05 agosto 2010

Hipocondríaca mira piernas de mujeres

La última vez que tuve un miedo terrorífico fue hace ya como seis años, y por haber buscado en internet los síntomas (nunca más, santotomás). Era agosto y me aparecieron unas manchas rosas en las piernas, de rodillas para abajo. ¡Qué raro, nunca antes me había pasado esto! Por suerte o por desgracia tampoco conocía a nadie a quien le hubiera pasado.

Estuve unos días aguantándome el miedo, pero eso sí, salía a la calle a todas horas, pertrechada de gafas de vista, a mirar piernas de mujeres, paseando, sentada en una terraza, con amigas o sola (a mis amigas no les contaba nada de aquello, ¿para que me llamaran hipocondríaca?). Claro, era verano y por la calle había muchas mujeres y casi el doble de piernas al aire (casi, porque no todas las llevaban descubiertas), unas con varices, otras bronceadas, otras blancas, con lunares, viejas, jóvenes, gordas y flacas, hinchadas, feas y bonitas, pero ni una tenía manchitas rosas (y menos mal).

Los médicos de vacaciones, seguro, y yo sufriendo. Enchufo internet, ahí tenía que decir algo, sería una tontería, seguro. ¡Y un carajo! Todo era malísimo, y lo peor de todo era una enfermedad mortal, que tenía aparejado ese síntoma, además del cansancio. ¿Me siento cansada? Repaso mi memoria: Sí, llevo unos días en que me canso mucho cuando subo tres escalones. ¡Argggggggghhhhh! Llamo a mi dermatólogo, que estaba en su casa, pero de vacaciones. Le pido por favor que me vea, que es un momentito. El pobre hombre, un fantástico dermatólogo, me dijo que fuese a su consulta esa misma tarde. Llegué angustiada, pero hice lo posible para que no se me notara. Cogió su lupa y miró mis manchas. "Púrpura rosáceo" (creo que se llamaba así). ¿Y eso es grave? No, eso es un problema de circulación, camina todos los días una hora a paso ligero y se te quitará en dos o tres días. Mano de santo.

Cuando le pasó aquello a Pepa, la pobre mía estaba horrible, llena de cosas raras desde el cuello a los tobillos, pero tan pancha ella, tan tranquila. Hasta reservó en un SPA para ese fin de semana, aunque yo sabía que si alguien la veía así o nos echaban o íbamos a hacer uso exclusivo de las piscinas y yacuzzis. "Que no te preocupes, tonta, que ya se me quitará", me decía.

Si todo el mundo tiene un tipo de locura, la mía es esa. Seguro que estoy majara perdida.

Y así, a lo tonto a lo tonto, se me olvida que ahora tengo un ataque de hipocondría, pero la sigo teniendo, acabo de recordarlo. Ni la cuento, porque os ibais a reír un rato.

12 comentarios:

  1. ni hablar!! Cuenta, cuenta! jajajajaj

    ResponderEliminar
  2. jajajaja disculpa que me ria! pero es qe eres algo serio!!! jajajaja en cuanto a mi operacion pues tuvo que ser a "cielo abierto" como le dicen por acá porque ya tenia calculos hasta en los conductos biliares, que a ese paso ya parecia abaco con tanto calculo
    Beso alevoso

    ResponderEliminar
  3. pero alma de la diosa, deja de pensar que tienes algo malo, que al final será verdad que enfermas. Ahora sé por qué las personas hipocondríacas duran más años: se hacen revisar todo por la medicina, ajjajajaaa.

    ResponderEliminar
  4. Me he reído un poco con lo de tus manchitas en las piernas, lo reconozco.
    Estoy de acuerdo con Morgana en que nos deberías desvelar el nuevo mal que te ataca, no nos dejes con esta intriga... no es sano quedarse así ;)

    ResponderEliminar
  5. Me estoy aficionando a tus hipocondriacadas. Ahora me apetece que cuentes esa y más si nos auguras que nos vamos a reír un rato. ;)

    ResponderEliminar
  6. jajajajajaja... nunca se me había ocurrido un pretexto tan bueno para ver las piernas de las demás en verano jajajajaja
    Vamos a ver Candelilla... ¿de verdad te sientes tan mal? ya cuéntalo, que te estás muriendo por hacerlo... ups! ¿he dicho muriendo? no!!! borrar, suprimir, editar, elimnar... jajajajajajaja
    Quise decir que estás ardiendo en ansias por decirlo... ¿he dicho ardiendo? ay hija, no lo tomes literal... jajajajajajaja

    besitos de aspirina ;)

    ResponderEliminar
  7. No tienes opción! : cuenta cuenta, que esto de la hipocondria te la quitamos entre todas a broma limpia.
    :-)

    ResponderEliminar
  8. No no...contando pero ya, a mí no me dejes así que no vale! Además...si nos íbamos a reír, con más razón para escribirlo, no? :) Animo!

    ResponderEliminar
  9. Jaaaaa, venga suelta, que te diagnosticamos en un santiamén...

    ResponderEliminar
  10. Candela, esto es un clamor popular. Cuenta ahora o calla para siempre. Bueno no, simplemente CUÉNTANOS :-)

    ResponderEliminar
  11. Me uno a la masa. Cuernta porfi pliss....

    muacks

    ResponderEliminar
  12. Ayy madre Candela, Candela.. jajajajaja.... y el post anterior no tiene desperdicio... jajajajaja

    Oye y cuenta eso que dices ¡¡así no nos puedes dejar!!!!

    Un besote y BUEN FINDE!!!!

    ResponderEliminar