08 octubre 2010

En este extremo del péndulo de los niños malos (Editado)

Se aprobaron las reglas de régimen interior. Ha sido una reunión tensa, de hecho aquí estoy insomne a las 2:44 de la madrugada. Se han admitido las cinco enmiendas que he propuesto, incluida una que suprime las palabras "juegos infantiles", para la que he argumentado que no es legal admitir como comunidad que se habilitan para juegos infantiles las únicas zonas que hay en nuestro patio y que son: escaleras, rampas para personas minusválidas y pasillos, todo ello son accesos y es ilegal habilitarlos como zona de juegos y esparcimiento. Al suprimir ese término no se prohíbe ni se permite nada de forma expresa, pero ha quedado muy claro que ahí no se puede jugar y que si lo hacen es porque bajo cuerda se lo vamos a permitir, siempre que no den el coñazo, y que los accidentes que se produzcan no estarán bajo la responsabilidad de la comunidad, sino quienes los provoquen.

Otra cosa que he conseguido que se apruebe es modificar los términos "tramo horario de ruidos moderados" por "tramo horario de silencio", y el de "tramo horario de ruido" por "tramo horario de ruido moderado, según los niveles que admite la Ley del Ruido". Una propuesta de la presidenta limita el horario de ruido moderado en horario no veraniego hasta las 8 9 de la tarde y en verano hasta las 10 11 de la noche. ¡Por fin podremos reprender a los padres de los niños que nos castigan hasta las 12 de la noche!
* Error de optimismo al escribir

Algo es algo, ha costado mucha diplomacia, mucha astucia y mucho morderse la lengua conseguir esta pequeña victoria, que abre caminos para empezar a poner un poco de orden en este caos.

Ya tenemos reglas de régimen interior. A partir de ahí, se puede hacer presión para que no se extralimiten.

Las frases más dichas son "Los niños tienen derecho a gritar" y "Qué hacemos con nuestros niños cuando gritan y berrean? Me he mordido la lengua para no responderles: "Aguantarlos tú, que para eso los has parido".

Otra cosa: La gente respetuosa es más cobarde. Por lo bajini y en corrillo varias personas, hombres y mujeres, nos han manifestado su malestar por los ruidos, pero nadie excepto nosotras ha tenido el valor de hacerlo público.

video

Aquí os dejo unas imágenes tomadas en el interior de mi casa en diferentes horarios de los últimos días. La inmisión de ruidos es terrible y sobrepasa con creces los niveles en decibelios máximos permitidos por la Ley del Ruido, por las directivas europeas y por las ordenanzas locales. El runrún que se oye en algunas partes corresponde a lanzamiento sobre patines y otros vehículos rodantes de juguete en las rampas.



7 octubre

Tengo en la cabeza muchas ideas juntas y revueltas: La adolescente que ha agredido a su madre porque no la dejó ir a una fiesta; ese otro adolescente de mi familia, que está asistiendo -a petición propia- a un instituto privado "en donde haya mucha disciplina", porque dice necesitarla para avanzar, y cuando le pregunté por qué no empieza por aceptar la disciplina de sus padres me contestó que ya es demasiado tarde, porque siempre ha mandado él; los gestos de "el gallo" de mi urbanización cuando ante un ruido infernal de un puñado de niños y niñas, Pepa se asomó a la ventana, y él, el gallo, se dirigió al grupito, entre el que se encontraba su hija de unos cuatro años, y les hizo el gesto de "gritad más fuerte"; los padres cuasi adolescentes de EE.UU que fijan a la pared a su bebé de 22 meses con cinta de embalaje y lo encolan al suelo "para no tener que castigarlo"...

¿Todo esto es anecdótico y por eso es noticia? He expuesto solamente una muestra de algo muy cercano, cercano, medio y lejano, pero habría podido llenar este post de "anécdotas" de todas las distancias, por lo que creo que se trata de comportamientos bastante más frecuentes de lo común y extremadamente más frecuentes de lo saludable para la sociedad. Es como si un virus hubiese recorrido el mundo y se estuviese apoderando cada vez de más personas, que acaban perdiendo el norte. De algo estoy segura: el virus no ataca a los niños ni a las niñas, sino a sus padres y sus madres. No es, por lo tanto un problema que estén generando los menores ni los adolescentes, sino que éstos actúan como fichas del dominó impulsadas por otras fichas más grandes que caen detrás de ellos.

En un extremo del "péndulo de los niños malos" están esos padres que los olvidan, los humillan, los abandonan o los torturan. En el otro extremo están los padres que abogan por el derecho del niño a hacer lo que le venga en gana, unos porque están convencidos de que así los hacen libres y felices, otros por eludir responsabilidades. Los dos extremos del péndulo son fábricas tanto de futuros agresores como de futuras víctimas, aunque de tanto en tanto, en un extremo o en el otro, se produce el milagro de una persona equilibrada.

Esta tarde tenemos una junta de la comunidad. A petición nuestra el administrador ha redactado un borrador de normas de régimen interno, en las que se incluye una levísima alusión al respeto a las personas y la recomendación de usar un volumen de voz moderado en las zonas comunes.

No se va a aprobar el borrador de normas de régimen interno. Una pequeña minoría dirá que no le parecen suficientes. La gran mayoría argumentará que le parecen excesivas. Entre la mayoría -formada por seres humanos que parecen clones los unos de los otros- estará "el gallo", a su lado su señora "la pega-voces" y a su alrededor los y niñas propios y ajenos, que verán y entenderán los pasos a seguir para convencer y vencer por la vida: gritar, amedrentar y SOBRE TODO exigir un "respeto" por el derecho que tienen los niños a molestar a quienes quieran y como quieran y el de no ser reprimidos bajo ningún concepto. En cinco o seis años celebraremos otra junta para votar por mayoría hacer el botellón en las rampas para minusválidos, por donde ahora se lanzan a gritos con sus motos de plástico, sus patinetes, patines y tablas de skateboard, donde restriegan sus pastelitos de chocolate y pasean sus cochecitos de muñecas vestidas de color rosa, donde se ríen, juegan, se caen, se golpean, gritan y lloran mientras sus papás charlan de fútbol en una esquina y sus mamás acuden a clases de gimnasia en el salón comunitario.

Esa nueva generación de padres y madres para los que la ley del ruido es una patochada que sólo ha de ser respetada cuando los niños duermen, como no es trascendente tener que usar productos agresivos para quitar la roña que dejan sus hij@s en las losas de barro, pero que al mismo tiempo piden que en el patio no se fume por respeto a los niños. La nueva generación de padres "ecológicos".

23 comentarios:

  1. Este virus está tan extendido que ya no hay dios que lo pare. Asistimos al principio de la deshumanización en nombre de la humanidad.

    ResponderEliminar
  2. Ecológicos no sé, pero gilipollas...

    De todas formas, opino que esto es cíclico. Ya he escuchado a muchas personas de mi edad decir que pretenden (pretendemos) educar a sus hijos (y los míos) con una mano mucho más dura.

    Y cuando los niños malcriados de ahora crezcan... ¡echarse a temblar! Porque les encanta la disciplina. Muchos quieren ser policías o militares, y no creo que sea casualidad. Sus hijos seguro que no se les suben a la chepa.

    Así que paciencia. Todo pasa y todo llega :)

    ResponderEliminar
  3. He visto crios de 14 o 15 años, que se creen los dueños del mundo, son agresivos, no tienen educación, y la mayoría son mentirosos compulsivos, cuando se les pilla en algo, lo niegan por sistema, no valen ni para dar la cara, y sus padres, que se lo han consentido todo, ahora están sufriendo las consecuencias, porque es a ellos precisamente, a los primeros que pasan por encima, sin piedad, pero poco a poco se van dando "porrazos" contra la realidad, y al final, solo ellos van a ser los perjudicados. Animo para sobrellevar la convivencia en esa maravillosa comunidad que te ha tocado. Por cierto, a los gallos, se les acaba por caer la cresta, o se les deteriora mucho. Un beso

    ResponderEliminar
  4. candela espero que no se te haya olvidado solicitar una pequeña aportación de tu comunidad al orgullín que tenemos en junio en esa vuestra piscina comunitaria

    ResponderEliminar
  5. Estoy con Alson. Espera que esos se conviertan en abuelos, habría que verlos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. me quedo sin palabras Candela, una porque llevas razón y casi no hay más que añadir y otra porque cada vez que te leo algo a este respecto entiendo mejor por lo que estás pasando, y me recomo de nervios e impotencia.

    No, no son padres ni madres, casi que son delincuentes peligrosos/as que están haciendo mucho mal a esos niños/as y a los/as vecinos/as.

    ResponderEliminar
  7. Bueno! me alegra leer que se han ganado pequeñas batallas, genial!, varios pasos menos para ganar la guerra, y lo mejor, llegar a un armisticio y enttente cordiale. Enhorabuena, luchadora y estratega. Well done!
    (P.D. te hemos pillao con la cama si hacer, jejeje)

    ResponderEliminar
  8. En las comunidades de vecinos es donde más se nota esa característica ruidosa que tienen algunos y que los hacen parecer que son más. Me alegra que se ganaran pequeñas batallitas. Verás que con eso basta para que esos que se callan pero que piensan como tú vayan asomando tímidamente las cabecitas.
    Ya falta menos, ánimo!

    besitos a las tres de las dos ;)

    ResponderEliminar
  9. vengo a darte la enhorabuena por lo muchísimo que has conseguido, creo que estabas tan cansada e insomne no te diste cuenta de la enorme vistoria que supone (para poder actuar en el futuro) haber podido incluir los términos "tramo horario de SILENCIO" Y "tramo horario de ruido moderado, según los niveles que admite la Ley del Ruido".

    FELICIDADES!!

    ResponderEliminar
  10. Hola, Candela. Soy la dueña de Chulín y Nemo, ¿te acuerdas? Me solidarizo contigo completamente en esta tu batalla contra el ruido y la mala educación.He visto el video y, sinceramente, no sé cómo podéis soportarlo; yo estaría desquiciada o con las ventanas cerradas a cal y canto (ya imagino que esto es complicado hacerlo en verano por el calor).
    Es esperanzador que hayas conseguido una pequeña victoria sin ponerte a la altura de los energúmenos, sino con buenas maneras y educación. Felicidades y ánimo.

    ResponderEliminar
  11. ¡¡La inteligencia al poder aunque tenga un mordisco oculto en la lengua!! Ra,ra.ra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Pues si has conseguido que la gente deje de berrear por encima e los decibelios permitidos, chapeau. De lo demás, por desgracia hay un déficit de valores cívicos que asusta. ¡Qué te diré que no sepas!

    ResponderEliminar
  13. *Alson, y lo peor es que la gente que lo tiene cree que la infectada es la que no lo tiene.

    * Encantada estoy completamente de acuerdo con lo que dices, es una cuestión cíclica (siempre nos movemos por la Ley del péndulo), pero me cachis, que cuando toque que el péndulo vaya para el otro lado lo mismo estoy en al más allá! Es verdad que hay much@s que quieren ser militares o policías, pero ahí me da algo de miedo: ¿lo que les gusta es la disciplina ejercida sobre otros? Porque sería terrible tener un tiranillo de los que ahora tienen 3 años, convertido en un tiranazo de 30 o 40 y encima con pistola.

    * Isabel, gracias por el ánimo (gallo con cresta caída o deteriorada jeje). Por eso dije que esas actitudes paternas del extremo del péndulo no sirven de nada bueno, ni para sus hij@s ni para el resto de la sociedad, con honrosas excepciones.

    * jajajaja, farala, la propia comunidad en su "dejadme hacer lo que quiera", está poniendo las bases para que se pueda hacer el orgullín por todo el morro. Ya os contaré :)

    * Emejora, en abuelos... bueno, pobres si no se encuentran con fuerzas o con salud, pero en adult@s, no sé... En parte tengo fe en que la crisis nos haga reflexionar, que teníamos el cerebro bastante adormecido con nuestro estado del bienestar.

    ResponderEliminar
  14. * Morgana, estamos buscando como locas otro sitio donde vivir, pero de momento intentamos con igual proporción de ilusión y desánimo que las cosas aquí funcionen mejor mientras tanto. Quién sabe, lo mismo se produce el milagro y no hay que mudarse: adoramos este lugar, sólo le sobra gente maleducada.

    * Jirafas, nos hemos ido las dos a la reunión y la verdad es que íbamos tan concienciadas de que nos iban a comer por sopa que solamente ha habido un intento por parte de dos maris hacia mi Pepa, pero no ha salido ni una alusión homofóbica ni nada de lo que esperábamos, incluso nuestras argumentaciones legales han hecho bajar la mirada a una o dos (y de paso decir por lo bajini que les importa un egg).

    Siiiiiiiiiii, la cama deshecha de sábado tarde con siesta frustrada por los p. ruidos!! jajajaja.

    * Pena, anoche Pepa volvió cabreada. Varios y varias se le acercaron para decirle "este verano ha sido insoportable", pero se lo decían al oído, en la reunión chitón. La gente tiene miedo, coño, miedo de pedir lo justo, pero quien pide lo injusto alza la voz. Veremos si la cosa se arregla un poquitito. Besitos de las tres para las dos :*)

    ResponderEliminar
  15. * Faralilla, anoche estaba cansadísima, pero sentía que aunque no se pudiera hablar de victoria (ya han dicho bajito que van a seguir haciendo lo que hacen ahora), sí que se puede hablar de un pequeño paso: ya hay normas, antes no había más que acuerdos parciales que se cambiaban a cada reunión. Sobre las bases sentadas ayer se puede hacer algo, antes nada. Gracias :)

    * Hola, Asun, ¿cómo me voy a olvidar de Chulín y Nemo? Se me quedó grabada la imagen de beber agua bajo el grifo, pero con la mano agarrada como una personita jajajaja.
    Pues sí, nos dicen que cerremos las ventanas, pero no es justo hacer de la propia vivienda un zulo que ni siquiera puedas ventilar tu espacio y respirar el aire fresco. Este verano he tenido problemas de salud y han estado asociados sin duda a las muchas horas de exposición a gritos, chillidos, llantos y otros ruidos exagerados en tiempo y volumen. Muchas gracias y ojalá sea de verdad el inicio de algo justo.

    * Gracias, Klaudina (sigo envidiosa de ti, llévame contigooo).

    * jajajaja, emejota. Si supiera dibujar dibujaría esa figura que has dicho con palabras, la inteeligencia con un mordisco en la lengua jajaja.

    * Juli Gan, no creo que dejen de berrear por encima de los decibelios, pero ahora por lo menos se puede bajar a pedirles que lo hagan, aunque sirva para calmarlos diez minutos.

    ResponderEliminar
  16. Me aleggra infinito que ya tengais "normas" y a reprender a quienes no las cumplan. ESpero que la situación mejore desde ya.

    ResponderEliminar
  17. Algo es mucho, Candela, mis más sinceras felicitaciones. Verdaderamente, admiro tu coraje y tu diplomacia, habéis conseguido un pequeño gran paso que sin duda merecíais.

    Escuchando la grabación en tu casa, lo único que se me ocurre decirte es que os penséis muy seriamente poner ventanas antirruido. Es una cuestión de salud, la contaminación acústica es más peligrosa de lo que nos creemos. Y no sigo porque sé que tu lado hipocondriaco se puede poner un poco nervioso, perooo... Ahí lo dejo :P

    ResponderEliminar
  18. *Mam, hoy es viernes, son casi las 7 de la tarde y todavía no han salido los gremlims... No, no... no me voy a creer que ha sido un milagro, saldrán un poco más tarde :)

    * Encantada, tenemos ventanas antirruido, incluso un vecino puso dobles ventanas (no doble cristal, dobles ventanas) y tuvieron que vender el piso. El problema está en que el ruido es tan fuerte que penetra en la casa aún con las ventanas cerradas, pero lo peor es que nadie tiene derecho a obligarte a tener tus ventanas cerradas todo el día, verano e invierno, sólo porque les apetece gritar más fuerte de lo cívicamente admisible y en tu propia casa (es distinto si el ruido es inevitable y viene de la calle, por ejemplo del tráfico rodado).

    ResponderEliminar
  19. Ay, Candela!!... vaya papelón!!!
    El ruido es brutal, cómo la gente puede haber perdido las nociones más elementales de urbanidad y de educación??
    Muchos ánimos y carretas de paciencia!!

    ResponderEliminar
  20. Las normas están bien siempre y cuando se cumplan, pero si el respeto a las personas brilla por su ausencia es posible que ocurra lo mismo con las normas, espero y deseo que no sea así. No obstante, procura que el ruido te afecte lo menos posible por tu propia salud(sé que esto es muy complicado).

    ResponderEliminar
  21. Te felicito Candelilla, a ti y a Pepa. Era de justicia.

    Besos!

    ResponderEliminar
  22. UFF, mira que me gustaría ser positiva pero te digo por experiencia que lo tienes bastante crudo y ahora son niños, dentro de poco serán adolescentes y ya te puedes imaginar.
    Te lo digo por experiencia: no gastes tus energías en tratar de que la gente sea civilizada y educada porque, en una comunidad de vecinos, es algo difícil, por no decir imposible.
    Nosotras en el año 2007 nos cambiamos de casa por el mismo problema y porque veia que algún dia iba a darle de sopapos a algún crío y claro eso no es de recibo y no sabes la de discusiones con estúpidos padres y madres que, por otra parte, me carcajeo cuando pienso que sus pequeñas bestias se convertirán, casi con seguridad, en peligrosos adolescentes.
    O sea, que si te lo puedes permitir ve mirando otro sitio y siempre teniendo en cuenta: que tu casa no de a la piscina ni a ningún sitio comunitario (parque infantil, etc., que no tengas bares ni en tu portal ni en los aledaños.
    Una buena idea, aunque te parezca tonto, es hacerte amiguita del portero, si lo hay, porque te va a contar de todo y tb. hablar con el administrador.
    ¿complicado verdad?, pero a mi los ruidos me superan, no puedo con ellos y de la mala educación de los padres ni te digo.
    Esta era una de las conversaciones que dejaba a todo el mundo helado, sin palabras y enemistado seguro:

    YO: disculpa ¿puedes decirle a tu hijo/os que hagan menos ruidos?. Están todo el dia molestando.

    VECINO/A: ¡son niños !

    YO: si, son niños, pero niños maleducados.

    FIN DE LA CONVERSACION

    ResponderEliminar