19 agosto 2010

Historias del ectoplasma y su hermana. Capítulo II

El ectoplasma nos prohibió volver a entrar al piso, bajo amenaza de llamar a la policía, hasta que no estuviera firmada la escritura *. Ya estaba todo arreglado, puertas nuevas, pintura, arreglos de obra, descalcificador, toldos y aire acondicionado. 30.000 euros entregados como señal, 300 euros que le di a la hermana de la ecto para que saldara su deuda con la comunidad... ¿Escritura? Me sentía a las puertas de ser víctima de un timo cuando supe que ni a la ecto ni a la hermana se les conocía oficio pero gastaban coches ostentosos, ropa exclusiva, mobiliario de Roche Bobois y recursos para eludir sus numerosos requerimientos judiciales de pago de deudas.

Cuando nos echó la cosa, faltaban dos días para firmar la escritura y yo no sabía ni en qué notaría ni a qué hora se iba a hacer y lo último que había sabido de la dueña es que no podía conseguir no sé qué documentos indispensables. Hacía más de una semana que la llamaba en vano. Primero respondía al teléfono con evasivas tipo “luego te llamo” para más tarde dejar de responder. A final de mes tenía que entregar el piso donde vivía y ya me veía con el hatillo y la niña en la puñetera calle.

Hablé con un abogado de mi confianza y le propuse darle un poder notarial para hacer todas las gestiones relacionadas con la compra del piso nuevo: localizar a la propietaria prófuga, comprobar que todo se llevaba a cabo correctamente y firmar en mi nombre la escritura, en el caso de que ese acto tuviera lugar.

Mis llamadas no las atendía pero el teléfono del abogado le era desconocido y contestó. Cuando escuchó aquello de “soy fulano de tal, abogado, y represento a fulana de cual en el tema de la compraventa de su piso xyz”, le respondió algo y colgó. Se tomó un minuto para transformarse de adorable pija rubia en Regan McNeil y después marcar mi número, minuto que aprovechó el abogado para llamarme y decirme: “Te va a llamar, no te asustes aunque la tía acojona”.

Estaba segura de que mientras me gritaba se le atornillaba y desatornillaba la cabeza y echaba espuma por la boca. Lo más bonito de toda la retahíla de cosas que berreó, sin puntos ni comas, fue “hijadelagranputa”. Luego colgó.

Dieciete días más tarde de lo previsto se firmó la escritura sin mi presencia. Tenía un solo día para hacer la mudanza antes de entregar mi piso anterior. Todo se hizo. Me revolqué en el suelo, abracé y besé los pilares y alcé los brazos hacia mi trozo de cielo frente a la carcajadas de Maya. Sí, todo eso era ya mío. Ni cien ectoplasmas con hermanas habrían podido con nosotras.

Pero en mi cuarto de baño estaba aún, como una amenaza, la puerta enana.

* Después supe que, ley en mano, yo sí habría podido llamar a la policía por allanamiento de morada de la ectoplasma.

10 comentarios:

  1. jajjaaaaaaaaaa, se desatornillaba la cabeza y echaba espuma por la boca, muy bueno, pero esto no es el fin, Candela, porqueeeeeee

    nos has dejado con el gran tema de la literatura universal

    UNA PUERTA ABIERTA!!!

    como dijo una tal fanny rubio "la literatura consiste en tratar de saber qué se esconde detrás de la puerta"

    (una ectoplasta!!, jajajaja)

    ResponderEliminar
  2. Primero, te he leído.
    Después me he ido al diccionario... ni idea de lo que era un ectoplasma...aunque atiné.
    Y ahora me has enganchado...
    espero las próximas entregas...
    Un besico.

    ResponderEliminar
  3. jajajaja que bueno que no te dejaste,mira que gente mas fresca, pero bueno al final ganaste tu,como debia de ser.

    ResponderEliminar
  4. Si el fina es libre te imagino ladrillo en mano tapiando dicha puerta... y si no es así... espero tu final.

    ResponderEliminar
  5. esa primera noche dormirías con un ojo abierto, verdad? y con tu hija al lado. Chacha qué miedo. jajajaja

    ResponderEliminar
  6. "Una ectoplasta en guatiné" ,
    "La pija del exorcista",
    "Tras la puerta del retrete"
    ....

    Que montamos un guión Candela, y lo llevamos a concurso.

    ResponderEliminar
  7. Ay, Candela, que subidón de adrenalina hija!!!!... y de la puertita, cómo vamos??... es que me deja una sensación de amenaza...

    ResponderEliminar
  8. menudo par... ay Candela, lo que pasa es que tienes algo así como un radar para encontrar a la gente que tiene madera de ectoplasta :)
    ¿quien te quiere niña?

    besos

    ResponderEliminar
  9. Tapiar la puerta común. Paso 1. ¡Qué miedo!

    ResponderEliminar
  10. jajaja, suscribo el comentario de la jirafa...venga...
    besos

    ResponderEliminar