18 agosto 2010

Historias del ectoplasma y su hermana. Capítulo I

Cuando decidí cambiar mi escenario vital puse en venta mi casa y casi simultáneamente encontré la actual, hice el contrato privado de compraventa y pagué la señal. La escritura se haría en un plazo de tres meses, pero la vivienda estaba desocupada y la propietaria me dio las llaves por si quería ir pintando, cambiando puertas o haciendo obras de mejora antes de escriturar.

Había una minipuerta que comunicaba con el piso anexo. En él vivía la hermana de la propietaria del mío, tan bien avenidas las dos que en vez de ir a visitarse por la escalera lo hacían por esa puerta enana que se encontraba en mi cuarto de baño.

Ya había hecho cambiar las puertas, colocado el aire acondicionado y pintado las paredes de mi futura nueva casa. Por fin sin albañiles ni pintores pululando por ahí, una mañana me puse a arreglar unas baldas del armario en lo que hoy es mi estudio, subida a una escalera. De pronto entreveo, en medio de la oscuridad del pasillo, una especie de ectoplasma alto, oscuro, delgado y con bata de flores que me mira fijamente. Doy tal respingo que se me cae el martillo en el pie y no me duele. Digo hola como habría podido decir socorro, bajito, bajito. ¡Fuera de la casa de mi hermana! me grita con su voz ectoplasmática, pastosa y ronca. Salto de la escalera, paso junto al ectoplasma -o lo atravieso- y corro a buscar a mi hija pequeña que está en la terraza. La cosa debió de seguirme porque unos segundos después encuentro a la niña con la boca abierta mirando algo que había detrás de mí.

17 comentarios:

  1. Un fantasma??? aghhhhh que miedo¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Un ectoplasma con bata de flores??? No veo el momento de la publicación del segundo capítulo.

    ResponderEliminar
  3. jajajaja cuántos capítulos tiene? bueno, me da igual, ya me he enganchado a la blognovela.

    ResponderEliminar
  4. seguro que el ir con una bata de flores se considera un agravante en los casos de allanamiento de morada de los ectoplasmas. Espero que lo denunciaras!!

    ResponderEliminar
  5. Candela ,hijaaaaa!!!... haz el favor de seguir escribiendo la historia, no es que me coma las uñas por la emoción, es que me muerdo los muñonesssss!!!

    ResponderEliminar
  6. ¿te amenazaba con el dedo? ¿le viste la cara? ¿la niña se acuerda también? ¡¡sigue por las diosas!!!

    ResponderEliminar
  7. jajajaa, sigueeeeeeeee, anda que te gusta crear misterio
    raro lo de q lleve una bata de flores, pero peores cosas se han visto
    besos

    ResponderEliminar
  8. jajajajajajajaja
    ya me lo seeeeeeeeeeeeeeeeeee
    pero lo quiero leer! tienes tanta gracia cuando lo cuentas oralmente como cuando lo escribes
    jajajajajaja
    Besitos!

    ResponderEliminar
  9. Desde luego, ya no hay vecinas "como las de antes". ¿No la invitaste a tomar algo?

    ResponderEliminar
  10. Me has dejado con el susto en el cuerpo y a la espera del siguiente capítulo...jaja

    ResponderEliminar
  11. Tenemos novela de verano entonces o relato de terror?

    ResponderEliminar
  12. Jajajajajajaja. Genial. Espero la segunda entrega.

    ResponderEliminar
  13. Jajaja, no se porque me da que de ectoplasma pasa a ecto-plasta en la segunda parte del relato. Pero por si acaso, ¡¡¡¡no vayas hacia la luz!!!!

    ResponderEliminar
  14. Yo también quedo a la espera, ¿se quitó la bata de flores? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Mira, ya me he reído lo mío con el post anterior, y ahora, vas y me sales con el tema del ectoplasma en bata de flores, que imagino guateada.
    De vedad, Candelilla, que verano más gracioso estás pasando, guapa.
    Espero la segunda entrega.

    ResponderEliminar
  16. jajajaja, me río de vuestros comentarios y pido permiso para utilizar más adelante el apelativo sugerido por la Sra. Castafiore, de ectoplasta, mucho más adecuado en sucesivos capítulos que el de ectoplasma.

    ResponderEliminar