02 noviembre 2010

Día de los difuntos: "Soy feliz, tengo un papá que me habla"

Pepa se quejó durante meses de que su padre muerto no le mandaba ninguna señal. Se ilusionó cuando Farala contó el encuentro en sueños con su madre, tal vez su padre un día le enviaría algún mensaje...

Así han pasado nueve meses, sin señales de papá. Pero desde hace unos días lo ha soñado en tres ocasiones:

La primera vez lo encontró por la calle, sabía que estaba muerto pero él estaba allí sonriéndole y ella se tiró a sus brazos llorando de alegría, se abrazaron, pero no se hablaron. Sin embargo ella se lo decía a las personas que pasaban: ¡Este era mi padre, este es mi padre! A raíz de ese sueño se quedó más tranquila "Sé que dondequiera que esté está feliz".

La segunda vez soñó que le avisaron de que su padre había muerto. Había mucha gente en el velatorio y ella quiso ir a verlo. Estaba tendido en la cama desnudo y semicubierto con las sábanas. Lo tocó y estaba caliente. Pepa gritó ¡No está muerto, está caliente, está vivo! Él se levantó y fue a ducharse y luego hablaron. Ella le contó todo lo que había ocurrido "en su ausencia": No sabes las cosas que me ha hecho mamá (...) y me ha robado la herencia que me dejaste. Él la escuchaba y permanecía tranquilo. Le contestó: "No te preocupes por nada de eso, que ya lo resolveré yo".

Esta mañana, se ha levantado y se ha vestido porque tenía que ir a darle una vuelta a la cueva. Yo entraba tarde a trabajar y aún estaba dormida. Me ha despertado

-Esta noche he vuelto a soñar con mi padre.
-¿Lo has visto?
-No, pero lo he escuchado.
-Cuéntame ese sueño.
-Me ha dicho solamente esto: "Ve a mirar en mi coche porque allí está el dinero".
-Pues ve a mirar en el coche.

Pepa se quedó con el coche de su padre, un coche de dieciocho años sin valor en el mercado pero muy bien cuidado. Su madre no tiene carnet, pero en realidad ella ahora es la propietaria. De febrero a julio lo hemos utilizado las dos a diario, pero desde que en julio la madre le hizo saber a su hija mediante dos llamadas telefónicas que no tenía intención de darle el dinero de la herencia de su padre, ya no lo hemos vuelto a tocar. Ahí abajo envejece aparcado y sin baterías.

Pepa salió de casa y se llevó las llaves del coche de su padre. Unos minutos después me llamó por teléfono, le contesté y dijo ¡Bingo! Como yo estaba medio dormida no entendí. ¿Bingo qué? Que he encontrado dinero escondido en el coche.

El sobre y la cartilla

Perfectamente ocultos en un sitio en donde nunca se nos habría ocurrido mirar había una cartilla bancaria -figura como único titular su padre- con 12.000 euros y un sobre con 1.000 euros en billetes. Lo de la cartilla ya está en poder de su madre, pero esos 1.000 euros ahora son de Pepa, una ayudita del más allá que no le viene nada mal en estos momentos.

Pero no ha sido el dinero lo que la ha hecho más feliz. La frase del día, la que Pepa no para de decir con la sonrisa de oreja a oreja, es "Soy feliz, tengo un papá que me habla".

16 comentarios:

  1. alucina, vecina!!! no sé si me gusta o me da miedín el tema

    ResponderEliminar
  2. Como me gustaría poder recordar los sueños¡¡

    Me alegro por las dos,

    Un beso

    noche

    ResponderEliminar
  3. Pues claro que le habla... el amor que nos tienen no puede disolverse en la nada cuando mueren. La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma.
    Además hay que ver lo bonito de que haya venido precisamente en esta fecha... ¡se merece una fiesta! El año próximo, cuando ponga mi altarcito de muertos le pediré a tu Pepa una foto de su padre para que esté en lugar de honor :D

    Besitos a las dos

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto que nos hablan. Y los sueños son un canal de comunicación perfecto. Me alegro muchísimo por Pepa! jajaja...Quién vería su cara! Ya contarán anécdotas de la fiesta que harán para celebrarlo, no? Y no olviden un merecido brindis por el papá de Pepa! ;-)

    ResponderEliminar
  5. Cuando existe sinergia entre dos personas los pensamientos intensos que no conocen el espacio ni el tiempo, suelen colarse por la puerta del atrás (la del inconsciente)y ocurren cosas como las que le ha ocurrido a Pepa.
    Esa seguramente sea la base de los fantasmas y demás hechos psicofónicos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. meca, qué gozada y no hablo del dinero. Y qué coincidencia, antesdeayer, después de muchos meses sin soñar con ella, soñé con mi madre y me hizo gracia porque vino a despertarme que se me hacía tarde y me riñó, como siempre: "Esta cría no cambia, no cambia", me dijo, jajajajaa. es genio y figura esté donde esté, seguro que los trae a todos al hilo, ajjajaa.

    ResponderEliminar
  7. estoy llorando emocionadísima: cómo me alegro por pepa que vino su papi a hablarle!!

    ResponderEliminar
  8. En esta ocasión Candela, nos sorprendes con una auténtica historia digna de Halloween. Lo más impresionante es que en esta ocasión la historia es real y me ha puesto los pelos de punta. Yo también perdí a mi padre hace muchos años y, aunque nunca he tenido una experiencia tan clara como la de Pepa, a veces sí que me parece que es el artífice de cosas que me ocurren... mucha gente a la que hizo bien en su día, me devuelve con creces el favor que mi padre le hizo. En cuanto a Pepa, tengo la impresión de que es una persona excelente y no me extraña que su padre siga protegiéndola desde donde quiera que esté. Un abrazo para las dos

    ResponderEliminar
  9. jajajajaja qué alegríiiiiiia!!! por las perras y por la comunicación.

    Un abrazo a Pepa!!

    ResponderEliminar
  10. Me alegro infinitamente. A mi no me da ningún yuyu, todo lo contrario, esos sucesos te dejan una paz y un bienestar increíble.

    ResponderEliminar
  11. extraordinario... sí estoy con Filomena los sueños son otro medio de comunicación más.. y qué poco valor le damos.. un beso

    ResponderEliminar
  12. Qué fuerte, maja...

    ¡Me alegro por Pepa!

    Y me quedo pensando... ¿¡cómo ocurren estas cosas!?

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué bonito! Es como un cuento. Me alegro muchísimo por Pepa. yo no he soñado con mi padre desde que murió, aunque lo siento muy cerca en muchas ocasiones.
    Y me alegro por el dinero, siempre viene bien (más aún si ha "caído del cielo"). Un beso grande a las dos.

    ResponderEliminar