31 octubre 2010

Cuando el único referente escrito es el chat

Antes de 1995 internet estaba circunscrito prácticamente al ámbito empresarial. A partir de la mitad de la década de los 90 empezó poco a poco a popularizarse y hoy día son pocas las familias de nuestro país que no cuenten con su propia conexión. Las estrellas de la red han sido siempre la búsqueda de información y la comunicación, si bien al principio las búsquedas arrojaban pocos resultados porque apenas se colgaba información libre y accesible para la población.

En 1995 inicié un estudio sobre hábitos de chat en España y países de latino-américa, basado en Netmeeting, mIRC y Freetel. Un año más tarde extraje los resultados porcentuales del estudio. En resumen:

  • Hombre-mujer. Las mujeres eran tan escasas que casi brillaban por su ausencia. Apenas constituían el 5% del total.
  • Franjas de edad. Muy definida, prácticamente concentrada en personas de 20 a 40 años con trabajo.
  • España - países latino-americanos. De España muy pocos usuarios en proporción al número de habitantes, mientras que México que se llevaba la palma.
  • Lugar de conexión. Más del 90% lo hacía desde su lugar de trabajo.
  • Vocabulario. El de la gente de hispano américa más rico y variado que el de la española.
  • Ortografía. Mucho mejor la española que la latino-americana.
  • Motivo del chat. Las pretensiones de chat eran sobre sexo en el 50% de los casos.
Desde entonces internet ha dado pasos de gigante en todos los sentidos, desde el abaratamiento y el aumento de la velocidad de conexión a la aparición de nuevos y sofisticados sistemas de chat unido a la ingente cantidad de información que crece cada día y a la aparición de las redes sociales.

Una de las grandes diferencias -en el ámbito doméstico- entre aquel internet de los 90 y el de hoy día es la incorporación de la población infantil como usuaria y el incremento exponencial de adolescentes, tanto en número de personas como de horas de conexión diarias.

El lenguaje SMS (Short Message Service)

Los mensajes a través de móvil permiten un número máximo de caracteres. En caso de excederse se contabilizan como dos mensajes o más. Esto es así desde la aparición de este tipo de mensajería y, lógicamente, se ideó de forma espontánea un lenguaje abreviado para enviar más información con el mínimo número de caracteres. El conocido lenguaje SMS, que tiene que ver con la taquigrafía y la estenotipia.

*Taquigrafía: Sistema abreviado de escritura en el que, según el método taquigráfico utilizado, se eliminan las vocales de las palabras o se utilizan líneas curvas y rectas que representan conjuntos de letras o sonidos.


*Estenotipia: Método de escritura rápida sobre una máquina de teclado en el que pueden pulsarse varias teclas simultáneamente. Los caracteres del teclado son abreviados: La F y la V por ejemplo usan el mismo carácter puesto que la fonética de ambas letras es labiodental.


Como he escrito anteriormente, el SMS se ideó para los mensajes desde teléfonos móviles. Ese es el uso que considera adecuado la mayoría de profesionales de la educación y el aprendizaje. Ver por ejemplo este programa de actividades.

¿Qué problemas existen, por tanto, en el aprendizaje y uso de este nuevo código lingüístico?

Que en la práctica no se circunscribe únicamente a la comunicación mediante mensajes cortos con el móvil, ni siquiera a la práctica laboral como la taquigrafía o la estenotipia, sino que se extiende a las comunicaciones cotidianas escritas entre la población más joven (y cada vez menos joven, porque quienes iniciaron este sistema de comunicación en la adolescencia ahora ya tienen más de veinticinco años).

Que se lee poco o nada en lenguaje formal, científico o literario. La memoria fotográfica retiene las palabras escritas, de ahí que si escribo "aprovar" y sin necesidad de conocer reglas de ortografía, mi cerebro me avise de que algo no está bien. El lenguaje SMS usa indistintamente uves y bes, ges y jotas, equis y ches, tes y equis, ces y eses, suprime haches... No es un lenguaje ni siquiera apoyado en la fonética como lo es la estenotipia. Al ser lo único que los adolescentes leen cada día y durante varias horas, es lógico que su memoria fotográfica les muestre como referencia las palabras mal escritas y a la hora de la duda no sepan qué es lo correcto o, lo que es peor aún, que ni siquiera tengan dudas, porque lo mal escrito les suena bien.

¿Qué hay de esos trabajos que se piden en clase de Ciencias Naturales, Sociales, Educación para la Ciudadanía, etc.?

Es muy raro que se obtenga información y posteriormente se redacte o se resuma en un texto escrito a mano o a máquina. Hoy día se copia y se pega la información, como mucho se le da formato a los textos y se eliminan párrafos que no se consideran de interés. Raramente se redacta o se lee el propio trabajo.

¿Y quienes sí leen libros?

Si también chatean en SMS tienen una doble entrada de información: los libros y los chats. Ocurre igual que en las personas bilingües de dos idiomas muy parecidos, como pueden ser el castellano y el italiano o el castellano y el catalán. Se escapa alguna vez una falta por esa doble entrada de información y la memoria fotográfica. No es raro encontrar a bilingües castellano-catalán que escriben targeta en castellano o tarjeta en catalán, por poner un ejemplo. La fonética es la misma pero la ortografía no. Es fácil confundirlas. Lo mismo ocurre con la i latina y la y griega. En estos casos la incidencia de faltas de ortografía suele ser escasa.

Mi experiencia

En mi profesión de más de 30 años empecé por enseñar en la antigua Formación Profesional, año 1980. Internet era una palabra desconocida y la única entrada de información lectora que tenían las personas eran los libros, tebeos, revistas, periódicos y libros de texto. Si no se era analfabeto se sabía escribir correctamente, como mucho se eliminaban o se ponían mal las tildes y había muy pocas faltas de ortografía a pesar de que buena parte de mi alumnado llegaba a la FP con la primaria sin terminar.

Empecé a notar un empeoramiento en la ortografía hace unos diez años en lo que me llegaba de mi alumnado a través de exámenes o correos electrónicos. Desde entonces el empobrecimiento del lenguaje y el número de faltas de ortografía han ido en aumento progresivo, lo he ido viendo y me he ido alarmando. Por supuesto, aparte de que no es un hecho que me pase inadvertido, indago en sus causas. El 100% de los alumnos y alumnas que tienen demasiadas faltas de ortografía no lee libros y chatea o lee y escribe en redes sociales durante una media de 3 a 4 horas diarias. La gráfica que relaciona uso de chats - lectura de libros - faltas de ortografía, tiene toda la gama posible en la corrección ortográfica y riqueza de vocabulario. En el extremo mejor están quienes más leen y menos chatean, en el peor quienes menos leen y más chatean. ¿Son entonces equivocadas mis conclusiones? ¿Qué otros factores pueden haber supuesto ese enorme empobrecimiento en el lenguaje (incluso el más básico) y en la ortografía? Yo no encuentro otros motivos.

Procesadores de texto

Para escribir un texto sin faltas de ortografía, una salida fácil la tenemos en los correctores gramaticales de los procesadores de texto. Ahí pones "aprovar" y te la cambia automáticamente o te la señala como errónea. Pero los correctores no son la panacea. Hacia, Hacía o Asia los da por buenos independientemente del contexto. En todo caso, no hace falta pensar ni aprender, sólo saber utilizar los procesadores... Esto me alarma, ¿qué pasará si hay un declive de las TIC? ¿Somos realmente tan autosuficientes y cultos como para seguir siéndolo si prescindimos de las tecnologías?

Solución

La solución está en la familia y en el profesorado que interviene y asesora. Nos amparamos en el "ahora son más rápidos", "nacen sabiendo", como si la rapidez de respuesta -al margen de que sea la correcta o no- fuese la panacea de la felicidad y la evolución. Animar tan a la ligera a utilizar el lenguaje SMS en cualquier tipo de comunicación es una palmada en la espalda que lleva a empobrecer el vocabulario y a olvidar el propio idioma. Si no tienes palabras para expresar una idea, no puedes expresarla. Cada vez es más frecuente el uso de gestos para describir una cosa y cada vez hay más dificultades para determinar si una palabra está bien o mal escrita, recurriendo con frecuencia a algún sinónimo que no plantee dudas gramaticales... pero ¿qué pasará cuando el empobrecimiento del lenguaje no nos aporte sinónimos? No importa, siempre nos quedarán los procesadores de texto...


15 comentarios:

María dijo...

Leer este artículo tiene su mérito... ja, ja, ja...

Antes teníamos que contestar a preguntas con un párrafo en el que exponíamos nuestras ideas. Ahora las páginas tienen huecos para escribir una palabra.

Se piensa menos, se ve más tele. Leer implica prestar atención al texto, las imágenes no necesitan atención. Por eso se escribe mal.

Muchos de los problemas de la educación residen en la falta de atención. Comprobadísimo.

Morgana dijo...

Para nada son incorrectas tus conclusiones!! Es más...tía, qué curro!! Te felicito por tu trabajo.

En mi opinión el asunto es bastante complejo y son varias las razones por las que se escribe tan mal, por lo que los usos del chat no explica en sí mismo el problema.

Para mí que lo que hay, en demasía, es una gravísima falta de consciencia lingüística, de sus usos, recursos y estilismos; carencia de pensamiento crítico y, sobre todo, pobreza lésbica que diría nuestra amiga Marcela (;) jajajajaja); y semántica que diria yo.

El chat, desde mi punto de vista insisto, es un leve reflejo de la pobre expresión oral de sus usuarios/as y, por lo tanto, del pensamiento, que diría Vygotsky.

(jajajaja me está saliendo un comentario muy redicho peroooo qué leches!! me lo voy a permitir!!)

En definitiva: la chavalería (y la chiquillería con anterioridad: esto ya sucede en Primaria..) habla mucho pero se expresa poco, escucha mal o sesgadamente, no lee y no escribe textos largos... Eso sí, han inventado un código nuevo: el tecnológico. Y como, efectivamente,la Lengua es una cosa viva tendrá que aceptar esta nueva incorporación.


...estoooooo, jjajaja cuando quieras hacemos el I encuetro blogueras-docentes-lingüístico... vamos, me apunto ya!!!

Besooooooos.

Candela dijo...

* María, siento la longitud del artículo. Se debe a una de mis limitaciones: que no sé abreviar sin que se pierda la esencia de lo que quiero decir... y aún así me quedé algunas cosas en el tintero jajajaj. Coincido en que hay falta de atención (en la familia).

* Morgana, vale, pero dime:

¿esa falta de consciencia lingüística, de usos, recursos, pensamiento crítico y pobreza lésbica (jajaj) ¿se debe a un virus que invade el mundo desde hace unos 10 años?

Veo en todo eso una relación causa-efecto. Me cuesta pensar que esas carencias han venido sin más, porque sí, y que son las carencias las que afectan a la forma de expresarse. Sigo convencida de que las TIC's no se están utilizando convenientemente y eso ha generado carencias.

De otra cosa estoy segura: los y las adolescentes "majaras" de los que hablaba en mi anterior post tendrán muchas más oportunidades en su futuro, porque un día de estos se acabará eso de hacerse famoso y ganar fortunas por decir y hacer chorradas en la tele, por ejemplo. Estamos en un extremo del recorrido del péndulo.

Morgana dijo...

...mmmmmm... las metodologías que "no" usamos en el aula tienen que ver, el desinterés por estudiar y "ser alguien en la vida" (es decir, la carencia de proyectos personales), la falta de referentes familiares cultos/as, las escasas conversaciones interesantes y, por supuesto, Candelilla, el mal uso de las tecnologías, que llevas razón pero en parte.

En estos diez años, además de un aumento de las TIC, sobre todo ha habido un brutal cambio de orden mundial, un desconcierto generalizado del que aún no se vislumbra la salida. Los chicos/as están tan perdidos como nosotros/as... o a causa nuestra, no lo sé. La ortografía es tan solo uno de los muchos "síntomas" de una larga enfermedad.

Y conste que soy optimista!! jajaja Que trabajo todos los días para que cuando me dejen a mí y te lleguen a ti sepan pensar cómo se escribe "aprovar".

Para cuándo ese Primer Congreso??

Besos!!

Candela dijo...

Morgana, gracias por abrirme los ojos a las otras posibles razones. Tienes razón y es posible que de no existir esas otras razones no se llegaría a las que he expuesto yo. Has hablado de los cambios en el orden mundial, de desconcierto,de falta de referentes familiares cultos. En todo ello estoy de acuerdo, pero en el último caso no sé qué decirte, mis padres tienen una cultura agrícola, pero ni fueron a la escuela, nunca pudieron ayudarme con los deberes y a mi madre se la llevaban los demonios si me veía leer o estudiar, pero a mí me gustaba aprender y evolucionar. Tal vez por propia curiosidad y tal vez porque tenía metas, aún indefinidas, para las que necesitaba saber algo más cada día. Tal vez ese desconcierto y falta de referentes venga de la propia familia, casi seguro, pero no por la cultura o incultura, o sí, quizás sea la incultura social la que predomina. También los medios de comunicación, lo que se ve, el dinero fácil: a más burro más fama, más dinero. Los grandes hermanos, los debates televisivos sobre las vidas privadas de personas y personajes, a ver quién la dice más gorda, sin orden, quitándose la palabra, en los que gana siempre por goleada no quien más reflexiona o hace reflexionar, sino quien más grita...

Vamos, una caca, Morgana. Pero de toda la miseria humana y del desconcierto reinante, lo único que se les ha metido entre ceja y ceja es prohibirnos fumar, pero viva la telebasura, la contaminación, la deseducación, la explotación, el consumismo...

Madre mía, todo eso es porque estoy pensando en tecla alta :)))

Para el Congreso estamos sentando ya las bases. Sólo queda fijar fecha... Siempre que sea posterior al 30 de noviembre :)

Marcela dijo...

qué temazo. Bien, creo que también hay que tener en cuenta que cada vez se necesita menos escribir, en el sentido de antes. Ahora, lo que escribimos casi se circunscribe al ámbito cibernético y eso hace que los usos y costumbres se adapten a ese mundo, donde no es caracterísitca la riqueza léxica (¿y lésbica?, jajajaja). El nuevo orden de cosas hace que, en general, la gente se lance a los resultados inmediatos a la satisfacción instantánea y se haya olvidado la reflexión y el tiempo para hacer las cosas; de ahí que la lectura sea algo "raro" en la vida de muchas personas, porque lleva mucho tiempo.
Lo peor es que la chavalería no tiene en cuenta los diferentes contextos de comunicación, que yo aquí me puedo saltar mayúsculas y poner palabras mal, pero que si tengo que entregar públicamente algo no puedo hacerlo.
Desde las clases es nuestra labor conseguir que diferencien contextos y desarrollen su competencia en todos ellos.
Y para los trabajos de copia y pega yo hace mucho que encontré la solución: si presentas un trabajo personal es porque sabes el significado de todas las palabras que has usado, por lo tanto pregunto el significado de aquellas que veo que han sido copiadas sin relfexión; una sola palabra de la que no sepan el significado es válida para que el trabajo tenga que volver a hacerse. No falla.

aminuscula dijo...

Bueno, yo voy a hacer también unos apuntes.

Sobre los orígenes, yo creo que las tecnologías no han venido más que a agravar un problema que ya existía, porque, por lo que se ve, quienes leen no tienen este problema más que muy ocasionalmente, por el tema del biluingûismo que mencionas. En España no se lee, aquí decir "yo no leo" es tan grave como decir "yo no hago patinaje". En otros países decir esto es como decir "yo no me ducho", es vergonzoso y nadie se atrevería a decirlo públicamente. Y el caso es que esto es un problema viejo.

Desde el punto de vista de la solución... voy a dar mi punto de vista, desde quien no está dentro de la educación formal. Hay algo que no entiendo: si un/a alumno/a no sabe escribir correctamente ¿por qué aprueba? ¿Hay algo más básico que esto? Mientras "lengua" sea una de las asignaturas principales y sea la herramienta que se utiliza en todas las demás asignaturas para expresar las ideas, mientras no sepan utilizarla no pueden "aprovar" y pasar de curso. Seré muy carca o muy bestia o lo que me llamen, pero yo lo veo así. En matemáticas tampoco aprueban si no saben las tablas de multiplicar. Hay una serie de faltas de ortografía admisibles en los primeros cursos de primaria, pero después ya no.

Y desde el punto de vista del contexto tecnológico y la adaptación a los nuevos tiempos... Está bien, pase. Pero uno de los factores más relevantes de estos tiempos es la globalización y la comunicación más allá de los espacios delimitados por nuestro entorno inmediato. A mí me pasa que entro en páginas de habla inglesa y, cuando están escritas en ese lenguaje, no entiendo nada, no conozco ese inglés y no tengo esta agilidad mental como para deducir que palabra se esconde en el código SMS en inglés. Imagino que lo mismo les pasará a ellos con el castellano, porque lo que se sigue enseñando es el idioma tal cual es, en ninguna academia de idiomas extranjeros se enseña como se escribe en lenguaje SMS tal idioma. Por lo tanto, si las personas de distintas lenguas queremos seguir entendiéndonos (aunque sea para hacer negocios) es preciso que conservemos cada cual nuestra lengua tal cual es. Los nuevos tiempos, a mi modo de ver, requieren más que nunca mantener unas formas. Adaptarse a lo tecnológico puede ser funcional en nuestro círculo más íntimo, pero nos cierra puertas.

Bueno, parece que el temita no da para comentarios breves :)

Morgana dijo...

...sip... antes de este gran desconcierto, en la mayoría de las familias -inclusive en las no cultas (como la tuya y la mía)- existía, como poco o como mucho, un "acompañamiento" (soportados con gran paciencia) de los procesos de aprendizaje... me recuerdo recitando las lecciones mientras mi madre preparaba la cena... Aún desconociéndolos, los procesos de aprendizaje, se entendía que estudiar y aprender serviría para algo... a largo plazo, sí, pero serviría para algo, nos ayudaría a "ser alguien en la vida". Luego los/as estudiantes encontrábamos, o no, el gusto por el aprender a aprender en sí mismo: nos molaba y nos mola, porque sí, porque nos ayuda a pensar y a comprender un poquitín este mundo.

En la actualidad las familias no acompañan -a esto me refería con referentes cultos/as- ni apuestan por los aprendizajes como la fórmula para buscarte o ser alguien en la vida, ni siquiera como un acto de dignidad personal(algunas sí, gracias a las Diosas, que no todo está perdido... pero ya no son mayoría). Están desprestigiados los estudios.

Total.. ¿que para qué? Se ha impuesto la cultura del ¿para qué? Si no es inmediato ni me reporta beneficios... ¡¿para qué?!, se preguntan los/as pibes/as.

Y la ortografía, todas lo sabemos, en sí misma no sirve para nada; salvo para reflexionar, para responder a un conjunto de normas y para la belleza... y esto, querida Candela, por definición, ni es inmdiato ni produce beneficios descomunales... ni te hace famoso/a.

Yo lo que digo es que qué tiempos más duros les ha tocado vivir...

(En serio: hagamos un encuentro de blogueras docentes... lo dije casi como un disparate pero empiezo a verlo interesante)

Besos!!

farala dijo...

Candela al empezar a leer la historia del internet, las redes socuiales con la abres el post me he acordado de una carta que le escribi a LQMP a mediados de los 80 donde les explico a mis madres que "me he hecho del correo electrónico" (como quien se hace del sevilla futbol clú) y procedo a explicarle como funciona ¡es de traca!

siempre anónima dijo...

Vivmos en un mar de mediocridad, las nuevas tecnologías podrían servir para mucho más que para utilizar mal el lenguaje, pero hay tanta mediocridad y tanta dejadez por parte de las autoridades e instituciones educativas que se están llegando a niveles académicos muy bajos en todos los sectores de la enseñanza. Lo preocupante no son sólo quienes acuden a las clases como estudiantes, sino los nuevos docentes que se incorporan a las aulas.

Mármara dijo...

Pedazo de entrada, Candela, PE-DA-ZO.
Como no podía ser de otra manera, ahí va mi opinión.
Desde luego, estoy con Marcela en el tema del contexto. Pero, ¿de quién depende que el alumnado lo tenga en cuenta? ¿Nos tomamos el tiempo necesario para trabajar los textos, con su coherencia, su cohesión, sus peculiaridades y su corrección ortográfica, sea cual sea el área, o vamos a lo que vamos (contenido puro y duro)?
Y, ¿no será que la nuestra es una profesión ágrafa, que exige lo que no controla?
Mira, en mis cinco años como asesora recibí cienes y cienes de correos electrónicos, de profesorado, de cargos de la administración, de personal de diferentes consejerías. De vergüenza, querida amiga, de vergüenza.
Así que, vamos a empezar por el principio. Y luego, hablamos.

Lenteja dijo...

Ay, ay, ay , con lo que me gusta este temaaaaaa¡¡¡Veamos otra vuelta de tuerca:

Voy a pensar un poco sobre esto antes de escribirte...
( primer paso en relación a la escritura... que la chavalería no practica dada la inmediatez, la prisa... )
Lo que quiero expresar es importante y quiero expresarlo con una intención, que se me entienda y decirlo lo mejor posible, de la forma más bella o clara..( segundo paso que implica autoestima, autovaloración y deseo. )

Conozco las reglas que rigen esta comunicación escrita, las acepto, valoro y corrijo cuando las vulnero. No acepto que " todo vale "
Quiero aprender cosas diferentes, de sitios diferentes y de gentes diferentes, por lo tanto sé que no puedo dirigirme a todas por igual, me manejaré de forma diferente con cada una , sabiendo que no es más correcta la más fácil, rápida...
Y una vez sepa esto, ya te escribo Candela,lo que haya reflexionado, -con deseo de seguir cuestionándome y aprender más-...
Casi que me están dando ganas de leer algo sobre este tema, porque sé que leer y escribir están muy relacionados, cuanto más lea y me informe , seguro que te escribo mejor y más razonadamente...pues ya aprendí que lo escrito tiene valor en esta sociedad, es importante, los libros son cosas valiosas...muchísimo más que la TV, dónde va a parar...porque me gusta leer, no me causa esfuerzo y es algo que he elegido hacer por placer...
Besos. Lenteja

Ico dijo...

Les he puesto a mis alumnos el artículo y les he hecho preguntas al respecto<( gracias de nuevo por hacernos reflexionar)
Sí el tema de las faltas es debido a las nuevas tecnologías.. ya casi no se lee ni se escribe, y el chat, qué decir.. para escribir una tesis..

encantada dijo...

Me ha convencido plenamente la relación chat-lectura-faltas de ortografía. Se la comentaré a mis alumnos.

dintel dijo...

Las reglas existen para saltárselas.

Lo importante es que el mensaje llegue a su destinatario.