15 septiembre 2010

Primer encuentro: recuerdos y bebés


He encontrado a Jose, un gitano rubio que hace dos años estuvo en 1º de PCPI. No era alumno mío, pero aquel grupo de 6 y yo tuvimos buena relación. ¡Maestraaaaa! me ha gritado cuando me ha visto andando sola por aquel callejón por el que no nos gusta pasar, en donde han atracado a varias personas, incluidas un profesor, una profesora y un par de alumnos. Me ha dado un abrazo de esos suyos que ya conozco, golpeándome la espalda con la palma abierta como quien prueba el estado de una sandía, cariñoso y jovial, con su sonrisa y sus pendientes de cristales brillantes. ¿Qué has hecho este año pasado, Jose? Pues he hecho algunos cursillos y ahora estoy trabajando en lo que sale, aquí y allá, maestra, porque ahora tengo a la novia preñá y hay que espabilarse. ¿Y qué vais a hacer? -le pregunto por saber si se casan, se "arrejuntan", o lo que sea-. ¡Pues criarlo, maestra! -me ha respondido.

Jose me tuvo engañada durante los primeros días de aquel curso. Decía que era gitano rumano recién llegado de su tierra y yo lo creí. Al poco tiempo, viendo que cantaba y palmeaba a todas horas su flamenco agitanao tipo "Primica de mi armaaaaa", le dije que se había hecho pronto con el cante y el acento granaíno. Se rió y me dijo: ¡¡Maestra, si soy de Armanjaya de toa la via!! (Almanjáyar, barrio granadino)

Fue mi compañero Lucas quien me pidió uno de aquellos primeros días de curso que entrara en su clase del PCPI para presentarme a su grupo. Esta es Candela, la profesora de informática ¿vais a saludarla? Algunos permanecieron tímidos en su sitio y como mucho me saludaron con la mano, pero un grupillo vino hasta donde yo estaba.

- Maestra, yo soy Jose, y soy gitano rumano -se presentó Jose, dándome su abrazo de la sandía.
- Y yo soy Antonio, gitano de Graná - se presentaba un gitanete alto, muy moreno de pelo ensortijado, mientras me estampaba dos besos en la cara.

Desde atrás, uno chiquito, que saltaba para que pudiese verlo mejor se me presenta con:
- Maestra, maestra, yo me llamo Hammed y soy moro.

Despacio se me acercó una chica, que puso sus dos manos en torno a mi oreja derecha y susurró:
- Mamamaestra, yo, yo, yo soy María y soy síndrome de Down, pero shhhhh, que no se enteren.

Nuestras aulas, en particular las del PCPI y la ESO están llenas de color.

No es solamente Jose el que va a ser padre, con 19 años. También Lucía, de 19, estará posiblemente hoy dando a luz a su bebé, un niño. Dani, de 23 aún no conoce a su hija de dos semanas, porque se fue a trabajar fuera durante el verano. Mis chicos y mis chicas me hacen abuela-maestra.

Ya tengo la lista de los dos grupos del ciclo de grado superior a los que daré clase este año: 10 y 11 respectivamente, mayores de edad. Hasta mediados de octubre irán viniendo más, otros se irán retirando, y así hasta completar los dos grupos de 30 de cada año. Un mes de sí pero no. Mañana tendré mi primer encuentro formal con los dos grupos.

19 comentarios:

  1. jó, qué post más bonito éste! Me ha encantado, sobre todo el cariño que le tienes a esa chavalería, tan poco apreciada en otros lugares... El reencuentro -con los/as que ya nos hemos relacionado- y el encuentro -con los/as que nos vamos a relacionar, ¿no? Quién aún sostenga que la Educación es más curricular que relacional está en el Pleistoceno...

    Septiembre, jamás, nos deja indiferentes.

    Besos, Candelilla.

    ResponderEliminar
  2. Para trabajar en educación ( reglada o no) hay que querer a los chicos. ¡Qué post más emotivo! Felicidades abuela.

    ResponderEliminar
  3. Siempre he distinguido entre profesores y maestros. Los primeros enseñan las lecciones de los libros. Los segundos enseñan lecciones de vida.

    Y tú, Candela, eres maestra de esos chavales y de algunas de nosotras también!!

    ResponderEliminar
  4. estoy con Chris, eres una auténtica maestra y que después de tantos años sigas apreciando y valorando a tus alumn@s dice mucho de ti...
    besinos¡¡

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado leerte "maestraaaaaaaaa".

    Creo que harían falta muchas como tu, Candela. Se ve que disfrutas con lo que haces y desprendes cariño.

    Un OLE por ti!

    ResponderEliminar
  6. Me ha venido a la mente el recuerdo de mi primera maestra, era toda una MAESTRA, nada que ver con los que tuve en años sucesivos, tenía un dos caballos en que alguna vez llevó a parte de su alumnado, a mí incluida. Es curioso que en aquellos años la mayoría vestían con colores oscuros y tristes, había alguna que se ponía una bata azul para no manchar su ropa con la tiza, sin embargo ella, que ya tenía sus años, solía llevar ropa de colores vistosos y pañuelos en el cuello llenos de colorido. La recuerdo delgada, morena de piel con el pelo cano y muy distinta al resto de la plantilla de aquella vieja escuela. Me enseñó a leer, a escribir y fue la persona que me facilitó el acceso al colegio, no había plaza en ninguno y tras hablar mi madre con ella le dijo que me llevase allí a pesar de que la directora había dicho lo contrario. Para mí ha sido una persona muy importante y le estaré siempre agradecida por su enorme generosidad.

    ResponderEliminar
  7. eres una maestra, Candelilla. Y tiene razón Morganita, septiembre nunca nos deja indiferentes, yo estoy encantada en el insti con la chavalería.

    ResponderEliminar
  8. De esas historias, sí que se puede hacer una novela.

    ResponderEliminar
  9. Propongo que te llamen "madrestra"...
    ;)

    ResponderEliminar
  10. Candela! sí es que tienes lo más granao!. jajaja. Que ternurita trasmites.
    Por cierto tengo un amigo que es "zubiético", (de la Zubia, claro). Me decía que "Tolulo III" fue un famoso pintor francés impresionista, que sufría de enanismo y que destacó por sus carteles de cabarets. (pronunciar el nombre con acento granaino para identificar al personaje)

    ResponderEliminar
  11. Si es que eres una madraza mi niña... y eso permea hasta en tu actividad profesional. Besitos, se te quiere

    ResponderEliminar
  12. Morgana, lo curricular tiene que llevarse a cabo mediante lo relacional o no funciona. Todavía, si me apuras, puede funcionar más en gente mayor, grados superiores, pero en la ESO no, en PCPI mucho menos. En mi instituto tenemos el instituto en sí y una sección en otra calle. En la sección están los ciclos y 1º PCPI. ¡El PCPI funciona con resultados! sorprendente, ¿no? No lo es, estar en una parte donde hay gente mayor, donde se les trata con cariño, donde no están mezclados con la gran masa del instituto principal de donde salieron escaldados no ha dado nunca buenos resultados. Estrategia, comunicación, disciplina con cariño y respeto... y luego con esa base, lo curricular entra bien. Aún así reconozco que no soy la más adecuada para impartir clases a PCPI, me esfuerzo tanto, invento tantas estrategias, que me agoto al primer mes, pero para eso tenemos un compañero y una compañera excepcionales.

    ResponderEliminar
  13. * Martina, muchas gracias jajaja. Pues sí, es necesaria la empatía y además que te guste la materia que enseñas. Dos ingredientes indispensables.

    * Chris, aquí en PCPI y ESO la mayoría nos llama maestros y maestras, algún que otro usa lo de profesor(a) o nuestros nombres. En los ciclos nos suelen llamar por nuestros nombres o profesor(a) (y a mí hace ya unos años siempre me empiezan hablando de usted ¿por qué será? jajajaja.

    * Yosu, no tenía vocación de maestra, te lo juro. Entré en esto por no saber decir NO, y no encontré mi verdadera vocación hasta que pude enseñar lo que a mí me gusta. Si me lo quitan me matan.

    * Alma, me encanta lo que hago, excepto madrugar, por eso este año he pedido que soliciten ciclos de tarde para lo que me quede hasta la jubilación. No creo que se soliciten, porque nadie quiere esos horarios, pero por probar que no quede... Un beso!

    ResponderEliminar
  14. * Siempre anónima, a veces me pregunto ¿habré dejado en alguien una huella así como la que cuentas? Es envidiable.

    * Marcela, lo mejor que saqué de aquello de ser una "parlanchina" (jajajajaj) fue lo que me dijo Farala: eres una comunicadora. Ese eufemismo me gusta. En clase hablo poco (total no se me oye con esta voz que tengo), pero de persona a persona disfruto comunicando lo que sé y porque lo cierto es que les tomo cariño a esos personajes que cada año empiezan a formar parte de mi vida.

    * Dintel, seguramente, pero es que escribir en volumen no se me da muy bien, creo... Una antología del disparate y otra de la anécdota sí que podría escribir jajajaja.

    * Maikix, un detalle de tu parte... me esperaba abuelestra jajajaja.

    * Jirafas, la he pillado enseguida, sólo he tenido que cerrar los ojos y pronunciar en granaíno lo que tú has escrito: Toulouse Lautrec! Pero si está clarísimo jajajajajaja. ¿Se nota que soy granaína?

    * Pena se me escapa mucho en el instituto lo de "Cómo está mi niñoooo" o "Cómo lleva este curso mi niñaaaa", y así me salen a veces con lo de "Muy bien, mami" jajajajaja.

    ResponderEliminar
  15. Ole maestra, así da gusto. Si es que tratandoles con cariño son como niños. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué desperdicio apartar a los "despreciados"!...
    (Lo que nos queda por aprender)

    ResponderEliminar
  17. Qué bonico lo que cuentas, Candela. Qué bonico.

    ResponderEliminar
  18. Hola Candela!!!
    Qué emoción este post!!! Que alegría transmite!!!! Y qué bonito que un alumno te llame maestraaaa y te plante toda la palma en la espalda..Qué bonita muestra de afecto!!!
    Carai, con el gitano- rumano, gitano de Graná , hamed el moro maria -la del "shhhhhh, que no se enteren" .. Me han hecho saltar las lágrimas!!!

    ResponderEliminar
  19. Tarde pero presente, aunque breve, PORQUE TU LO VALES, por eso tienes el cariño de tus chavales y de tu gente. Un abrazo.

    ResponderEliminar