14 octubre 2010

Magdalenas caseras (modificado)

Editado: Al habla con mi madre, me dice que faltan dos ingredientes. Los he agregado subrayados.

Están deliciosas. Garantizado. Solamente hay en el mercado unas magdalenas que se parecen a las que hacían mi madre y mi abuela paterna y son las que hacen en Mercadona. Las demás magdalenas industriales e incluso las que hacen en las tahonas (permitidme esta palabra tan bonita y tan olvidada) y venden como caseras, no tienen nada que ver.

De pequeña ayudaba a hacer los moldes de octavilla y a meter la masa en ellos. Aprendí a fuerza de mirar cómo se mezclaban los ingredientes y qué punto había que darle a la masa. Era un proceso largo porque no había hornos en las casas, así que se preparaba una olla grandísima, de aquellas rojas de porcelana, y se llenaba con la masa. En una cesta se metían los moldes comprados o hechos y un mantel de algodón. Como mínimo dos mujeres llevaban ese equipaje a la tahona, previa petición de hora al panadero. Allí llenábamos los moldes con la masa y se iban poniendo en bandejas de lata que, cuando estaban llenos, el panadero metía en el horno usando una pala de madera. Conforme iban saliendo del horno se iban metiendo más bandejas y se iba llenando la cesta de caña con las magdalenas cocidas. Cuando se terminaban de cocer todas, la cesta estaba llena, se cubría con el mantel de algodón y se hacía el regreso a casa. Para conservarlas en casa durante mucho tiempo se metían en algún recipiente que pudiera taparse, pero no hermético, por ejemplo esas mismas ollas rojas de porcelana o alguna orza u otro recipiente de barro.

Ahora todo es más fácil con el horno de casa, aunque obviamente la cantidad que se suele hacer es menor, porque el horno solo admite una o dos bandejas por hornada.

Si alguna o alguno se atreve, voy a dejar aquí la receta. Adelanto que está escrito en kilos de ingredientes. Si quieres hacer menos para no pasar el día metiendo y sacando del horno casero, divídelo todo en proporción.


Ingredientes:
  • 1 kg de azúcar
  • 1 kg de harina
  • 1 kg de huevos + 2 huevos
  • 1 litro de aceite que se habrá tostado previamente con una cáscara de limón dentro
  • La ralladura de un limón
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • El zumo de un limón
  • Una pizca de canela en polvo
  • Moldes para magdalenas de los rizados que se compran o caseros, hechos con una octavilla de papel




Cómo hacerlas:
  1. Se baten muy bien los huevos. Puede utilizarse batidora.
  2. Poco a poco se va mezclando el aceite tostado (ya enfriado o se cuajarían los huevos) con los huevos batidos.
  3. Se agrega poco a poco la harina, el azúcar, el zumo de limón, la ralladura de limón y la canela.
  4. Se mezcla bien la masa.
  5. La masa puede esperar unas horas sin problema antes de meterla en los moldes (con una cuchara grande), pero una vez en los moldes debe meterse pronto en el horno para que éstos no se humedezcan demasiado. Otra cosa importante es que el bicarbonato se ha de mezclar con la masa ya en el momento cuando vamos a meterla en el molde y enseguida al horno, no antes.
  6. Los moldes no se llenan del todo, habrá que dejar aproximadamente un centímetro o algo menos para que no se salga fuera la masa cuando crezca en el horno.
  7. Cuando los moldes están con la masa dentro, se pone por encima un poco de azúcar, sin mezclar.
  8. Se calienta el horno a 250º.
  9. Se ponen las magdalenas en la bandeja del horno y se introducen en él a media altura y solo horno (no grill).
  10. En cuanto se introduzcan las magdalenas, se baja la temperatura a 210º y se dejan hasta que crezcan y adquieran un color doradito (Si se quieren algo más doradas, cuando hayan crecido se puede apagar el horno y poner un poco el grill). Suelen requerir unos 15 minutos de cocción, algo más o algo menos.

¿Que no sabes hacer un molde casero?

Se hacía antiguamente con octavillas de folio, algo más grandes que el tamaño A6, que sería la octavilla de un A4. Si lo haces con la octavilla de A4 saldrán magdalenas más pequeñas y seguramente necesitarán algo menos de tiempo de cocción.

La octavilla se dobla en tres partes y se fijan bien los pliegues con la mano. Una vez doblada se vuelve a doblar en otras tres partes iguales y se fijan los pliegues. Cuando se ha hecho esto, se desdobla y queda así:


Y aquí un vídeo que he grabado (con sonido de fondo grrrr) sobre cómo hacer el molde.


33 comentarios:

  1. Huy si, eso también lo he vivido,y comido. Ja,ja, mi familia materna es toda muy oronda de tanta magdalena y bizcocho que se metía entre pecho y espalda.
    Las de Mercadona tienen un aire, pero no llegan a ser lo mismo. En Benidorm descubrí algo parecido, pero tampoco.
    Ahora ya, res de res, porque si se me ocurriera hacerlas irían cayendo una tras otra, para hacer honor a mis raices. Y de eso nada, que hay que mantener el tipo y la salud. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo, con todo lo que me van otros dulces, reconozco que no soy muy de magdalenas....
    Y menos mal! Porque creo que me pondría nerviosita perdida haciendo las octavillas esas.. jajajaja...

    Un besote!

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las magdalenas y te agradezco mucho la receta. A ver si un día me animo!!

    El vídeo muy didáctico. Echo de menos que fueses comentando las dobleces o aprovecharas para contar un chiste. Hubiera sido mucho más agradable el sonido de tu voz que el ruido de fondo!!

    ResponderEliminar
  4. me ha encantado el post, me encantan los posts de recetas y este con video e historia incluida me ha parecido genial

    ¡¡lástima qu esté a dieta uper estricta!! (y toda esta trabajina para que se las coma elenita no, no señora....)

    ResponderEliminar
  5. ¡Muchas gracias por esa maravillosa receta! Me gustan mucho las magdalenas y te aseguro que las haré cualquier día de éstos. Lo de los moldes no sabía que podían ser de papel normal... ¿no se queman? Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. pero que "amañá" que es ella, madre, jajaja. Cómo me ha gustado volver a verte, aunque sea sólo tus manos. La receta la agradezco, pero esperaré a verte para que las hagas tú, es que ya sabes que soy algo vaaaaaga.

    ResponderEliminar
  7. Ohhhhh por favor...gracias!
    Me chiflan las magdalenas y es algo de lo que no pienso prescindir jamás.

    ResponderEliminar
  8. Este post huele fenomenal, ...¡si hasta estoy salivando! Peeero, tendré que retener la receta hasta que la dieta lo permita buaaaaa

    ResponderEliminar
  9. Jo, qué hambre... ¡ñaaaaaaaaaaaaam!

    Mientras me compro un horno en condiciones (el mío... pffff), me conformaré con las del Mercadona, jajaja.

    ResponderEliminar
  10. El papel para el molde, papel normal, de estraza o papel para el horno?

    ResponderEliminar
  11. * emejota, yo soy magdalenera de otoño-invierno, como las niñas chicas, para mojar en café con leche o cola-cao. Y engordar no me engordan, a mí lo único que me engorda es escribir libros. En vez de ganar mucho dinero gano mucho peso, a razón de 10 kg por libro jajajaj. Además esas son tan naturales y están tan ricas..mmmm... seguro que no quieres una?

    * Prófuga, me puse colorá y to. Se lo he dicho a mi hija grande y dice que sí, que las tengo bonitas. Lo que hace el querer, yo me las veo flacuchas, tendonosas, huesudas y venosas (en el vídeo al menos). La autoestima de mis manos te da las gracias, salá!

    * No sé, no sé, Alma. ¿Será que no has probado las justas? jajaja te imagino nerviosa haciendo el molde, pero si es papiroflexia de primer curso! :) Un beso.

    * Chris, biennn, propongo para esta vez hacer un encuentro de magdalenas en vez de bollos, en casa, vale? Antes de que llegue la primavera. En cuanto al vídeo... he tenido mucho problemas y parece que más gente los está teniendo para subirlo a blogger, así que lo subí a Youtube y tanto pacá pallá se me pasó cambiarle la "banda sonora original". :)

    * Farala, te va a pasar como a una amiga de mi hija, que después de la dieta, el día que se comió un huevo frito lloró. Luego, cuando te pongas cachas te puedes comer una magdalenita de esas. A Elenita, que es muy cocinicas, le puedes pedir ayuda, se divertirá.

    ResponderEliminar
  12. * Alicia, aún tengo pendiente tu receta de helado (espera, que se me cae la baba). No lo hice entonces porque estaba a dieta, pero ¡ese cae seguro! Es un intercambio de recetitas lo que hacemos :) Un abrazo.

    * Amañá yo? jajajaja Yo te las hago con gusto, pero te voy a decir un secreto al oído: Nunca las hice jajajaja, pero me las hace mi mamá. Aunque si vienes prometo que te las hago, y mi postre estrella también.

    * Otra magdalenera para el encuentro: Alson!!!! ¿Y cocinicas eres? A ver si alguna las hace y le salen bien!

    * Castafioreee, qué fina eres, yo habría dicho babeando, qué feo suenaaaa jajajaja. Coordinaros tú y Farala en el fin de dieta y ¡al abordaje!

    * Encantada, las del Mercadona son estupendas, con y sin chocolate. Nunca había encontrado "mis" magdalenas tan conseguidas como ahí. :))

    * Siempre anónima, de papel normal -creo-. Mi abuela lo compraba en la papelería: Papeles pa magdalenas, decía, pero yo creo que no era por la textura sino por el tamaño.

    ResponderEliminar
  13. Es posible que en aquellos tiempos en la papelería tuvieran el papel de estraza cortado en ese tamaño, es el idóneo para el horno porque aguanta altas temperatura sin quemarse, el papel normal de hoy, el que venden en cualquier papelería, lleva cloro de sobra para conseguir ese blanco luminoso capaz de atrapar los trazos, tanto finos como gruesos, de las ávidas plumas, pero no a las magdalenas que prefieren la delicadeza del papel vegetal tan ansiado por cualquierr horno que se precie de serlo.

    Resumiendo, creo que para repostería, incluso para cocinar en papillote, mejor papel para el horno, de mercadona, mismamente.

    ResponderEliminar
  14. me encanta la bollería (sin dobles sentidos eh). voy a ver si convenzo a faralita y nos ponemos un día de estos

    ResponderEliminar
  15. Siempre anónima, te aseguro que no era de estraza, ese me lo conozco bien. Si te fijas en los moldes de magdalenas normales, esos rizados, son blancos como la nieve también y el de octavilla tiene el mismo color y la misma textura más o menos.

    Kali, animaos y me contáis. Tengo ganas de ver los resultados en alguien que no sea mi madre jeje :)) Si os salen buenas las haré yo.

    ResponderEliminar
  16. Que post tan golosamente entrañable. Soy el monstruo de las magdalenas, pero la cocina no es lo mismo. Tendré que convencer a Latumari para que las haga...jijiji
    Besos!!

    ResponderEliminar
  17. pues yo las haré... jo, a ver si va a resultar cierto eso de que cuando una deja de fumar le da por comer... ¿¿¿¿mas???? buaaaaaaa
    Pero es que las madalenas y los bizcochos son mi debilidad... podría dejar de comer TODO lo demás menos eso... qué triste estoy! jajajjajajaja
    Te llamaré para pedirte instrucciones de último minuto.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. * Monstrua de las magdalenas jajajaja, convence a Latumari, mojadas en un buen chocolate son néctar celestial en las tardes de frío y lluvia. Besosssss!!!

    * Pena, me lo creo que vas a hacerlas (cocinerillaaaa). Tú me llamas y te paso a mi madre jejeje. No engordan, mujer, no te preocupes, no llevan guarrerías :) Muchos besos!

    ResponderEliminar
  19. Probaré tu receta este invierno, gracias y me ha hecho gracia lo de las Magdalenas de Mercadona porque yo pienso lo mismo, son las mejores magdalenas no hechas en casa del mercado, están impresionantemente buenas jaja

    ResponderEliminar
  20. Candela, no es por llevar la contraria ni siquiera tener razón a toda costa, pero si dices que tu abuela pedía "papel pa magdalenas", es posible que lo especificara así porque se trataba de algún papel especial. 250 ó 210 grados no los soporta un papel cualquiera porque se quema a los 200, el papel especial para el horno especifica que no se superen los 220 grados al utilizarlo. Si alguien sigue tu receta y quiere hacer los moldes de las magdalenas, espero que no los haga con papel normal simplemente por una cuestión de seguridad y el papel vegetal no sé que resultado daría porque hay que precalentar el horno a 250 y eso es mucha temperatura.

    ResponderEliminar
  21. He intentado hacer el molde y me ha salido un "churro", o sea que con las magdalenas ni lo intento...
    Pero seguro que con esos ingredientes tan naturales están ricas, ricas.

    un beso

    noche

    ResponderEliminar
  22. Candela, leyendo tu post dan ganas de ponerse a hacerlas y comérselas... casi podía olerlas!
    Confieso que soy más de manualidades que de cocina: estoy segura que los moldes me salen de maravilla, pero las magdalenas... no sé, no sé. Aunque debería probar. A Àlex le encantaría.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. * Ralladuradelimón, ajajaja, creí que era la única que prefería las magdalenas de Mercadona. Se lo he dicho a algunas amigas y prefieren esas chiquituzas que venden en bolsas y que parecen bizcochos de soletilla en lugar de magdalenas ;))

    * Ole, Alson! Hazle fotos al resultado, vale?

    * Siempre anónima, pues no sé qué decirte. Hace mucho de esto jejeje. De todas formas mira este enlace que pongo aquí:

    http://fiestaenlacocina.wordpress.com/2010/01/02/moldes-para-magdalenas/

    * Noche jajajajajajaja, cuando te pases por aquí te enseño a hacer los moldes, y las magdalenas pues... las ensayamos juntas ¿qué te parece?

    * Maikix, ¿qué tal se le da la cocina a Alex? Podrías hacerle los moldes y que él hiciera la masa ;) El horno os lo rifáis jaja

    ResponderEliminar
  24. ¡Lo que están dando de sí las magdalenas! ;)



    Ñam, ñam...

    ResponderEliminar
  25. Salibando, como el perro de Paulov y sin campanita. Me encanta la lección de papiroflexia. ;-)

    ResponderEliminar
  26. Candela, te dejo el enlace de la misma página que me has dejado donde viene una receta de magdalenas, fíjate en la temperatura del horno, no supera los 180º
    http://fiestaenlacocina.wordpress.com/?s=magdalenas
    Los moldes de los que habla por dentro llevan papel vegetal para el horno, aunque la envoltura sea de papel de regalo.
    No he hecho magdalenas en mi vida, pero sí suelo utilizar el horno y una temperatura de 250º creo que es mucha temperatura.

    ResponderEliminar
  27. Uhmm qué ricas.. a ver si convenzó a alguien para que las haga que lo mio no es la respostería.. pero tú .. madre mía eres una manitas... lo de la música de fondo es realmetne alucinante...

    ResponderEliminar
  28. Que ganas de comerlas niña!!!! pero como estoy hasta ahí de cocinar pues mejor me las haces tu ¿¿vale?? cueva, magdalenas......uy uy uyyyyyyyyyy

    ResponderEliminar
  29. * jaja, vecina del quinto, creo que nos ha pillado a todas con hambre.

    * Jirafilla, he buscado al perro de Paulov porque ya no me acordaba de lo que era eso :) De papiroflexia llegué hasta la segunda lección "pajaritas".

    * Ico, manitas un poquillo sí jajaja La música de fondo es... para tirar petardos.

    * Yo te las hago, ¿vale? pero tienes que venir, so perezosa, que todavía no conoces ni la casa ni la cueva.

    ResponderEliminar
  30. Qué rico, voy a probarlas, usando la mitad de todo - he probado varias recetas y nunca me han salido ricas, ricas.
    me da vergüenza preguntarlo,pero ¿qué significa aceite tostado? imagino que habrá que calentarlo (porque pones luego que se deje enfriar).
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. ¡Hola, Patsy! Aceite tostado es como lo llama mi madre jeje. Significa calentarlo como para freír y lo que se fríe (un poquito) son las tiras de cáscara de limón :) Besitos!

    ResponderEliminar