un juego de ir contra lo "español".Que casualidad que sean los partidos nacionalistas que estén en contra precisamente ahora que nos han sentenciado el Estatut...,Mas Estatut y veríamos como hubiera ido esto de los toros. Mas mirar hacia otros lados y no siempre hacia el mismo.

    Saludos

    Mariona

    ResponderEliminar
  9. Perdón por anticipado, porque comentar este post exige robarte bastante espacio.

    Empezaré diciendo que, aunque no soy especialmente experta ni forofa, he ido muchas veces a los toros y en la afición taurina percibo mucho respeto y mucho conocimiento tanto del torero como del animal.

    He visto faenas que me merecen el calificativo de arte, y otras que mas bien llamaría carnicerías.

    Soy consciente de que se trata de un espectaculo en el que al animal se le infringe daño y se le acaba matando, a pesar de que hay estudios sobre el sistema nervioso de los toros, en los que se concluye que el dolor en estos animales no es equiparable al de otros como el hombre o el cerdo.

    Ahora bien, sobre la prohibición, no creo que se trate de una cuestión nacionalista, sería de estúpidos pensar que se trata de un triunfo del nacionalismo prohibir un espectáculo que arraiga en las civilizaciones mas antiguas del mediterráneo y que se practica en francia, en portugal, en méjico, en colombia,...

    El debate no lo han desatado los partidos nacionalistas, sino una iniciativa popular, en la que predominan los defensores de los animales, y eso lo debemos aceptar así.

    La cuestión de la prohibición entiendo que no seria equiparable a la prohibicion de cualquier otro espectáculo en el que no se cuente con un elemento que puede herir sensibilidades. Seria increible una votación para prohibir el ballet o el teatro, pero quizás no para prohibir el boxeo o la caza mayor. No creo que se pueda decir que el que no quiera toros, que no vaya a la plaza y deje a los demás en paz, porque hay gente muy sensible a lo que está pasando en la plaza aunque no haya entrado en ella jamás.

    Es muy posible que la prohibición de Cataluña se extienda a otras regiones, quizas a todas ellas. En realidad salvo para los directamente implicados, no pasaría nada.

    Bueno, si pasaría algo, paradójicamente supondría con toda seguridad la extinción de la raza del toro de lidia, y tambien la desaparición de hectáreas y hectáreas de dehesa.

    Porque no debe olvidarse que hasta llegar a la plaza la placentera vida y cuidados que recibe el toro de lidia sería la envidia de cualquier otro bovido. Que quereis que os diga, entre ser toro de lidia y acabar de un estocazo en la plaza o vaca estabulada en dos metros cuadrados de macdonalds con electrocución en el matadero, me quedo con lo primero.

    ResponderEliminar
  10. Repito aquí un comentario que he dejado hace un ratito en el blog de Verticana. Pretender la supervivencia del toro bravo como producto cárnico es como pretender que la revista Playboy se acredite como papel higiénico. Y estoy con la Sra. Castafiore en que las dehesas son vitales para evitar la desertización de medio país.
    Para quienes no conozcáis ese paisaje de parte de Castilla, Extremadura y Andalucía, su casi única vegetación son las encinas y la maleza, son parajes, en general, aridos y secos, habitados por reses bravas y cerdos ibéricos (cuyo final tampoco es muy feliz). Estas reses se comen toda esa maleza que cualquier tormentita eléctrica de verano convertiría en pasto de las llamas, quien haya visitado esas zonas habrá visto encinas centenarias pulverizadas por un rayo, y no una, ni dos.
    Desde luego que esto no justifica la crueldad de la muerte de los toros en la plaza, y sinceramente creo que los taurinos tienen que plantearse seriamente otro tipo de “tercios” menos sangrientos. Pero ojo con destruir una forma de vida muy bella (me refiero a la crianza del toro) y todo un ecosistema.

    ResponderEliminar
  11. Vaya tema peliagudo...
    1. Comparto tu ambivalencia: me alegra que no haya más corridas en una parte del territorio español aunque esté básicamente en contra de las prohibiciones.

    2. El toro de lidia no es ninguna especie diferenciada a los demás toros con lo cual no estará en peligro de extinción. Solamente son ejemplares elegidos de acuerdo a ciertas características.

    3. No he podido encontrar a ningún aficionado a los toros que me pueda explicar qué parte de la sangre y dolor que se expresan en las arenas es artística ni porqué la falta de instinto de conservación de los toreros es considerada como valentía. Quizá del mismo modo irracional o poco explicable yo lo veo más como un ejemplo de machismo (yo soy el macho más valiente de todos y por eso me muestro frente a la bestia aunque me mate), en el que algunas mujeres han incursionado por razones que no alcanzo a imaginar.

    besitos

    ResponderEliminar
  12. Para los anticatalanistas de turno, mencionar que la prohibición de las corridas en Canarias fue un proceso parlamentario iniciado por el señor Miguel Barrio (si no recuerdo mal, así se llamaba), diputado perteneciente al muy espalísimo y constitucionalísimo Partido Popular.

    Todo lo demás, que si los catalanes, que si la identidad, que si fú que si fa... en fin, lo mismo de siempre.

    ResponderEliminar
  13. *Tantaria, pues no lo sé, pero sea como sea, me parece un acierto la prohibición. Cuando veo el encierro, y de ahí en adelante el resto de las putadas que se le hacen a un animal, que tiene miedo, que no entiende lo que está pasando, que es algo nuevo para él, que la lidia no es una lucha de igual a igual entre otras razones porque al final, haga lo que haga el toro, siempre muere, me parece una auténtica barbarie. No puedo ver que torturen a nadie, persona y animal, tal vez porque tengo buena comunicación con los animales: nos entendemos mutuamente, y sé que sienten como pueda sentir yo, que también soy un animal, pero con más suerte que la mayoría :)

    *Isabel, sí, hay que preservar la cultura, aunque no sé si tiene sentido en algunos casos preservarla, porque imagino que a los 1000 años quizás ni tiene sentido ni nadie se interesa por ella, pero ante todo y sobre todo, eliminar de nuestra cultura lo terrible, lo injusto. Se puede inventar una cultura alternativa, no agresiva, por ejemplo torear un rato, lucirse con verónicas y no sé qué y luego devolver al animal a su sitio. ¿Qué ahí el torero lleva más las de perder porque alguna vez le toca que le den una cornada? Pues lo sentiré por él, ahora lo siento SIEMPRE por el toro.

    * Alma, en eso estamos de acuerdo. En cuanto al hiyab, es uno de los temas que considero que se debería educar en la igualdad y si, en algún caso (que supongo que lo será en muchos), la mujer lo usa por serlo, por imposición, por no provocar al hombre, etc., y no porque se ve guapa con él, entonces, con el tiempo terminará quitándoselo. De momento imagino que sería como si a una mujer de nuestra cultura la obligasen a mostrarse públicamente en cualquier acto social sin pantalones o falda y sin bragas. Acabaríamos acostumbrándonos, quizás, pero sentiríamos violada nuestra dignidad y nuestra intimidad.

    * Farala, no sabía que los taurinos no estaban por la labor. Habría sido un buen cambio, podrían lucirse y no harían daño ni al toro ni a algunas sensibilidades, como es el caso de la mía.

    * Siempre anónima, supongo que lo del 2012 será para que se cumplan contratos atrasados que haya previstos hasta ese día. (Y por favor, que se eduque en esa evolución hacia los derechos humanos, animales y todo, pero que se siga aprendiendo cómo acentuar las palabras!! jajajaj).

    * Lena, mi Ferdinando es un torillo de internet jejeje, el texto es mío, y tú tienes todos mis permisos y hasta mi agradecimiento. En todo lo demás estamos también de acuerdo :)

    *Alicia, a mí también me toca las narices que esté mirando la tele y así, sin previo aviso me pongan a un animal abatido, lleno de pinchos y echando sangre por la boca. Y miles de personas ultra-mega-felices pidiendo que le corten las orejas y el rabo.

    Anónimo 1. Por desgracia hay muchos, muchísimos animales maltratados y está muy bien visto. Lo que no quita que poco a poco se vaya prohibiendo la barbarie sobre ellos y de hecho ya he visto algunas condenas por maltratar a una mascota. Creo que poco a poco. en cuanto a tu frase sobre el Estatut no he comprendido a qué se refiere.

    * Anónimo 2. El tabaco mata, pero ya ni te dejan fumar en donde no perjudicas a otros, porque si se trata de un suicidio, igual pueden prohibir las sogas, los aditivos peligrosos, los alimentos ricos en colesterol malo, o conducir por la carretera. Tenemos libertad para poder suicidarnos (aunque no sirvan en ese caso los seguros de vida), menos vía nicotina.

    ResponderEliminar
  14. * Sra. Castafiore, en cuanto al boxeo, se trata de personas que libremente deciden darse de hostias. En cuanto a la caza mayor (y menor), parece que el hombre se ha erigido en depredador-mantenedor del medio ambiente mediante esa práctica (me parece una gilipollez). La carne cazada suele ir a la basura (no es para comer) y las cabezas de los animales a adornar los salones de quien puede pagarse al taxidermista. En cualquier caso, el animal cazado no sufre un acoso de varios días, ni se le empieza a matar poquito a poco para diversión de los presentes, lo que no quita que a mí no me guste la caza aunque de pequeña mi padre la practicara para darme de comer (en ningún otro caso mataba un animal).
    En lo que respecta a las dehesas, estoy segura de que seguirían existiendo si la famosa fiesta nacional se cambiase por una versión no violenta. Quizás habría menos, porque habría que "reponer" menos toros. Y si es así, prefiero que hagan campos de golf (y mira que me toca la moral que pongan campos de golf en el sur, cuando falta agua para la agricultura y hasta para las casas a veces).
    Sé toda la cultura que se mueve en torno a los toros, pero ¿podría hacerse de otra manera que no fuese torturando? Es horrible, Casta, y es de las pocas cosas que no comprendo por que hay personas que pueden ver una corrida durante horas sin pensar jamás en ese bicho asustado que siempre acaban matando.

    *Ter-cera, eso es, preservar lo bueno y modificar lo malo para que deje de serlo. Creo que es hora de que se lo planteen taurinos y pro-taurinos... Lo que pasa es que creo (lo creo de verdad) que todo el rollo que se traen, todas las excusas que ponen para no cambiar esa "fiesta" por otra versión, es porque sin torturar y finalmente matar, como que "no tiene gracia la cosa", es decir, sin ese fondo sádico el arte deja de serlo.

    * Pena, es un "arte" (y no discuto que hay mucho arte en todo lo de la lidia, pero mucha incultura también y mucho de ejercer libremente nuestros instintos más sádicos, cosa muy humana) muy ligado al macho, a su poder sobre la bestia. Algo muy primitivo: el de la caza para sustentar a la pobre familia hambrienta o el de los cuentos de dragones, vencidos para ofrecerse el príncipe matador a la tierna princesa... También está muy ligado a la religión. Es algo tan ancestral y anacrónico (y tan cruel, porque no creo que el príncipe puteara al dragón o que el cazador prehistórico se pasara días jodiendo a su presa).

    *Ave, es cierto que a cualquier cosa que mueve Cataluña surgen las vísceras catalanistas y anticatalanistas. Curiosamente yo no me había enterado de que en Canarias tampoco se torea (me enteré por el blog de Ico). Seguro que no se le dio tanto bombo y platillo. En cualquier caso, y ahora te hablo solamente de mí, hablar de algo que se hace en Cataluña me cuesta, porque siempre salen las vísceras esas que dije, por todas partes. Es quizás uno de los temas para los que me siento menos libre de hablar, porque enseguida eres pro o contra, no se te deja ver las cosas aisladas del nacionalismo o del antinacionalismo catalán.

    ResponderEliminar
  15. "no se te deja ver las cosas aisladas del nacionalismo o del antinacionalismo catalán".

    Más bien, del español (que ha sido la variante nacionalista que más ofendida se ha sentido con el asunto). Para mí, desde luego, la iniciativa popular no tenía nada que ver ni con el nacionalismo de unos ni con el de otros; ha sido un proceso transparente y democrático. Que luego se haya instrumentalizado, pues vale. Pero eso no resta legitimidad a todo el proceso: un grupo de ciudadanos se propuso llevar la cuestión a debate en el parlamento y lo consiguió. Sólo por eso deberíamos estar contentos.

    ResponderEliminar
  16. Y al PP pues eso, preguntarle lo mismo de siempre: por qué lo que vale para cualquier otro territorio del Estado sirve (para Canarias, valencia, Asturias o Cuenta) pero cuando se trata de Cataluña la vara de medir es otra. Quien los entienda que los compre.

    ResponderEliminar
  17. http://www.elpais.com/articulo/opinion/protaurinos/ganan/Cultura/elpepiopi/20100801elpepiopi_5/Tes

    ResponderEliminar
  18. Pues sí, Ave, es de aplaudir que se trate de una iniciativa popular y que haya prosperado. (Muchas otras iniciativas populares, aquí y allá, no se aprueban. Como no tengo mucha idea de legislación, no sé por qué unas sí y otras no (Y me acordaba concretamente de la que pedía la cadena perpetua para asesinos pederastas, con la que no estoy de acuerdo -aunque sí con el aumento de las penas- pero que no ha tenido efecto a pesar de 500.000 firmas). Claro que podría informarme, dirás ;) pero no doy para más.

    Con respecto al artículo de El País, por fin he hallado respuesta a las preguntas que me hacía de cómo ese periódico, por lo que he leído en él en estos días, me resultaba claramente protaurino y que el hecho me chocara. Para mí que los toros están tan arraigados en la cultura que ni izquierdas, ni derechas, ni gaitas. Basta ver que cada año recibo de parte de un compañero mío (teóricamente antimaltrato animal) invitaciones para ir a una corrida anual en favor de los niños con síndrome de Down. Dice que como es por una buena causa...

    ResponderEliminar
  19. Mujer, El País es protaurino porque es Sogecable/PRISA, ergo Digital +, ergo todo el tinglao televisivo con la retransmisión de TODAS las plazas y ferias importantes está en sus manos y consecuentementela prohibición de las corridas supone para esa plataforma un hachazo económico. Claro que así no nos lo van a decir, y empiezan qu esi defensa del lector, que si ética que si tal que si pascual, pero vamos: la pela es la pela es la pela. Má o menos ;-) O sea que no te creas que su defensa de lo taurino responde a más intereses que esos.

    ResponderEliminar
  20. Y a lo mejor ni tú ni yo pagamos una suscripción para ver los toros en el plus, pero... ¿tú sabes la de cienes y cienes de miles de bares, hoteles y restaurantes en España que pagan su suscripción (con cuotas que pueden suponer un mínimo de 500 euracos al mes) para retransmitir las corridas en sus establecimientos? Multiplica y te saldrán las cuentas de por qué a El País le interesa pagar varios miles de euros en su campaña mediática en defensa de los toros y no le interesa que se escuchen otras opiniones que les jodan el tinglao.

    ResponderEliminar
  21. Ave, ya decía yo que por algo dejé de estudiar Empresariales y me pasé a la informática... Me lo noto jejejeje

    ResponderEliminar
  22. Sí, pues si te digo lo que estudié yo... jajajaja. Lo mío es directamente de siquiátrico ;-)

    ResponderEliminar
  23. Nada que añadir, ya lo habéis dicho.

    ResponderEliminar
  24. A los toreros... "toritos mecánicos" de esos de las ferias. Y que se llenen las plazas y demuestren ese arte.

    Me alegra enormemente la decisión del parlamento catalán, a propuesta ya lo habéis dicho de la iniciativa popular, en Cataluña una sóla plaza y ya no se llenaba ni con el famso josé tomás.

    Ojalán sigan la estela otras comunidades, y se erradique todo el maltrata animal, y menos para divertimento.

    La Ministra de Cultura en entrevista a la SEr, declaró que la lidia es cultura y con palabritas y más palabritas de esas que se lleva el aire zanjo el asunto.

    Quizá sea una ingenua, pero no creo que se tenga que politizar este asunto, si se hubieran abolido en Zamora, por decir una ciudad.. no hubiera causado tanto revuelo. Es una manera de enfrentar a Cataluña con España, de una manera totalmente innecesaria.
    Una cosa es el maltrato animal y otra el Estatut.

    Va, que me enrollo y me lio.

    Besitos

    noche

    ResponderEliminar
  25. El nivel de evolución de una sociedad se mide, tambián, por el trato que dan a sus animales, incluido el que reciben en el momento de ser sacrificados para su consumo.
    No me la suda, lo siguiente, la politización raquítica de ésta y otras cuestiones. Y de los nacionalismos, prefiero no hablar.
    En fin, que bien prohibidas están las corridas de toros, en Cataluña, en Canarias y en todo el mundo civilizado. Ea.
    El resto de las prohibiciones me trae al pairo, también. La prohibición es el recurso más fácil de la frustración de quienes tienen la responsabilidad de gobernar y no tienen ni puta idea de qué hacer con ella.

    ResponderEliminar
  26. ¿Por qué será que cuando estamos preparando una mariscada nunca nos acordamos de si los toros sufren o dejan de sufrir?.
    ¡Vaya usted a saber!.

    ResponderEliminar
  27. Me gustan los toros, ya lo he dicho, libres...
    No me gustan las prohibiciones, porque manifiestan la incapacidad de resolver cibilizadamente un asunto, y eso habla de un país. No digo más.

    ResponderEliminar