07 noviembre 2010

Empanada de obligación y devoción

Llego a casa y me encuentro con tantísimos comentarios, con tantos correos electrónicos recibidos, hasta con una flor virtual, con varias llamadas telefónicas (acabo de soltar el teléfono) que me hablan de posts escritos, que no he podido mirar todavía. Estoy abrumada. Os aseguro que no me lo esperaba... Me parece a mí que tanto trabajar me ha chafado el intelecto o como poco la intuición. Creo que estoy cansada, duermo más bien poquito y pienso demasiado, pienso por obligación y por devoción. Los pensamientos de devoción y los de obligación se piden la vez y se pelean entre ellos. Me pasa sobre todo por las noches, cuando todo se queda en silencio y los pensamientos de la obligación toman el mando. Los de la devoción me dicen: Venga, mujer, ahora que llegó tu hora bruja, esa en la que nos dejas fluir libremente, ¿nos vas a cerrar la boca? Los otros ordenan ¡Silencio, es nuestro turno!

Al final hago mal las cosas: Le doy un poco de razón a cada pensamiento y les dejo un tiempo de expansión, que siempre les viene corto. Así, si a las cuatro de la mañana toca ir a dormir, otorgo a la obligación los minutos de prórroga que perdieron por devoción. Luego me acuesto y me dispongo a dormir muy deprisa para aprovechar las pocas horas que me quedan hasta el toque de diana de mis dos despertadores, uno en la mesita de noche que apago sin hacerle caso, y otro en la cómoda, que suena cinco minutos después y que me obliga a levantarme y ponerme las pilas.

Como dicen por aquí, entre el "jarte pallá y ponte bien" se me pone encima de la cabeza, justo desde las punta de las orejas hasta la parte más alta del cerebro, un nubarrón oscuro tipo casquete. Todo se ve desenfocado y empiezo a sentir (sea o no sea cierto) cosas como que mi perfeccionismo en el trabajo hace aguas, que el dinero no llega a fin de mes y que ya casi nadie comenta en los blogs, incluso en los mejores que conozco, que la gente migra a las redes sociales (¡Las odio! Me hice una cuenta en el feisbuc y lo miro estupefacta todos los días intentando sacarle de los entresijos eso que tanto tira de la gente y que no consigo ver). Cuando una se pone negativa la cabeza empieza a darle la razón a base de traerle casos y cosas a la memoria. Me pongo a recordar cómo era la participación en los foros sociales hacia el 2003 y 2004 y cómo poco a poco se empezaron a poner mustios y a decaer. ¡Pero los blogs no! Nadie se puede imaginar cuánto me han aportado los blogs que sigo y algunos que he encontrado por casualidad y nunca más he vuelto a leer.

No fue un "volunto" de una noche. Hacía tiempo que llevaba dándole vueltas a la idea de aplicarle a mi blog la eutanasia activa. Durante ese tiempo me han surgido muchas preguntas: ¿Qué escribo? ¿Por qué quiero contar esto? ¿A quién le pueden interesar mis pajas mentales? ¿Estoy desfasada? ¿Me estoy haciendo demasiado mayor? ¿Mis ideas son retrógradas? ¿Servirán para algo las protestas y pataletas sobre cosas que pasan en nuestro pequeño o gran mundo? ¿Cambiará algo el hecho de que yo lo diga? ¿Qué poder tenemos las blogueras y los blogueros sobre las decisiones de instituciones y gobiernos? ¿Y sobre la sociedad en general?... Y así hasta 1.001 preguntas. Cuando estás cansada las respuestas a tus preguntas casi siempre te las dice una cara imaginaria, circunspecta y antipática. Las respuestas en sí mismas os las podéis imaginar si habéis visto esa cara...

"Eres más apretá que un doló". Eso me lo han dicho muchas veces: mi abuela, mis tías, mi madre, mis amigas... Viene a significar que me tomo las cosas muy a la tremenda. No es eso que me dijeron algunas sobre que tengo el ego muy crecido, aunque reconozco que tengo un alto nivel de exigencia sobre mí misma y que si algo no me cuadra suelo desmontarlo y empezar otra cosa, ni siquiera intento enmendar la primera. Por ejemplo si estoy escribiendo el capítulo de un libro y no lo veo... lo miro y no me cuadra... no me satisface... le doy dos o tres oportunidades y al final lo borro entero y empiezo de nuevo. Prefiero hacer un jersey nuevo que arreglar uno que me salió regular. Recomenzar en cada esquina... Sé que no es una actitud que hable bien de mí, es un defecto o yo al menos así lo veo, pero es lo que hay... (Tengo más defectos).

En fin, quizás no fue buena idea la de cerrar el blog... siento vergüenza por mí y agradecimiento por vuestras palabras, todo a la vez. Está bien, ¿y si lo dejamos ahí sentadito una temporadilla hasta que se me pase la empanada mental? :)))

Ah, y que a mí me encanta que me lleven la contraria si la opinión se argumenta. Nunca se aprende más que cuando crees tener la razón en algo y viene alguien, te planta un argumento contundente frente a la cara, lo introduces en la coctelera mental, lo agitas bien y te sale una teoría que poco o nada tiene que ver con la primitiva que mantenías. Siempre se puede estar en contra de un argumento, ¿por qué no? El desacuerdo es el principio del debate, y el debate es el principio de la reflexión y el replanteamiento. Además siempre que alguien ha disentido de mi parecer en este blog lo ha hecho con esmeradísimo respeto, algo que agradezco infinitamente.

40 comentarios:

  1. ¡Qué bonico post! No ves qué fácil. Ya podemos irnos todas a dormir la mar de tranquilas. Te lo digo en serio, que eres mi referente, adulta y sensata, alegre y tranquila. Eso es lo que a mi me llega.
    Tómate todo el tiempo que te haga falta y por Dios, ¡duerme más de cuatro horas al día!

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  2. ufffff, qué a tiempo, maja, que ya tenía el bidón de gasolina, los neumáticos, la fragoneta para el residencial y la cerilla encendida. gracias, candelilla, por favor descansa y haz que tu cerebro vea otras caras, las de quienes te seguimos y las de quienes compartimos estos cafés virtuales y esos no dormir por trabajo. gracias, preciosa.

    ResponderEliminar
  3. ¿viste el post que te dedicó jirafas?

    ResponderEliminar
  4. Lo peor son las guerras que una mantiene consigo misma. No suelen traer nada bueno.

    Aceptamos empanada como animal de compañía transitorio y esperamos tu vuelta con mucha ilusión!!!

    ResponderEliminar
  5. pos m'as resucitao jejejejeje. guapa!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Ay, Candela, que estaba yo aquí estrujándome el cerebro para crear un post que estuviera a tu altura y que te homenajeara, con el fin de que, entre todas, consiguiésemos hacerte recapacitar...No imaginas la alegría que me da leerte en este post.

    Estoy totalmente de acuerdo con Calvin: por favor, duerme más de 4 horas diarias!! Desde luego, hoy nos iremos a la cama tranquilos, que ayer nos robaste un buen rato de sueño a todos. Y bien robado fue si sirvió para que recapacitaras! :-)

    Tómate todo el tiempo que necesites, descansa, regenérate y luego vuelve: te estamos esperando! Gracias por abrir esta puerta, que ya estábamos medio asfixiados! jeje ;-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¡Bién pensado, Candela!. Un descanso para dedicarte a otras de tus cosas personales te vendrá bien, pero en ningún momento pienses que no aportas nada. A mi me aportas una de las sensaciones más bonitas que se pueden sentir:
    ternura.
    No te conozco personalmente pero mi admiración, cariño y sonrisas por tu persona, es evidente que es por lo que tus escritos reflejan de ti y me lo hacen sentir.

    Sin prisas y cuando tu lo creas conveniente, aplauidiremos cualquier párrafo tuyo.

    Un abrazo muy fuerte.
    Elisa

    ResponderEliminar
  8. Tomate tu tiempo, que apuro hay?mejor descansar la cabeza,no?. Marcela, dejá todo pronto por las dudas,por si acaso,jajajaja.Un beso

    ResponderEliminar
  9. Tal como lo cuentas, se te ve saturada, si tu nivel de exigencia no te permite un camino sosegado, y si te sientes cansada, ese yo chiquitito te lo dirá aunque sea en un susurro, te dirá que descanses hasta que vuelvas a sentirte a gusto con lo que te gusta hacer.

    A veces sienta bien un respiro. Yo te veo desde fuera, por eso si necesitas tiempo, el tiempo es tuyo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. OLE Y OLE!

    Cuando te apetezca y cuando tu quieras.. Candela, sin obligaciones.

    OLE Y OLE!

    Muacks!

    ResponderEliminar
  11. Uffffff!! Menos mal. Me conozco esas patinadas mentales a causa del exceso de ideas.

    Me uno a las que te piden descanso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. ¡No sabes cuánto me alegra saber que no te vas! No importa si tardas un tiempo en aparecer... ¡me encanta saber que estás cerca! Aplaudo tu decisión... con las orejas!! Besos

    ResponderEliminar
  13. Creo que paso casi a diario por este tu espacio, empatizo contigo, y por supuesto seguiré pasando:)

    ResponderEliminar
  14. No tendrás tiempo para echar de menos (ni de más) :)

    ResponderEliminar
  15. Te entiendo maravillosamente, porque "somos más apretás que un doló", pero me alegro un montonazo que hayas escrito este post. Todas te lo estábamos pidiendo, unas mas a berridos que otras. Es que te queremos ¿lo sabías?
    Lo que queda claro es que escribir aquí por obligación no es buen negocio, y si consideras que lo primero es la obligación, pues nada, adelante con ello, es necesario sentirse bien.
    Como "abuelita", te recordaré que dormir es muy necesario, que no hacerlo lo suficiente es muuuyyyy malo para la salud y que una se tiene que cuidar, que esto es lo que hay.
    Si las entradas han de ser breves, pues estupendo, seguro que nos alegrará lo mismo que si son más largas que un día sin pan (como las mias, para mi desgracia), pero sabremos que estas ahí y nos habrás alegrado el día. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. ¿Ahora, sí, ahora, no? Ahora, no y punto. Es el clamor popular. En fin, voy a recoger las lágrimas que había empezado a derramar.

    ;)

    ResponderEliminar
  17. oeee ooeeeeeo oeeeeee,
    Se queda, se queda, se queda, ¡¡¡viva la madre que te parió!!!

    :) :) :) .) (este me ha salido tuerto, pero lo queremos igual), :) :):) :):) :)

    P.D. (A ver qué pasa con Alson)

    ResponderEliminar
  18. llego al final de todas... si ya lo veo que es mi especialidad llegar cuando ya toca barrer el confeti del suelo jajajajaja
    en fin, que te repito todo lo dicho en estas horas, que se te valora mucho y que te dejes de cosas mujer. A ver, una sonrisita... ¿quién la quiere? besitos

    ResponderEliminar
  19. bien, se agradece el cambio de actitud y este precioso post.
    Te voy a decir lo que me dijeron a mi cuando pregunté ¿qué coño le veis al feis? me dijeron, es que esto es para cotillas. He de decir que el tiempo que no he movido el blog le he encontrado la gracia.
    ah, y no esperes que te haga la contra, no lo hago casi nunca porque en el mundo bloguero la dueña del blog tiene derecho a la última palabra y a mi se me llevan los demonios jajajaja

    ResponderEliminar
  20. Como siempre llego tarde, pero ya estaba dispuesta a desmontar las cuatro ruedas de mi coche y unirme a marcelilla en su barricada.

    Candela, eso no se hace, caca.

    ResponderEliminar
  21. Candela. Pero si hasta Katchoo te ha dedicado su última tira, después de 4 meses. Menos mal que lo has reconsiderado:)

    ResponderEliminar
  22. Bueeeeeeenooooo¡ menos mal, ya vuelve a salir el sol....ufff¡¡¡ Tenía un nublao con tu ausencia encima que pa´qué te cuento desde que te leí...
    Para que luego digan que la unión no hace la fuerza...
    Gracias Candela por reconsiderarte
    Besos.Lenteja

    ResponderEliminar
  23. Eyyyy, que yo comento siempre muy poco, pero leo, leo... Y chica, no hay por què cerrar el chiringuito cuqando te canses un poco de blog. Lo dejas unos dias y lo vuelves a retomar cuando te apetezca. :) Pero vamos, que ya estas convencida de no dejarlo, asi que no insisto. Besos.

    ResponderEliminar
  24. ¡Hola!
    Os invito a participar en el meme que acabo de anunciar en mi blog.
    http://la-letra-escarlata.blogspot.com/2010/11/meme-tus-cinco-machistas-espanoles.html
    ¡Os espero!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Rectificar es de sabias... Candelilla, no puedes ir por la vida soltando bombas, que las ondas expansivas, hacen mucho daño. A mi ya casi no me queda tiempo para nada, pero sigo leyendo los blogs, me resultan adictivos y terapeúticos.
    Sería feliz pudiendo dejaros comentarios a todas, pero en serio que no me alcanza el tiempo.
    Un abrazototototote!!

    ResponderEliminar
  26. plas plas plas.....puedo hacerte tb la ola (sin que suene a peloteo claro), ha sido de los más sinceros y mejores posts que he leido de un tiempo a esta parte, hace poco que sigo tu blog, ni recuerdo como llegué, y siempre ha habido algo que me ha hecho reflexionar o darle vueltas al coco aunque no comente mucho,
    me alegro muchisimo de que te hayan convencido/lo hayas pensado mejor.....
    desempánate y vuelve
    gracias

    ResponderEliminar
  27. Te leo desde hace un tiempo y con frecuencia.Me siento identificada contigo, tal vez porque soy profesora o tal vez porque escribes como los ángeles. Me alegro de que hayas decidido volver, aunque no te haya comentado nunca, espero con impaciencia los próximos capítulos de tu vecina "freak", y me enternecí sobremanera con los sueños de "tu Pepa".
    un beso muy fuerte desde la otra punta del país.

    ResponderEliminar
  28. Saber parar una decisión es sabiduría y valor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. El blog es tuyo, tu decides, nadie te obliga, publica cuando quieras, lo que quieras y como quieras, no pasa nada si hay tiempos de silencio, saber que estás ahí es guapo, pero no digas adiós, me alegra saber que estás recomponiendo la idea. Prometo invadir tu intimidad. ANIMO

    ResponderEliminar
  30. Hoy pasaba por aquí para echarte de menos y ¡mira!¡ me alegro de volver a encontrarte!.

    Después de este susto, voy a comentar en todos los blogs que leo, no sea que acaben cerrando por falta de comentarios y eso sería un desastre, ¿donde voy a encontrar gente mas maja a la hora del cafe?

    Gracias por volver, aunque sea un poquito, guapa.

    ResponderEliminar
  31. A la loca de la casa (la mente) hay que dejarla descansar y decirle que se calle porque nos puede traicionar, más aún si no se duerme lo que se necesita, dormir es fundamental. Te preocupan tanto tus defectos? No hay que darles tanta importancia, ni a los propios ni a los ajenos. Creo que lo importante es tener capacidad para discernir que nos equivocamos para poder rectificar, y si no rectificamos en alguna ocasión porque se nos ha pasado, siempre surgirá otra oportunidad para poder hacerlo. Pero lo que no debemos hacer es inundarnos de preocupaciones y pensamientos que confluyen en un punto indeterminado donde se genera un nivel de angustia lo suficientemente alto para evitar que podamos ver con claridad lo que acontece.
    Si tienes problemas de insomnio, procura no fumar mucho antes de ir a dormir, evita tomar café, cena algo ligero que incluya una ensalada de lechuga (es relajante) y no tomes nada dulce de postre, ni siquiera fruta (la fructosa y el azúcar aumentan el nivel energético y esto no ayuda a conciliar el sueño).

    ResponderEliminar
  32. Qué decirte, que no te hayan dicho ya.

    Te sigo y te leo porque me gusta lo que cuentas y como lo cuentas.

    Es tu decisión, pero egoistamente a mi no me agrada.

    Un beso

    noche

    ResponderEliminar
  33. Hay descansos necesarios y recomendables para poder seguir ...

    ResponderEliminar
  34. Ya he leído tus dos post .. pienso, si me permites, que publicas mucho y muy denso, demasiado, para la vida diaria, para lo que estamos acostumbrados. Eso sin menoscabo de que algunos sean muy interesantes y que ya ves ( yo les saque provecho hasta para mis clases) sobre todo los de tema de educación. Pero tamibén es cierto, que escribir ocupa lugar y que a veces uno se autoobliga, y eso es lo que quizás te cansa, el hacer las cosas bien.. Creo que quizás debería hacerlo menos, pero no dejar el blog.. es la opción que yo he tomado desde hace tiempo no se puede hacer todo, tener familia, cuidar a los amigos no virtuales, trabajar, leer y escribir.. no somos super woman.. pero me alegro de que no lo dejes...

    ResponderEliminar
  35. Justamente hoy visitaba mi propio blog para ver si alguien me había comentado a la única entrada que he escrito en un mes, y para mi sorpresa descubría que tenía doce comentarios y un email, casi todos de gente conocida y muy querida cibernéticamente.

    Entonces me paso por tu blog (uno de los que siempre leo las pocas veces que me conecto a internet, y que, por cierto, comento casi todas) y me encuentro con estas dos entradas. Mi estupefacción ha sido máxima. "Pero, ¿de qué habla?", he pensado, como pienso a veces cuando miro a mi novia y no sé si vivimos en el mismo mundo.

    Ayer mismo, de hecho, hablaba con ella de que me apetecería conocerte cuando viajemos por tu tierra, aunque quizás fuera una locura, y ella me animaba a que no lo dejara pasar. Esta magia, esta amistad sentida, este cariño virtual es posible gracias a los blogs, a la red de blogs que hemos tejido entre cientos de mujeres, que seguimos ahí y que debemos seguir tejiendo. Aunque solo sea "por si acaso".

    Tómate unas vacaciones (yo me las tomo frecuentemente) y vuelve. Si no, iremos a por ti :)

    ResponderEliminar
  36. Viva la presión social, desde el cariño, que ha hecho que te quedes!:)

    Eso si, hay que dormir un poquito más y aprender a desconectar la cabeza al ir a dormir. Que es posible, te lo prometo, todo es práctica ;)

    Un besote

    ResponderEliminar
  37. Escribes sobre ti y lo tuyo que casualmente coincide con nosotras y lo nuestro y lo cuentas porque estamos haciendo una red muy especial, un entramado de sororidad lesbiana y mujeril que a lo mejor no cambia el mundo ni influye sobre nuestros políticos ni las instituciones pero que nos hace mejores a las participantes. Lo cuentas tan bonito, como lo vives y lo piensas, con tanta delcadeza y desde la pasión que tus posts no tienen edad: a mi me encanta que te quedes en esta comunidad de la anilla. Descansa un rato Candelilla, que tienes que seguir "incendiando"

    ResponderEliminar
  38. Comparto contigo, a llegar la hora de dormir no tengo idea pero los pensamientos se alborotan uno quiere dar paso al otro, no sabes por dónde ir... quieres dormir pero a la vez haces caso a tu mente... vez la hora y ya son las 3am. Escuchas música, tratas de relajarte y sin embargo a veces eso no funciona, creo que la mente se agota de tanto pensar que decide acabar con esa batalla y dormir.
    Por otro lado también me pregunto qué escribiré, a quién le importará, lo leerán cosas así... pero escribo porque me satisface, me siento bien al hacerlo y expresar con palabras lo que siento y creo.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar